Cómo quitar el gotelé, técnicas y consejos

Cómo quitar el gotelé, técnicas y consejos
NOTICIA de Jessica Pascual
05.06.2021 - 10:36h    Actualizado 05.06.2021 - 10:36h

¡Di adiós al gotelé! Si estás buscando cómo deshacerte de este tipo de pintura tan pasada de moda, te explicamos las dos mejores técnicas para quitar el gotelé de forma definitiva y los mejores trucos para hacerlo de forma sencilla.

Consejos antes de empezar

Si ya has tomado la decisión de acabar con el gotelé de las paredes de tu casa, debes tener en cuenta los siguientes aspectos antes de empezar:

  • Si nunca has quitado gotelé, prueba primero en una pared que no se vea mucho. Si no consigues el efecto deseado, al menos, que sea en una pared que no esté muy a la vista.
  • Debes saber que hay diferentes técnicas para quitar el gotelé. Para saber cuál elegir, tienes que averiguar qué clase de gotelé tienes en las paredes.
  • Es un trabajo relativamente sencillo, pero costoso. Las técnicas que vamos a explicarte no tienen mucha dificultad, pero sí que vas a tener que esforzarte mucho para conseguir el efecto deseado.
  • Y no es un proceso rápido. Para conseguir el resultado de un profesional, vas a tener que dedicarle tiempo. Lo que tardes dependerá de cuantas horas le dediques y de la técnica que utilices.

Qué tipo de gotelé tienes en las paredes

Quizá nunca te habías planteado que existen varios tipos de gotelé, pero así es. Hay dos tipos y, dependiendo del que tengas en casa, tendrás que utilizar una técnica u otra para quitarlo.

  1. Al temple. Si tus paredes son de gotelé al temple, estás de suerte. Esta pintura se caracteriza por ser más blanda y, por tanto, más fácil de quitar.
  2. De pintura plástica. Por el contrario, el gotelé de pintura plástica es más duro y quitarlo es una tarea mucho más complicada.

Si no sabes qué tipo de gotelé tienes en las paredes, presta atención porque te vamos a explicar dos sencillos trucos que puedes poner en práctica para averiguarlo.

Truco 1:

  • Busca alguna zona de la pared que esté algo desconchada o con grietas y arranca un trocito pequeño.
  • Introduce este trozo en un recipiente de agua.
  • Si se empieza a disolver, es temple. Si el trozo de pared se queda intacto en el agua, es pintura plástica.

Truco 2:

Aunque si no tienes ninguna zona de la pared con imperfecciones y no encuentras la forma de arrancar un trocito, o no quieres hacerlo, puedes comprobarlo de esta otra forma:

  • Coge un pulverizador de agua y humedece la pared. No hace falta echar un cubo de agua. Sólo humedecer levemente una zona.
  • Si la pared absorbe el agua y empieza a adoptar un tono ligeramente más oscuro, es temple.
  • Si no lo absorbe, sino que el agua se queda intacta en la pared o resbala, es pintura plástica

Ahora que ya puedes diferenciar cuál es el gotelé que tienes en casa, te explicamos cuáles son las técnicas más apropiadas para cada uno de ellos.

Formas para quitar el gotelé

Existen dos formas para eliminar el gotelé de las paredes:

  1. Raspar para eliminarlo. Esta es la técnica más recomendada para el gotelé al temple porque es más blando y más fácil de quitar.
  2. Cubrir el gotelé añadiendo una capa para dejarlo oculto. Esta técnica es la más recomendada para viviendas que tengan en las paredes gotelé de pintura plástica porque este material es más duro.

Preparación antes de quitar el gotelé

Antes de empezar, independientemente de la técnica que utilices, tienes que preparar la zona. Tapa los marcos de las puertas y ventanas así como los rodapiés, enchufes e interruptores con cinta de carrocero o adhesiva. Protege los muebles y el suelo con plásticos o cartones.

Cuando ya tengas la zona lista para trabajar, prepárate y protégete a ti mismo. Ten en cuenta que vas a estar trabajando, levantando polvo y con olores fuertes, así que ponte una mascarilla, gafas de protección y guantes. Además, te recomendamos que mantengas las ventanas abiertas para que no se acumule polvo en la habitación.

Quitar gotelé de pintura plástica

Si tus paredes son de gotelé de pintura plástica, lo más recomendable es que optes por taparlo con pasta para cubrir el gotelé. Para hacerlo, vas a necesitar los siguientes materiales:

  • Llana o espátula
  • Agua
  • Pasta para cubrir el gotelé en polvo o preparada. Para calcular la cantidad de pasta que te hace falta tienes que medir los metros cuadrados de las paredes (el ancho y el alto). En las especificaciones del producto o los trabajadores de la tienda a la que vayas a comprar te podrán asesorar sobre la cantidad que necesitas.
  • Cubo
  • Lija

Si ya tienes todo preparado, puedes empezar. Pero hazlo sólo en una pared para probar. Si consigues buenos resultados en esa pared de prueba, podrás emplear la misma técnica en las demás sin miedo a dejar imperfecciones.

Para que esta técnica funcione la pared tiene que estar limpia y seca. Si has comprado pasta para cubrir el gotelé en polvo, primero tienes que preparar la disolución. Para ello tienes que mezclar el polvo con agua en las cantidades que te marcan en el recipiente del producto. Un paso clave para conseguir una pared completamente lisa consiste en remover todo de forma constante para conseguir una mezcla homogénea, sin grumos. La textura tiene que ser un punto intermedio entre una solución líquida y una espesa. Si has comprado la pasta preparada, puedes ahorrarte este paso.

Con la pasta lista, tienes que ir poniéndola poco a poco en una llana o espátula e ir aplicándola en la pared. Es muy importante que extiendas la pasta de manera uniforme, para que no queden imperfecciones y consigas que la pared quede lo más lisa posible. También puedes utilizar una pasta para cubrir el gotelé a rodillo para facilitarte aún más la tarea.

Dependiendo del grosor del gotelé, necesitarás dar una o más capas. Si tras dar la primera capa sigues notando rugosidad, vuelve a echar otra. Cada capa de pasta tiene que tener un grosor de unos 4 o 5 milímetros. Si necesitas dar más de una capa tienes que esperar a que se seque una media hora antes de poner la segunda.

Cuando termines con la pasta, tienes que dejarlo secar de un día para otro. El siguiente paso consiste en lijar toda la pared para dejarla completamente lisa y eliminar las imperfecciones que queden.

Después de alisarla, retira el polvo sobrante y deja volar tu imaginación. ¿Vas a poner papel pintado? ¿Buscas una técnica de pintura moderna? ¿Quieres poner plaqueta para conseguir un efecto rústico? Ya has conseguido eliminar el gotelé y tan sólo te queda decidir cómo quieres que sea tu nueva pared.

Quitar gotelé al temple

Si tienes una pared con gotelé al temple puedes utilizar cualquiera de las dos técnicas que acabamos de explicar para quitarlo. Si quieres rasparlo y que desaparezca para siempre, vas a necesitar los siguientes materiales:

  • Masilla
  • Cubo de agua con esponja o pulverizador
  • Espátula o llana
  • Lija

El primer paso para quitar el gotelé es humedecer la pared para que el material se ablande. Cuando notes que el tono de la pared se oscurece ligeramente y está más blando, tienes que empezar a raspar el gotelé con una espátula o una llana. La parte más costosa de esta técnica es tener que raspar el gotelé de toda la pared. Procura hacerlo con cuidado para no dejar boquetes ni imperfecciones muy grandes.

Cuando hayas conseguido retirar todo el gotelé y la pared esté completamente seca, aplica masilla en las zonas en las que se hayan quedado imperfecciones, agujeritos o grietas. Tienes que conseguir que la pared sea totalmente lisa.

Después de aplicar la masilla y dejarla secar, tienes que coger la lijadora y aplicarla por toda la pared para conseguir un resultado perfecto. Cuando termines, sólo tendrás que retirar el polvo sobrante y decidir el nuevo aspecto que quieres darle a tus paredes.

Raspar gotelé de pintura plástica

Si a pesar de tener gotelé de pintura plástica, quieres quitarlo y no cubrirlo, puedes recurrir a otras técnicas, aunque no siempre van a asegurarte un resultado perfecto y van a suponer un mayor esfuerzo.

Para ello tienes que utilizar y extender un decapante de relieve por toda la pared. El objetivo de este material es que la pintura se reblandezca para rasparla y quitarla. Si lo consigues, el proceso a seguir una vez quites el gotelé es el mismo que en el apartado anterior.

Cuánto cuesta que me quiten el gotelé

Si prefieres que un profesional haga este trabajo por ti, debes saber que el precio de quitarte el gotelé varía en función de cada empresa. El presupuesto se realiza tomando como referencia el precio por metro cuadrado. El m2 por quitar el gotelé se encuentra entre 6 y 10 euros. En esta cantidad algunas empresas no incluyen el alisado posterior o el acabado, sólo el gotelé.

Además, el precio final de la reforma dependerá tanto de la empresa como de otros factores como de los metros cuadrados en los que tengas que quitar gotelé y del tipo de gotelé que tengas en casa.

Si quieres leer más noticias como Cómo quitar el gotelé, técnicas y consejos, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >