Los inmigrantes no quitan el trabajo


Los inmigrantes no desplazan a los españoles de sus puestos de trabajo durante la crisis. A lo largo de los últimos doce meses ha perdido su empleo 1 de cada 14 españoles, 1 de cada 5 europeos no comunitarios, 1 de cada 9 latinoamericanos e inmigrantes del resto del Mundo, y apenas 1 de cada 83 extranjeros de otros países de la UE. Todos los grupos de inmigrantes pierden empleos, por lo que ninguno de ellos estaría reemplazando a españoles. Los recortes más marcados corresponden a los varones de Latinoamérica (caída interanual de un 15,7%) y las mujeres de la Europa no comunitaria (descenso de un 28,1%). Y sólo en tres grupos de ocupaciones cae el número de ocupados españoles, mientras el de inmigrantes se incrementa: Directivos, Profesionales y Trabajadores cualificados de la agricultura y pesca. Sin embargo, en los tres casos, el número de empleos conseguidos por extranjeros es inferior a los perdidos por los españoles. En igual sentido, en los tres casos no todos los grupos de inmigrantes han aumentado la ocupación.

23 noviembre / Casacochecurro.com A lo largo de los trimestres que lleva desarrollándose la crisis, se ha extendido la pregunta acerca de si la mano de obra inmigrante está reemplazando en sus puestos de trabajo a ocupados españoles. La inquietud ha ido ganando terreno dado que, al haber muchas más personas dispuestas a trabajar que puestos de trabajo disponibles, los inmigrantes podrían estar «aprovechándose» de su supuesta mayor inclinación para aceptar remuneraciones más bajas.

Sin embargo, la variación interanual del total de ocupados españoles e inmigrantes no permite sostener la hipótesis de un reemplazo en los puestos de trabajo de aquellos por estos últimos. El número total de ocupados ha sufrido un descenso de un 7,3% en un año, variación que se traduce en un 6,9% para los españoles (1.183.000 ocupaciones) y un 9,3% para los extranjeros (293.000 plazas), según los datos del último informe de la empresa de gestión de Recursos Humanos ADECCO..

Es decir, mientras que los inmigrantes ocupan casi 1 de cada 7 puestos de trabajo, en los últimos doce meses han perdido 1 de cada 5 empleos. Cuando se desglosa esta información por sexo, la conclusión se mantiene: en ambos casos, el número de inmigrantes ocupados ha caído más que el correspondiente a españoles, manteniendo su participación del 20% en los empleos perdidos. No obstante, se observa un primer matiz al contemplar la variación interanual en el número de ocupados de los distintos grupos de inmigrantes. Los extranjeros que provienen de otros países comunitarios son los que han sufrido la menor caída en su ocupación, con sólo un 1,2%.

Así, mientras estos han mantenido la casi totalidad de sus empleos, los inmigrantes del resto de Europa han perdido el 22,1% y tanto los latinoamericanos como los del resto del mundo casi el 12%. Simplificando, tenemos que a lo largo de los últimos doce meses ha perdido su empleo 1 de cada 14 españoles, 1 de cada 5 europeos no comunitarios, 1 de cada 9 latinoamericanos e inmigrantes del resto del Mundo, pero apenas 1 de cada 83 extranjeros de otros países de la UE.

Por lo tanto, se deduce que todos los grupos de inmigrantes pierden empleos, por lo que ninguno de ellos estaría reemplazando a españoles. Además, el grupo de extranjeros que mejor desempeño exhibe es precisamente el único al que no se vincula con empleos de baja remuneración, ya que si bien entre ellos se cuentan polacos, rumanos y búlgaros, también hay alemanes, franceses y británicos.

Entre los latinoamericanos, europeos no comunitarios e inmigrantes del resto del mundo, el número de personas con empleo tiene, en ambos sexos, un descenso más marcado que el correspondiente a españoles. Los recortes más marcados corresponden a los varones de Latinoamérica (caída interanual de un 15,7%) y las mujeres de la Europa no comunitaria (descenso de un 28,1%).

No obstante, el grupo de los ciudadanos de la UE presenta una evolución dicotómica entre los sexos. Por una parte, los varones han perdido un 10,6% de sus ocupaciones (más, incluso, que los españoles, cosa que los equiparara con el resto de grupos de inmigrantes). Pero por otra parte, las mujeres procedentes de otros países de la UE han sumado 41.000 empleos, lo que conlleva un aumento interanual de 11,5%.

Esto indica que este subgrupo particular, el de mujeres de otros países miembros de la UE, sí ha ganado empleos antes ocupados por otras mujeres, aunque no necesariamente de españolas. Sin embargo, no debe olvidarse que las mujeres españolas han perdido 268.000 puestos de trabajos. Esto indica que, aunque consideráramos el improbable caso de que la totalidad de empleos ganados por las mujeres inmigrantes procedentes de otros países de la UE hubiesen correspondido a españolas, el eventual reemplazo sólo explicaría el 15% de los empleos perdidos por trabajadoras nacionales.

Evolución según ocupación
Cuando se observan los datos totales no puede hablarse de un movimiento de reemplazo de españoles por inmigrantes en sus puestos de trabajo, pero sí que existe una diversidad de situaciones cuando se analiza la evolución de los diferentes grupos de ocupaciones.

Caso 1: Aumenta la ocupación de inmigrantes y cae la de españoles

Tres grupos de ocupaciones podrían encuadrarse parcialmente en la hipótesis del reemplazo, ya que mientras cae el número de ocupados españoles, el de inmigrantes en tal situación se incrementa. A lo largo de los últimos doce meses, esto ha ocurrido en los grupos de Directivos, Profesionales y Trabajadores cualificados de la agricultura y pesca. Sin embargo, en los tres casos, el número de empleos conseguidos por extranjeros es inferior al que han perdido los españoles. En igual sentido, en los tres casos no todos los grupos de inmigrantes han aumentado la ocupación. Es decir que, en ningún caso se ha producido una sustitución generalizada de españoles por inmigrantes.

Las ocupaciones directivas son las que han variado un mayor número de empleos. Los españoles han perdido 66.000 de estas ocupaciones a lo largo de los últimos doce meses (caída de un 4,6%), mientras que los extranjeros han captado unas 300 (incremento de un 0,2%). Si nos atenemos sólo a los varones, las ocupaciones directivas conseguidas por los inmigrantes (6.000) suponen alrededor del 10% de las perdidas por los españoles (58.000).

En el caso femenino, han perdido empleos directivos tanto las españolas como las extranjeras, con la peculiaridad de que entre las latinoamericanas hay una ganancia de 3.000 ocupaciones.

En el caso de los Profesionales, se observa que el número de ocupados extranjeros ha tenido un incremento interanual en ambos sexos. Tales incrementos han sucedido en los grupos de inmigrantes de países de la UE y de otros países europeos, que han más que compensado las pérdidas en los otros dos grupos. Pero ocurre que también las mujeres españolas han sumado puestos de trabajo (7.000; subida de un 0,5%), por lo que tampoco cabría deducir que los inmigrantes están copando estas ocupaciones.

Finalmente, entre los Trabajadores cualificados del sector agrario y la pesca se observa que en ambos sexos crece el número de inmigrantes ocupados, mientras que sucede lo contrario entre los españoles. No obstante, el incremento de 9.000 extranjeros en estas ocupaciones, a pesar de ser porcentualmente significativo (subida de un 30,4%), equivale a menos de 1 de cada 4 puestos resignados por los españoles.

Caso 2: Cae la ocupación de inmigrantes y españoles, pero la de los primeros en mayor medida

Cuatro grupos de ocupaciones han experimentado una caída en el número de personas ocupadas, tanto de españoles como de inmigrantes, aunque más marcadamente entre estos últimos.

Los grupos de ocupaciones que se comportaron así fueron los Técnicos y profesionales de apoyo, Administrativos, Trabajadores cualificados de la industria, la construcción y la minería y los Servicios personales, hostelería y comercio.

En los dos primeros casos, la caída ha sido más severa proporcionalmente entre los inmigrantes para ambos sexos, lo que también refleja el caso general. En cambio, en los Servicios Personales y comercio se ha verificado una caída en el empleo femenino (siendo más grave para las inmigrantes, con un descenso de un 8,5%), parcialmente compensada por un incremento en la ocupación de varones (más marcada entre los inmigrantes, con una subida de un 1,2%). Por lo tanto, en estas ocupaciones, el hecho de ser inmigrante no parece haber jugado un rol relevante en la evolución del empleo.

Los Trabajadores cualificados de la industria, construcción y minería son un caso especial, pues la reducción de la ocupación ha sido más marcada en los varones inmigrantes que entre sus pares españoles (descenso de un 29,1% y un 16,7%, respectivamente), pero lo contrario se ha observado para las personas de sexo femenino (caída de un 11,3% para las españolas y de un 4,1% para las extranjeras). En este segmento de ocupaciones, todos los grupos de inmigrantes han experimentado descensos interanuales en el empleo de varones de más de un 24%.

Caso 3: Cae la ocupación de inmigrantes y españoles, pero la de los últimos en mayor medida

Los dos grupos de ocupaciones que clasificamos en este tercer caso son las de Operadores y montadores, y las tareas No cualificadas. Este último grupo es en el que se emplea 1 de cada 3 inmigrantes ocupados.

En ambas ocupaciones, los españoles han perdido proporcionalmente más empleos que los inmigrantes. Sin embargo, ese no es el caso de los varones, que en estos dos grupos de tareas sufrieron recortes algo más marcados. Entre los que realizan tareas elementales, los varones extranjeros han reducido su ocupación un 9,4% (equivalente a 37.000 empleos) frente a un 8,8% de los varones españoles (75.000 ocupaciones). Para los Operadores y montadores de sexo masculino, las caídas han sido de un 15,8% para los inmigrantes (30.000 puestos de trabajo) y un 15,4% para los españoles (221.000 plazas).

Es destacable que las mujeres originarias de países de la UE han incrementado su ocupación tanto entre los Operadores (subida de un 51,3%, equivalente a 4.000 nuevos empleos) como entre los No cualificados (ascenso de un 12,3%, por la ganancia de 16.000 puestos de trabajo).

Conclusión

Los datos del tercer trimestre no permiten afirmar que en los últimos doce meses se haya producido una tendencia general de reemplazo de trabajadores españoles por otros inmigrantes.

La conclusión se mantiene cuando los datos se desglosan por sexo y por tipo de ocupación.

Cuando se observan las variaciones en el empleo de los cuatro principales grupos de inmigrantes para los distintos conjuntos de ocupaciones, se refuerza la idea de que no hay un movimiento generalizado de sustitución de trabajadores locales. En efecto, en todas las ocupaciones se observan grupos de inmigrantes que crecen y otros que decrecen en su número de empleados.

En definitiva, los datos sugieren que el efecto perverso de la crisis sobre el empleo no está provocando, al menos por ahora, una modificación significativa de la participación de los inmigrantes en las diferentes ocupaciones. Más que la nacionalidad, los factores más importantes para explicar la evolución de cada grupo en la ocupación serían, entre otros, el sector de actividad y el tamaño de la empresa empleadora.

Metodología

El análisis parte de las diez categorías que conforman la Clasificación Internacional de Ocupaciones (excepto la categoría de Fuerzas Armadas que solo supone un 0,6% de los ocupados), con datos para el tercer trimestre comparándolos con los datos de un año antes.

Las 10 categorías, que aglutinan 27 grupos y 116 subgrupos de ocupaciones, son los siguientes:

1. Directivos: incluye, por ejemplo, gerentes, consejeros, alcaldes, legisladores, etc.

2. Profesionales 3. Técnicos y profesionales de apoyo: comprende, entre otros, a enfermeras, agentes comerciales, inspectores, educadores, etc.

4. Administrativos: abarca bibliotecarios, cajeros, oficinas de información, secretarias, etc.

5. Servicios personales y comercio: peluqueros, agentes de viaje, cocineros, etc.

6. Trabajadores cualificados del sector agrario y la pesca 7. Trabajadores cualificados de la industria, construcción y minería: torneros, encofradores, mecánicos, carpinteros, herreros, etc.

8. Operadores y ensambladores: entre los que se incluyen chóferes, palistas, pilotos, marinos, etc.

9. Trabajadores no cualificados: peones, porteros, limpiadores, etc.

10. Fuerzas Armadas Dentro del colectivo de inmigrantes, se ha tenido en cuenta cuatro grupos principales: los procedentes de otros países de la UE; las personas originarias de Latinoamérica (colectivo al que añadimos aquellas personas con doble nacionalidad); los inmigrantes de países europeos no comunitarios (Turquía, Ucrania, Rusia, etc.) y por último, las personas procedentes del resto del Mundo, conjunto dentro del cual destacan los marroquíes.

Si quieres leer más noticias como Los inmigrantes no quitan el trabajo, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajos.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies