Tendencias de formación en el mercado norteamericano

¿Qué formación es más solicitada con la crisis? ¿Nos hemos olvidado de la formación presencial? Estos y otros aspectos más se analizan en el informe anual de la asociación norteamericana ASTD: “Indicadores de la formación y desarrollo de las organizaciones 2009”, que ofrece una variedad de datos con los que las organizaciones pueden evaluar sus inversiones y prácticas de formación. La empresa española de formación Epise, como partner internacional de la ASTD (American Society for Training and Development), ofrece las claves de este informe sobre las tendencias del aprendizaje y el rendimiento en el puesto de trabajo de las empresas norteamericanas.


5 julio / Casacochecurro.com Para los responsables de formación y directivos de empresas, obtener información precisa y que se pueda llevar a la práctica sobre la formación sigue siendo un aspecto fundamental para tomar decisiones acertadas. Los datos de la edición actual incluyen respuestas de los usuarios de la WLP Scorecard, las organizaciones del Benchmarking Foro ASTD (BMF), y los ganadores del ASTD BEST Award. Durante más de una década, la recopilación de datos anual de la ASTD ha logrado resultados que ponen de manifiesto el valor de la formación.

Los resultados del presente informe revelan que la formación y el desempeño en el puesto de trabajo han superado los retos de unos momentos económicos difíciles. La inversión en formación y desarrollo de los empleados se mantuvo estable hasta finales de 2008. Aunque muchas organizaciones se vieron obligadas a reducir los costes siempre que les fue posible, la formación en el puesto de trabajo no sufrió de manera desproporcionada ni en un grado significativo. Las actividades formales de aprendizaje que fomentan la adquisición de conocimientos y habilidades clave siguen formando parte de las experiencias diarias de millones de profesionales.

Inversión estable en formación

A pesar de sufrir las peores condiciones económicas de las últimas décadas, los líderes empresariales siguieron asignando recursos importantes para los departamentos de formación en sus organizaciones. La ASTD estima que las organizaciones de EE.

UU. invirtieron 134.070 millones de dólares1 en la formación y el desarrollo de sus empleados en 2008. Esta cifra refleja los gastos directos de la formación, como son los sueldos del personal encargado de la impartición, los gastos administrativos, y los costes no salariales de la impartición. Casi dos tercios del total invertido en EE.

UU. (88.590 millones de dólares) se destinó a formación interna, y el resto (45.480 millones de dólares) se destinó a servicios externos. Mientras que muchas organizaciones se vieron obligadas a recortar gastos en todas las áreas del negocio, incluida la formación y el desarrollo, la mayoría mantuvo un fuerte compromiso financiero hacia la formación de los empleados.

Como consecuencia del incremento de la presión para hacer frente a la incertidumbre económica mundial durante todo el 2008, las organizaciones redujeron ligeramente la inversión en formación por empleado. La inversión media anual por empleado se redujo de 1.110 dólares en 2007 a 1.068 dólares en 2008, un descenso del 3,8 por ciento.

También hubo caídas en la inversión media por empleado entre las organizaciones BMF y los ganadores del BEST Award. El recorte de gastos fue inevitable para la mayoría hacia finales de 2008, pero las reducciones en los gastos de formación en el puesto de trabajo no eran desproporcionadas de ningún modo. Por supuesto, será interesante ver cómo la economía afectó a la inversión en formación a lo largo de 2009, porque no había un rebote claro en la fecha de publicación de este informe.

En la evaluación comparativa de las estadísticas publicadas en este informe, se aprecia el compromiso con la formación, continuando con la tendencia de años anteriores.

La cifra consolidada de inversión media en formación como porcentaje del número de trabajadores aumentó, pasando de un 2,15 por ciento en 2007 al 2,24 por ciento en 2008. Aunque el número de trabajadores en las empresas se ha vuelto más fluctuante en los últimos años, este indicador ha sido muy estable en los datos anuales de la ASTD. El porcentaje de los gastos derivados de la formación sobre los ingresos de la organización también ha sido constante en los últimos años. En promedio, los gastos directos de formación representaron el 0,59 por ciento de los ingresos en 2008, cifra ligeramente superior al 0,56 por ciento en 2007.

Otra tendencia constante en los últimos datos anuales ha supuesto la contratación externa, o la inversión en servicios externos, como consultores, talleres, y sesiones de formación de proveedores externos. Desde 2004, las organizaciones, cada año, han dependido menos de la contratación externa. El porcentaje promedio del presupuesto asignado a los servicios de formación externa fue del 22,0 por ciento en 2008, frente al 25,2 por ciento respecto al año anterior. En cambio, las organizaciones dependen, más que en el pasado, de los recursos internos para las iniciativas de formación y mejora del rendimiento en el puesto de trabajo.

Muchos departamentos de formación se han establecido firmemente dentro de las organizaciones en las últimas dos décadas, a menudo incluyendo un sistema de gestión y una operativa complejas. La construcción de un competente equipo interno de expertos en formación requiere un compromiso sólido; el porcentaje medio de la inversión en formación dedicada a los recursos internos fue del 66,1 por ciento en 2008. Los sueldos del equipo del departamento de formación, representan la mayor parte de los gastos internos, así como el desarrollo de los materiales y los costos administrativos. Aunque algunas organizaciones redujeron personal del departamento de formación y subcontrataron, la tendencia general sugiere que la situación económica aún no ha afectado a la capacidad de crecer de los departamentos internos de formación.

Aún así los de partamentos de formación son eficientes

Cualquier reducción en los recursos para los departamentos de formación ha afectado de manera mínima a sus resultados. Los estudiantes son capaces de consumir grandes cantidades de contenidos formativos, y los departamentos de formación siguen produciendo y gestionando contenidos de manera eficiente.

Además, las organizaciones están logrando esos resultados después de reducir la producción promedio y los gastos de impartición. Los empleados de las organizaciones encuestadas accedieron a un promedio de 36,3 horas de formación en 2008. Aunque el promedio descendió ligeramente a partir de 2007, aún representa una cantidad significativa de recursos asignados a cada empleado por formación e iniciativas de mejora en el puesto de trabajo. A pesar de la presión para maximizar la producción a la luz de la tensión financiera generalizada, todavía hay una expectativa permanente de los empleados a participar en numerosas actividades de formación cada año.

Los departamentos de formación encontraron la forma de gestionar los contenidos a la vez que reducían costes con éxito durante 2008. En promedio, hubo 353 horas de formación disponible por cada miembro del personal de Formación y Desarrollo. Esta cifra fue en aumento a partir de 2007 y concluyó cerca de los promedios más altos de años anteriores. Se realizaron aumentos de la producción sin aumentos considerables de costos, la media consolidada en el coste por hora de formación disponible disminuyó un 8 por ciento de 1.660 dólares en 2007 hasta los 1.528 dólares en 2008. Los departamentos de formación también fueron capaces, de nuevo, de proporcionar altas cifras de contenido durante 2008.

El número medio de horas de formación, utilizados por cada miembro del personal de formación fue de 5.507, cifra ligeramente superior a las 5.497 el año anterior. Y el uso de los contenidos de formación se gestionó sin incurrir en gastos adicionales. El coste medio consolidado por hora utilizada en la formación se redujo un 7,1 por ciento, desde 56 dólares en 2007 hasta 52 dólares en 2008.

Los departamentos de formación tuvieron más responsabilidad en 2008 que en años anteriores. Después de tener en cuenta las variaciones en el porcentaje del presupuesto invertido en contratación externa, el número medio de empleados por cada miembro del departamento de formación fue de 253 en 2008, frente a los 227 del año anterior. Esta relación indica que el departamento de formación está sirviendo a una cantidad de empleados más grande de lo que hizo en años anteriores. Como la formación interna ha continuado avanzando, los departamentos de formación se han vuelto cada vez más eficientes en un clima de negocios en constante cambio. La tensión de la economía probablemente causó la pérdida de puestos de formación en algunas organizaciones, pero el resto de formadores se adaptó y mantuvo volúmenes de trabajo que fueron consecuentes con los de años anteriores.

No hay cambios importantes en la demanda de contenidos

El desglose del contenido en temáticas de formación no dista mucho de la pauta de los últimos años. Sólo surgieron, en 2008, pequeños ajustes en el promedio de la combinación de contenidos de formación, revelando que la incertidumbre económica no ha creado una demanda de una reestructuración radical inmediata. La impartición de contenidos específicos sigue siendo lo más necesario, representan el 16 por ciento de las horas de formación disponibles.

Este aumento representó una subida de dos puntos sobre la media de 2007, lo que sugiere que durante 2008 las organizaciones alentaron con más énfasis a sus empleados a centrarse en especializarse. La impartición de formación orientada a contenidos tecnológicos en la categoría de TI y sistemas fue la segunda área más grande de contenidos durante 2008 con un 11,5 por ciento. Los directivos de empresas posiblemente hicieron hincapié en conocimientos de TI durante un año de dificultades económicas porque facilitan la eficiencia. Otras áreas de contenido de los últimos años que siguieron demandados durante 2008 fueron formación en dirección y liderazgo; en formación obligatoria; y en los procesos, procedimientos y las prácticas comerciales. Cada uno representó aproximadamente una décima parte de las horas de formación disponible.

Algunas de las áreas de contenido más pequeñas registraron fluctuaciones menores que el año anterior. La categoría “otros” aumentó del 6,8 por ciento al 9,5 por ciento, estimulado por el aumento en la cantidad de contenido disponible de productos de formación. Los directivos de empresas probablemente querían que sus empleados se centraran en los métodos para conseguir resultados en tiempos de dificultad económica que muchas veces comienzan en un conocimiento íntimo de sus productos. En la misma línea, el contenido de formación en ventas aumentó del 5,4 por ciento al 6,1 por ciento. Además, el porcentaje de contenido de habilidades interpersonales, que son cruciales para el éxito de ventas, el aumento del 5,6 por ciento al 7,4 por ciento. Algunas de las categorías que registraron bajadas en 2008 incluyeron la formación de ejecutivos, la orientación de empleados nuevos, el servicio al cliente y las habilidades básicas.

Interesantes resultados para el e-learning

Ha habido resultados sorprendentes en relación con las tendencias de e-learning. Tras varios años de crecimiento constante, la proporción de horas de formación utilizadas e impartidas a través de métodos basados en tecnología disminuyó en 2008. En cambio, la formación presencial se recuperó y representó casi las dos terceras partes de las horas disponibles y utilizadas. Este cambio es desconcertante teniendo en cuenta todos los avances en soluciones tecnológicas de formación durante los últimos años. El e-learning se ha convertido en un componente integral de la manera de impartir la formación en las organizaciones.

Las dificultades económicas contribuyeron probablemente a un patrón de “explotación” para el despliegue de nuevas ofertas tecnológicas. Con un sistema fiable de e-learning ya existente para muchas organizaciones, los directivos de las empresas podrían haber vacilado al invertir en nuevos cursos o funciones a causa de tensión financiera. Las plataformas tecnológicas existentes, probablemente fueron suficientes para alcanzar las metas de aprendizaje básico, por lo que se evitaron mayores gastos. Los departamentos de formación pueden haber sufrido la presión de maximizar la asistencia a las sesiones presenciales. Como los gastos relacionados con las sesiones giran en su mayoría alrededor de los honorarios del formador, los empleados probablemente fueron alentados a asistir en persona a tantos eventos de formación como fuera posible para la organización, para así pagar los gastos de su inversión.

Sin embargo, sería razonable esperar que el uso del e-learning para las actividades de formación empezara a recuperarse a finales de 2009. Las soluciones de formación tecnológica se han extendido por muchas razones, tales como la centralización, la flexibilidad, el alcance y la eficacia. De hecho, el e-learning ha contribuido a un rápido aumento del ratio de reutilización, que alcanzó un promedio del 60 por ciento durante 2008 (lo que indica que, en promedio, a cada hora de contenidos de formación se está accediendo o usando unas 60 veces). Las actividades de formación ya no son de un solo uso porque las plataformas tecnológicas permiten una fácil impartición en múltiples ocasiones.

El e-learning continuará evolucionando para satisfacer las demandas de formación. Una vez que la economía se estabilice, las tendencias en e-learning para los programas de formación es probable que vuelvan a la pauta ascendente evidenciada durante 2007.

Además, se están usando a un ritmo sin precedentes soluciones tecnológicas para la formación informal. Aunque el seguimiento de indicadores clave en el informe del Estado del Sector sólo implica actividades de formación, los datos de otras encuestas indican que los trabajadores han incorporado de manera masiva el e-learning para las actividades auto-dirigidas. En particular, las nuevas tecnologías Web 2.0 están transformando la manera en que las personas se comunican mediante el intercambio de información a través de redes sociales, colaborando en las comunidades online, y aprovechando el cloud computing. El inmenso potencial de portales y redes sociales peer-to-peer como herramientas de colaboración y formación aún no se ha desarrollado, porque hay muchos profesionales que acaban de familiarizarse con ellos. Los expertos en formación comprenden el poder de estas nuevas tecnologías y han pronosticado un papel mucho más importante para ellos en un futuro próximo, tanto para una formación formal como informal.

Conclusiones

Nadie necesita que le recuerden que tanto el sector público como el privado están sufriendo algunos de los momentos económicos más difíciles en la historia reciente. A medida que la economía mundial comenzó su espiral descendente, los departamentos de formación se han adaptado y han continuado prestando sus servicios. La presión permanente para gestionar los costes facilitó una cantidad impresionante de desarrollo de habilidades y formación para el personal de las organizaciones. Aunque la inversión en formación y rendimiento en el trabajo se mantuvo estable en 2008, las organizaciones han contribuido con éxito al desarrollo de sus empleados con más oportunidades de formación que en el pasado. Los departamentos de formación también han operado eficientemente, con menos recursos y logrando resultados positivos.

En 2008, era difícil evitar los efectos de una economía de pulverización catódica, pero los profesionales de la formación fueron capaces de superar las primeras etapas de la tormenta. Gran parte del éxito se puede atribuir a la construcción de una base sólida para varias décadas. Y, los directivos de las empresas entienden ahora que se requiere un compromiso financiero y operativo continuo para aprovechar el capital humano al máximo, especialmente en momentos difíciles.

Como la incertidumbre económica persiste, es una oportunidad para que la formación juegue un papel aún más importante en la preparación para la recuperación. Los profesionales de hoy están demandando todo el contenido en la capacidad para entregarlo de manera formal o informal. Los años venideros ofrecerán muchas oportunidades a los profesionales de la formación para ampliar su papel dentro del lugar de trabajo y sentar las bases para un éxito continuo.

Si quieres leer más noticias como Tendencias de formación en el mercado norteamericano, te recomendamos que entres en la categoría de Aprender Inglés.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp