Lo que debes saber antes de contratar un préstamo


Lo que debes saber antes de contratar un préstamo

Contratar un préstamo puede ser una situación de estrés para quien lo solicita. Por lo que cuando hablamos de dinero y financiación, toda información que tengamos es poca. Hay que estar bien informados y saber en qué tenemos que fijarnos para que nos sintamos más cómodos al ir a solicitar nuestro préstamo. Por eso te vamos a explicar los aspectos a tener en cuenta y algunos términos con los que deberíamos familiarizarnos. Así que, toma nota de las siguientes pautas para que la decisión sea lo más sencilla posible.


Los bancos han endurecido los términos bajo los que los conceden dinero. Así que, quizá debamos pensárnoslo bien antes de solicitar un préstamo por los intereses que hay que afrontar para devolver el crédito. Sin embargo, a veces, cuando no queda más remedio que recurrir a ellos, no hay que lanzarse a la piscina financiera sin investigar, comparar y consultar todas las opciones disponibles.

Diferencia entre crédito y préstamo

A menudo ambos términos se usan como sinónimos, tanto por los profesionales del sector como por los usuarios. Sin embargo, son productos de financiación muy distintos. Hay que tener claras esas diferencias para ser capaces de decidir cuál se ajusta más a nuestras necesidades.

Créditos

Al solicitar un crédito, la entidad bancaria nos facilita acceso a una cuenta con una cantidad de dinero determinada, según nuestro perfil económico. Podremos usar parte de ese dinero o el total, cuando queramos y para lo que queramos.

La devolución del crédito puede variar según la cantidad de dinero que hubiera en dicha cuenta. Además, a medida que vayamos devolviendo el dinero podremos volver a disponer de él.
En cuanto a los intereses, solo se aplicarían sobre el dinero usado y no sobre la suma total habilitada.

Préstamos

En el caso del préstamo, la entidad nos transfiere una cantidad determinada a nuestra cuenta para un proyecto determinado que deberemos especificar.

El reembolso del dinero se lleva a cabo mediante cuotas fijas mensuales hasta haber devuelto el total del dinero. Esta devolución se realiza sobre la entidad bancaria y, al contrario que con el crédito, no podremos volver a disponer del dinero devuelto.

En este caso, los intereses se aplicarán sobre la cantidad total del préstamo, independientemente de si se usa en su totalidad o no.

Tipos de préstamos

En el mercado financiero existen varios tipos de préstamos. Conocerlos nos ayudará a la hora de decidir el que más nos conviene.

Préstamos personales

Con un préstamo personal podemos solicitar hasta 75.000€ de media y extender las cuotas de devolución entre 12 meses y 10 años con unos intereses que rondan el 8,53% T.A.E. de media. Son préstamos pensados para grandes proyectos, ya que la cantidad mínima ronda los 3.000 euros.

Préstamos rápidos

Este tipo de préstamos no se realizan en entidades bancarias. Podemos solicitarlos online y suelen usarse cuando se necesita una cantidad baja de dinero, entre 100 y 5.000€. Además, se suelen tramitar en un periodo de 24h.

Los plazos de devolución van desde los 3 meses a los 3 años, en cuotas mensuales, y los intereses oscilan entre el 3 y el 5% mensual.

Préstamos colaborativos

Estos préstamos suelen dirigirse a particulares y se gestionan a través de plataformas de «crowdlending». Estas plataformas se encargan de poner en contacto a personas que necesitan créditos con posibles inversores interesados en prestar dinero a modo de inversión.

Las cuotas, intereses y modo de devolución pueden variar según el caso.

Glosario de términos

Para contratar un préstamo es importante que nos familiaricemos con ciertos términos. Nos servirán tanto para evaluar si un préstamo nos interesa, como para comparar diferentes opciones.

T.A.E.

La Tasa Anual Equivalente se representa en forma de porcentaje y hace referencia al coste total del préstamo en 12 meses.

La T.A.E. nos ayuda a conocer el coste real del crédito ya que, además de los intereses, en ese porcentaje se incluyen los gastos de gestión y comisiones.

T.I.N.

El Tipo de Interés Nominal hace referencia únicamente a los intereses. Es decir, a lo que nos va a costar mes a mes solicitar el préstamo. Sin embargo, a diferencia de la T.A.E., en este porcentaje no se incluyen los demás gastos derivados del préstamo, solo los intereses.

Comisiones

Las comisiones son, además de los intereses, lo que los bancos nos cobran por los distintos trámites que implica un préstamo.

Existen comisiones de diferente tipo:

– De estudio. Son comisiones derivadas de obtener toda la documentación e información que el banco requiere para saber si nos concede el préstamo o no. Es decir, la investigación que el banco hace antes de aprobar un préstamo.

– De apertura. Son comisiones derivadas de los trámites necesarios para aprobar el préstamo y transferir el dinero a nuestra cuenta.

– Por cancelación anticipada. Si decidimos liquidar el préstamo antes del plazo establecido algunas entidades tratarán de cobrar los máximos intereses posibles en forma de comisión.

– Por modificación. Si necesitamos modificar tanto la cantidad como los plazos, la mayoría de entidades financieras nos cobrarán una comisión al hacerlo.

– Por demora. Esta comisión se cobrará a modo de sanción cuando no podemos pagar las cuotas acordadas.

Es conveniente tener las comisiones en cuenta a la hora de pedir un préstamo, ya que estas lo encarecen considerablemente.

Capital

Es el dinero que pedimos prestado a la entidad. No se corresponde con el total a devolver, ya que, al capital que solicitamos, debemos sumarle los intereses y comisiones.

Plazo de amortización

Es el tiempo que tenemos para devolver el préstamo. Por lo general suele ser entre 12 meses y 10 años.
Hay que tener muy en cuenta este plazo, ya que, cuanto mayor sea, más intereses estaremos pagando.

Tipos de interés

Existen dos tipos de intereses que se pueden aplicar a nuestro préstamo. Según el que escojamos pagaremos una cantidad u otra en las mensualidades que hayamos establecido para nuestro préstamo.

Interés fijo

En este caso, el porcentaje de interés aplicado a la suma prestada se mantiene fijo. Es decir, se pagarán todas las mensualidades el mismo porcentaje en concepto de interés. Suele situarse en un 7,5% de media y es el más común a la hora de solicitar un préstamo.

Interés variable

El interés variable establece una cuota fija mínima a la que se suma el valor de otro índice, como es el Euribor. Esto hace que los intereses suban o bajen según lo hace ese índice de referencia. El interés variable se puede revisar por periodos trimestrales, semestrales o anuales. La cantidad final a pagar se obtendrá de hacer la media de las subidas y bajadas durante ese periodo.

Qué necesito para que me concedan un préstamo

Antes de conceder un préstamo, las entidades bancarias se asegurarán de que seamos aptos. Para ello debemos cumplir una serie de condiciones generales.

Nivel de ingresos

Demostrar que tenemos unos ingresos estables para afrontar las cuotas. Lo más común es que nos soliciten una nómina como garantía. Aunque existe la posibilidad de conseguir un préstamo sin nómina si demostramos que los ingresos provienen de otra fuente.

Garantías

A veces será necesario aportar garantías. Dependiendo del préstamo se nos pedirán más o menos. Estas pueden ir desde un aval, un bien en propiedad (casa, coche…) o una garantía personal.

Residir en España

Es necesario disponer de D.N.I o N.I.E. que demuestren que residimos en España. Algunas entidades podrían pedirnos algún otro documento que demuestre esto como un contrato de alquiler.

Qué hay que tener en cuenta antes de pedir un préstamo

Contratar un préstamo es una operación costosa y complicada. Así que es conveniente tener varias cosas en cuenta antes de hacerlo.

Capacidad de reembolso

Es importante tener unos ingresos mensuales estables que aseguren la capacidad de devolver el crédito mediante las cuotas establecidas.

Cuánto dinero pedir

Hay que tener en cuenta que cuanto más dinero solicitemos, más intereses deberemos pagar. Es siempre recomendable disponer de algo de dinero ahorrado antes de solicitar el préstamo para que nuestro proyecto no dependa por entero del mismo. Así podríamos ahorrarnos una gran cantidad en intereses.

Comparar opciones

Es vital comparar diferentes opciones de préstamo antes de decidirnos por uno. Al hacer esto podríamos encontrar condiciones mejores que nos ahorren dinero tanto en intereses como en comisiones.

El plazo

Al solicitar un préstamo, cuanto mayor sea el plazo de amortización más cómodas serán las cuotas. Pero también más intereses pagaremos. Por eso es importante pagar en las menos cuotas posibles.

A quién pedir el préstamo

Es conveniente dirigirnos primero a la entidad con la que ya tengamos algún servicio contratado. Lo más probable es que, al ser ya clientes, nos ofrezcan mejores condiciones para nuestro préstamo.

El contrato

Aunque parezca de sentido común, a veces ocurre que no leemos con detenimiento el contrato y pasamos por alto la letra pequeña. Son documentos complicados, llenos de terminología técnica, por lo que, si al leerlo hay algo que no entendamos, es mejor preguntar y aclarar cualquier duda antes de firmar.

Cancelación sin costes

Disponemos de 14 días para realizar una cancelación de nuestro préstamo sin coste alguno. Así que, si por algún casual encontramos una oferta mejor, tenemos dos semanas para cancelar el préstamo.

Por qué podrían llegar a rechazarnos un préstamo

Existen dos razones fundamentales por las que una entidad bancaria no confiaría en nosotros y rechazaría nuestra solicitud de préstamo.

Los ingresos no son suficientes

Si el banco considera que nuestros ingresos no son suficientes o no son lo suficientemente estables, lo más probable es que deniegue la solicitud del préstamo.

Fichero de morosos

Si la entidad bancaria descubre que estamos inscritos en un fichero de morosos o tenemos deudas pendientes, se sentirá inclinado a rechazar nuestra solicitud de crédito.

Rebajar el coste del préstamo

Existen dos formas principales de rebajar los costes de un préstamo.

Garantías

Si demostramos nuestra solvencia u ofrecemos garantías adicionales (propiedades, bienes, avales) podremos obtener unos intereses más bajos para nuestro préstamo.

Ser cliente

Si tenemos varios productos financieros vinculados a esa entidad (nómina, seguro, tarjetas de crédito, inversiones), es casi seguro que nos ofrezcan unas condiciones de préstamo mucho mejores.

Préstamos más allá de los bancos

La opción más recurrida a la hora de solicitar un préstamo son los bancos, especialmente del que ya somos clientes.

Pero existen otras opciones.

Compañías privadas

Las entidades privadas pueden ofrecer hasta 6 tipos de préstamo, aunque no todas ofrecen los 6 tipos:

– Mini crédito. Importes inferiores a 1.000€

– Créditos rápidos. Importes hasta 6.000€ que se tramitan en unas pocas horas.

– Préstamos personales. Parecidos a los que podríamos encontrar en una entidad bancaria.

– Préstamos hipotecarios. Importes de hasta 300.000€.

– Líneas de crédito.

– Financiación a empresas.

Empresas financieras

Según para lo que necesitemos el préstamo, es posible que no nos haga falta recurrir a un banco para financiar nuestra compra. Grandes almacenes como El Corte Inglés o concesionarios de coches, entre otros, disponen de financieras propias que nos ahorran la visita al banco si deseamos adquirir uno de sus productos.

Crowdlending

Son plataformas que ponen en contacto personas con necesidad de préstamos e inversores dispuestos a rentabilizar su dinero. Estos préstamos entre particulares son mucho más flexibles, por lo que las condiciones dependerán de cada caso en particular.

Mejores préstamos del momento

En octubre de 2019 los mejores préstamos que nos ofrecen las entidades bancarias son:

– Banco Sabadell. Con el Préstamo Expansión Puntual nos ofrece unos intereses del 0%, unas comisiones de apertura del 0% y un importe máximo de 3.000€.

– Bankinter. Con el Préstamo Personal Personalizado podremos obtener un préstamo al 4.95% de intereses, sin comisiones de apertura y un importe máximo de 90.000€.

– Abanca. Con el préstamo 24h nos ofrecen un 5,45% de interés, unas comisiones de apertura del 1,5% y un importe máximo de 60.000 euros.

– ING. El Préstamo Naranja nos ofrece un préstamo al 5,95% de interés, unas comisiones de apertura de 0% y un importe máximo de 60.000€.

– Laboral Kutxa. Con el Préstamo Dispón podremos contratar un préstamo al 6.5% de interés, sin comisiones de apertura y un importe máximo de 35.000 euros.

Existen varias cosas a tener en cuenta antes de solicitar un préstamo. Por eso es conveniente pensar bien en todos estos aspectos antes de solicitarlo y dedicar tiempo a comparar todas las opciones que nos puedan interesar antes de decantarnos por una.

Y, si todavía no estamos seguros, podremos recurrir a un simulador de préstamos online. Muchos bancos disponen de estas herramientas con las que podremos realizar un simulacro de nuestro posible préstamo.

Si quieres leer más noticias como Lo que debes saber antes de contratar un préstamo, te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies