Cómo bordar a mano en tela con bastidor, aguja e hilos

Cómo bordar a mano en tela con bastidor, aguja e hilos
NOTICIA de Javi Navarro
09.10.2021 - 09:32h    Actualizado 09.10.2021 - 09:32h

Aprender a bordar a mano para confeccionar prendas y diferentes elementos decorativos está de moda. La filosofía Do it yourself cada vez tiene más adeptos y por ello, es muy habitual que las clases y las formaciones en este campo creativo crezcan como la espuma. En el siguiente post te detallamos todo lo que necesitas saber, desde utensilios a hilos y agujas, para bordar.

Cómo bordar a mano

¿Qué se necesita para bordar a mano? El arte de realizar puntos de bordado sobre una tela, para crear diferentes diseños e imágenes, sigue siendo tan variado y divertido como lo era en sus orígenes, hace ya varios siglos. Para comenzar tu aventura a la hora de bordar a mano, con la agradable compañía del hilo y la aguja, debes tener en cuenta estos sencillos pasos y posteriormente, ir perfeccionando tus técnicas para bordar:

  • Escoge una tela, un bastidor, una aguja (que tenga el ojo grande para poder atravesar sin problemas el hilo grueso) y un poco de hilo o lana para bordar. Además, localiza una tela de tejido suelto para arrancar con tus primeros proyectos.
  • Estira y tensa la tela usando el bastidor. Si no consigues mantenerla firme, lo más probable es que se arrugue y resulte muy complicado trabajar con ella mientras te esfuerzas en ajustar los puntos.
  • Corta un trozo de hilo de una longitud considerable, aproximadamente unos 60 centímetros. Te permitirá crear unos buenos puntos sin que se enrede con facilidad.

  • Pasa el hilo a través de la aguja.

  • Ata un nudo al final del hilo o la lana escogida inicialmente.
  • Finalmente, pasa la aguja a través de la tela, comenzando siempre desde la parte trasera hasta la zona delantera. A partir de este momento, la tarea consistirá en colocar los cientos de puntos de manera ordenada para que formen una figura o composición.

Hilos para bordar.

Materiales para bordar

Consulta cada uno de los elementos necesarios para desarrollar las labores de bordado.

¿Qué hilo se usa para bordar?

Existen hilos de muchos tipos, aunque algunos de los más utilizados para bordar son:

Hilo mouliné. Está íntegramente fabricado en algodón y compuesto por seis hebras ligeramente retorcidas que se pueden separar con facilidad. Son los más comunes para bordar. Generalmente, se comercializan en madejas de tamaño pequeño.

Hilo en rayón de seda. Se trata de una variante del anterior, con una apariencia muy brillante y sedosa. También existen en lino, aunque con una gama de colores bastante más limitada.

Algodón de bordar. Es un hilo de cuatro cabos que no se pueden dividir, aunque también está creado totalmente en algodón. Se fabrica en diversos grosores.

Hilo de perlé. También de algodón, es un hilo con dos cabos no separables y un torcido especial. Esta característica le aporta un brillo especial.

Algodón de tapicería. Es mucho más grueso que todos los anteriores, aunque tiene un torcido bastante más flojo. Es un hilo esponjoso y de acabado mate.

Hilos metálicos. Los hay de todo tipo de grosor y color. Generalmente, se utilizan para crear efectos brillantes y reflejos llamativos en los bordados.

Telas para bordar

Escoger una tela u otra afectará directamente al resultado definitivo de cualquier bordado. Del mismo modo que sucede con los hilos, en realidad se puede bordar sobre cualquier tipo de tela, aunque para los principiantes, lo más recomendable es optar por telas más sencillas y manejables.

Por ello, te recomendamos que, inicialmente, te decantes por el lienzo de algodón, que es un tejido fino, de trama regular y muy económico. Lo podrás encontrar con facilidad en cualquier tienda de telas habitual. Simplemente, debes tener en cuenta que es una tela que encoge al lavarla, por lo que si deseas hacerlo, lávala antes de comenzar a trabajar con ella.

Dibujo para bordar de flores.

Agujas para bordar

Si deseas comenzar tu propio proyecto de bordado a mano, tienes que tener en cuenta que existen diferentes tipos de agujas. Las más comunes son:

Aguja de bordado o Crewell. Son finas y tienen la cabeza alargada. Son muy parecidas a las agujas de zurcir, aunque algo más alargadas.

Aguja Sharp. Son las más comunes para coser sobre todo tipo de tejidos, puesto que son largas y con el cabezal redondo.

Aguja de modista o Milliner. Son bastante más finas que las anteriores, aunque también tienen la parte superior con forma redonda.

Aguja de sastre o Between. Son mucho más cortas en cuanto a longitud y se utilizan para realizar puntos más pequeños y rápidos.

Aguja de tapicería o Chenille. Son las más gruesas de todas y tienen el cabezal más grande de todas las agujas para bordar. Resultan perfectas para bordar con lanas o materiales como el estambre.

Tijeras para bordar

Como sucede con los hilos, existen muchos tipos de tijeras, que varían en función de su tamaño y su composición. Sin embargo, la característica principal que deben poseer es muy simple: que corten bien y que su precio no sea muy elevado.

Habitualmente, las tijeras más grandes se utilizan para cortar la tela, mientras que las de menor tamaño, con puntas afiladas, para dividir los diferentes trozos de hilo.

Dedal para bordar

Sin ninguna duda, la mejor herramienta para que puedas bordar con facilidad sin pincharte los dedos con la aguja. Habitualmente, estos dedales están fabricados en materiales rígidos, como por ejemplo, el metal, aunque también existen otros más comunes y sencillos de plástico.

Aros o bastidores para bordar

Son también herramientas esenciales para bordar. Te permiten sujetar la tela y mantenerla bien tensa, evitando que algunas puntadas queden sueltas o apretadas demasiado fuerte. Existen bastidores para bordar de diversos materiales (los más habituales son madera, plástico y resina) y su diámetro varía en función del tamaño del bordado. Además, cuentan con un tornillo superior que te permite apretar y tensar la tela.

¿En qué consiste bordar?

En primer lugar, es necesario que conozcas a qué hace referencia la tarea de bordar a mano. Se trata de una labor de adorno mediante diversos puntos, formando dibujos como flores o letras. En algunas ocasiones, se emplean colores, e incluso, se pueden combinar hilos para bordar a mano que queden sueltos al sacar los que se orientan en dirección contraria. Existen infinidad de dibujos para bordar y también imágenes para bordar y coger ideas.

El bordado se puede realizar sobre piel o sobre tela para bordar, empleando siempre una aguja e hilos. Estos últimos pueden ser de seda, lana o lino y presentar diferentes combinaciones de colores. Además, en otras creaciones, también se utilizan hilos de plata y oro en los que existe la posibilidad de ensartar perlas, lentejuelas, abalorios o gemas.

Sin embargo, debes tener en cuenta que no es lo mismo bordar que tejer. A menudo, existe bastante confusión entre estos dos términos, ya que se llevan a cabo con materiales y herramientas muy similares, es decir, hilos y agujas.

La principal diferencia respecto a la anterior definición es que tejer consiste en producir un tejido, una tela o cualquier otro elemento textil con una intención decorativa o utilitaria. Para producir este tipo de elaboraciones se recurre, por regla general, a un bollo de hilo y una aguja de crochet (gancho o ganchillo), aunque existen múltiples técnicas y herramientas adecuadas para esta tarea.

Si quieres leer más noticias como Cómo bordar a mano en tela con bastidor, aguja e hilos, te recomendamos que entres en la categoría de Entretenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >