El negocio internacional supone ya el 40% de los ingresos de los grandes grupos de construcción


Tras registrar una caída nominal del 15% en 2009, el valor de la producción del sector español de la construcción podría descender un 11% en el presente ejercicio, hasta situarse en torno a 146.000 millones de euros. El ajuste alcanzará a los trabajos de obra civil, mientras que la edificación registrará su tercer año de caída, según un informe de la consultora DBK. En este contexto, las empresas constructoras seguirán impulsando los procesos de diversificación sectorial e internacionalización de sus operaciones, que ya suponen el 40% entre los grandes grupos de la construcción.


La actividad constructora registró una fuerte caída en 2009, arrastrada por el intenso deterioro del negocio de edificación, tanto residencial como no residencial, y en un contexto en el que el valor de los trabajos de obra civil permaneció prácticamente estancado.

Así, en 2009 se intensificó la tendencia descendente de la actividad en el sector de la construcción, al experimentar una disminución en términos nominales del 15,4% (-3,6% en 2008), hasta situarse en 163.659 millones de euros.

Reflejo de la fuerte contracción del número de viviendas iniciadas y terminadas, el peor comportamiento correspondió al negocio de edificación residencial, que experimentó una caída del 27,9%. Tanto la edificación no residencial (-17,9%) como la rehabilitación y mantenimiento (-15,5%) registraron disminuciones de dos dígitos. La obra civil fue el único segmento en el que se registró una variación positiva (+0,2%).

La actividad de las empresas constructoras en el exterior ha experimentado un fuerte impulso en los últimos años. En 2009 el valor de los trabajos realizados en el extranjero alcanzó los 12.700 millones de euros, tras registrar un crecimiento del 32% en 2008 y del 12% en 2009. Cabe destacar que en el conjunto del sector la actividad de construcción en el exterior supuso el 7,2% de los ingresos en 2009. Esta participación se situó en el 38,8% al considerar los seis principales grupos constructores, trece puntos más que en 2007.

Las previsiones de evolución de la producción en el sector de la construcción para el bienio 2010-2011 apuntan a una prolongación de la tendencia descendente, en un escenario de reducción del gasto público, aplazamiento de proyectos de infraestructuras y retroceso de la inversión privada.

Si bien la obra civil presentó todavía un ligero crecimiento en 2009, el escenario a corto y medio plazo va a estar marcado por los ajustes presupuestarios, previéndose para el ejercicio en curso una variación negativa de la producción en torno al 11%. La edificación residencial mantendrá la tendencia a la baja observada en el bienio 2008-2009, estimándose una disminución del 15%, mientras que la edificación no residencial registrará también un comportamiento desfavorable, en un contexto de paralización de las inversiones privadas y contención del gasto público.

Estructura de la oferta
En 2009 operaban 120.000 empresas dedicadas a la actividad de construcción, excluyendo las compañías sin asalariados, un 21,4% menos que un año antes. La caída de la actividad constructora se ha traducido en una notable disminución del número de empresas y del empleo.

A raíz del cambio de ciclo se ha venido registrando una progresiva concentración del volumen de negocio sectorial en los grupos medianos y grandes, al mismo tiempo que se ha registrado la salida del mercado de numerosas empresas, sobre todo de dimensión pequeña y especialmente de aquellas cuyas operaciones se concentran en el segmento de edificación.

Las cinco primeras compañías del sector concentraron en 2009 el 7,76% del valor total de la producción, cuota superior a la obtenida en 2008 (7,65%). Por su parte, los seis principales grupos (considerando su actividad consolidada en España y en el extranjero) reunieron una participación conjunta del 15,9% de la producción, cerca de dos puntos más que en 2007.

Las empresas de construcción españolas crecen en el exterior

El mercado de la construcción inmobiliaria ha tocado fondo en España, pero no en otros países, adonde las constructoras se han marchado con nuevos proyectos y obras. De hecho, la actividad de los principales grupos constructores españoles en los mercados exteriores ha experimentado una fuerte expansión en los últimos años, de manera que entre 2005 y 2009 se ha más que duplicado la facturación exterior en el área de construcción, hasta alcanzar los 11.700 millones de euros.

Cerca del 75% de los ingresos procede de la Unión Europea, previéndose que a medio plazo aumente el peso de otras zonas, especialmente América del Norte, tal y como recoge el Informe Especial de la consultora DBK: «Internacionalización en Construcción e Infraestructuras».

En los últimos años, los grupos constructores españoles han aumentado significativamente su presencia en mercados exteriores, si bien en el año 2009 el volumen de negocio internacional registró una desaceleración en su ritmo de crecimiento, en un contexto de deterioro de la actividad constructora a escala mundial.

Así, frente al crecimiento del 30% obtenido en 2008, los ingresos generados por la prestación de servicios de construcción en mercados exteriores cerraron el ejercicio 2009 con un aumento del 5%, hasta alcanzar la cifra de 11.700 millones de euros.

Por zonas, la mayor parte de la facturación en construcción de los grupos españoles en el exterior procede de la Unión Europea, con un 74% del total en 2008, seguida de América Latina, con un 9,5%, y Estados Unidos y Canadá, con un 8,5%.

La tendencia por áreas geográficas viene marcada por el crecimiento en América Latina, la consolidación en los mercados tradicionales y emergentes de Europa, y el paulatino avance en Asia, Oriente Medio y, especialmente, América del Norte, donde el crecimiento se sustenta principalmente en la adquisición de empresas constructoras locales.

El fortalecimiento del proceso de apertura al exterior también se ha trasladado al área de concesiones de infraestructuras de transporte, negocio en el que los principales grupos españoles ocupan posiciones de liderazgo a escala mundial. El volumen de negocio generado en el exterior en esta área se situó en 6.820 millones de euros en 2009, concentrando los países europeos más del 75% del total.

La expansión internacional de los grupos españoles continúa avanzando, de modo que las previsiones de evolución de la facturación en el extranjero en el área de construcción apuntan a la obtención de un crecimiento ligeramente superior al 10% en 2010, siendo previsible un aumento superior al 4% en el área de concesiones de infraestructuras.

Estructura de la oferta

Actualmente, más de una treintena de grupos españoles tienen presencia en mercados exteriores de construcción y concesiones de infraestructuras de transporte, habiendo experimentado una fuerte expansión en los últimos años.

El negocio de construcción en el exterior está encabezado por los grandes grupos que cotizan en bolsa, si bien se aprecia una creciente participación de empresas de menor tamaño en los concursos internacionales, las cuales suelen acudir en solitario a las licitaciones de menor importe y en consorcio cuando se trata de contratos de mayor envergadura.

El segmento de carreteras abarca el mayor número de concesiones de infraestructuras de transporte adjudicadas a grupos españoles en el extranjero, con 101 a diciembre de 2009. Le siguen los segmentos de aparcamientos, con 83 concesiones, aeropuertos (42), terminales portuarias (13) e infraestructuras ferroviarias (3).

Mercados internacionales y obra civil, salidas laborales para el sector de la construcción

África, el este de Europa, Sur y Centro América son las zonas geográficas que presentan mayores proyectos en construcción para profesionales cualificados. Los niveles de rotación profesional del sector alcanzan al 28%, un 12% más que el mismo período del año anterior. Los cambios de proyectos y la bajada de los salarios son los principales motivos para el cambio. Menores salarios, mayores exigencias en formación y experiencia muy específica en el sector, son los principales requisitos de las empresas a la hora de contratar personal cualificado en la construcción.

La consultora de selección de personal cualificado Hays señala que, producto del menor reclutamiento de profesionales para el sector inmobiliario y de la construcción en España, los profesionales cualificados buscan mejores salidas laborales en el mercado internacional. Los principales destinos son África, el este de Europa y Latinoamérica.

Según señalan los expertos de la compañía, después de la bonanza del mercador inmobiliario residencial, las posibilidad de crecimiento de negocio y laboral apuntan al sector terciario y a los mercados extranjeros. La obra civil es otro sector en crecimiento, aunque los márgenes de ganancias para las empresas son muchos menores que los experimentados en el sector residencial.

Con este cambio de tendencia el mercado laboral inmobiliario y de la construcción ha pasado de la oferta a la demanda. Antiguamente, era el candidato el que dominaba el mercado, eran ellos los que tenían el poder de elegir cuándo, dónde y el salario por el que trabajar. «Todo capital humano era escaso para abarcar las oportunidades de negocio existentes. Sin embargo, hoy en día son las empresas las que tienen la sartén por el mango», declara Borja Fornaguera, Consultant, Construction & Property de Hays.

«Ahora ya no se necesitan tantos trabajadores», continúa Fornaguera, «al reducirse la demanda de trabajo, los salarios disminuyen pues hay más gente que estaría dispuesta a entrar por menores cantidades, cosa que antes no pasaba.

Las empresas son más exigentes, piden mayor formación y experiencia a la hora de seleccionar a un candidato. Estos motivos han incrementado la incorporación y cambio de residencia de profesionales hacia otros países».

Mercado empresarial

Según señalan los expertos de Hays Engineering & Construction, los procesos de internacionalización son claves para asegurar el éxito y la continuidad de muchas compañías.

Actualmente, existe una demanda del mercado en stand-by, a la espera de una mayor bajada de precios. Por ello, las consultoras inmobiliarias, que estudian y analizan la evolución del mercado, apuestan por reducir los esfuerzos en el mercado residencial y redireccionarlos hacia mercados más competitivos y dinámicos, como es el terciario – producto inmobiliario de oficinas, industrial y locales comerciales- y la obra civil.

En este contexto, las principales recetas para las empresas que operen en el sector- especialmente promotoras y constructoras- salgan del bache son tres:

En primer lugar, diversificar el producto para reducir riesgos. Es decir, invertir en mercados más profesionalizados y menos maduros, como la promoción terciaria o industrial. Otra solución es volcarse en los mercados exteriores, que son menos conocidos y que, por lo tanto, tienen un riesgo mayor, pero con márgenes de rentabilidad más altos. Aquí entran variables peligrosas como la estabilidad política y el entorno económico de esos países. La última solución es la apuesta por la vivienda protegida, apuesta con márgenes más bajos pero que algunos gobiernos autonómicos están apoyando.

Como consecuencia de la actual situación económica, el reclutamiento de personal inmobiliario se ha visto muy afectado. Existe una menor demanda de este tipo de profesional, sin embargo, dentro de la construcción existe un incremento en la demanda de profesional muy especializado y con un claro perfil internacional, producto de la apuesta de las compañías por ingresar a mercados extranjeros.

Para Borja de Hays: «hay que identificar muy bien en qué sector específico está la recesión. El mayor problema para los profesionales se presenta en el campo residencial, ya que las contrataciones en obra civil y terciaria continúan estables. La necesidad de contar con personal muy especializado en los distintos proyectos -centros comerciales, hoteles, carreteras, etc.- dificulta la colocación de aquellos profesionales que han desarrollado su carrera profesional en la construcción de viviendas, por lo que reciclarse en el sector no es una tarea fácil. La mejor basa de competición son los salarios y los mercados extranjeros».

La necesidad de ajustar al máximo los costes y aumentar los márgenes de beneficios de negocio, han situado a las empresas de proyectos y análisis de costes -construction management- en un lugar destacado, incrementándose notoriamente la demanda laboral.

Otros de los perfiles más demandados son los profesionales de ejecución con experiencia en obra civil y terciario. Entre ellos destacan jefes de obra, ingenieros de camino y arquitecto técnico o superior, ingeniero industrial técnico o superior.

En cuanto a los salarios medios del sector pueden estar en torno a alcanzan los a los 68.000-70.000euros para un alto directivo y un cargo medio los 41.556 euros.

Si quieres leer más noticias como El negocio internacional supone ya el 40% de los ingresos de los grandes grupos de construcción, te recomendamos que entres en la categoría de Jefes y Directivos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp