Consejos para conducir con nieve, hielo y lluvia


A partir de esta noche una ola de frío polar que ya está arrasando en el norte de Europa alcanzará la Península Ibérica. Es por ello que al menos 17 provincias están en alerta por hielo y nieve, aunque la nubosidad, viento y frío estará muy presente en todas las provincias. Para que a los automovilistas las inclemencias meteorológicas no les cojan desprevenidos, el Comisariado Europeo del Automóvil ofrecer una serie de consejos si se tiene que circular en estas condiciones.

Casacochecurro.com A partir de esta noche en España empezará a notarse la ola de frio siberiano que está azotando en los últimos días el centro de Europa. Para los que tengan que coger el coche durante estos días, el Comisariado Europeo del Automóvil ofrece una serie de consejos para saber como actuar ante situaciones de climatología adversa y así evitar accidentes.

Una de las situaciones más peligrosas que se puede encontrar al volante durante estos días son las placas de hielo. Al pasar por una de ellas, el conductor debe levantar suavemente el pie del acelerador, no frenar y dirigir el volante hacia el lado a donde se va la parte trasera del coche. Si el vehículo tiene ABS, el sistema actuará de forma que la pérdida de control sea menor. Para circular por carreteras nevadas es imprescindible poner las cadenas. Circular, si las hay, por las roderas que hayan dejado con anterioridad otros vehículos. En caso de descendimiento por pendientes, hacerlo a velocidad muy reducida y utilizando el freno lo menos posible, jugando con una velocidad corta que retenga el coche. Con las cadenas instaladas, el funcionamiento del vehículo puede variar por tanto: hay que evitar frenar y acelerar bruscamente, nunca circular a más de 50 km/h ni por terreno sin hielo o nieve.

Otra de las dificultades que vamos a encontrarnos es el viento al que se le atribuye el 4,5% de los accidentes por mala meteorología. Cuando el viento sopla excesivamente fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, mantener un elevado número de revoluciones en el coche para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria.

Pero sin duda, la circunstancia más peligrosa es la aparición de la lluvia que es el causante de siete de cada diez accidentes con mal tiempo. Es recomendable que si circula con su vehículo por una zona anegada por agua, circule lentamente y en primera para evitar que el motor se moje y se pare. Tenga especial cuidado con los frenos ya que no suelen funcionar correctamente cuando las ruedas están empapadas. Evite tramos inundados y si el agua le llega más allá de las rodillas abandone el vehículo.

En caso de lluvia hay que adecuar la velocidad al estado de la vía ya que las condiciones del pavimento y la visibilidad merman. En zonas de abundante agua, el coche puede producir el llamado efecto aquaplaning, que es uno de los más peligrosos (deslizamiento y descontrol del coche). Si se ha producido, levantar suavemente el pie del acelerador y sujetar con fuerza el volante, pero nunca frenar. Es recomendable revisar el estado de las escobillas del limpiaparabrisas y añadir un poco de líquido anticongelante al agua del limpia.

Si la lluvia no es tan fuerte, el automovilista debe tener en cuenta que las primeras gotas mezcladas con el polvo y la suciedad de la calzada convierten el firme en deslizante, por lo que hay que conducir en vehículo con mucha precaución. Por lo tanto, aumente la distancia de seguridad entre los vehículos y reduzca la velocidad. Además, si aumenta la distancia de seguridad evitará el efecto spray, lluvia pulverizada y sucia que va a parar al parabrisas.

Al igual que con la lluvia, la niebla es un gran impedimento para una conducción segura. Lo primero que se debe hacer al circular por una zona de bancos de niebla es aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, encender las luces antiniebla y circular fijándose, principalmente, en las líneas de la carretera.

El pasado mes de noviembre el Ministerio de Fomento anunciaba que en la Red de Carreteas del Estado están preparadas 1.431 máquinas quitanieves y más de 218.000 toneladas de sal para la minimizar las perturbaciones al tráfico como consecuencia de las nevadas.

Si quieres leer más noticias como Consejos para conducir con nieve, hielo y lluvia, te recomendamos que entres en la categoría de Coches.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Pon 5 estrellitas si quieres más artículos como este

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies