Ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios


Las ayudas a la rehabilitación de edificios y viviendas englobadas en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012 se ajustan a la realidad social y económica de cada Comunidad Autónoma mediante los convenios de colaboración suscritos entre la Administración estatal y autonómica y la propia normativa regional reguladora de este tipo de actuaciones. Por tanto, las características de las ayudas que a continuación se describen, que no son otra cosa que las incluidas dentro del Plan Estatal, pueden sufrir las variaciones que reglamentariamente se hayan establecido y acordado en y con las Comunidades Autónomas.

 
17 octubre / Casacochecurro.com Sin embargo, en casi todas ellas, las líneas generales que se señalan van a ser coincidentes, y van a constituirse como unos mínimos que las ayudas que concedan las Comunidades, que son las encargadas de gestionar y otorgar las mismas, van a contener.

Rehabilitación de viviendas

Las ayudas RENOVE a la rehabilitación de viviendas engloban las siguientes actuaciones protegidas:

– Actuaciones para mejorar la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente en las viviendas, y la utilización de energías renovables. Incluye el aislamiento térmico y acústico, la mejora o adaptación a la normativa vigente de las redes de agua, electricidad, gas o calefacción, etc.

– Actuaciones para mejorar la accesibilidad de las viviendas de personas con discapacidad o mayores de 65 años, es decir, obras para la adaptación de las viviendas a las necesidades específicas de estos colectivos.

Para acceder a estas ayudas los ingresos familiares de los solicitantes no podrán superar 6,5 veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) y la vivienda no debe estar situada dentro de un área protegida de rehabilitación.

Las ayudas consistirán en subvenciones de hasta el 25% del presupuesto protegido (coste total de la rehabilitación de las viviendas, hasta un máximo de 90 m2 útiles por vivienda), con un límite de 2.500 euros con carácter general, o de 3.400 euros cuando los propietarios u ocupantes sean personas con discapacidad o mayores de 65 años y las obras se destinen a la eliminación de barreras o a la adecuación de la vivienda a sus necesidades concretas. En el supuesto de que el propietario destinase la vivienda al alquiler durante, al menos, 5 años, la cuantía máxima de esta subvención será de 6.500 euros.

Rehabilitación de edificios

Las ayudas RENOVE a la rehabilitación de edificios engloban las siguientes actuaciones protegidas:

– Actuaciones para mejorar la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente en los edificios, y la utilización de energías renovables. Incluye la instalación de paneles solares, el aislamiento térmico, la mejora en los sistemas de agua, gas o calefacción, etc.

– Actuaciones para garantizar la seguridad de los edificios y su estanqueidad frente a lluvias y humedades. Incluye la rehabilitación de muros, pilares, vigas y forjados, instalaciones eléctricas, cubiertas y muros afectados por humedades, etc.

– Actuaciones para mejorar la accesibilidad de los edificios para personas con discapacidad o mayores de 65 años. Incluye la instalación o adaptación de ascensores o dispositivos de acceso, rampas, elementos de información para uso de escaleras o ascensores, etc.

Para acceder a estas ayudas el edificio no debe estar situado dentro de un área protegida de rehabilitación y las personas físicas residentes en el edificio tendrán que cumplir con las condiciones que determine cada Comunidad Autónoma. Además, para acceder a la financiación convenida, al menos el 25% del presupuesto de las actuaciones protegidas tendrá que estar dedicada a la utilización de energías renovables, la mejora de la eficiencia energética, la higiene, salud y protección del medio ambiente, y la accesibilidad del edificio.

Las ayudas recibidas por las comunidades de propietarios consistirán:

• Préstamos convenidos de hasta el total del presupuesto protegido (coste total de las obras sobre los elementos comunes e instalaciones generales, incluidas las necesarias sobre las partes afectadas en viviendas y locales) a devolver hasta en 15 años. Podrán obtenerlo todos los propietarios u ocupantes de vivienda con independencia de sus ingresos.

• Subsidios a los préstamos:

– Para inquilinos y propietarios de una o varias viviendas con ingresos no superiores a 6,5 veces el IPREM, 140 euros anuales por cada 10.000 euros de préstamo.

– Para propietarios de una o varias viviendas alquiladas con contrato sujeto a prórroga forzosa celebrado antes de la Ley 29/1994 de Arrendamientos Urbanos, 175 euros anuales por cada 10.000 euros de préstamo.

• Subvenciones:

– Para comunidades de propietarios: hasta el 10% del presupuesto protegido, sin superar los 1.100 euros por vivienda. Esta subvención será incompatible con la subsidiación.

– Además, para propietarios u ocupantes de las viviendas con ingresos no superiores a 6,5 veces el IPREM: hasta el 15% del presupuesto protegido, sin superar los 1.600 euros con carácter general, o los 2.700 euros cuando tengan más de 65 años o sean discapacitados y las obras se destinen a la eliminación de barreras.

Áreas protegidas de rehabilitación

Son áreas especialmente protegidas declaradas como tales por las Comunidades Autónomas, las cuales requieren de la remodelación y rehabilitación de sus edificios y viviendas con la finalidad de salvaguardar o mejorar el ámbito residencial delimitado. Pueden ser: Áreas de Rehabilitación Integral (ARI) y Áreas de Renovación Urbana (ARU).

El Programa de ARIs comprende actuaciones de mejora de tejidos residenciales en el medio urbano y rural, recuperando funcionalmente conjuntos históricos, centros urbanos, barrios degradados y municipios rurales que precisen la rehabilitación de sus edificios y viviendas, la superación de situaciones de infravivienda, y de intervenciones de urbanización o reurbanización de sus espacios públicos.

Los edificios y viviendas objeto de rehabilitación deberán tener una antigüedad superior a 10 años (salvo excepciones) y deben destinarse como domicilio habitual y permanente de su propietario, o al alquiler, durante al menos 5 años tras la finalización de las obras de rehabilitación. Cuando se trate de rehabilitación de viviendas para uso propio, los ingresos familiares de las personas beneficiarias no podrán superar 6,5 veces el IPREM.

Las ayudas consisten en:

• Préstamo convenido por la cuantía del presupuesto protegido (coste máximo de ejecución de la rehabilitación de las viviendas y edificios que incluirá, como tope, una superficie útil de 90 m2 por vivienda) a devolver en 15 años como máximo.

• Subvención para:

– Rehabilitación de edificios y viviendas y situaciones de infravivienda: por un importe de hasta el 40% del presupuesto protegido, con un máximo de 5.000 euros por vivienda rehabilitada (6.600 euros en centros históricos y municipios rurales, si la subvención no excede del 50% del presupuesto protegido total -incluidos los costes de las obras de urbanización del ARI y de la financiación de los equipos de información y gestión-).

– Obras de urbanización del ARI: por un importe de hasta el 20% de dichas obras, con un límite del 20% de la subvención del apartado anterior. En centros históricos y municipios rurales, la subvención será de hasta el 30% del presupuesto de las obras, con el límite 30% de la subvención anterior.

– Financiar los costes de los equipos de información y gestión: por un importe que no excederá el 5% del presupuesto protegido total del ARI ni el 50% del coste de estos equipos.

El Programa de ARUs permite la renovación de barrios o conjuntos de edificios que precisan de actuaciones de demolición y sustitución de edificios, de urbanización o reurbanización, de la creación de dotaciones y equipamientos, y de mejora de la accesibilidad de sus espacios públicos, incluyendo el realojo temporal de los residentes.

Los edificios y viviendas objeto de rehabilitación deberán tener una antigüedad superior a 30 años (salvo excepciones), y la situación en la mayoría de ellos debe estar por debajo de los estándares mínimos establecidos legalmente, estando la mayor parte de ellos en una situación que exija la demolición y reconstrucción de los mismos. Además, al menos el 60% de la edificabilidad existente debe estar destinada a uso residencial.

Las ayudas consisten en:

• Préstamo convenido por la cuantía resultante de la diferencia entre el presupuesto de construcción de las viviendas protegida en el ARU y la cuantía de las subvenciones concedidas. El presupuesto protegido será el coste máximo de la construcción de las viviendas protegidas a sustituir, que será el 85% del precio máximo de una vivienda protegida del mismo régimen, con una superficie útil máxima de 90 m2 (80% si la actuación afectara a más de 500 viviendas).

• Subvención para:

– Sustituir las viviendas existentes: por un importe máximo del 35% del presupuesto protegido, con un límite de 30.000 euros por vivienda renovada.

– Obras de urbanización del ARU: por un importe máximo del 40% del presupuesto, con un límite del 40% de la subvención establecida en el apartado anterior.

– Realojos temporales: de hasta 4.500 euros por unidad familiar a realojar, sin superar los 4 años.

– Financiar los costes de los equipos de información y gestión: por un importe que no excederá el 7% del presupuesto protegido total del ARU ni el 50% del coste de estos equipos.

– Promoción de nuevas viviendas protegidas que ampliaran las preexistentes: por las cuantías establecidas para cada vivienda protegida en el Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012.

Deducciones en el IRPF por la rehabilitación de vivienda

Para las Declaraciones de la Renta correspondientes a los años 2010, 2011 y 2012 existe una deducción aplicable a las cantidades satisfechas desde el 14 de abril de 2010 hasta el 31 de diciembre de 2012 por las obras de rehabilitación realizadas en la vivienda habitual del contribuyente o en el edificio en que ésta se encuentre.

Esta deducción podrá ser practicada por los contribuyentes con base imponible inferior a 53.007,20 euros, cuyas obras de rehabilitación tengan por objeto, entre otros, la mejora energética de la vivienda, la sustitución de las instalaciones de electricidad, agua, gas u otros suministros, o favorezcan la accesibilidad al edificio o las viviendas.

La base de deducción son las cantidades satisfechas mediante tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria, cheque nominativo o ingreso en cuentas en entidades de crédito, a las personas que realicen tales obras. La deducción no será aplicable si el pago de la factura se hace en metálico.

La deducción aplicable será de hasta el 10% de las cantidades satisfechas, con un límite de 4.000 euros anuales para contribuyentes con base imponible igual o inferior a 33.077,20 euros, y de 4.000 euros menos el resultado de multiplicar 0,2 x (base imponible – 33.007,20 euros) si la base imponible del contribuyente se encuentra entre 33.007,20 y 53.007,20 euros anuales. La base acumulada de deducción correspondiente a todos los períodos impositivos en que se pueda realizar la misma, no podrá exceder de 12.000 euros por vivienda.

Si quieres leer más noticias como Ayudas a la rehabilitación de viviendas y edificios, te recomendamos que entres en la categoría de Ayudas.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp