La jornada laboral, mejor de 8 horas

Será por la crisis o por la necesidad de un trabajo ante las nuevas fórmulas de contratación, pero una encuesta revela que la mayoría de trabajadores prefiere una jornada laboral completa. El 65% de consultados prefiere una jornada de 8 horas diarias, aunque sólo la disfrutan el 46% de los trabajadores. Los mayores de 45 años son los más partidarios de las jornadas más largas: tres de cada cuatro prefieren trabajar 8 horas. Los que más horas trabajan son las personas sin estudios y los que menos los universitarios. Los extranjeros trabajan más que los nacionales: un 59% de los inmigrantes trabaja 8 horas, frente al 48% de españoles.

9 diciembre / Casacochecurro.com La jornada laboral ha sido objeto de amplios y controvertidos debates acerca de su reforma. Hace unos meses los ministros de Trabajo de la Unión Europea se reunieron para plantear la ampliación de la misma, sin éxito, y aún hoy la discusión sobre la necesidad de su flexibilidad forma parte del diálogo social.

La empresa de recursos humanos Randstad ha profundizado sobre este aspecto para perfilar la situación y las preferencias de los trabajadores en España. Se trata, en definitiva, de identificar cuál es para los empleados su jornada ideal y cuál es la que realizan.

Según su encuesta a una muestra aleatoria de 726 personas repartidas por toda la geografía española, el 65% de los consultados prefiere una jornada de 8 horas, siendo sólo disfrutada por un 46% de los trabajadores, es decir, gran parte de los encuestados se encuentra insatisfecho con su jornada laboral.

A pesar de esta discrepancia, la jornada de 8 horas sigue siendo la “reina” del mercado laboral. Es la más común y la más solicitada en todos los grupos consultados.

Los mayores de 45 años son los más cómodos ante una jornada de 8 horas

Como se mencionaba anteriormente, un 65% de encuestados prefiere trabajar 8 horas. Sin embargo, la edad parece jugar aquí un valor diferenciador, pues esta preferencia se incrementa hasta el 73% en el grupo de edad de mayores de 45 años. Aunque muchas variables podrían explicar esta percepción, destaca la asunción de tareas de mayor responsabilidad, la acumulación de las mismas, la experiencia, etc.

Si atendemos a las horas trabajadas por grupos de edad constatamos que todos los colectivos, en mayor o menor medida, prefieren una jornada de 8 horas, tal y como se observa en el gráfico.

Los universitarios trabajan menos horas que la media

La preferencia por la jornada de 8 horas es constante también cuando se analizan las respuestas por nivel de estudios. No obstante, existe un colectivo que se aleja de esto, el de los universitarios. Un 34% de personas con estudios universitarios trabaja 8 horas pero en este grupo se impone la jornada de entre 0 a 4 horas, en un 49% de los casos. Aunque también ellos preferirían en su mayoría trabajar 8 horas (así lo eligen un 52% de consultados).

Por el contrario, son los trabajadores sin estudios los que más horas trabajan. Un 67% de consultados trabajan 8 horas al día, un 17% alarga su jornada por encima de esta cifra y tan sólo un 17% dedica menos de 4 horas al día a su empleo.

Los extranjeros trabajan más horas que los nacionales La jornada diaria de los trabajadores extranjeros es sensiblemente superior a la media de los nacionales. Un 92% trabaja 8 o más horas diarias, frente al 58% de españoles. La jornada parcial parece ser una tendencia creciente para los españoles, que hasta en un 42% de ocasiones se emplean durante 4 o menos horas diarias.

Mujeres y hombres equiparan su jornada laboral

Dejando a un lado las posibles desigualdades entre salarios o puestos de responsabilidad, actualmente parece que la jornada de 8 horas impera para ambos géneros. Las diferencias entre ambos se reducen, llegando al 45% para las mujeres y al 48% para los hombres. A pesar de ello, encontramos diferencias entre ambos géneros en el resto de márgenes horarios. Son las mujeres las que en mayor medida tienen un horario que oscila entre las 0 y 4 horas, llegando a sumar el 43% frente al 31% de hombres. Lo que puede traducirse en una evidencia de la preponderancia de la mujer en el ámbito familiar. Las cargas familiares siguen siendo asumidas en buena parte por la mujer, pese a que unos y otras prefieren en su mayoría jornadas de 8 horas (un 72% en ambos casos).

Reducción de jornada como alternativa a la crisis

Si tenemos en cuenta los últimos datos de tercer trimestre de 2009, se tiende a la reducción de horas de trabajo debido a la crisis. Ya son 130.000 los ocupados que han reducido su jornada laboral, motivados por regulaciones de empleo y por razones técnicas o económicas. Si atendemos a los sectores más dinámicos a la hora de reducir la jornada, con más de un 50% de trabajadores afectados por paro parcial, destacan la construcción, industria manufacturera y el comercio.

Rechazo europeo a la jornada laboral de 65 horas semanales

El Parlamento Europeo se ha opuesto hoy a la propuesta del Consejo sobre la jornada laboral y respaldó con mayoría absoluta la línea del ponente, el español Alejandro Cercas (PSE). Las enmiendas del PE rechazan la posibilidad abierta por el Consejo de que la semana laboral alcance 65 horas, eliminan las excepciones al máximo anual de 48 horas semanales y prevén el fin del opt-out en 3 años. Las guardias deben considerarse tiempo de trabajo. Se abre ahora un proceso de conciliación con el Consejo para lograr un acuerdo.

Los eurodiputados han respaldado todas las enmiendas presentadas por el ponente en nombre de la comisión parlamentaria de Empleo. Las enmiendas necesitaban un mínimo de 393 votos para salir adelante. La enmienda de rechazo de las excepciones al máximo de 48 horas obtuvo 421 votos a favor, 273 en contra y 11 abstenciones, y contó con el apoyo de numerosos diputados del PPE-dE (entre ellos los españoles), el PSE, varios parlamentarios liberales, los Verdes y GUE.

El Consejo debe ahora decidir si acepta las enmiendas. En caso de que no las acepte, se inicia la conciliación, fase del procedimiento en la que negocian las dos instituciones para intentar un acuerdo en un plazo máximo de 24 semanas. Una vez logrado el acuerdo, el texto vuelve de nuevo al Parlamento para su adopción -o rechazo- por mayoría simple.

Tras la votación en el pleno, Cercas felicitó a “los dos millones de doctores, un millón de estudiantes de medicina y los sindicatos por todo su trabajo” y destacó que hoy “estamos ante un triunfo de la Eurocámara y de todos sus grupos”. Además, pidió a la Comisión “que se quite la camiseta del Consejo y se ponga la camiseta de árbitro”, ya que el voto de hoy “no es un contratiempo, sino una oportunidad para rectificar una decisión equivocada”.

Puntos principales de las enmiendas adoptadas

Sin excepciones al máximo de 48 horas – rechazo del “opt-out”
El pleno elimina la posibilidad del “opt-out” pasado un periodo transitorio de tres años (enmienda 16). Es decir, que todos los sectores deberán respetar el máximo de 48 horas semanales, que se calculará como una media anual. En la legislación vigente, la media se hace sobre cuatro meses.

El Parlamento Europeo también pide que se asegure la libre voluntad del trabajador prohibiendo que se suscriba esta cláusula al firmar el contrato de trabajo, durante el periodo de prueba o en las cuatro primeras semanas de relación laboral.

Actualmente, no existe un tope comunitario para los países o sectores que se acogen al “opt-out”, salvo las 90 horas semanales de descanso. En el acuerdo alcanzado en junio por los ministros de Empleo de la UE, se permitía el opt-out aunque con un máximo de 60 horas de trabajo semanales, calculadas como media sobre un periodo de 3 meses. El tope se elevaba a 65 horas semanales en ausencia de un convenio colectivo o cuando el periodo inactivo del tiempo de guardia se considera tiempo de trabajo En la actualidad, el Reino Unido y otros países usan esta cláusula “opt-out” de forma general. Un total de 15 países la usan en algunos sectores, en general en trabajos con periodos de guardia, como el sector sanitario, los bomberos, etc.

En España, tras la decisión del Tribunal de Justicia que estipula que todo el tiempo de guardia se considera tiempo de trabajo, se recurrió al “opt-out” para el personal sanitario.

Tiempo de guardia
Según las enmiendas parlamentarias, todo el tiempo de guardia, incluido el inactivo, es tiempo de trabajo. Esta posición recibió el respaldo de 576 diputados, con 122 en contra y 13 abstenciones. La enmienda permite que los periodos inactivos se computen de manera específica, según acuerdo entre los interlocutores sociales (enmienda 9, artículo 1, punto 2). Es decir, que una hora de guardia inactiva pueda ser menos que una hora efectiva, pero en cualquier caso acumulable al total de las 48 horas.

El tiempo de guardia se define como el tiempo durante el cual el trabajador, a pesar de estar disponible para trabajar en su lugar de trabajo, no está ejerciendo sus tareas. El Tribunal de Justicia de la UE sentó el principio de que todo el periodo de guardia es tiempo de trabajo.

El Consejo considera que el periodo inactivo del tiempo de guardia no debe considerarse como tiempo de trabajo a menos que la legislación nacional, un convenio colectivo o un acuerdo entre interlocutores sociales disponga lo contrario. Por “periodo inactivo” se entiende el tiempo que el trabajador está de guardia pero no está obligado a ejercer efectivamente sus funciones.

El ponente argumentó que, de acuerdo con la posición del Consejo, los médicos podrían trabajar hasta 78 horas a la semana.

Descansos
La legislación europea existente no estipula topes estrictos por semanas, sólo medias. Pero si prevé un descanso semanal de 24 horas (no necesariamente el domingo) y los descansos diarios deben ser de 11 horas. De esta forma, el tiempo de trabajo máximo semanal podría ser de 78 horas en caso de “opt-out”.

La directiva vigente y el Tribunal de Justicia de la UE concluyen que cuando los trabajadores no pueden disfrutar de periodos de descanso normales deben disponer inmediatamente después de periodos de descanso compensatorio. Según el Consejo, son los países los que tienen la potestad de determinar “la duración del plazo razonable” en el que se asigna un descanso compensatorio. Sin embargo, los diputados consideran que los periodos de descanso compensatorio deben concederse siempre después de los periodos de trabajo (enmiendas 13 y 14, artículo 1, puntos 3 y 4).

Periodo de referencia para los máximos
Las 48 horas que fija la directiva como tope son una media y no un máximo estrictamente semanal. En la actualidad, el periodo de referencia utilizado para calcular esa duración media máxima de trabajo semanal es de 4 meses (es decir, en esos 4 meses podrá haber semanas con más de 48 horas, siempre que se compensen con otras de menos), aunque puede extenderse a 6 ó 12 meses si hay un acuerdo colectivo; por ejemplo, para trabajos estacionales.

En mayo de 2005, el Parlamento Europeo propuso el fin del “opt-out”, pero al mismo tiempo prolongar el periodo de referencia de 4 a 12 meses para garantizar cierta flexibilidad a los empresarios, aunque introdujo condiciones estrictas, como la consulta al trabajador o a su representante. El Consejo por su parte mantuvo el “opt-out”, pero aceptó el cálculo anual (artículo 19 de la posición común).

Vida familiar y profesional
Los diputados también hacen hincapié en que la legislación debe favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral y consideran imprescindible reforzar la protección y la seguridad de los trabajadores.

El pleno del PE señala que, para conciliar mejor la vida familiar y laboral, los trabajadores deberían tener derecho a solicitar cambios de horario y de los modelos de trabajo y los empresarios tendrían que estar obligados a tomar en consideración estas peticiones (enmienda 11, artículo 1, punto 2).

Aplicación de la directiva
Para lograr un acuerdo con los ministros de los países de la UE se dispone de un máximo de 24 semanas (plazo que empieza a contar una vez el Consejo informe de que no puede aceptar las enmiendas). Una vez haya acuerdo y voto final, los Estados miembros tendrán 3 años para adaptar sus legislaciones a la directiva y poner fin al “opt-out”.

Estas normas no se aplicarán a los marineros ni los conductores, que ya disponen de una normativa comunitaria específica. Los policías y militares también están excluidos. Los bomberos están incluidos, salvo los voluntarios.

Contexto y procedimiento
La directiva de 1993 relativa a la ordenación del tiempo de trabajo establece una serie de principios básicos, como el tiempo máximo de trabajo semanal, los descansos diarios y semanales y la duración del trabajo nocturno. También introduce varias exenciones que los Estados miembros pueden aplicar a determinadas categorías de trabajadores (como los directores generales) o sectores.

La directiva prevé la revisión de algunos de sus artículos en un plazo de diez años. Esta revisión también debe servir para tener en cuenta las sentencias del Tribunal de Justicia de la UE sobre el tiempo de guardia y las sanciones.

La Comisión Europea presentó una propuesta de revisión de la directiva en septiembre de 2004. La Eurocámara se pronunció en primera lectura en mayo de 2005. Después de tres años de bloqueo, el Consejo logró un acuerdo el pasado mes de junio, con los votos en contra de España y Grecia y las abstenciones de Bélgica, Chipre, Hungría, Malta y Portugal.

El 5 de noviembre de 2008, la comisión de Empleo se pronunció, en segunda lectura, a favor del informe de Alejandro Cercas, con 35 votos a favor, 13 en contra y 2 abstenciones. Con el voto de hoy, la Eurocámara ha reafirmado su posición en primera lectura y ha mostrado su desacuerdo con el Consejo en los dos puntos más polémicos de la revisión: el “opt-out” y los periodos de guardia.

El Parlamento Europeo y el Consejo tratarán ahora de alcanzar un acuerdo en conciliación.

Razones para no alargar la jornada laboral a 48 horas

UGT considera que la directiva de tiempo de Trabajo aprobada ayer por el Consejo de la UE de
“Empleo, Política Social, Salud y Consumidores” introduce una regresión en la protección de los trabajadores y confía que el Parlamento Europeo rectifique las agresiones a los derechos fundamentales. El sindicato, en línea con la Confederación Europea de Sindicatos (CES), manifiesta su disposición a emprender las acciones necesarias para que la futura directiva se ajuste a los Tratados Europeos y a la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea. El Consejo de la UE “Empleo, Política Social, Salud y Consumidores”, reunido ayer aprobó la renovación de la Directiva sobre Tiempo de Trabajo, que es claramente negativa sobre los contenidos que habían sido modificados de la anterior, y supone un grave retroceso en los derechos de los trabajadores, además de no protegerles contra los peligros que provocarán en su salud y seguridad las largas jornadas y ser un grave obstáculo para la conciliación de la vida profesional y personal.

El Consejo de la UE “Empleo, Política Social, Salud y Consumidores”, reunido ayer aprobó la renovación de la Directiva sobre Tiempo de Trabajo, que es claramente negativa sobre los contenidos que habían sido modificados de la anterior, y supone un grave retroceso en los derechos de los trabajadores, además de no protegerles contra los peligros que provocarán en su salud y seguridad las largas jornadas y ser un grave obstáculo para la conciliación de la vida profesional y personal.

Los aspectos más preocupantes son:

• Permitirá un alargamiento de la Jornada muy por encima de las 48 horas actuales. El acuerdo individual entre empresa y trabajador deja a éste en una posición de negociación más débil y, prácticamente a merced de la empresa. A su vez, introduce por primera vez la posibilidad de que se renuncie a derechos. Supone un atentado contra la negociación colectiva.

• Significa, en la práctica, suprimir las garantías de la Directiva respecto a la obligación de que los trabajadores dispongan de un tiempo de descanso equivalente, permitiendo que los Estados definan el “periodo razonable”, en el que la empresa debe devolver el tiempo de trabajo realizado en exceso sobre el límite de la jornada semanal. La expresión “tiempo razonable” es sumamente ambigua.

• No considera el periodo inactivo como tiempo de trabajo. Se ignora la jurisprudencia que la Corte de Justicia Europea había dictaminado (casos SIMAP, en el año 2000 y Jaeger en 2003). El sector sanitario será uno de los más afectados.

• Mantiene la cláusula Opting-out (exclusión/excepción), defendida desde el principio por Inglaterra.

En definitiva, si la Directiva se aprobase en las condiciones pretendidas va a ser la primera directiva social que introduzca una regresión en la protección de los trabajadores, sin ofrecer un acuerdo aceptable sobre modernización e innovación en la organización del tiempo de trabajo.

Sin embargo, confiamos en que la segunda lectura y posterior debate en el Parlamento Europeo sirvan para rectificar las “agresiones” a los derechos fundamentales de los trabajadores. La adopción de la Directiva revisada en la forma aprobada por el Consejo supone, además, una regresión en los Tratados europeos.

UGT, en línea con la Confederación Europea de Sindicatos, está dispuesta a emprender todas las acciones legítimas para conseguir que la futura directiva sea acorde con los Tratados Europeo y con la Carta de los derechos fundamentales de la UE y no suponga un retroceso en las condiciones de vida y de trabajo de los ciudadanos europeos.

Por otra parte, el Consejo adoptó la propuesta de Directiva sobre Empresas de Trabajo Temporal (ETT), pendiente desde 2002 y que contempla, como venía reivindicando la CES y el conjunto del movimiento sindical europeo, la igualdad de trato desde el primer día para los trabajadores de las ETT. En nuestro país, el principio de igualdad de trato estaba ya garantizado, pero esta Directiva representa, sin duda, un paso adelante significativo porque puede permitir terminar con la discriminación hacia éste colectivo de trabajadores en el conjunto de la Unión Europea.

Si quieres leer más noticias como La jornada laboral, mejor de 8 horas, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp