Trucos para dejar los ‘deberes’ hechos antes de las vacaciones


Seis de cada diez trabajadores asegura que su jefe espera que esté disponible durante sus vacaciones

Planifícate antes de irte de vacaciones. Este es lo mejor que te puedes hacer a ti mismo antes de irte de vacaciones para desconectar por completo mientras que disfrutas de tu verano así como a tus compañeros. De hecho, es básico para evitar que las vacaciones nos estresen, puesto que un 58% tiene más trabajo cuando sus compañeros están fuera de la oficina. Así que haz los deberes y vete con la ¡satisfacción del trabajo hecho!

Dos de cada tres trabajadores (el 66%) está contento con la cantidad de días de vacaciones que tiene y un 40% reconoce que puede elegir su periodo vacacional sin problema cuando así lo desea. Sin embargo, disfrutar de unas merecidas vacaciones también supone dejar preparado el trabajo para que tanto el periodo vacacional como el temido regreso no sean tan agobiantes para el empleado.

Irnos de vacaciones nos estresa

Todos necesitamos desconectar del trabajo durante las vacaciones, pero los últimos días laborales antes del descanso suelen ser frenéticos, ya que es necesario dejar todo listo para la fecha u organizar el trabajo para aquellos compañeros que se quedan.

Un 28% de consultados dice sentirse incómodo cuando se va de vacaciones por el hecho de que otros compañeros tengan que hacer su trabajo. Y un 58% reconoce que con el descanso de sus compañeros aumenta su carga de trabajo. La situación es aún más estresante si coincide la ausencia de nuestros compañeros con nuestro último día antes de vacaciones, ya que un 59% de trabajadores afirma que cuando tiene un día libre, siempre está más ocupado el día de antes.

10 consejos útiles para planificar y organizar las vacaciones laborales

1. Planificación

La organización comienza por la planificación de todas las actividades que hay que realizar antes de irnos de vacaciones. Algo tan simple como escribir un listado de tareas, actividades o personas de contacto en caso de emergencia puede resultar realmente útil.

2. Organizar los recursos

No todo el trabajo se puede adelantar ni todos los imprevistos se pueden tener bajo control. Antes de iniciar las vacaciones, hay que planificar las tareas que se quedarán pendientes o aquellas que pueden surgir en el último momento y verificar qué puede ser necesario y con qué ayuda vamos a contar. De esta manera, se puede realizar un esquema con tareas y los responsables de cada una de ellas.

3. Delegar

Si el trabajador tiene alguna tarea que debe ser ejecutada antes del término de sus vacaciones, puede encomendarlo a otra persona. Aprender a delegar también es un hábito que ayudará a gestionar mejor el tiempo.

4. Planificar reuniones claves

Las vacaciones pueden interrumpir el inicio de un proyecto, por eso es mejor adelantar o retrasar las vacaciones para evitar que temas importantes se queden «a medias».

5. Priorizar

Al igual que con las reuniones, hay que identificar qué tareas son prioritarias y cuáles están en un segundo orden. La asignación de tiempos también es muy útil para valorar qué tiempo se debe dedicar a cada una de las tareas.

6. Informar de la marcha

Es conveniente dejar programado un mensaje en el correo electrónico y/o buzón de voz para avisar de los días de ausencia. También es preciso informar a los contactos principales, ya sean compañeros, proveedores o clientes.

7. Reuniones dentro del equipo

Antes de la marcha, es conveniente realizar al menos una reunión con el resto de compañeros o con nuestro jefe para dejar clara la situación del trabajo, tareas pendientes y posibles personas responsables o de contacto en cada caso.

8. Ordenar el puesto de trabajo

Ordenar el puesto de trabajo permite al trabajador identificar tareas pendientes y dejar todo listo para que la vuelta a la actividad sea más sencilla y rápida.

9. Planificar el regreso

Es recomendable anotar las tareas que se deben realizar a la vuelta. Así el trabajador sabe en todo momento en qué momento se encuentran sus procesos y cuáles debe retomar.

10. Cumplir con los compromisos

La base de cualquier buena organización es seguir al pie de la letra el plan marcado. De esta manera, se llevará un control sobre los tiempos de trabajo y se podrá llevar a cabo todo lo planificado en un primer momento.

Una buena planificación no sólo nos ayuda a ejecutar de manera más eficiente todo el trabajo antes de irnos de vacaciones, evitando el estrés o la ansiedad del último momento, sino que nos facilita la vuelta al tener todas las tareas organizadas.

¿Cómo prepararse antes de irnos de descanso?
Hay una serie de pautas que nos ayudarán a los trabajadores a la hora de abandonar nuestro puesto durante unos días.

Reuniones dentro del equipo. Antes de la marcha es conveniente realizar al menos una reunión con el resto de compañeros y/o el jefe para dejar clara la situación del trabajo, tareas pendientes y posibles personas responsables o de contacto en cada caso.

Planificar. La organización y la planificación sirven para evitar problemas de última hora. Dentro de esta planificación también se debe incluir aquellas tareas que nos encontraremos a la vuelta. De esta manera, el retorno también será más sencillo.

Ultimo día tranquilo. Procurar que el último día de trabajo sea relajado, lo que nos permitirá irnos con la sensación de trabajo bien hecho y no arrastrar un estrés añadido a nuestro destino vacacional.

Delegar tareas. Muchos trabajadores, en especial aquellos con más responsabilidad, no son capaces de delegar su trabajo en otros compañeros y tienen más problemas para desvincularse de su día a día, incluso en vacaciones. Decida en quién va a delegar la tarea. Si algo no es urgente, escoja a la persona más indicada para realizar el trabajo. Dentro de las empresas hay siempre personas capaces aunque no tengan experiencia en esa área en concreto.

Informar a compañeros, clientes y proveedores de nuestro período vacacional para que lo tengan en cuenta y no entorpezcan nuestro relax.

La dirección de la compañía debe dar ejemplo. Los directivos y mandos de la empresa deben «predicar con el ejemplo», evitando contactar con sus empleados y respetando sus períodos de vacaciones.

Disfrutar de un período largo de vacaciones al menos una vez al año. La mayoría de trabajadores necesita al menos dos semanas de vacaciones para poder desconectar, por eso es conveniente elegir una vez al año un período largo de descanso para olvidarse del trabajo.

Evitar conectarse. Las nuevas tecnologías dificultan la necesidad de desconectar del trabajo. Para «desconectar» es necesario dejar el móvil y el e-mail apartado lo máximo posible.

Cambiar la rutina en vacaciones. Aunque sea sólo por unos días, es conveniente cambiar la rutina diaria y los horarios, bajando el ritmo de actividad.

Elegir actividades que gusten. Si durante las vacaciones se escogen actividades que realmente gusten se conseguirá mantener la mente alejada del trabajo.

Recomendaciones para desconectar en vacaciones

Abstraerse del trabajo y olvidarse de los problemas laborales
Durante la temporada estival ayudan al profesional a disminuir su nivel de estrés y facilitan su reincorporación una vez finalizado su periodo vacacional. La mente, al igual que el cuerpo, necesita descansar, por lo que desde Randstad, gracias a la experiencia adquirida por su servicio en el sector de los recursos humanos, se lanzan una serie de recomendaciones para desconectar en verano:

Dejar todo lo que puedas cerrado
La preocupación del profesional aumenta de manera proporcional a la cantidad de temas pendientes que quedaron por cerrar antes de comenzar sus vacaciones. No dejar cabos sueltos antes de marcharse de la oficina es la mejor manera para no tener que estar pendiente del trabajo.

Planificar correctamente tus vacaciones con tu equipo
El delegar adecuadamente tus responsabilidades permitirá que la calidad del servicio de tu empresa no se reduzca en tu ausencia. Comunicar interna y externamente qué persona te va a sustituir; dejarle a ésta la información accesible para poder atender las necesidades que surjan…

No se trata de que alguien recoja los temas que llegan para ti y los acumule en tu bandeja de entrada esperando a que vuelvas, sino de que los resuelva mientras no estás con la misma calidad que lo harías tú, y viceversa, que le tomes el relevo a tu compañero cuando él se marche a disfrutar de su merecido descanso.

Practicar deporte
Mens sana in corpore sano. Practicar ejercicio a diario ayuda a olvidarse de la rutina laboral y a ordenar las ideas. A pesar de que no se haya realizado a diario durante el año, las vacaciones estivales son un momento perfecto para comenzar a coger este saludable hábito.

Apagar el móvil, al menos durante unas horas
El avance de la tecnología sin cables ha llevado a los trabajadores a estar conectados con su trabajo constantemente a través del teléfono móvil, con lo que olvidarse de ello durante las vacaciones parece un ejercicio imposible. Aunque muchos no se vean capaces, apagar el móvil durante varias horas al día ayudará al empleado a desconectar.

Redes sociales sí, pero sólo para divertirse
Para muchos las redes sociales son una prolongación de su trabajo, incluso su trabajo en sí, pero en verano hay que moderar su uso. Se pueden utilizar para contactar con amigos o familiares, ésta es la mejor época para hacerlo.

Viajar
Qué mejor forma de olvidarse de la rutina laboral diaria que conociendo un paraje completamente diferente. El trabajador debe olvidarse del móvil, de la tableta, del ordenador y del resto de sus aparatos electrónicos; pueden ser un complemento para disfrutar, pero no el medio para ello.

Cuidado con estar todo el día pendiente del móvil o el ordenador

La sobresaturación digital es un problema actualmente. La importancia de saber desconectar en vacaciones es crucial para volver con las ‘pilas cargadas’. Por este motivo, debes disminuir el número de horas diarias de conexión a Internet para disfrutar de verdad de tu periodo de descanso y realizar otras actividades beneficiosas para la salud.

Además, este año y como consecuencia de la crisis del coronavirus, el teletrabajo ha crecido mucho entre los trabajadores y todavía muchos límites entre la actividad laboral y familiar se han vuelto muy difusos.

Andrés Córdoba, psicólogo de Blua de Sanitas, señala que «hay que aprovechar las vacaciones de verano para desconectar de Internet y reducir las horas de conexión tanto si son por trabajo como por ocio», destaca. Y recuerda que el abuso de la tecnología es, muchas veces, «la antesala de una posible adicción si la persona que la utiliza tiene ciertas carencias afectivas y o emocionales, o si presenta factores biopsicosociales relacionados con los comportamientos adictivos, cuyo fin último es obtener una satisfacción inmediata».

Uso responsable de la tecnología en vacaciones

Para que seamos nosotros quienes controlemos la tecnología y no ella a nosotros, hay que:

  • Ponte un horario de conexión y respétalo. Tanto si tienes que consultar el correo electrónico del trabajo como si lo que quieres es revisar las redes sociales, intentar hacerlo a una hora determinada que tenga un principio y un final. Un buen consejo es hacerlo al principio o al terminar el día, lo importante es que te marques un horario y, salvo urgencias, lo respetes.
  • Céntrate en el presente. Vivir hiperconectados nos aleja del aquí y del ahora, así que aprovecha el verano para disfrutar y valorar las pequeñas cosas de tu alrededor.
  • Haz lo que te plazca. Realiza actividades placenteras y no te conformes con ver en las redes sociales lo que hacen los demás, apuesta por tomar la iniciativa y hacer todo aquello que no puedes durante el resto del año y para lo que ahora tienes tiempo. Cocina, practica la relajación con yoga, haz aquello para lo que nunca encuentras tiempo…
  • Relaciónate. Fomenta las relaciones interpersonales en persona, en medida de lo posible siguiendo las recomendaciones por el Coronavirus. Hablar por whatsapp o videollamadas está bien, pero es mil veces mejor si quedas con esa persona a la que hace tiempo que no ves u organizas una quedada familiar o con amigos. Recuerda mantener la distancia física que garantice que esta reunión es totalmente segura.

Para un tercio de los trabajadores es imposible desconectar durante las vacaciones

Mujer y universitaria tarda más en desconectar en vacaciones

Uno de cada tres trabajadores recibe correos electrónicos o llamadas telefónicas de carácter profesional durante sus vacaciones, lo que les impide 'desconectar' de su trabajo en sus días de descanso, según un estudio de Randstad, que revela que la misma proporción de empleados (34%) considera que el trabajo no saldrá adelante sin sus aportaciones. Aprende cómo evitar el estrés de las vacaciones.

La compañía de recursos humanos ofrece en este estudio una serie de consejos para evitar el estrés en vacaciones debido a las dificultades que tienen muchos trabajadores para aislarse de su actividad profesional en esos días. De hecho, un 15% de los trabajadores encuestados por Randstad confiesan haber empezado «agobiados» sus vacaciones, y el 8% afirma que no se cogerá más de una semana de descanso ante el temor a que las cosas puedan complicarse durante su ausencia.

Además, uno de cada cuatro dice tener la impresión de haber iniciado sus vacaciones sin haber acabado su trabajo, y el 14% asegura que no logra delegar y dejar de lado su actividad profesional cuando está fuera, situación que se da en mayor medida entre los puestos de más responsabilidad.

Cómo desconectar

Para Randstad, la fórmula para evitar el estrés durante las vacaciones requiere no encender el ordenador, entrenarse para 'desconectar' y controlar las expectativas puestas en el periodo vacacional. Otros remedios eficaces contra el estrés pasan por tener un último día de trabajo tranquilo, preparar bien las vacaciones, cerciorarse de que éstas sean lo suficientemente largas y no «forzar la máquina».

Randstad recuerda que el estrés cada vez afecta a más personas durante sus vacaciones, lo que imposibilita la ansiada desconexión con el entorno laboral y las responsabilidades diarias en el lugar de trabajo.

Mujer y universitaria tarda más en desconectar en vacaciones

Las mujeres reconocen por encima que los hombres (16% frente a 14%) que les cuesta más desconectar en vacaciones de su trabajo. A mayor nivel formativo, más difícil resulta olvidarse completamente de su rutina laboral diaria. ¿Recomendaciones? Dejar todo cerrado, practicar deporte, apagar el móvil, participar en redes sociales como modo de diversión y viajar.

Recién comenzado agosto, y con muchos profesionales disfrutando ya de la temporada estival, un 85% de los españoles asegura que desconecta del trabajo durante sus vacaciones de verano, según una encuesta realizada por la empresa de recursos humanos Randstad. Este trabajo analiza los hábitos y la vinculación de los trabajadores con su empleo y empresa durante esta época del año.

Una semana seguida para desconectar en vacaciones

Si se analiza el tiempo que requieren para desconectar en vacaciones los encuestados, se aprecia que seis de cada diez (62%) necesitan al menos una semana para olvidarse completamente de su rutina laboral diaria. Peor lo tiene el 38% restante, que sitúa el tiempo mínimo necesario para desconectar de su trabajo en los 15 días o más. Esta tendencia se repite en toda España con datos muy similares.

Ellos desconectan del trabajo con algo más de facilidad

Las mujeres reconocen en un porcentaje ligeramente superior al de los hombres (16% frente a 14%) que les cuesta más desconectar de su trabajo durante sus vacaciones. Asimismo, necesitan más tiempo, ya que un 41% de ellas afirma que requiere de dos semanas de descanso laboral o más para conseguir desconectar, mientras que en los hombres este porcentaje alcanza el 35%.

También existen diferencias en cuanto al nivel de estudios y el tiempo que precisan para desconectar, constatándose que a mayor nivel formativo, más difícil resulta desconectar del trabajo. A los que más les cuesta es a los que tienen estudios universitarios, donde uno de cada cuatro profesionales (24%) reconoce no conseguir olvidar sus obligaciones laborales durante la temporada estival. Le siguen Formación Profesional (12%), Bachillerato (9%) y EGB-eSO (8%).

De los datos obtenidos en la encuesta realizada por Randstad se desprende que el perfil del profesional al que más le cuesta desconectar de su trabajo durante las vacaciones estivales es una mujer de entre 25 y 34 años con estudios universitarios.

Si estás de vacaciones y piensas en el trabajo, no eres el único

El 36% de las personas reconoce que piensa en el trabajo durante vacaciones. Estas personas, conocidas como ‘workoholic’ o trabajólicos, son las que no son capaces de desconectar del trabajo. Si piensas que llenar tu agenda de actividades te hará olvidar de las cargas laborales, impedirás que tu cuerpo se relaje y agotarás aún más tu cuerpo. A continuación te enseñamos siete consejos para combatir el estrés en vacaciones:

Los profesionales del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) advierten de la necesidad de descansar y desconectar del trabajo en vacaciones al menos durante 10 días. Marina Dolgopol, directora del CEETA, explica que «hoy en día, es más que frecuente encontrar en nuestras consultas a pacientes que explican que su problema comenzó durante sus vacaciones».

Los síntomas que suelen relatar incluyen irritabilidad, respuestas con sobresalto, inquietud, dificultad para la espera, insatisfacción, temores irracionales, enojos frecuentes, dificultades en la interacción con otros, dificultades en el tracto digestivo, opresión en el pecho, cefaleas, temor irracional a padecer una enfermedad seria, pensamientos catastróficos, y hasta una crisis de pánico o un trastorno de ansiedad generalizada caracterizado por una preocupación excesiva y desproporcionada alrededor de temas relacionados con el trabajo.

Todo ello genera peleas y discusiones con el entorno social, generalmente el familiar, cuando se está de vacaciones, lo cual hace olvidar rápidamente el merecido descanso.

«El perfil característico de este tipo de personalidad es llamado workoholic o «trabajólicos», definidos como «adictos al trabajo«, explica Marina Dolgopol, que añade, «se trata de individuos ansiosos, hiper exigentes, a quienes les es más sencillo cumplir de forma permanente con obligaciones, que dejar de hacerlo. Esto último, en más de una oportunidad, les genera más ansiedad, es decir, al coger vacaciones o «parar» con la actividad, quedan sin el vehículo de descarga habitual, que es trabajar, lo cual termina provocando más ansiedad y estrés que si continuaran con la vida cotidiana».

Si durante las vacaciones las personas tienen una agenda agotadora, que incluya paseos, museos, mar, playa, bicicletas durante todos los días, organizada según horarios estrictos, lo único que se estará modificando es el tipo de compromisos que se adoptan, pero no el esfuerzo que requieren los mismos. Si hacemos caso omiso a la necesidad de que nuestro cuerpo se adapte a una situación nueva, aunque sea un período de vacaciones, lejos de darnos un descanso estaremos sobre exigiendo nuestro cuerpo y aumentando la probabilidad de aparición de los síntomas anteriormente nombrados.

Siete consejos para vacaciones

Marina Dolgopol, Directora del Centro de Estudios Especializados en Trastornos de Ansiedad (CEETA) enumera algunos consejos para que las vacaciones logren su objetivo: relajarnos.

1.- Lograr colocarse límites a uno mismo y a otros (no ceder frente a las demandas laborales que no respetan el tiempo vacacional)

2.- Buscar actividades placenteras que generen satisfacción personal, y puedan funcionar como «vehículo de descarga» tensional: actividades físicas, sociales, o hasta mentales como juegos de ingenio.

3.- Mantener una alimentación equilibrada, combinándola con el placer de ingerir alimentos diferentes y de sabor agradable, ya que tienden a disminuir los niveles de ansiedad.

4.- Delegar en otros, desestimando la falsa creencia «nadie lo hará mejor ni más rápido que yo».

5.- No pretender generar cambios radicales en la personalidad.

6.- Darle tiempo al cuerpo para que se adapte a los cambios de clima, agua o alimentación.

7.- Tener un ultimo día de trabajo tranquilo.

Estos consejos surgen porque cada vez es mayor el número de personas que sufren de estrés, aún en el receso vacacional. Para ellos, las vacaciones en vez de ser un momento para relajarse y olvidarse de preocupaciones, pasan a ser todo lo contrario, ya que no logran desconectarse de su actividad laboral cotidiana.

Cifras del estrés
Desconectar del trabajo en vacaciones no se nos da demasiado bien. El 36% de las personas reconoce que piensa en el trabajo durante sus días de descanso y un 42% afirma que responde emails o llamadas relacionadas con su empleo.

Estas cifras no obstante van en línea con el resto de Europa: un 31,7% de franceses piensan en el trabajo; también lo hacen un 40,2% de alemanes y sólo un 27,2% de holandeses.

Este año será más difícil cuadrar las vacaciones con el resto de compañeros que en anteriores ejercicios, debido a las reducciones de plantilla.

Más de la mitad de los españoles, en concreto el 51%, piensa en el trabajo durante sus vacaciones, proporción que ha aumentado en casi un 20% desde 2009 por el estrés provocado por la crisis y la incertidumbre que provoca entre los trabajadores.

¿Desconectar en vacaciones? Complicado

Un 59% de empleados reconoce que este año necesita más las vacaciones que el año anterior. Tal vez las jornadas laborales de los empleados se están haciendo más cuesta arriba con la crisis. Tal vez por eso también un 36,3% afirma que piensa en el trabajo durante sus vacaciones, una cifra sensiblemente superior a la del año pasado, que se situaba en un 25%. Esta es una tendencia habitual entre los trabajadores y la crisis parece que ha hecho mella en este sentido, haciendo que los empleados se encuentren más preocupados por su futuro profesional, incluso durante su descanso. Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que un 42% de encuestados contesta llamadas y/o correos electrónicos durante sus días de descanso, lo que a priori dificulta la posibilidad de desconectar.

¿Cómo afectan las vacaciones a los trabajadores? ¿Ha incidido la crisis en los días de descanso de los empleados o en sus tareas? Randstad, líder en soluciones de recursos humanos, ha preguntado a los candidatos acerca de cómo preparan sus vacaciones y cómo la recesión ha incidido en este sentido. El estudio «Randstad Workmonitor» ya ha indagado sobre otras cuestiones del mercado laboral, como el miedo a perder el empleo o el grado de satisfacción laboral (muestra de 23.058 encuestas online). En esta ocasión, el informe se centra en la capacidad que tienen los trabajadores de desconectar de su trabajo durante sus vacaciones.

En primer lugar, aunque no es el miedo a perder el empleo en lo que piensan los empleados, sino en mejorar su puesto de trabajo: un 31% reconoce que reflexiona sobre posibles mejoras.

Estas cifras no obstante van en línea con el resto de Europa: un 31,7% de franceses piensan en el trabajo; también lo hacen un 40,2% de alemanes y sólo un 27,2% de holandeses.

Más trabajo antes de vacaciones

La crisis también ha dañado las expectativas y formas de trabajo, ya que un 41% de empleados afirma que este año será más difícil cuadrar las vacaciones con el resto de compañeros que en anteriores ejercicios, debido a las reducciones de plantilla. La recesión también ha incidido en el estrés y preocupación de los empleados, tal y como demuestra que hasta un 59% de consultados por Randstad reconoce que este año necesita más vacaciones de lo habitual.

Cómo desconectar
El descanso no sólo es adecuado sino necesario para la salud de los trabajadores. Fomentar y propiciar que los empleados desconecten durante su tiempo libre debe ser una regla más de las políticas de recursos humanos de las compañías. Tal y como aludían los propios empleados, la crisis ha incidido en un aumento de tareas y estrés en los equipos, que unido al miedo a la posibilidad de perder un empleo ha hecho que los trabajadores estén esperando ansiosamente la llegada de sus vacaciones. De hecho, el descanso es necesario para incrementar la productividad de los trabajadores: un 69,9% reconoce que rinde mejor cuando ha tenido al menos un día libre.

Cuando las vacaciones no ayudan a desconectar del trabajo

En una época de vacaciones como es el verano y en la que la gran mayoría de los trabajadores ansía coger unos días de descanso para olvidarse de su rutina diaria, son muchos los que no logran desconectar de sus obligaciones. La empresa de recursos humanos ALTA GESTION ha querido conocer cual es el comportamiento de los trabajadores españoles al respecto en sus días de vacaciones.

Debemos tener en cuenta que según los datos del estudio realizado por ALTA GESTION entre más de 500 trabajadores de toda España, la duración media del desplazamiento veraniego se sitúa entre 1 y 3 semanas (87%); tan sólo un 9% disfruta de menos de una semana de vacaciones en verano y un 4% se suele tomar entre 3 y 4 semanas. Además, la encuesta nos revela que la mayoría de los trabajadores (77%) eligen destinos como la playa, la montaña, el extranjero o su lugar de origen para salir de vacaciones, mientras que un 23% dice pasar sus días libres en su lugar de residencia habitual.

Según el sondeo, un 52% de los encuestados logra «desconectar» de su trabajo desde el primer día de vacaciones, mientras que un 11% dice no poder desconectar en su periodo vacacional.

Podemos observar como el porcentaje de personas que no logra desconectar de sus obligaciones laborales durante las vacaciones es mayor entre aquellos trabajadores que pasan estos días en su residencia habitual que entre los empleados que eligen otros destinos para disfrutar de su tiempo libre. Del mismo modo, aquellos que salen de viaje o cambian su lugar de residencia habitual por otro durante sus vacaciones desconectan más fácilmente desde el primer día (51%) que los que no lo hacen (44%).

También es destacable que el mayor porcentaje de personas que no logran desconectar de su trabajo se encuentra entre aquellos que disfrutan de menos de una semana de vacaciones durante los meses de verano.

Como dato curioso, la encuesta nos apunta que las mujeres desconectan más pronto que los hombres en sus días de vacaciones, ya que según nos revelan los datos existe un mayor porcentaje de mujeres (53%) que de hombres (49%) entrevistados que desconectan desde el primer día de sus vacaciones y el porcentaje de trabajadores que desconecta tras la primera semana también es mayor entre las mujeres (31%) que entre los hombres (28%).

Por todo ello, desde ALTA GESTION se recomienda coger de 2 a 3 semanas de vacaciones para lograr descansar y desconectar correctamente del trabajo y a ser posible intentar salir de nuestro lugar de residencia habitual para conseguir deja atrás la rutina laboral diaria.

La mitad de empleados españoles tendrán que trabajar también durante sus vacaciones

La mitad de empleados españoles tendrán que trabajar también durante sus vacaciones

Uno de cada dos españoles trabajará durante sus vacaciones, menos horas que en una jornada de trabajo normal, pero al menos el 38% de los empleados trabajará entre una y tres horas al día durante las vacaciones. Y el 13% de los encuestados dedicará más de tres horas a tareas profesionales. Por su parte, los hombres tienen más dificultades para desconectar en sus periodos de descanso del curro que las mujeres.

Un creciente número de trabajadores de todo el mundo renunciará a parte de sus vacaciones este verano, según el último estudio global elaborado por Regus, proveedor mundial líder de espacios de trabajo flexible, entre más de 26.000 empresarios de todo el mundo. En España, los resultados indican que un 47% de los encuestados tendrá un nivel de dedicación similar al de un día de trabajo normal, aunque ligeramente reducido.

En esta misma línea, el 38% de los profesionales españoles señala que trabajará entre una y tres horas al día durante las vacaciones de verano, mientras que un 13% piensa dedicar más de tres horas al día en tareas profesionales.

A nivel global, este fenómeno se mantiene en el resto de países encuestados, de manera que los trabajadores españoles se sitúan cerca de la media. Así, un 39% de los profesionales de negocios de todo el mundo asumirá sus días de vacaciones como una jornada laboral ligeramente reducida, mientras que un 17% piensa trabajar más de tres horas al día y un 41% dedicará entre una y tres horas.

Hombres y mujeres
El estudio también determina que los hombres tienen más dificultad para desconectar. En concreto, el 42% de los hombres encuestados convierte sus vacaciones en parte de su calendario laboral, comprometiéndose a realizar llamadas, responder al correo electrónico y atender sus responsabilidades diarias. Aún así, una proporción muy elevada de las mujeres profesionales (34%) se compromete a mantener el mismo nivel de trabajo.

En este sentido, el 44% de los profesionales varones de todo el mundo indica que trabajará entre una y tres horas al día, en comparación con el 35% de las mujeres. Además, el 18% de los hombres dedicará más de tres horas al día al trabajo en comparación con un 16% de las mujeres profesionales.

Phillippe Jiménez, Country Manager de Regus en España comenta: «La dedicación que muestran personas de todo el mundo al trabajo es admirable y un elevado porcentaje de los profesionales de negocios se lleva el trabajo a casa. No obstante, esto también se puede interpretar como un indicador de que se sienten agobiados o inseguros en sus trabajos y no pueden desconectar como es debido. Los efectos del estrés en el lugar de trabajo están bien documentados, por lo que es importante que los trabajadores saquen algo de tiempo para desconectar”.

Las nuevas tecnologías móviles y de videoconferencia hacen posible trabajar prácticamente desde cualquier parte del mundo. Sin embargo, estas innovaciones deberían canalizarse para ayudar a los profesionales a trabajar de forma más flexible y productiva, y no para que lo hagan en todo momento. Permitir que los trabajadores reduzcan los desplazamientos o trabajen más cerca de casa puede ayudar a que trabajen de forma más eficaz, para que de verdad puedan dedicar sus vacaciones a relajarse.

Consulta legal: ¿Puede mi empresa obligarme cuando quiera a que coja las vacaciones?

La colegiada María del Mar Lesmes Arenas es Abogada, abogada en Madrid, comenta que «el artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, que se refiere a las vacaciones anuales, viene a decir que el período o períodos de su disfrute se fijan de común acuerdo, en virtud de lo establecido en el convenio colectivo que te afecte sobre la planificación anual de las vacaciones. Por tanto, tu empresa no puede obligarte, debe cumplir con lo establecido en este artículo».

Si hay desacuerdo, la que decide es la jurisdicción competente que fija la fecha y su decisión no se puede recurrir. Si llegara el caso, acude a un Abogado especialista en derecho laboral.

Otra cosa que debes saber, es que cada empresa fija su calendario de vacaciones y tienes derecho a conocer las fechas que te correspondan, por lo menos, dos meses antes del comienzo a disfrutarlas.

Otro tema importante es que tienes derecho a disfrutar las vacaciones aunque haya terminado el año natural al que correspondan, si se dan las siguientes circunstancias previstas en el segundo párrafo del apartado 3 del artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores.

Seis de cada diez trabajadores asegura que su jefe espera que esté disponible durante sus vacaciones

Los españoles estamos en el podio de los europeos que más trabajamos durante las vacaciones. España es el tercer país con más empleados trabajando en su tiempo de descanso (66%), por detrás sólo de Italia e Irlanda (75%). Hasta el punto de que un 63% de los españoles afirma que su jefe espera que esté disponible durante sus vacaciones, según la encuesta que ha realizado Yougov para lastminute a 10.203 adultos encuestados (1.000 en España).

En lugar de relajarnos durante las vacaciones, un 66% de los españoles reconoce trabajar durante sus días de descanso. España se coloca así en el podio de los europeos que más trabajan en vacaciones, por detrás sólo de de Italia e Irlanda (75%) y muy por encima del promedio europeo (58%). En el otro extremo, y por debajo de la media europea, se encuentran alemanes y británicos (45% cada uno) y suecos (43%). Estos son algunos de los datos obtenido en la encuesta realizada por la agencia de viajes online lastminute.com entre 10.200 adultos de nueve países: Reino Unido, Irlanda, Alemania, Francia, Italia, España, Suecia, Noruega y Dinamarca).

De vacaciones con el jefe
Irse de la oficina y dar carpetazo a los asuntos laborales durante el fin de semana, un par de días, una semana o dos parece ser misión imposible para una gran parte de los europeos. Un 47% de los trabajadores en Europa afirma que su jefe espera que esté disponible durante sus vacaciones, un promedio que superan de nuevo los italianos (74%), los españoles (63%) y los irlandeses (60%). En la cola se encuentran noruegos y alemanes (36% cada uno) y británicos (34%).

Sin embargo, tener un porcentaje bajo no significa que finalmente no se produzca una interrupción laboral durante las vacaciones: 7 de cada 10 empleados en los países encuestados son contactados durante su tiempo libre. Noruega tiene el porcentaje más alto (79%), seguido por Reino Unido (75%), Irlanda (74%), Italia y Dinamarca (72% cada una), Francia (70%), Suecia (67%) y Alemania (64%). En el último lugar se encuentra España (60%).

Temas pendientes, mucha responsabilidad, disfrute… e incluso miedo a perder el trabajo
Ya no es sólo el jefe, hay otras muchas razones que empujan a los empleados españoles a estar disponibles durante sus vacaciones. Los trabajadores españoles esgrimen tres razones principales: la más común es la de tener siempre algo por hacer (38%), seguida por el sentido de la responsabilidad (34%) y finalmente por el disfrute que les supone el trabajar (19%).

El miedo a perder el trabajo es otra de las razones expuestas y, de hecho, los trabajadores españoles son los que más trabajan en vacaciones por miedo a perder su trabajo. Siendo la media europea del 8%, el 14% de los españoles alude a ese miedo al despido como una de las razones del por qué trabajan durante su tiempo de descanso. Los irlandeses y alemanes (10%) son los segundos y terceros en este ranking, seguidos por británicos (9%), franceses e italianos (7%), daneses (5%), suecos (4%) y noruegos (4%).

El miedo a perder el trabajo deja sin vacaciones a la mitad de los trabajadores

Aunque muchos ya están disfrutando de sus vacaciones y otros tantos están contando las horas para desconectar del trabajo, este año son mayoría los que se quedarán sin vacaciones. El 51,43% de los trabajadores afirma que este verano se va a quedar sin vacaciones a causa de la crisis, según una encuesta realizada por Randstad a una muestra aleatoria de 1.136 personas por toda la geografía española.

Este porcentaje es la media de las personas con y sin empleo, pero las diferencias son más que notables cuando se analiza la situación laboral del consultado. Un 64,91% de las personas desempleados reconocen que se van a quedar sin vacaciones este año, ya que no han conseguido un empleo y ésta es su máxima prioridad. Los que actualmente tienen un trabajo, como es lógico, son más optimistas y sólo un 35,09% de las personas que actualmente tienen un empleo reconocen que este año no disfrutaran vacaciones.

Los más desafortunados ante las vacaciones son los extranjeros, sin empleo, sin estudios y en el grupo de edad de entre 24 y 29 años.

Tras estos datos se encuentran toda una serie de factores. En primer lugar, son los extranjeros los que más están notando los azotes de la crisis y los que más dificultades están encontrando para acceder a un empleo: han reducido su presencia en el mercado y tienen tasas de desempleo por encima de los nacionales.

Muchos de ellos también están agotando su prestación por desempleo. Actualmente, hay 3,1 millones de personas que perciben prestaciones por desempleo, siendo acusado el aumento paulatino del número de perceptores que proceden del extranjero. Ante esta situación, es lógico que sea principalmente el colectivo inmigrante el que renuncie a sus vacaciones.

Inmigrantes

Otro factor que incide en que sean los inmigrantes los más perjudicados es su nivel educativo. La formación incide directamente en las posibilidades de poder disfrutar o no de unos días de descanso por sus vinculaciones con el mercado. Las personas sin estudios declaran en un 30,77% de los casos que tendrán vacaciones, frente al 66,25% de universitarios, por ejemplo.

Esta clara diferencia se encuentra no sólo en que, por lo general, a mayor nivel formativo mayor salario, sino en que son las personas con un nivel educativo superior las que han mantenido en mayor número su puesto de trabajo o las que, en el caso de quedarse en paro, han encontrado otro más rápidamente.

Además, la estabilidad laboral está íntimamente relacionada con la formación, de ahí que, a mayor nivel formativo, mayor capacidad económica para disfrutar de vacaciones. De nuevo aquí los grandes perjudicados son los inmigrantes, ya que cuentan de media con un nivel formativo inferior o no han podido convalidar con éxito sus títulos universitarios.

Sin embargo, también hay lado positivo al analizar los datos. El porcentaje más alto de personas que reconocen que sí se van de vacaciones son las españolas, con un nivel formativo alto (normalmente tituladas universitarias) y que se encuentran en el grupo de edad de entre 30 y 44 años.

Detrás de esta afirmación se encuentra una estabilidad tanto económica como laboral, ya que en este grupo de edad es cuando menos se ha reducido la ocupación y de hecho ha aumentado entre mujeres de entre 40 y 44 años.

Como conclusión, todo indica que el miedo y la preocupación se han instaurado entre los trabajadores, a pesar de que los indicadores económicos comienzan a hablar de una lenta recuperación.

El miedo a perder el trabajo lleva al 20% de los empleados a no coger vacaciones

A pesar del creciente miedo a los despidos masivos, los profesionales no están dejando que la presión de ser indispensables para sus jefes les devuelva a la mentalidad de presentismo que vimos en anteriores recesiones. De acuerdo con un sondeo entre más de 700 profesionales españoles miembros de la red profesional LinkedIn (www.linkedin.com), el 62% señaló que no cambiarían sus planes de vacaciones cuando se les presentó la posibilidad de no tener trabajo cuando regresaran. Sólo una quinta parte de los trabajadores asegura sentir presión para no coger vacaciones.

Aunque se podría esperar que la mayoría de la gente estuviera pensando ahora en cómo refirmarse en su puesto en caso de recortes empresariales, parece que al menos dos semanas de vacaciones es algo irrenunciable. Estos resultados son también positivos para el sector turístico, ya que este verano parece que viajarán al extranjero y por nuestro país más personas de las que cabría esperar normalmente en un periodo de crisis económica.

El sondeo también concluye que, para el 6% de los profesionales españoles, las probabilidades de tomarse un descanso para huir de la recesión y desconectar son aún más altas, mientras que sólo una quinta parte respondió que pasaría el verano en la oficina y no se tomaría un descanso. El sondeo recabó opiniones de toda Europa y ha puesto de manifiesto que las probabilidades de tomarse un descanso este año son igual de altas entre los alemanes y británicos (68%). No obstante, los franceses están sintiendo la presión: Así, el 42% señaló que no tienen tan seguro irse de vacaciones.

Esta encuesta de LinkedIn sobre las vacaciones durante la recesión se realizó en el portal entre el 8 y el 23 de abril de 2009. En el momento de analizar los resultados, 1.440 miembros de LinkedIn habían participado en el sondeo.

Si quieres leer más noticias como Trucos para dejar los ‘deberes’ hechos antes de las vacaciones, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp