Hombre de 31 años con formación y experiencia cualificada busca trabajo en el sector servicios

El mercado laboral ha sufrido una evolución drástica en los dos últimos años. De un déficit de personal se ha pasado a unas cifras de desempleo que han llegado a provocar que una de cada cinco personas se encuentre sin trabajo. Pero la pérdida de puestos ha sido sólo el desencadenante de otros muchos cambios en el mercado laboral, entre ellos, el del perfil del demandante de empleo. Más mayores y mejor cualificados, así son los nuevos buscadores de empleo, cuyo perfil es el de un varón, de 31 años, con estudios medios o superiores, procedente del sector servicios.


13 abril / Casacochecurro.com La empresa de recursos humanos Randstad ha realizado un análisis para conocer en detalle el perfil del actual buscador de empleo y cómo afronta su entrada en el mercado laboral. Si bien hace un año hablábamos de un aumento de entre el 30% y el 40% en la cantidad de candidatos, ahora hablamos de un aumento moderado pero continuo, vinculado con el paulatino aumento del paro.

Hace dos años el demandante de empleo era básicamente una persona joven, que buscaba un trabajo eventual para su inserción en el mercado laboral. Hace un año el perfil era de un varón, menor de 30 años y con estudios básicos. Ahora, el primer esbozo de este perfil del demandante de empleo es el de una persona mayor de 30 años, con estudios medios, con experiencia previa, procedente del sector servicios y de origen español.

Igualdad de género al buscar empleo

El primer cambio que se puede destacar respecto a los datos de hace un año es la creciente igualdad de género a la hora de buscar trabajo. En 2010 el 54,8% de los buscadores de empleo son hombres y el 45,2% mujeres. Estas cifras han variado respecto a las de hace un año, cuando los varones representaban un 58% y las mujeres un 42%. Esto no es más que un reflejo de la tendencia que poco a poco ha ido calando en la sociedad: la mujer se está incorporando en mayor medida al mercado laboral, tanto en los casos de mayor edad como entre los más jóvenes. De hecho, las mujeres prácticamente igualan a sus compañeros en el tramo de edad de 25 a 29 años.

Esto se explica en base a diversos factores. Por un lado, y en línea con lo que sucedía hace un año, destaca el aumento constante de mujeres mayores de 45 años que deciden ingresar en el mercado laboral, dato que viene apoyado por el aumento en el número total de ocupadas de dicha edad. Por otro, la mujer aumenta progresivamente su nivel de formación respecto a los hombres, lo que significa que también aumenta su deseo por entrar en el mercado laboral. Eso sí, tal y como veremos más adelante, las más jóvenes prefieren seguir estudiando para mejorar su nivel formativo, para intentar contar con más posibilidades de entrar en el mercado laboral. Además, el 10% de los hogares ya tienen a todos sus miembros en paro y como consecuencia de esto son muchas las mujeres que han decidido en este caso buscar también un empleo.

El segundo cambio de este perfil es el sector del que proceden. Si hace un año los mayores generadores de desempleados eran la construcción y la industria, ahora la mayoría de estos candidatos han trabajado en el sector servicios: más de tres millones de demandantes proceden de este sector. Tras él, se sitúan la construcción con 931.039 demandantes y 740.208 trabajadores de la industria. La agricultura es el que menos demandantes de empleo suma, con 345.044 personas.

El buscador de empleo por edad

Randstad confirma el aumento de demandantes de empleo en el grupo de edad de 30 a 45 años, que ya representan el 41,33% del total de demandantes de empleo, incrementándose en dos puntos desde el año anterior. A este grupo le siguen los profesionales de entre 25 y 30 años (se mantienen con un 27%), los jóvenes de 16 a 25 años (se reduce de 26% a un 23,72% actuales) y en último lugar se sitúan los mayores de 45 años (limitan su presencia al 7,55% del total frente al 8% del año anterior). Sin embargo, aunque uno de cada dos demandantes de empleo es menor de 30 años, la media de edad del buscador de empleo aumenta y se sitúa en los 30,6 años.

Esto indica que la mayoría de los nuevos parados son personas que se encuentran en la segunda etapa de su carrera profesional, cuando ya han adquirido ciertas responsabilidades económicas personales y/o familiares. Esto conlleva que este desempleado esté predispuesto a ajustar sus pretensiones tanto económicas como profesionales a la hora de buscar un nuevo puesto, lo que está provocando en muchos casos una sobrecualificación de los trabajadores para el puesto que ocupan.

El análisis de estos datos también indica que los más jóvenes han reducido su aportación a la muestra nacional con respecto a hace tan sólo un año. Sin duda influidos por la situación laboral y conscientes de que ellos sufren una tasa de paro que dobla a la media nacional, están “utilizando” la crisis para mejorar la formación.

Esta tendencia es más clara en las mujeres, que muestran un interés mayor que sus compañeros por continuar formándose, lo que las ayudará a afrontar la búsqueda de empleo en mejores condiciones una vez se inicie la recuperación económica.

Los jóvenes de baja cualificación, que en años anteriores les llevó a acceder a puestos de trabajo en el sector de la construcción y de servicios en los que no se requería una formación especialmente cualificada, aparecen hora como un número más del desempleo y con muchas dificultades para cambiar de sector o de puesto de trabajo, debido a su falta de formación inicial y a que una reorientación de los mismos lleva tiempo y planificación.

Por otra parte, los jóvenes con formación media y media-alta también están sufriendo los problemas de acceso al primer empleo o incluso de continuar en el mercado laboral desarrollando su carrera. Este caso está relacionado con una cuestión cultural endémica en España. Si bien ya se empiezan a ver algunos cambios de comportamiento social al respecto, lo cierto es que son pocos los jóvenes que han compatibilizado su fase de formación profesional con una actividad laboral real, más allá de las intervenciones a modo de prácticas. Mientras que en el resto de Europa es práctica habitual que los jóvenes compatibilicen el proceso de formación con el acceso al mercado laboral, en puestos que no siempre están relacionados con su carrera.


El buscador de empleo por estudios

Según los datos de Randstad, el nivel formativo de los demandantes de empleo también ha cambiado con respecto al año anterior. Los primeros dañados por la retracción de la economía fueron los perfiles con menos experiencia o con menor nivel formativo. Sin embargo, esto también ha cambiado respecto a hace un año y cada vez es mayor la cualificación de las personas que empiezan a buscar empleo. Aún así, todavía las personas sin estudios o con estudios básicos representan el 38,76% del total. Las personas con estudios medios (Formación Profesional y Bachillerato) son el 39,83% y el 21,41% restante lo representan las personas con estudios universitarios o de postgrado.

Precisamente los universitarios han sido quienes más han aumentado su presencia en el total de demandantes de empleo, con casi 5 puntos más que hace un año. Y ello a pesar de que, a priori, son los que están encontrando menos dificultades para volver a recolocarse tras perder su empleo.


Análisis por nacionalidad

Hace tan sólo un año en el perfil del demandante de empleo estaba muy presente el trabajador extranjero, pero esta tendencia se ha invertido paulatinamente.

Actualmente, los inmigrantes demandantes de empleo alcanzan el 16% del total, mientras que los españoles representan el 84%. Esto indica que, a pesar del aumento en los valores absolutos, el porcentaje relativo de demandantes de empleo de origen extranjero ha descendido (del 20 al 16%), como también lo ha hecho su aportación al total de ocupados.

Los inmigrantes reducen su número cuando tienen menos de 30 años, cuando suponen el 13,24% del total de la muestra, mientras que son más numerosos cuando son mayores de 45 años, cuando representan el 20,94%. Esto muestra una clara diferencia con hace sólo unos años, cuando el perfil del demandante de empleo extranjero era principalmente una persona joven, menor de 30 años.

Sobre el estudio

Randstad ha realizado este análisis del demandante de empleo en base a una muestra aleatoria de la base de datos de candidatos que buscan empleo entre un total de 4.654 personas entre los meses de diciembre de 2009 y marzo de 2010.

Si quieres leer más noticias como Hombre de 31 años con formación y experiencia cualificada busca trabajo en el sector servicios, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional tras 20 años como licenciado en Periodismo si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp