Cada español consume 238 bolsas de plástico al año y sólo se recicla el 10%


La Unión de Consumidores (UCE) se suma al Día sin compra pidiendo medidas para acabar con el uso indiscriminado de las bolsas de plástico. La UCE traslada a los consumidores una reflexión sobre las consecuencias del consumo sobre el medio ambiente. La Unión de Consumidores quiere aprovechar esta jornada para pedir medidas para regular el uso de bolsas de plásticos en los establecimientos comerciales, al igual que se han propuesto en Cataluña donde se comenzará a cobrar por ellas a partir del próximo año.

El presidente de la Unión de Consumidores, José María Roncero ha señalado la importancia de que el consumidor «sea consciente del coste de la bolsa de plástico, ya que su gratuidad ha generado un uso indiscriminado que está teniendo consecuencias nefastas en el medio ambiente, sobre todo en el medio marino».

La Unión de Consumidores considera que resulta insostenible el actual ritmo de producción de bolsas de plástico, por lo que son urgentes medidas para lograr un uso más racional y responsable. «Hay que concienciar a los ciudadanos, con campañas informativas, educación en el consumo responsable, además de una regulación que limite su distribución indiscriminada. El pago, como la aprobada en Cataluña, es una de ellas, pero existen otras que ya se están aplicando en países del entorno comunitario», ha señalado Roncero.

En España se distribuyen anualmente 10.500 millones de bolsas de plástico. Cada español consume, anualmente, 238, y sólo se recicla el 10%.

La isla de Formentera retira las bolsas de plástico de todos sus comercios

La Consejería de Medio Ambiente de Formentera junto con la Consejería del Gobierno Balear y la Fundación Baleares Sostenible, ha puesto en marcha el proyecto ‘Formentera sin plástico, naturalmente’. Esta iniciativa, enmarcada dentro del ‘Plan Nacional de Residuos 2007-2015′ consiste en la sustitución de 700.000 bolsas de plástico por bolsas de fécula de patata biodegradables y el reparto de 3.500 cestos de paja, conocidos como senallons, a los habitantes de la isla.

Las nocivas bolsas de plástico, que, entre otros aspectos negativos, tardan 100 años en descomponerse y son una trampa mortal para la fauna marina, las aves y las tortugas, tienen los días contados en Formentera. Desde el pasado 9 de Julio la isla ha puesto en marcha el proyecto ‘Formentera sin plástico, naturalmente’, una iniciativa que conlleva la distribución de 700.000 bolsas biodegradables, de fécula de patata, y el reparto de 3.500 cestos de paja, con el objetivo de reducir la generación de residuos, fomentar el consumo sostenible y mantener el respeto al patrimonio natural de la isla.

Las nuevas bolsas biodegradables serán repartidas gratuitamente hasta el 31 de Diciembre y a partir del 1 de Enero de 2010 tendrán un coste de 5 céntimos la unidad. Estos nuevos soportes están realizados con fécula de patata y entre sus características destaca que son 100% biodegradables y se descomponen en 180 días, no emiten CO2 en su fabricación, tienen unos 15 usos y son compostables, es decir, junto con materia orgánica se convierten en abono.

Este proyecto, pionero en España, se enmarca dentro del Plan Nacional de Residuos 2007-2015 y cuenta con el apoyo y participación del conjunto de comerciantes y empresas de Formentera.

A través de esta iniciativa, la Consejería de Medio Ambiente de Formentera pretende incentivar las acciones para la reducción del consumo de bolsas de un solo uso, potenciar la utilización de medios tradicionales de la compra como los senallons y motivar a los habitantes de la isla en la adopción de medidas de consumo sostenible. La puesta en marcha de este proyecto se une a las numerosas medidas e iniciativas de la isla destinadas a la conservación del entorno y el respeto a su patrimonio natural, posicionando a Formentera como un ejemplo de sostenibilidad medioambiental.

Que el ecológico final de las bolsas de plástico en supermercados no lo pague el consumidor

El final de las bolsas de plástico en los supermercados tal y como han anunciado hoy la empresa de distribución Carrefour supone un nuevo impulso a la lucha para la mejora del medio ambiente. Tendrá efectos muy positivos en el entorno y anima a todas las empresas a continuar con medidas sostenibles como esta que acaban beneficiando a todos los ciudadanos de hoy y de mañana. Al margen del evidente beneficio al medio ambiente, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) quiere hacer un llamamiento a los establecimientos que dejan de repartir bolsas para que el ciudadano no sea, de nuevo, el que acabe financiando este tipo de iniciativas ya que con su eliminación, cada usuario tendrá que hacer un cierto desembolso para sustituir esas bolsas por otros sistemas.

CECU pide por esto medidas a los supermercados para que el usuario no pague el fin de las bolsas de plástico.

Según una encuesta realizada por CECU dentro de su proyecto «La RSE de las empresas de distribución de alimentación. Opinión y valoración del consumidor», subvencionado por el Ministerio de Trabajo e Inmigración, el 98% de los entrevistados declara que en su supermercado habitual tienen bolsas para llevarse la compra, de las cuales, más del 88% son de plástico, habiendo en algunos establecimientos otras opciones más sostenibles.

Hay que tener en cuenta que la bolsa de plástico no fue, en el comienzo de su reparto, una petición o necesidad de los usuarios. Hasta entonces se acudía al supermercado con el carro de la compra o el capazo. Sin embargo, esa necesidad se fue creando y, a día de hoy, el consumidor está acostumbrado a tener a su disposición bolsas en tiendas y supermercados. Su eliminación va a suponer un ahorro importante (de más de cinco millones de euros ) para los comercios y CECU considera que los mismos deberían introducir algunas iniciativas de cara a que este cambio sea más llevadero y económico para los ciudadanos.

Así, se podría plantear el reparto gratuito temporal y por cada compra de un determinado importe (15 ó 20 euros) de una bolsa de tela o rafia, de forma que, al menos al principio, los consumidores puedan ahorrarse el coste (de 50 céntimos a 1 euro) de esos sistemas sustitutivos reutilizables. Además, también podría ser una buena iniciativa el proporcionar importantes descuentos en carros de la compra (por ejemplo, a mitad de precio) o mejorar y abaratar el transporte de la compra a casa. De esta forma, el compromiso medioambiental que predican algunos establecimientos para la eliminación de las bolsas sería más valorado por el consumidor, al reinvertir parte del ahorro que tendrán de ahora en adelante a favor del usuario para ayudarle a adaptarse durante esta etapa de transición.

Y tú, ¿de qué bolsa eres?

Esto es lo que quieren saber los fabricantes de bolsas de plástico para, a la vez, transmitir la usabilidad de la nueva Bolsa ECO, reutilizable un mínimo de 15 veces y 100% reciclable. Esta puede ayudar a reducir el consumo en 6.000 millones de bolsas al año y que cumple con el Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR) además de estar normalizada por AENOR.

La Asociación Española de Industriales de Plásticos (ANAIP) ha presentado la nueva Bolsa ECO, la alternativa de la industria a las bolsas de un solo uso. Esta bolsa se ha desarrollado a lo largo de los últimos dos años y ha sido normalizada por AENOR a través de la norma UNE 53.942/2009, garantizando unas características estándar y que su proceso de fabricación cumple con exigentes parámetros medioambientales.

Bolsa ECOLa nueva Bolsa ECO, aunque tiene un diseño similar a la tradicional de un solo uso, reúne una serie de características que la hacen ecológicamente más sostenible:

– Es un 25% más grande que sus antecesoras y su mayor espesor la hace más resistente. Por esta razón la norma de AENOR garantiza que se puede llenar más y reutilizar un mínimo de 15 veces.

– La reutilización y la reducción del número de bolsas necesarias pueden ayudar a que el consumo de bolsas en España se reduzca en los próximos años un 50%, lo que significa que podría reducirse el consumo en 6.000 millones de bolsas al año.

– La Bolsa ECO está fabricada con un solo material, el polietileno, lo que garantiza que es 100% reciclable. Si se deposita en el contenedor amarillo, se puede transformar en objetos útiles para la sociedad como tuberías, bancos o protecciones para parques infantiles.

– Esta bolsa utiliza un mínimo del 15% de material reciclado en su fabricación.

– Además, contribuye a su recogida selectiva y reciclaje a través del pago del Punto Verde a Ecoembes.

Para recibir la certificación de AENOR el proceso de fabricación debe cumplir unos requisitos medioambientales con una limitación de consumo de energía y de agua, y de emisiones de CO2. Además, las tintas empleadas para su impresión deben ser al agua o utilizar un control para impedir las emisiones de partículas al aire. Esta bolsa cumple con la normativa para uso alimentario.

La Bolsa ECO, a diferencia de otras propuestas utilizadas por la distribución, se fabrica en España, por lo que si analizamos su ciclo de vida, las emisiones de CO2 son menores que las de las bolsas de rafia sintética, actualmente producidas en el sudeste asiático y que tienen que ser transportadas hasta España.

Además, según un estudio encargado a AIMPLAS (Instituto Tecnológico del Plástico), la bolsa de rafia sintética está compuesta hasta por cinco materiales. Este hecho, unido a que está trenzado, hace que su reciclaje sea muy difícil y que el material resultante sea de muy baja calidad.

Según Enrique Gallego, director general de ANAIP, «la nueva Bolsa ECO demuestra la capacidad de innovación y adaptación del sector a la nueva realidad normativa que plasma el Plan Nacional Integrado de Residuos (PNIR), desarrollado por el Ministerio de Medio Ambiente y en cuya redacción ha colaborado la industria del plástico. Se trata de una alternativa que responde a las necesidades de los consumidores, aporta indudables ventajas ambientales, y garantiza la continuidad de un sector formado por 350 empresas, la mayoría pymes, que proporcionan 11.000 empleos directos y más de 40.000 indirectos».

La Bolsa ECO reutilizable, junto con las bolsas biodegradables, son las opciones que ofrece el sector para cumplir con el PNIR.

Campaña informativa «Bolsa con Coco»

Con motivo de la presentación de la nueva Bolsa ECO, ANAIP ha puesto en marcha una campaña informativa denominada «Bolsa con Coco». Con esta iniciativa se pretende explicar a los consumidores, a los comerciantes y a las diferentes Administraciones Públicas, las características de la nueva bolsa, con el objetivo de fomentar su adopción.

Se repartirán 400.000 folletos en comercios de toda España, quienes también lucirán un distintivo de colaboración con la campaña y carteles explicativos. Además se va a realizar un importante esfuerzo por parte de toda la industria de fabricantes de bolsas de plástico con el objetivo de presentar la nueva bolsa a las instituciones y a los comercios con los que habitualmente tienen relación, con el objetivo de que la adopten de la manera más rápida posible.

La campaña cuenta además con una página web (www.bolsacoco.es) en la que los ciudadanos encontrarán información sobre la Bolsa ECO, podrán aclarar diferentes estereotipos que existen sobre las bolsas de plástico, y podrán realizar un cálculo de cuántas bolsas podrían ahorrar utilizando la Bolsa ECO. Por último, a través de esta web se podrán solicitar muestras de la nueva bolsa ECO.

«Hemos elegido el eslogan Bolsa con Coco, porque consideramos que cuando se habla de ecología se debe apelar a la razón e inteligencia de los ciudadanos con datos y argumentos que sean verdaderos. Consideramos que atacar a un producto como el plástico proponiendo como alternativa una bolsa que también es de plástico (rafia sintética), y que además es de difícil reciclado, no es transparente y no trata a los consumidores como personas inteligentes», comenta Enrique Gallego.

Hábitos de consumo de bolsas

El 90% de los españoles estaría dispuesto a ir a la compra llevando desde casa una bolsa con las mismas características que la nueva Bolsa ECO, según se desprende del estudio realizado por TNS Demoscopia. Este dato destaca porque al preguntarles sobre la predisposición a acudir a la compra con una bolsa de las actuales, el porcentaje baja al 66%. El porcentaje de personas dispuestas a llevar siempre encima una bolsa para compras imprevistas es del 50%.

El estudio refleja que la población española prefiere como alternativa a las bolsas de un solo uso una bolsa fácil de plegar, reutilizable, ligera, reciclable, y de un tamaño similar actuales bolsas. De hecho, el 85% considera que la bolsa reutilizable ideal debería tener el mismo tamaño o un poco superior al de las actuales.

El 46% de los entrevistados acumulan en casa al menos 4 bolsas de plástico a la semana, existiendo una alta conciencia de reutilización. De hecho, el 62% de la población utiliza la bolsa de plástico como bolsa de basura, utilidad que mantiene la Bolsa ECO.

La reducción del consumo de las bolsas de un sólo uso es un objetivo compartido por casi el 90% de la población española. Sin embargo, la población discrepa sobre los métodos de reducción: el 48% de la población está en contra del cobro de las bolsas por parte de los establecimientos, porque consideran que ya cobran su valor en los productos.

Al preguntar por cual podría ser un precio justo que cobraran los comercios, el 34% de los españoles estarían dispuestos a pagar alrededor de 5 céntimos por cada bolsa reutilizable, mientras que el 10% insisten en que deberían seguir siendo gratis, y sólo el 16% considera que debería costar más de 50 céntimos.

El estudio constata la poca información que existe entre los consumidores sobre las alternativas actuales a la bolsa de un solo uso. El 60% de los encuestados desconoce que estas bolsas, como las de rafia sintética, también son de plástico, y el 82% desconoce que son muy difíciles de reciclar.

Por último, se constata que en España existe una alta preocupación por el medioambiente (86%), y que el 95% de la población considera importante reciclar los residuos domésticos.

El estudio ha sido realizado por TNS Demoscopia en el mes de octubre, a través de una encuesta telefónica con una muestra de 1.000 personas de todas las Comunidades Autónomas, sexo, edad y rol dentro del hogar.

El Corte Inglés ha formado a 5.000 empleados para concienciar a los clientes del uso de bolsas biodegradables

El Grupo El Corte Inglés ha puesto en marcha un plan integral de sensibilización en el consumo de bolsas de plástico. Esta medida, que se enmarca dentro del compromiso de respeto al medio ambiente que lleva a cabo el grupo, incluye diferentes acciones tanto internas como de cara al exterior. Una de las primeras acciones que se han realizado es la creación de un curso de formación para el personal de línea de caja con el que se pretende argumentar y concienciar sobre la responsabilidad medioambiental en el consumo de bolsas de plástico. Por este curso de formación, que incluye material audiovisual interactivo, han pasado casi 5.000 profesionales.

El Corte Inglés ha incluido también en las líneas de caja de los supermercados, carteles con mensajes de respeto al medio ambiente y que inducen a un consumo responsable de bolsas de plástico. Esta cartelería, que se ha instalado en Hipercor, Supercor, Opencor, Bricor y en los supermercados de El Corte Inglés con el mensaje «Cuida el medio ambiente. Utiliza sólo las bolsas que necesitas», intenta captar la complicidad del cliente en esta iniciativa a favor del desarrollo sostenible.

BOLSAS DE FÉCULA DE PATATA

Además, El Corte Inglés ha sido pionero en incluir hace ya meses en algunos de sus departamentos (como en el Servicio Integral de Bodas) bolsas compostables elaboradas con fécula de patata que sustituyen a las tradicionales de plástico. También son compostables, es decir, totalmente biodegradables, y están elaboradas con este mismo material, todas las bolsas que se han realizado con motivo de la Expo de Zaragoza y que se entregan con las compras realizadas en el departamento especial Expo que ha creado El Corte Inglés de la capital aragonesa.

Está previsto que a estas primeras medidas se vayan sumando otras sucesivas. Este plan integral responde a la política del Grupo de adecuarse a las nuevas demandas y necesidades de la sociedad, así como a su compromiso de respeto por el medio ambiente.

CONSUMO RESPONSABLE Y GESTIÓN DE LOS RESIDUOS

En este sentido, se están llevando a cabo otra serie de iniciativas como la colocación de manteles de papel con mensajes de ahorro energético en todas las cafeterías de El Corte Inglés, la sustitución de bombillas incandescentes por LED (diodo emisor de luz) con ahorros energéticos de hasta un 40%, y el estudio y análisis para un consumo responsable en nuestra actividad habitual.

También es relevante la instalación de paneles solares y placas fotovoltáicas en algunos de los nuevos centros comerciales que se han inaugurado recientemente lo que, unido a una arquitectura diseñada con criterios medioambientales, permite una mayor eficiencia energética e importantes ahorros en el consumo.

A ello hay que sumar otra serie de medidas encaminadas a minimizar el impacto que cualquier actividad empresarial tiene sobre el medio ambiente. Estas acciones giran en torno a tres grandes ejes: el consumo responsable de los recursos, la gestión adecuada de los residuos y la concienciación de la población. El Corte Inglés trabaja para reducir los envases y embalajes a través de la búsqueda de nuevos materiales, sustitución de los existentes por otros de carácter retornable, y la disminución del gramaje de los envases utilizados.

Entre las medidas adoptadas cabe destacar, a modo de ejemplo, la sustitución de cajas de cartón de envío de supermercado por contenedores de carácter retornable, la eliminación de la última capa de papel virgen que recubría las cajas de cartón utilizadas como embalaje, y la implantación de una herramienta informática para la visualización de informes (EOS) con la consiguiente disminución del consumo de papel.

Todas estas medidas permitieron el año pasado evitar la tala de 134.683 árboles, equivalente a una zona arbolada cinco veces superior al Parque del Retiro de Madrid; el ahorro de 681.630 m3 de agua, cantidad que se utilizaría para llenar unas 273 piscinas olímpicas; y la no emisión de 42,6 millones de Kg de CO2 que es la cantidad que emite el parque automovilístico de la Comunidad de Madrid en cinco días.

En cuanto a la gestión adecuada de los residuos, dotamos a nuestros centros de los medios necesarios para recoger y almacenar tanto los residuos generados por nuestros clientes como los derivados de la propia actividad comercial, garantizando su entrega a gestores autorizados para su posterior recuperación, reciclaje o valorización.

Los residuos de papel-cartón y plástico suponen el 81,7% de los generados en El Corte inglés y son entregados a empresas recicladoras. Estos residuos, en caso de no ser recuperados, ocuparían aproximadamente 19 campos de fútbol. Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) recogidos del domicilio de los clientes, son entregados a gestores autorizados que garantizan la aplicación de procesos de descontaminación y recuperación, evitando riesgos ambientales y desperdicio de recursos. Los RAEE gestionados ocuparían un vertedero equivalente a 2,5 campos de fútbol.

También los neumáticos usados, son entregados para su recuperación y posteriormente utilizados para la construcción de pistas polideportivas, asfalto para carreteras, decoración de jardines… Sólo con los neumáticos gestionados desde nuestras instalaciones, podríamos llenar aproximadamente un campo de fútbol.

Cómo rentabilizar los residuos químicos, plásticos, maderas, gomas, cauchos, envases y embalajes

La Cámara de Comercio de Madrid ayuda a las empresas industriales españolas a rentabilizar sus residuos. Para ello pone a su disposición la Bolsa de Subproductos Industriales, de forma gratuita, para que las empresas madrileñas y las de Castilla-león, Castilla-la Mancha, Murcia y Extremadura puedan intercambiar los residuos que aún son aprovechables o susceptibles de continuar su vida útil. Los subproductos industriales que más negocio generan en estas cinco regiones de España son sustancias químicas, plásticos, maderas, gomas, cauchos, envases y embalajes. Mediante este sistema, las empresas que generan residuos pueden reducir costes derivados de su eliminación mediante depósito en vertedero y, además, generar ingresos por su venta.

La Cámara de Comercio de Madrid pone a disposición de las empresas industriales madrileñas, de Castilla-león, Castilla-la Mancha, Extremadura y Murcia un servicio gratuito de reutilización de subproductos industriales con el doble objetivo de facilitarles el cumplimiento de la normativa ambiental comunitaria y generar una nueva vía de negocio en su actividad, mediante la revalorización de ciertos residuos industriales. Para asegurar su eficacia, este servicio, denominado Bolsa de Subproductos Industriales, opera desde la página web de la institución cameral.

La Bolsa de Subproductos Industriales de la Cámara de Madrid trata de poner en contacto a empresas que generan residuos reutilizables con otras que puedan aprovecharlos como materias primas para sus procesos de producción. Todo ello se realiza bajo estrictas garantías de confidencialidad para las empresas que ofrecen y demandan dichos subproductos industriales, mediante un sistema de seguridad en red.

La mayor parte de los subproductos industriales que se ofrecen a través de la web de la Cámara de Comercio de Madrid son sustancias químicas, plásticos, maderas, envases, gomas, cauchos, envases y embalajes. Son los productos que más negocio generan en la España central.

Mediante este sistema, la empresa que genera residuos susceptibles de ser aprovechados -puesto que no han concluido su vida útil- puede conseguir reducir costes de eliminación y a su vez lograr ingresos por su venta. A su vez, las empresas que los reutilizan consiguen un significativo ahorro en su presupuesto por compras de materias primas.

El Consejo Superior de Cámaras de Comercio encomienda a la Cámara de Comercio de Madrid gestionar la información de la Bolsa de Subproductos industriales que se deriva de la actividad de las más de 28.000 empresas industriales la Comunidad madrileña y de las que se radican en Castilla-la Mancha (representadas por las Cámaras de Comercio de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo), así como en Castilla-león (representadas por las Cámaras de Comercio de Ávila, Badajoz, Burgos, León, Miranda de Ebro, Palencia, Salamanca, Soria, y Valladolid), Murcia (representadas por las Cámaras de Comercio derepresentadas por la Cámara de Comercio de Cáceres). Cartagena, Lorca y Murcia) y Extremadura.

El Real Decreto 1481/2001, de 27 de Diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero, juega un papel muy importante en el impulso de este tipo de herramientas, al provocar un incremento sustancial de los precios de vertido. Dada la repercusión que el encarecimiento del vertido tiene en los costes de gestión de los residuos de las empresas, alternativas como el reciclaje o la reutilización de residuos se han convertido en una ventaja estratégica para mantener bajo control esta partida del gasto en sus balances.

Si una empresa situada en las comunidades autónomas de Madrid, Castilla-león, Castilla-la Mancha, Extremadura y Murcia  está interesada en alguno de los anuncios publicados sólo tiene que rellenar un formulario con sus datos para que la Cámara de Madrid gestione su solicitud y le facilite los datos de contacto de la empresa que ha suscitado su interés.

El servicio de la Cámara de Comercio de Madrid en este sentido supone una medida fundamental para un mejor aprovechamiento de los recursos y por tanto, se enmarca dentro de la filosofía ambiental comunitaria, que aconseja fomentar el reciclaje y la reutilización de residuos con el objetivo de minimizar su impacto negativo sobre el entorno.

La industria madrileña lidera la productividad nacional

La Comunidad de Madrid es la segunda región industrial de España, con casi el 13% del Valor Añadido Bruto industrial nacional y que supera en un 17% la productividad media de la industria española.

Las más de 28.000 empresas industriales madrileñas emplean a 350.000 personas, el 11% del empleo regional. Este dinamismo ha supuesto una notable disminución del desempleo en este sector en el periodo 2001-2007, hasta el 24,3%.

Pero además, la región concentra las principales empresas de alta tecnología de España y es el referente nacional de la industria aerospacial, farmacéutica y de componentes electrónicos, sectores estratégicos para la región. De ahí que Madrid sea la comunidad más innovadora de España, que destina un tercio de sus inversiones a  I+D+i Además, la Comunidad de Madrid se sitúa entre las tres regiones europeas con mayor número de trabajadores (en concreto,193.000) en el sector de servicios para la industria de alto contenido tecnológico, junto a París y Lombardía.

Si quieres leer más noticias como Cada español consume 238 bolsas de plástico al año y sólo se recicla el 10%, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp