Qué es la inflación y cómo se puede parar

Qué es la inflación y cómo se puede parar
NOTICIA de Jessica Pascual
13.09.2022 - 08:23h    Actualizado 14.09.2022 - 09:31h

El ‘aumento de la inflación’, los ‘efectos de la economía en la inflación’ o la necesidad de ‘frenar la escalada de la inflación’ son términos que aparecen a diario en los medios de comunicación. ¿Pero, qué significan todos estos conceptos relacionados con la inflación? Y, lo más interesante de todo, ¿cómo puede pararse? En esta guía puedes consultar el significado de este término económico y las principales medidas que están llevándose a cabo en España para frenar su crecimiento.

Qué es la inflación

La inflación es un término en economía que hace referencia al aumento del precio de los bienes, productos y servicios de un país. Desde los más básicos, como la comida, hasta aquellos secundarios, como las vacaciones. Consecuencia de ello, a mayor crecimiento de la inflación, menor valor de la moneda de ese país. Y se produce lo que se conoce como la devaluación del dinero, esto es, principal efecto de la inflación pudiendo comprar menos bienes y servicios por el aumento del precio de los mismos.

Cuando aumenta la inflación de un país, se necesita más cantidad de dinero para pagar un mismo producto. Es decir, que, por poner un ejemplo, se necesitan cinco euros para comprar un producto que antes de la escalada de la inflación costaba 3 euros. Y nuestro dinero, por tanto, pierde valor.

La evolución de la inflación o de los precios se estudia a través del Índice de Precios al Consumo (IPC). Este indicador se publica cada mes y sirve para conocer la situación económica de un país en un periodo de tiempo. La variación de este indicador interanual en agosto de 2022 fue del 10,5 %, levemente inferior a la del mes de julio, cuando se situó en el 10,8 %. Ante esta escalada imparable de la inflación, la principal cuestión que hay que plantearse es, ¿cómo puede pararse?

Cómo detener la inflación

Para frenar la escalada de la inflación, los Bancos Centrales toman medidas. En concreto, las autoridades aumentan la tasa de interés de la deuda pública. ¿El resultado? En la práctica, se produce un aumento generalizado de los tipos de interés en préstamos bancarios y otros productos financieros, como las tarjetas de crédito.

De hecho, en septiembre de 2022, las autoridades aumentaron en 75 puntos porcentuales los tipos de interés, una subida que no se aplicaba desde hacía más de una década y apenas un mes después de la subida del 0,50 % en agosto. Así, el precio del dinero se encuentra en el 1,25 %, el nivel más alto desde hace una década. Y las previsiones de momento no son buenas y las autoridades no descartan más subidas.

Este aumento de los intereses lleva que las familias tengan que ‘apretarse el cinturón’, sobre todo los que tienen hipotecas a tipo variable, y a reducir el consumo de bienes, productos y servicios. No queda duda de que esta es una medida que tiene sus riesgos, puesto que la falta de consumo de determinados productos puede mermar los ingresos de las empresas y, como consecuencia, una crisis laboral que derive en despidos, además de frenar el desarrollo industrial y del país finalizando en una situación de estancamiento económico o recesión.

En resumen, la inflación es una situación de riesgo para la salud financiera de un país, aunque suele estar delimitada durante un periodo de tiempo. Pero si no se realizan las actuaciones necesarias, es posible que la situación se alargue y las consecuencias económicas sean nefastas.

Tipos de inflación

Para entender por qué un país tiene inflación, hay que distinguir entre los distintos tipos.

  • Por consumo o demanda. Esta es la que se produce cuando la demanda de bienes supera a la capacidad de producción. Si la sociedad demanda tomates a diario, pero las cosechas no lo permiten ni tampoco la importación, se produce este tipo de inflación porque los precios del tomate aumentan de disparatadamente.
  • Por costes. El precio de las materias primas aumenta, tal y como sucede actualmente por las consecuencias de la guerra de Ucrania. Como consecuencia, los productores, aumentan los precios. Todo sube y, sin embargo, los ingresos de las familias son los mismos.
  • Autoconstruida. Es un tipo de inflación que se produce cuando las previsiones son negativas. Los expertos consideran que va a producirse un incremento elevado de los precios y estos se ajustan, generalmente y casi siempre al alza.
  • Por expectativas de inflación. La creencia de un aumento de la inflación provoca un efecto bola de nieve en el que se piden más salarios para combatir los efectos de la inflación. Y los empresarios suben los precios a causa de la subida de los sueldos. Y así sucesivamente. Esto puede provocar la estanflación, una pescadilla que se muerde la cola con efectos más negativos que los de la propia inflación.

Si quieres leer más noticias como Qué es la inflación y cómo se puede parar, te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >