Los inmigrantes salen peor parados de la crisis


Los extranjeros ya suponen el 28,4% de los parados en España, cifra que aumenta mes a mes. El perfil del inmigrante en busca de trabajo en España tiene una media de edad de 30 a 45 años y uno de cada tres inmigrantes procede de la Unión Europea, un 12,6% son ecuatorianos y un 10% son marroquíes. Pese a la actual crisis económica, los peruanos aumentan su presencia en el mercado y la igualdad entre hombres y mujeres es una realidad entre los trabajadores extranjeros. Ellas representan el 48% de contratados. No obstante, siguen vinculados a puestos de baja cualificación.


 
—27 abril / Casacochecurro.com España se ha caracterizado por el carácter dinámico de su migración. Si hace unas décadas se trataba de un país claramente emigrante, en la década de los 90 se posicionó como un claro receptor de extranjeros. Este cambio de tendencia ha estado motivado por los cambios políticos, económicos y sociales de nuestro país y que han tenido su fiel reflejo en el desarrollo de la economía.

Esta recepción de inmigrantes ha sido más significativa en la última década: España recibió un tercio del saldo migratorio de la Unión Europea desde 1997 y hasta 2007. Tan sólo el Reino Unido, con un saldo positivo de 300.000 habitantes en 2007, se ha acercado a los más de 700.000 habitantes inmigrantes que recibió España. Sin embargo, estas cifras no se dan por casualidad, ya que ambos países han liderado el crecimiento económico de la UE en este periodo.

Sin embargo, el cambio económico y la crisis financiera por la que atraviesa nuestro país han provocado un cambio en el volumen y características de la población inmigrante. En este sentido, Randstad ha realizado un Estudio sobre el «Perfil del trabajador inmigrante en España» para valorar los principales cambios que ha experimentado este colectivo.

Crecimiento exponencial
Si se analizan el número de inmigrantes censados en los últimos años destaca el crecimiento exponencial de la población extranjera residente en España. Entre 1997 y 2007 el colectivo inmigrante protagonizó el 72% del crecimiento de la población española, lo que supone 4 millones del total de los 5’5 millones totales. En la actualidad, su presencia sigue siendo notable en nuestro país: los extranjeros residentes en nuestro país ya superan la cifra de cinco millones y representan más del 11% de la población española.

Este cambio es aún más notable si nos retrasamos aún más en el tiempo: en 1981 el porcentaje de extranjeros censados sobre el total de la población era apenas del 0’52%; en 2001, 20 años después, era de 3’33% y durante el pasado año 2008 registraba un total de 11’3%.

 

Año

Extranjeros censados

% total

1981

198.042

0,52%

1986

241.971

0,63%

1991

360.655

0,91%

1996

542.314

1,37%

1998

637.085

1,60%

2000

923.879

2,28%

2001

1.370.657

3,33%

2002

1.977.946

4,73%

2003

2.664.168

6,24%

2004

3.034.326

7,02%

2005

3.730.610

8,46%

2006

4.144.166

9,27%

2007

4.519.554

9,99%

2008

5.220.600

11,30%


Sin embargo, esta llegada de inmigrantes no ha supuesto el mismo impacto demográfico en todas las comunidades autónomas. Si se estudian las zonas donde este fenómeno ha sido más intenso destaca el conocido como «arco mediterráneo» y las islas. Esto se fundamenta en que ha sido aquí donde más impacto ha tenido el crecimiento económico, ligado fundamentalmente a los sectores de la construcción, los servicios y el turismo.

Estabilización en 2010
No obstante, este ritmo no se mantendrá en los próximos 10 años. Si durante el periodo 2002-2008 la población residente en España creció a un ritmo anual medio de 720.000 habitantes, en los 10 próximos años se prevé un crecimiento medio anual en torno a los 380.000. Todo apunta a que la actual situación económica provocará que la inmigración en España sufrirá una severa corrección durante los años 2009 a 2011, pasando de los 958.300 miles de inmigrantes registrados durante 2007 a 442.800 en 2010.

Hipótesis proyectada de migración exterior de España

Año

Inmigrantes

Emigrantes

Saldo migratorio

2008

739.875

279.616

460.259

2009

516.000

244.607

271.394

2010

442.755

214.942

227.813

2011

445.698

198.036

247.662

2012

450.385

188.696

261.689


Estos datos indican la estabilización de las entradas exteriores netas, por lo que las llegadas a España durante los próximos 10 años serán inferiores a los cinco millones de inmigrantes. Las comunidades autónomas con un crecimiento migratorio más intensivo serán Madrid, Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña.

Los más afectados por la crisis
Si estos inmigrantes han sido los impulsores del crecimiento económico vivido por nuestro país, ahora son los más perjudicados por las tasas de paro. Hoy, ya hay más de un millón de trabajadores extranjeros en paro, una situación que ha afectado especialmente a los trabajadores provenientes de la construcción, los servicios y la industria. En la actualidad, España cuenta con 4.775.900 extranjeros activos, lo que equivale a una tasa de actividad de 74’99% y un 1.057.600 parados, lo que representa una tasa de paro del 28’39%.
En el caso de Randstad, los extranjeros suponen el 15% de los contratos temporales gestionados por la compañía, un 5% menos que hace un año. Y es que, tal y como ha sucedido de forma general en el mercado de trabajo, los trabajadores inmigrantes se han visto más afectados que los nacionales por la recesión económica.

El nivel de contratación es sólo uno de los cambios por los que se ha visto afectado el colectivo inmigrante con respecto a hace 12 meses.

Cambios del trabajador inmigrante
20082009
Genera el 30% del PIBEs el colectivo más perjudicado por la crisis
Representa el 60% de la población que quiere y puede trabajar10% menos de afiliados a la Seguridad Social
Ocupan puestos de trabajo que no son cubiertos por nativosSuponen 3 de cada 10 demandantes de empleo
Representan el 8’9% de los paradosRepresentan el 21% de los parados
Engloban el 20% de contratados por RandstadSon el 15% de los contratados por Randstad



Tal y como sucede de forma general en el mercado laboral, la crisis ha golpeado más intensamente a los varones que a las mujeres en el sector del trabajo temporal. Durante 2008, las mujeres extranjeras representaban el 48% de los contratados por Randstad y los hombres el 52%, el mismo porcentaje que el total español.


Esta tendencia es especialmente notable entre los trabajadores procedentes de los países con mayor presencia en el mercado laboral español, como es el caso de Ecuador o Marruecos.
§ De los trabajadores contratados por Randstad de origen ecuatoriano se repartían entre un 35% de hombres y un 65% de mujeres en 2007; mientras que en el último año, los hombres han copado el 53% de contratos y las mujeres el 47%.
§ Algo similar ha ocurrido con los trabajadores marroquíes: en 2007 los hombres suponían el 82% y en 2008 son el 49%.


La UE y Latinoamérica siguen liderando la migración
Tal y como se apuntaba al principio, los empleados extranjeros hoy representan el 15% del total de trabajadores, una cifra no sólo inferior a la contratación de hace 12 meses (en la que representaban el 21% de los contratados), sino del año 2006 (cuando copaban el 16% del total).

Sin embargo, España sigue acogiendo a trabajadores procedentes principalmente de América Latina y la UE. Según los datos obtenidos por Randstad, los trabajadores inmigrantes proceden principalmente de la Unión Europea: representan el 33’5% del total de trabajadores contratados por Randstad. Por países, sigue destacando un año más la presencia mayoritaria en el mercado laboral de los ecuatorianos, aunque reducen ligeramente su número (hoy engloban el 12’6% del total de empleados y hace un año el 13’1%), colombianos (del 9’9% aumentan ligeramente su número hasta el 10’6% del total) y marroquíes (del 11’8% pasan al 9’7% del total de inmigrantes).

Los peruanos, por su parte, aumentan su presencia en el mercado laboral: desde un 6’7% hasta un 7’8% del total.

El inmigrante, cada vez más joven
En general, el inmigrante es una persona joven y emprendedora, con un nivel de formación más alto que el de las personas que se quedan en su país. Sin embargo, tras analizar los datos obtenidos por Randstad queda patente un cambio significativo en la edad en la que los extranjeros acceden a nuestro país. Mientras en el caso de los españoles la tendencia es el aumento en la edad media de los trabajadores temporales, en el caso de los extranjeros cada vez son más jóvenes a la hora de acceder a un trabajo.


En concreto, mientras la tasa de españoles de entre 16 y 25 años que eran contratados suponía el 47% del total, en la actualidad suponen el 32%. Por su parte, el trabajador extranjero ha aumentado su porcentaje en esta franja de edad de forma general. El aumento es especialmente notable para los trabajadores procedentes de Centro y Sudamérica: si en 2007 los menores de 25 años representaban el 15% del total de extranjeros de este continente, hoy suponen el 42%. Similar es el comportamiento en el caso de los trabajadores comunitarios (los menores de 25 años representaban el 22% en 2007 y ascendían hasta el 45% en 2008) y africanos (en 2007 los más jóvenes eran el 14% y en 2008 el 27%).

Tiempo de duración de los contratos
No sólo es importante conocer el acceso al mercado laboral por parte del colectivo de trabajadores inmigrantes, sino la calidad y cantidad de puestos a los que acceden. En esta línea, Randstad ha realizado un análisis de la duración de los contratos a los que acceden estos trabajadores.

Un alto porcentaje de trabajadores son contratados de media por encima de los siete días y el fin del contrato es la principal razón de la duración de la relación entre empresa y trabajador; así es en un 82% de los casos. Sólo un 8’6% de los trabajadores eligen la baja voluntaria. El 9’3% termina su relación laboral por otros motivos.

En cuanto al tipo de jornada que eligen, destaca que un 65% de los consultados mantiene un contrato a tiempo completo y el 35% restante es contratado en jornada parcial.

No sólo disponen de trabajos de escasa duración, sino que su vinculación con el mercado laboral se realiza, generalmente, en puestos de baja cualificación. Esto se explica en base a distintos factores:
Los inmigrantes que acudían a nuestro país no rechazaban ningún tipo de empleo, algo contrario a lo que sucedía hasta hace poco en el caso de los españoles; la complicada homologación de títulos impedía su acceso a puestos de alta cualificación, etc.
Tal y como se muestra en el gráfico adjunto, los trabajadores extranjeros se caracterizan por un nivel de cualificación centrado especialmente en la educación secundaria, con un 36% del total.

Una nueva realidad: la búsqueda de empleo
La llegada masiva de inmigrantes a nuestro país en los últimos años ha estado motivada por la alta generación de empleo, que ha propiciado que muchas comunidades autónomas hayan vivido un paro técnico.


El cambio del ciclo económico ha provocado un cambio sustancial en el mercado laboral. Según los últimos datos oficiales, de los 802.800 nuevos parados del primer trimestre, 278.100 eran de origen extranjero (35,7%) y 524.700 eran españoles (64,3%). La tasa de desempleo de los extranjeros sigue siendo más elevada, con un 28,4%, que la de los españoles (15,24%). En el último año, 552.800 extranjeros han entrado en situación de desempleo.
Si hace un año el perfil del demandante de empleo era básicamente el de un trabajador inmigrante, en los últimos meses esta tendencia se ha invertido. En el total nacional, destaca que ahora siete de cada diez buscadores de empleo son españoles.

En el perfil del inmigrante que busca empleo destaca que la mitad (51%) tienen entre 30 y 45 años; el 24% tiene entre 25 y 30 años y el 16% tiene menos de 25 años. Tan sólo un 9% de mayores de 45 años completan el total de la muestra de trabajadores extranjeros.

En esta búsqueda de empleo una de sus principales ventajas competitivas respecto a los españoles es su alto grado de movilidad. Si bien los españoles cambiarían de ciudad en un 56% de los encuestados por Randstad, los extranjeros aumentan esta cifra y se trasladarían hasta en un 73% de los casos. Esta disponibilidad es mayor entre los hombres inmigrantes que entre las mujeres: los varones se trasladarían en un 76% de ocasiones y las mujeres en un 67%.

Perspectivas de este colectivo
La inmigración ha supuesto una inyección de dinamismo y ha ayudado a impulsar un crecimiento sostenido de la actividad económica. Además, la llegada de inmigrantes al mercado laboral español ayudó a una moderación salarial, una mayor movilidad geográfica y una flexibilización del mercado de trabajo. No obstante, Europa todavía recibe pocos inmigrantes de alta cualificación, un 5%. Para hacer frente a esta tendencia de forma competitiva, la Unión Europea ha lanzado una propuesta de Blue Card, que serviría para atraer talento de otros países. Esta iniciativa permitirá la estancia de dos años en la UE, si hay contrato de trabajo, para aquellos profesionales extracomunitarios con alto grado de cualificación y que vayan a percibir un salario anual bruto del 150 por ciento del salario medio del país donde pretendan trabajar, que en el caso español sería de 30.657 euros. Aunque de momento, no se tiene fecha para la entrada en vigor de esta «tarjeta azul».

Una visión centrada en la gestión de personal permite a los expertos de recursos humanos obtener un nuevo foco de atracción de talento. Otra de las consecuencias del aumento de la inmigración es ayudar a la internacionalización de la empresa española, ya que mejora las relaciones comerciales con los países comerciales de los trabajadores extranjeros de nuestro país.

Sin embargo, a pesar de la intensidad de este fenómeno, todavía son pocas las empresas que han realizado planes específicos de acogida de este colectivo dentro de su estrategia empresarial.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas Pon 5 estrellitas si quieres más artículos como este

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies