Cambio correa de distribución, Cuándo y Cuánto cuesta

Cambio correa de distribución: cuándo y cuánto cuesta
NOTICIA de Jessica Pascual
12.05.2021 - 11:22h    Actualizado 18.08.2021 - 11:08h

Las averías en la correa de distribución son las más caras y complicadas de arreglar porque pueden afectar al funcionamiento del motor. ¿Sabes cada cuánto tiempo tienes que cambiarla? ¿Y los síntomas de desgaste?

La diferencia de cambiar una correa de distribución por mantenimiento a tener que hacerlo por rotura y avería en el sistema puede llegar a ser de más de 1.000 euros. Por eso a continuación te explicamos todo lo que necesitas saber del mantenimiento de la correa de distribución, cuándo tienes que cambiarla y los precios.

Función de la correa

La correa de distribución es la encargada de que todo el mecanismo del motor funcione de forma sincronizada. Un fallo en esta pieza provoca la descoordinación entre los mecanismos del motor y, como consecuencia, la rotura del sistema y de sus componentes.

Cuánto cuesta

No hay un precio estándar puesto que va a depender de cada coche y modelo, pero el precio en términos generales es de unos 500 o 600 euros si hay que cambiarla por mantenimiento. Normalmente cuando un mecánico cambia la correa de distribución también cambia la bomba de agua. Este coste medio incluye las dos piezas.

Por otra parte, en caso de haber rotura de la correa y avería en el motor el coste total puede llegar a los 3.000 euros.

Cada cuánto hay que cambiarla

La vida útil de la correa de distribución depende de varios factores:

  • Del fabricante del vehículo
  • La forma de conducción
  • El entorno por el que circula

Es muy importante que revises las indicaciones del fabricante sobre la correa de distribución porque cada marca va a fijar un máximo de kilómetros que puedes recorrer con la misma correa. Hay fabricantes que recomiendan hacerlo en una horquilla de entre 60.000 y 160.000 kilómetros y otros más restrictivos que recomiendan hacerlo entre los 100.000 y 120.000 kilómetros.

Hay algunas marcas de vehículos que han sustituido la correa de distribución por una cadena de distribución. En estos casos el límite de kilómetros que el coche puede recorrer con ella es mucho mayor, superando los 200.000 kilómetros. Esta mayor capacidad se debe a que la cadena es de metal y tiene menos probabilidad de romperse.

Por eso decimos que el cambio de correa no tiene una fecha fija en el calendario, sino que va a depender de las indicaciones del fabricante, del tipo de conducción y de cuántos kilómetros le hagas al coche.

Un conductor puede hacerle 15.000 kilómetros al año mientras que otro puede hacerle 25.000. Independientemente de las recomendaciones del fabricante, es recomendable revisarla a los cinco años. La correa podrá llegar hasta los 10, pero hay que hacerle las revisiones pertinentes para cambiarla antes de que pueda romperse y estropear todo el motor.

Además, los conductores que circulen por entornos urbanos principalmente deben cambiar y revisar la correa antes de los límites marcados por el fabricante. Esto se debe a que en los atascos o semáforos la correa sigue funcionando a pesar de no estar haciendo kilómetros.

Síntomas para cambiar la correa

Los principales síntomas que evidencian que es momento de cambiar la correa son:

  • Qué esté desgastada
  • Que tenga grietas
  • Que haya perdido el color

Otros síntomas que pueden ser a causa de un mal estado de la correa de distribución son:

  • Fugas de aceite
  • Temblor del motor
  • Dificultad para arrancar
  • Excesiva emisión humo por el tubo de escape
  • Que el coche tenga dificultades para mantenerse encendido

Además del estado de la correa, otra avería que puede derivarse de esta pieza es a causa de una mala tensión. Si la correa no tiene la tensión adecuada las piezas del engranaje del motor pueden interferir entre sí.

Otra de las posibles causas es por el fallo en la bomba de agua. En algunos coches la bomba de agua está también sincronizada por la correa de distribución. En estos casos una avería en la bomba puede provocar una reacción en cadena y afectar a la correa.

Ante la duda, siempre es mejor acudir al taller para que el mecánico revise cuál es el estado de la correa y si detecta síntomas que evidencian que es hora de cambiarla.

El coste de cambiar la correa sin que esté rota, es decir, para prevenir, va a ser mucho menor que si se rompe y provoca otros daños al motor. Por eso hay que hacer revisiones al vehículo y un mantenimiento adecuado para evitar tener una avería gorda, lo que supone un desembolso económico enorme además de la faena de quedarte sin coche.

Diferencias entre cadena y correa de distribución

Las principales diferencias entre una cadena y una correa de distribución son:

La cadena está fabricada de metal y tiene una mayor duración pudiendo recorrer más de 200.000 kilómetros. No suele romperse, pero sí que hay que hacerle revisiones, tensarla y cambiar las piezas que puedan estar desgastadas. Las cadenas suelen ser más ruidosas que la correa.

Por otra parte, las correas de distribución duran menos años en un coche. Suelen desgastarse y romperse antes que las cadenas y probablemente hay que cambiarlas al menos una vez en la vida de un coche. La ventaja frente a las cadenas es que son más silenciosas.

Si quieres leer más noticias como Cambio correa de distribución, Cuándo y Cuánto cuesta, te recomendamos que entres en la categoría de Recambios y Mantenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >