En junio, 1 de cada 2 nuevos parados en la UE será español

España encabezará la destrucción de empleo y de aumento del paro: 1 de cada 3 empleos perdidos en la UE sería español; al mismo tiempo, 1 de cada 2 nuevos parados sería residente en nuestro país. En ningún otro país el deterioro del mercado laboral está siendo tan violento como en España: nuestro país ha presentado la dinámica laboral más negativa del grupo de países observados, con la destrucción de un 3% del empleo (equivalente a 620.000 personas) y es responsable de la totalidad del incremento del paro en la UE, un 66,4% (igual a 1.280.000 desempleados, el más pronunciado de la historia de España). En junio de 2009, la caída interanual en el número de ocupados en España será de 788.400 personas (descenso interanual del 3,9%), al tiempo que el incremento en el colectivo de personas sin empleo ascenderá a 1.404.500 (un 59% más que un año antes).

1 abril / Casacochecurro.com La empresa de recursos humanos Adecco ha presentado los resultados del Euroíndice Laboral (EIL) IESE -adecco, realizado por investigadores del IESE. En esta ocasión se han analizado los datos del cuarto trimestre de 2008 y se han realizado previsiones para el segundo trimestre de 2009. El Euroíndice compara la situación de los distintos mercados laborales europeos ponderando cuatro componentes: ocupación, que mide la creación de puestos de trabajo, adaptabilidad del mercado a los cambios de su entorno, apertura a los grupos de trabajadores considerados vulnerables y rendimiento, la relación entre las variaciones del salario real y la productividad. Los siete países que forman la muestra son Alemania, Francia, Reino Unido, Italia, España, Portugal y Polonia, que representan más del 75% de la población y del PIB de los 25 miembros comunitarios.

Evolución del mercado laboral

El impacto que sobre el mercado laboral europeo está teniendo la crisis económica y financiera internacional se ha reflejado claramente en los últimos datos del Euroíndice Laboral IESE-adecco (EIL). El indicador ha sufrido su mayor contracción interanual de toda su serie histórica, que se inicia en 1999, del 6%, con el que quedó en 70 puntos (el peor resultado en tres años).

No sólo se ha registrado un estancamiento del empleo (para el conjunto de países analizado, el incremento interanual fue de sólo un 0,1%, el más bajo en seis años) y un aumento de la tasa de desempleo, sino que la productividad laboral promedio ha registrado su primer declive en al menos diez años. A su vez, ese descenso agravó el incremento que viene registrando el coste laboral por unidad de producción (es decir, la relación entre el salario real y la productividad media).

Por primera vez en tres años, seis de los países que componen el EIL presentan un descenso interanual en sus respectivos indicadores laborales. De ahí que ahora apenas dos de ellos muestren un EIL dentro del rango de valores considerado bueno: Alemania (78,2 puntos, con un descenso de 0,5%, el más moderado) y Reino Unido (76,2 puntos, con caída de 9,3%). Los otros cinco países se sitúan en el área de calificaciones regular, algo que no se verificaba desde 1999.

Polonia ha sido el único país entre los estudiados que ha mejorado su indicador, porque ha seguido siendo capaz de mejorar el empleo, reducir el paro y acrecentar la productividad. El aumento fue del 6,5%, a pesar de lo cual permanece en el área regular, con 67,9 puntos.

El indicador español ha sido el que ha experimentado el descenso interanual más pronunciado, de un 10,3%, con el que quedó en 66,2 puntos, su menor calificación en cuatro años. Además, es el tercer retroceso consecutivo del EIL de nuestro país, algo que nunca había sucedido antes.

Las previsiones del EIL, que coinciden con la mayoría de proyecciones de organismos internacionales, son de continuidad en el deterioro de las condiciones económicas hasta finales de este año. A partir de ahí, algunos países europeos podrían comenzar a observar una recuperación. El EIL reflejará plenamente el empeoramiento del mercado de trabajo, previéndose disminuciones interanuales en los dos próximos trimestres. En junio próximo, el EIL será de 67,4 puntos, perdiendo un 8,2% de su valor en comparación con el mismo período del año previo. Además de que sería la calificación más baja en seis años y medio, el indicador volvería a fluctuar dentro de la zona considerada regular.

A la destrucción de puestos de trabajo y el alza de las diferentes tasas de desempleo (total, femenina y juvenil), se añadirán nuevos descensos de la productividad y el consiguiente empeoramiento de su evolución relativa con el salario medio real. A favor del EIL sólo actuaría la mayor proporción de ocupados a tiempo parcial.

En el segundo trimestre, todos los países verían descender sus respectivos EIL, algo sin precedentes en la serie histórica del estudio. España, Francia, Italia y Reino Unido sufrirán recortes superiores al 8% interanual. Polonia experimentaría el descenso más moderado, de 1,7%, seguido de Portugal, con caída de 5,2%. Alemania también vería recortado su EIL en menor proporción que la media europea, con una caída interanual de 6,6%.

Sin embargo, Alemania y Reino Unido, con 73,6 y 73,4 puntos, respectivamente, se mantendrían dentro del área de calificaciones buenas. El resto, permanecería en el rango regular, con España e Italia con las menores puntuaciones (64,8 y 61,4 respectivamente).

Creación de empleo
La principal característica de la dinámica laboral del cuarto trimestre es la marcada desaceleración en la contratación de mano de obra, que apenas se ha incrementado un 0,1% interanual: sólo se incorporaron a la ocupación 237.000 personas, en los 7 países analizados, a lo largo de los últimos doce meses, es el crecimiento más bajo en seis años.

También el grupo de personas que comenzó la búsqueda de empleo (población económicamente activa) ha atenuado su ritmo de incremento, aunque éste ha sobrepasado largamente el número de vacantes a ocupar: 1.349.000 personas iniciaron la búsqueda de una ocupación (un 0,8% más que un año antes), pero sólo 1 de cada 6 la han conseguido. Los restantes 1.112.000 individuos pasaron a contarse como parados (cuyo colectivo ha crecido un 8,9% interanual).

No obstante, la perspectiva cambia por completo si se excluye del grupo las cifras correspondientes a España porque, no sólo se observa que la creación de empleo ha sido mayor (del 0,6% o 857.000 personas), sino que incluso el número de parados ha descendido (un 1,6%, igual a 168.000 trabajadores): nuestro país ha presentado la dinámica laboral más negativa del grupo de países observados, con la destrucción de un 3% del empleo (equivalente a 620.000 personas) y es responsable de la totalidad del incremento del paro en la UE, un 66,4% (igual a 1.280.000 desempleados, el más pronunciado de la historia de España).

Paralelamente, el resto de países experimentan una ralentización tanto en la contratación como en el descenso del paro como consecuencia de la crisis internacional, pero en ningún caso el deterioro del mercado laboral está siendo tan violento como en España. Más aún, el número de ocupados del conjunto de esos seis países alcanzó un nuevo máximo histórico, con 140,5 millones de ocupados.

Sólo Polonia, Alemania y Portugal han registrado un descenso en el número de parados (de un 17,8%, un 15,5% y un 0,4%, respectivamente) aunque ha sido por circunstancias distintas: en el caso de Polonia, por un aumento del número de ocupados mayor que el crecimiento de la población activa, y en el de Alemania y Portugal, por una caída de la población activa.

En el segundo trimestre, el número de ocupados descenderá y el de parados se elevará con respecto al año anterior en todos los países. Como resultado, por primera vez en 15 años, la UE mostrará una caída en el número de personas ocupadas, de 2.372.000 individuos (lo que supone un descenso del 1,5%). Todos ellos, junto con los 474.000 individuos que iniciarán la búsqueda de un empleo (la población activa crecerá un 0,3%) engrosarán el contingente de desempleados, que aumentará en 2.846.000 personas, o, porcentualmente, un 22,6%.

Mientras el número de ocupados volverá a 158 millones, lo mismo que en junio de 2007, el de desempleados crecerá hasta 15,44 millones, el mayor dato en un lustro. España volvería a encabezar la destrucción de empleo y de aumento del paro: 1 de cada 3 empleos perdidos en la UE sería español; al mismo tiempo, 1 de cada 2 nuevos parados sería residente en nuestro país. La caída interanual en el número de ocupados en España será de 788.400 personas (descenso interanual del 3,9%), al tiempo que el incremento en el colectivo de personas sin empleo ascenderá a 1.404.500 (un 59% más que un año antes).

Además de España, sólo Reino Unido mostraría variaciones más marcadas que la media europea. El número de ocupados caería en 735.000 (descenso interanual de 2,5%) y el de parados ascendería en 663.000 (+40,4%). Esto implicaría que España, con 19.637.000 ocupados, retrocedería hasta niveles de ocupación de mediados de 2006 y el Reino Unido a niveles de 2005, mientras Francia y Alemania, volverían a tener tantos ocupados como tuvieron en junio de 2007.

En el caso del número de parados, los casi 3,8 millones con que contaría España constituirían el máximo histórico para nuestro país y el mayor contingente entre los países observados, casi duplicando el número de desocupados previsto para Italia (1.952.000 personas) y superando también los 3,2 millones de Alemania, los 2,5 millones de Francia y los 2,3 millones de Reino Unido.

Tasa de paro
La tasa de desempleo total promedio de la UE ha registrado en el cuarto trimestre su primer incremento interanual en tres años, alzándose hasta el 7,8%, seis décimas por encima que un año antes y quebrando una estabilidad que duró seis trimestres.

No todos los países han incrementado sus respectivas proporciones de parados. Polonia y Alemania lograron una reducción interanual, mientras que en Portugal y Francia la tasa de desempleo prácticamente no ha variado.

En cambio, sí han experimentado aumentos España, Italia y Reino Unido. Precisamente, el de nuestro país ha sido el de mayor magnitud, de 5,3 puntos porcentuales, en virtud del cual la proporción de desempleados se ha elevado hasta el 13,9% de la población activa. Es el nivel más alto para esta variable en España desde marzo de 1999.

España contribuye a dar a los datos conjuntos de la UE un aspecto más negativo. Si excluimos a nuestro país, podemos ver que la tasa de paro media de los restantes seis países es del 6,9%, lo que supone un recorte interanual de 1 décima. Este valor es 9 décimas inferior al que se obtiene cuanto se incluye a España. De hecho, los otros seis países exhiben tasas de desocupación similares, con una diferencia de 1,6 puntos porcentuales entre la más baja (la del Reino Unido, del 6,2%) y la mayor (del 7,8% en el caso de Francia y Portugal).

Coherentemente con la previsión de pérdida de puestos de trabajo generalizada, en junio las tasas de desempleo de todos los países experimentarán incrementos interanuales, aunque diferirán entre ellos ampliamente, desde tan sólo 1 décima hasta casi 6 puntos porcentuales.

Para el conjunto de 7 países estudiado, la proporción media de desocupados será del 8,9%, superando en 1,6 puntos porcentuales el dato de junio de 2008. Sería el resultado más elevado en tres años.

Por séptimo trimestre consecutivo, España tendrá al finalizar el segundo trimestre el resultado más negativo: una tasa de paro del 16,2%, con un incremento de 5,7 puntos porcentuales con respecto al año anterior. Desde el cuarto trimestre de 2007, cuando comenzó a elevarse la tasa de desempleo mientras el resto de países la seguía reduciendo, nuestro país viene registrando la peor evolución en esta variable.

Además, supera a la tasa de paro prevista para el conjunto de la UE en 7,3 puntos porcentuales, el diferencial más elevado desde comienzos de 1998. Muy alejado de los resultados del segundo semestre de 2005, cuando España tuvo una tasa de paro levemente inferior a la media comunitaria.

Empleo por sexo
A lo largo de los últimos doce meses se han creado 508.000 empleos femeninos (que supone un incremento interanual del 0,7%, el menor desde 2003) en los 7 países estudiados. Aunque es notoria la desaceleración en la incorporación de mujeres al empleo, ha sido suficiente para alcanzar un nuevo máximo histórico en el número de mujeres ocupadas, con casi 72 millones.

Paralelamente se han destruido 271.000 empleos masculinos (lo que supone un 0,3% menos que el año anterior). Por países, los siete analizados vieron crecer sus respectivos contingentes de mujeres ocupadas y en todos los casos el número de personas de sexo femenino que está ocupada está en su máximo registro histórico o muy próximo a él. La diferencia se dio en que Alemania, Polonia y Francia también incrementaron la cantidad de varones con empleo, mientras que España, Italia, Portugal y Reino Unido, replicaron el caso general, aunque en el caso de Italia, el saldo de despidos y contrataciones fue positivo.

En el caso particular español, la pérdida de puestos de trabajo de varones ha sido de 657.000 (con una contracción del 5,5% interanual). Es el recorte de empleo masculino más profundo entre los países analizados y además España es el único que muestra tres trimestres consecutivos perdiendo ocupaciones de varones. Su número actual, 11.341.000, es el mismo que en junio de 2005.

La incorporación de mujeres al empleo en España también ha sufrido un marcado debilitamiento. El incremento interanual del 0,4% (equivalente a 36.000 empleos), además de ser inferior a la media comunitaria por primera vez desde 1995, es también el aumento más débil para nuestro país desde junio de 1994.

La mala evolución prevista para el empleo afectará por igual a ambos sexos en todos los países de este estudio: en junio de 2009 los siete verán disminuir tanto el número de hombres como de mujeres ocupadas, algo que no ha sucedido en al menos 20 años. La pérdida de puestos de trabajo sería más acusada entre los varones, que retrocederán un 1,9% interanual (equivalente a 1.666.000 empleos). Esto se repetiría en todos los países excepto en Polonia, donde la pérdida sería similar en ambos sexos.

Paralelamente, las mujeres perderían 707.000 ocupaciones (con un descenso interanual del 1%). España volverá a encabezar la destrucción de empleos masculinos, con un recorte interanual de un 5,7% (680.000 plazas). De cumplirse esta previsión, nuestro país acumularía una pérdida de 910.000 puestos de trabajo de varones entre septiembre de 2007 (momento de máxima ocupación) y junio de 2009. El total de hombres con empleo descendería hasta 11.180.000, lo que equivaldría a la ocupación masculina que se registró en el primer trimestre de 2005.

En el caso femenino, la disminución en el empleo que experimentaría España, del 1,3% interanual (109.000 puestos), sería la segunda más profunda detrás de la de Reino Unido, con lo que se pondría fin a un período de 15 años consecutivos de incorporación de mujeres al empleo.

Con estas previsiones ya puede afirmarse que España no podrá cumplir los objetivos de empleo europeos, consistentes en una tasa de empleo de 60% para las mujeres y de 70% para el total a observarse a comienzos de 2010. Para poder hacerlo, sería necesario crear un total de cerca de 1,8 millones de empleos en el segundo semestre del año, de los cuales unas 600.000 ocupaciones deberían corresponder a mujeres.

Alemania, Reino Unido y Portugal ya tienen una proporción de ocupados superior al 70% de su población de entre 16 y 64 años, pero España y Francia, tienen tasas de empleo que rondan el 64%. Italia y Polonia, por su parte, están en peor posición, ya que esa proporción apenas supera el 60%. De ahí que la pérdida interanual prevista para Reino Unido, con todo lo grave que es, no sea tan dañina como las que se proyectan para Francia, que es más moderada, ya que el Reino Unido continuará teniendo una mayor proporción de gente trabajando y una menor tasa de paro que el país galo.

Tasa de desempleo por sexo
Las tasas de desempleo masculino y femenino promedio del grupo de países considerado han aumentado durante los últimos doce meses, 8 décimas en el caso de los hombres (ahora es del 7,4%) y 4 décimas en el caso de las mujeres (que se sitúa en el 8,4%). En ambos casos, son los niveles más elevados desde marzo de 2007.

El mayor crecimiento del desempleo de hombres hizo que se redujera la brecha entre las tasas de paro de ambos sexos, que ahora se sitúa en 1 punto porcentual frente a 1,4 puntos en el último trimestre de 2007.

España, Francia, Italia y Reino Unido han registrado incrementos interanuales en la proporción de desocupados de ambos sexos. Por el contrario, Alemania y Polonia la disminuyeron en ambos casos. Portugal constituyó una situación especial, porque incrementó su tasa de paro de varones (6 décimas) y redujo la correspondiente a mujeres (que se redujo 7 décimas).

También desde esta perspectiva los peores resultados corresponden a España, que experimenta los mayores incrementos en la proporción de parados de los dos sexos. La tasa de desempleo masculina se ha elevado hasta el 13%, 6,1 puntos porcentuales más que un año antes, al tiempo que la femenina lo ha hecho hasta el 15,1%, elevándose 4,1 puntos en la comparación interanual. Estos resultados reafirmaron a nuestro país como el de mayor proporción de desocupados en la UE.

Las tasas de paro de ambos sexos de España no estaban tan cerca la una de la otra desde mediados de 1980 (ahora el diferencial entre ambas es de 2,2 puntos porcentuales, frente a 4,2 puntos un año antes y más de 7 puntos en 2003 y años anteriores), pero es resultado del rapidísimo deterioro del paro masculino. En tan sólo un año, la tasa de paro de varones prácticamente se ha duplicado, alcanzando su máximo valor desde marzo de 1998. En cambio, la actual tasa de desempleo femenino es similar a la que se registraba en el primer semestre de 2004.

Si quieres leer más noticias como En junio, 1 de cada 2 nuevos parados en la UE será español, te recomendamos que entres en la categoría de SEPE y Paro.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp