>
Compartir
WhatsApp

Cómo saber cuánto debe crecer la barriga en el embarazo

Cómo crece la barriga en el embarazo
NOTICIA de Jessica Pascual
10.09.2023 - 12:38h    Actualizado 10.09.2023 - 12:38h

¿Cuándo se empieza a notar el embarazo? ¿A partir de qué mes la tripa de una mamá gestante empieza a lucir la forma curvada tan característica de este periodo? El crecimiento de la barriga durante el embarazo es el síntoma más evidente de cómo avanza el desarrollo del bebé y es uno de los momentos de mayor ilusión del proceso.

Desde notar la primera curvita hasta masajear la gran barriga redonda que ha aparecido en cuestión de meses y en la que, de vez en cuando, el bebé campa a sus anchas y da alguna que otra patada. ¿Pero, cómo crece la barriga en el embarazo? A continuación puedes consultar cómo es el proceso mes a mes de este desarrollo de la tripa de una embarazada.

El crecimiento de la barriga depende de cada embarazada

Lo primero que hay que tener en cuenta es que el crecimiento de la barriga en cada madre es distinto. Porque el proceso de desarrollo en cada madre es diferente y, por tanto, la barriga puede crecer de manera particular y distinta, sin ajustarse de forma estricta a los estándares generales.

En este proceso de crecimiento influyen determinados factores, como el propio cuerpo y complexión de la mujer, así como de si se trata de un primer embarazo o de una embarazada con experiencia.

A partir de qué mes empieza a notarse el embarazo

Durante los primeros meses el tamaño de la tripa apenas crece porque el útero de momento se encuentra dentro de la pelvis. Hasta que no se desplace para buscar mayor hueco, que se produce tras el tercer mes de la gestación, los cambios en el crecimiento no serán muy visibles.

Los primeros síntomas evidentes: la barriguita de embarazada

Los primeros cambios en el cuerpo de una embarazada se dan en torno a las semanas 12 y 16, que es cuando empieza a notarse la barriga del embarazo. Hasta este momento, es decir, hasta el tercer o cuarto mes, los cambios apenas son visibles, dado que durante este tiempo el embrión es prácticamente minúsculo y no se aprecia aumento de la barriga.

Desde este mes, la tripa empieza a crecer y a adoptar esa curva tan característica y bonita de las mamás embarazadas. Es, en concreto, desde el tercer y cuarto mes la cadera empieza a ensancharse, lo que tiene un efecto físico visible para la embarazada, como para el resto.

El momento de usar ropa premamá

Con la llegada del cuarto mes empiezan a aparecer los cambios más visibles. Comienza el segundo trimestre del embarazo y, con él, algunos cambios en la madre, como la necesidad de empezar a usar ropa específica de premamá para una mayor comodidad. Ello significa que la barriga empieza a notarse y a ocupar un espacio considerable en el cuerpo de la madre.

La barriga durante el segundo trimestre de embarazo

En este segundo trimestre la barriga experimenta una evolución bastante visible. En concreto, hacia el cuarto mes, la tripa se sitúa por debajo del ombligo, mientras que un par de meses después, al final del segundo trimestre que tiene lugar en el sexto mes de embarazo, la barriga supera la línea del ombligo. En la recta final de este segundo trimestre, la tripa de una embarazada es redonda y grande. Aproximadamente, de un tamaño del balón de fútbol o de baloncesto.

Barriga del tercer trimestre

Cómo crece la barriga en el tercer trimestre

Con el séptimo mes llega el inicio del último trimestre del embarazo. Aquí, además del aumento de la tripa, son habituales otros síntomas, como dolores de pecho, molestias en la espalda y lumbares y hasta ardor de estómago. Y las adorables, pero tan temidas y molestias pataditas del bebé, que cada vez tiene menos espacio y cuando se mueve un huracán sacude el cuerpo de la madre.

Ver la mano o el pie del bebé a través de la tripa

Es en este momento cuando puede verse a la perfección la planta del pie o de la mano del bebé estampado en la barriga de la madre. En concreto, los meses octavo y noveno del embarazo son los más incómodos en cuanto a la condición física. La barriga, que está en su máximo esplendor, provoca molestias para hacer tareas rutinarias. Además, dormir cada vez es un poco más complicado. Pero ya no queda nada y también son dos de los meses de más emociones e ilusión.

La colocación de la barriga para el parto

En la recta final, la tripa de una mamá primeriza disminuye y se encaja en la zona de la pelvis, momento previo en el que se prepara el bebé para salir. Mientras que este cambio en las mamás que ya tienen experiencia se da justo en el momento de las contracciones.



WhatsApp Casacochecurro