La falta de sueño se sufre más entre personas de clases bajas y niveles educativos inferiores


La falta de sueño se sufre más entre personas de clases bajas y niveles educativos inferiores

Para combatir la falta de sueño, además de contar ovejas, es posible acudir a la ciencia. Un equipo de científicos europeos ha puesto en marcha ‘laboratorios del sueño’ con el fin de estudiar los factores biomédicos y sociológicos que impiden dormir por la noche. Estos laboratorios se crearon en el marco del proyecto SLEEP RESTRICTION («The Biomedical and Sociological Effects of Sleep Restriction»), dedicado a investigar la influencia del estilo de vida contemporáneo, a menudo frenético, sobre la calidad del sueño. Algunos de los resultados determinan que un nivel educativo inferior o pertenecer a una clase social baja conllevan mayor falta de sueño. Una pareja dueme en una cama.

4 mayo / Casacochecurro.com El proyecto, dirigido por la doctora Tarja Porkka Heiskanen de la Universidad de Helsinki se sirvió de experimentos de restricción del sueño bajo condiciones controladas en los laboratorios mencionados. En uno de los estudios se restringió el patrón de sueño de hombres jóvenes y sanos a cuatro horas cada noche durante cinco días para a continuación contar con dos noches de sueño normal. Los resultados permitieron concluir que la restricción del sueño provoca cambios en el metabolismo energético, el sistema inmunitario y el sistema nervioso autónomo humano. También puso de manifiesto que la reducción del sueño podría provocar inflamación y estrés oxidativo y en consecuencia iniciar mecanismos involucrados en las enfermedades cardiovasculares.

Estudios con personas
En otro experimento en el que participaron noventa y siete personas se indagó en la influencia de los trastornos del sueño en las funciones metabólica, endocrina e inmunitaria. Los sujetos a estudio presentaban distintos trastornos del sueño como el síndrome de apnea obstructiva del sueño, el síndrome de las piernas inquietas e insomnio primario.

Los científicos al cargo descubrieron que el grado de perturbación se reducía en función de las medidas adoptadas para lograr la continuidad en el sueño. El estudio de los aspectos sociológicos de la falta de sueño mediante análisis cuantitativos reveló una conexión entre la pertenencia a un colectivo social desfavorecido y una incidencia elevada de problemas relacionados con el sueño. Las horas extraordinarias en el trabajo y los desplazamientos de gran duración hasta el mismo se asociaron también a una reducción del tiempo total empleado en dormir.

En el marco del proyecto también se realizaron entrevistas en Italia que revelaron hábitos de sueño deficientes entre aquellas mujeres que se ocupan del cuidado de los niños pequeños e hijos adultos que viven en casa. Los niveles más altos de trastornos del sueño se encontraron concretamente entre las mujeres que cuidan a ancianos o a familiares delicados.

Una encuesta realizada entre mujeres británicas de mediana edad reveló también que las mujeres con un nivel socioeconómico más bajo, y en particular las mujeres con nivel educativo inferior, tienen más probabilidades de sufrir alteraciones del sueño.

Consecuencias en la salud
No cabe duda de que casi cualquiera que haya pasado una mala noche, se ha sentido al día siguiente fatigado, de mal humor o con dificultades para concentrarse. Esta falta de sueño, sobre todo si se produce de manera asidua, puede tener repercusiones en la salud a largo plazo en forma de afecciones médicas crónicas como la diabetes, la hipertensión y cardiopatías, todas ellas capaces de reducir la esperanza de vida. Estudios adicionales mostraron que dormir más de nueve horas de manera habitual también provoca efectos perniciosos sobre la salud.

El 3 de mayo de 2013 se celebró en Bruselas el evento «Investigación europea básica y clínica sobre el sueño en Horizonte 2020» (European Basic and Clinical Sleep Research Towards Horizon 2020), donde se trataron estas y otras cuestiones. Esta reunión se enmarca en el programa de eventos del «Mes europeo del cerebro», a celebrar en mayo de 2013 por iniciativa de la Dirección General de Investigación e Innovación (Dirección de salud) de la Comisión Europea. Distintos responsables y miembros en activo y anteriores del consejo de administración de la Sociedad Europea de Investigación del Sueño (ESRS) entablarán un debate con funcionarios europeos de distintas comisiones y direcciones generales en torno a las actividades en marcha y los objetivos de las principales redes europeas dedicadas a la ciencia y la medicina del sueño y en torno a su aporte a la ciencia, la salud, la educación y la seguridad vial y laboral. En concreto se tratará sobre la necesidad de poner en marcha una convocatoria específica dedicada al sueño en el próximo programa marco Horizonte 2020.

Si quieres leer más noticias como La falta de sueño se sufre más entre personas de clases bajas y niveles educativos inferiores, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Pon 5 estrellitas si quieres más artículos como este

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies