La vacuna española contra el SARS-CoV-2 llegará en 2022 y será de una dosis intranasal (con spray y sin agujas)

Luis Enjuanes, virólogo del CSIC
NOTICIA de Javi Navarro
22.03.2021 - 11:22h    Actualizado 22.03.2021 - 11:24h

España también quiere tener vacuna propia conta el SARS-CoV-2 y para ello hay 3 ensayos de vacunas en marcha. Una de ellas se lidera desde el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación. Al frente del proyecto está Luis Enjuanes, un virólogo de 76 años que desarrolla su actividad en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) junto a un equipo de 16 personas. Su objetivo es muy ambicioso y persigue la creación de una de las mejores vacunas contra el SARS-CoV-2: “Trabajamos en una vacuna intranasal que se administrará con spray por la nariz y de una sola dosis que será mucho más potente que las actuales”.

Para cuándo la vacuna española

Enjuanes prevé que la vacuna española “estará lista en un año, para principios de 2022, saldremos más tarde que el resto, pero con todo actualizado”, explica. El virólogo se refiere a que la vacuna española contempla y ya está incorporando en los ensayos las mutaciones de las variantes del SARS-CoV-2 de Reino Unido, Sudáfrica y Brasil para ser muy efectiva cuando esté lista.

Características

Enjuanes explica las 3 principales ventajas del prototipo de vacuna en la que se trabaja actualmente contra el SARS-CoV-2 desde el CSIC:

1) Es autoamplificable, lo que significa que la dosis de ARN que se inyecta puede multiplicarse por 5.000 veces dentro del organismo.

2) Genera una inmunidad esterilizante, es decir, las personas vacunadas no solo no enferman, sino que tampoco se infectan ni transmiten el virus.

3) Su administración podría ser intranasal, lo que da mayor protección en las vías respiratorias, la principal puerta de entrada del coronavirus.

¿Cómo se administrará esta vacuna?

El virólogo explica que quieren que la vacuna se administre de forma intranasal, con un spray y sin pinchazos, para que sea más eficiente. “Utilizaremos una ruta de administración intranasal. Este virus entra prioritariamente en nuestro organismo a través de las vías respiratorias, por eso si administras la vacuna de forma intranasal, inmunizas esa zona y la protección es mayor. Esto lo vimos con el prototipo vacunal que desarrollamos para el MERS que vino de Oriente Medio; su eficacia era muy alta porque generaba una inmunidad fuerte. A cambio, hay que hacer más ensayos para demostrar la seguridad. Tenemos dos vías de administración en estudio: la intranasal y la intramuscular, que se inyecta en un brazo. Varias compañías que han fabricado vacunas intramusculares están investigando vías para administrarlas de forma intranasal ­–con sprays– de forma segura. Nosotros vamos a por una vacuna intranasal y de una sola dosis muy potente”.

¿Cuándo estará lista?

La vacunación frente a la pandemia está generando mucho interés respecto a las 3 vacunas que se desarrollan en el CSIC. ¿Qué diferencia esta vacuna de las otras iniciativas españolas?

Enjuanes detalla que “no se ha hecho ninguna de este tipo, puesto que está basada en la manipulación genética del propio SARS-CoV-2, del que hemos derivado un replicón de ARN (que multiplica la dosis génica que desencadena la protección). Esa parte ya está definida, pero necesitamos tecnologías complementarias para la administración de la vacuna. Tenemos que combinar ambas cosas y comprobar que todo funciona, que la vacuna es estable y segura. De aquí al verano de 2021 realizaremos los ensayos con ratones y hámster. Si todo va bien, haremos lo mismo con macacos. Creo que estará lista en el primer trimestre de 2022, entonces habremos obtenido datos de ensayos clínicos para probar la seguridad de la vacuna y poder administrarla entre la población. Nos gustaría ir más deprisa, pero es un modelo nuevo y requiere tiempo”.

La mejor vacuna del mundo

En algunas publicaciones y medios de comunicación ya se habla de que esta vacuna podría ser de las mejores del mundo. ¿Cuáles son sus puntos fuertes frente a otras vacunas? Enjuanes destaca que “esta vacuna no utiliza un solo antígeno para inmunizar, sino varios del propio virus y, como es autoamplificable, puede multiplicar hasta 5.000 veces la dosis inicial. Además, el hecho de ser intranasal aumenta su potencia porque induce inmunidad en las mucosas respiratorias, que se distingue de la inmunidad sistémica en que genera gran cantidad de inmunoglobulinas del isotipo IgA. Hay varias clases de anticuerpos. Los IgM son los primeros que se fabrican pero decaen enseguida. Luego se generan los IgG, que son de larga duración. Pero en las mucosas se producen además los anticuerpos IgA, que muestran una particularidad: tienen cuatro sitios de unión para ‘agarrar’ al virus. Cuando se unen al virus, este ya no puede soltarse, queda neutralizado. Por eso estas inmunoglubulinas IgA son más potentes, y también porque, como se han seleccionado para trabajar en medios exteriores como las mucosas respiratorias o entéricas, su naturaleza es más estable frente a la degradación”.

Y todo parece indicar que las futuras vacunas contra el coronavirus seguirán este camino: “Actualmente no hay ninguna vacuna que reúna todas estas características, pero muchas empresas ya están fabricando vacunas autoamplificables y que se administren vía intranasal. Aunque ninguna ha sido aprobada aún, no tardarán mucho en lograrlo, porque eso abarata costes y hace que sean más efectivas. Estas tecnologías se conocen y ya hay varios prototipos. Más que tecnológico, diría que el problema es lograr la aprobación una vez se hacen productos seguros”.

¿Cuánto durará la inmunidad frente al coronavirus?

Una vez que este tipo de vacunas se administren a la población, ¿cuánto durará su efecto y hasta qué punto será una vacuna eficaz frente a las nuevas cepas o variantes del virus?

Enjuanes lo explica: “Al basarse en un ARN autorreplicante, induce una inmunidad no solo de alto nivel, también de larga duración. En principio nuestra vacuna debería ser más inmunogénica que las que se están suministrando ahora, porque además incluye varias proteínas del virus. Ahora bien, esa duración, para cualquier vacuna que induzca una inmunidad en las mucosas respiratorias, puede ser de 1, 2 o como máximo 3 años. Antes comparaba la inmunidad en mucosas con la sistémica, la que dan las vacunas contra el virus de la polio, el sarampión o la viruela. Esa puede durar 20, 30 o 40 años con una sola dosis. El asunto de las nuevas variantes lo tenemos controlado. La versión en la que nos estamos centrando incluye las mutaciones de los virus del Reino Unido, Sudáfrica y Brasil, y seguramente también de alguna variante de EEUU que ha aparecido en California y Nueva York. Saldremos más tarde, pero con todo actualizado. En todo caso, si esto sigue así, habrá que actualizar las vacunas cada año, como sucede con el virus de la gripe, en función de las variantes que surjan”, concluye.

El científico de dilatada experiencia —recordamos que tiene 76 años de edad— termina diciendo que “para los que somos especialistas en coronavirus resultaba duro abandonar el barco en estas circunstancias. Por eso seguimos trabajando. He extendido mi periodo como ad honorem hasta que vea que la situación está encarrilada y que la dirección del laboratorio queda en buenas manos. Las 16 personas que lo configuramos estamos trabajando al máximo. Esta situación nos ha reunido a todos en torno a un proyecto central: la obtención de la vacuna para lograra que el 70% de la población esté vacunada, momento en que el virus se extinguirá de forma natural debido a que, cuando va a infectar a una persona, fracasa en el 70% de los casos”.

Si quieres leer más noticias como La vacuna española contra el SARS-CoV-2 llegará en 2022 y será de una dosis intranasal (con spray y sin agujas), te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >