Consejos para el mantenimiento de lunas del coche en invierno

invierno-lunas-coche
NOTICIA de Javi Navarro
11.01.2021 - 08:39h    Actualizado 05.05.2021 - 12:04h

Llegan los primeros fríos del invierno y con ellos debemos tener en cuenta los siguientes consejos para el mantenimiento de lunas del coche ante los cambios de temperatura porque afectan el estado de las lunas, especialmente en los cambios fuertes del calor al frío. Para evitar roturas de lunas, os repasamos cómo evitar el deterioro del parabrisas o la luna.

Lo que hay que hacer al limpiar el parabrisas (y lo que no debes hacer)

La Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda para quitar el hielo que, en primer lugar, antes de tocar nada, arrancar el coche y encender la calefacción al máximo para que salga por la parte de la luna delantera.

Es muy importante que arranques el coche y enciendas la calefacción a la vez. Sí, al principio el aire saldrá frío, pero es mejor que vaya calentándose poco a poco porque si esperamos a encender la calefacción cuando salga caliente ya con el coche en marcha un rato puede que, ante este cambio brusco de temperatura de aire muy caliente con el frío del parabrisas se originen grietas o rajas en el cristal.

Esto no te evitará que tengas que salir con una rasqueta y empezar a rascar la luna. Ponte unos guantes, puesto que el hielo que quites te saltará a las manos y ¡se te helarán! Si no tienes rascador de plástico, usa alguna tarjeta que lleves en la cartera y que no uses. Sujétala con fuerza y ¡a rascar! No uses nada que sea metálico, puesto que rayarás el cristal.

¿Sirve el alcohol? Solo cuando hay poco hielo. Si la capa es gorda, no te servirá.

Nunca, pero nunca, eches agua del limpiapabrisas a la luna. Si ya hay hielo, se formará más. Tampoco es aconsejable echar agua caliente, puesto que el cambio de temperatura brusco puede suponer que el cristal se rompa.

Tampoco eches sal, puesto que la sal no descongela. La sal sirve para evitar la congelación, como cuando se echa en las carreteras para evitar que se formen placas de hielo previamente a que se produzcan las bajas temperaturas.

Los problemas de lunas del coche en invierno

Aunque básico, el primer consejo se olvida muchas veces. Por eso hay que recordar limpiar todos los cristales del vehículo eliminando restos de suciedad y revisarlos de forma periódica por si alguna piedra haya podido impactar cuando conducimos en carretera.

Si hubiera algún impacto o fisura hay que tener especial atención porque al llegar el invierno los cambios de temperaturas pueden provocar la rotura del cristal. Por su propia seguridad, si detecta algún impacto recomendamos repararlo de forma inmediata.

Trucos para quitar el hielo

Cuando con una rasqueta no es suficiente, existen una serie de remedios caseros, aunque no siempre pueden funcionar, como frotar el cristal con una patata pelada o echar una mezcla de agua y vinagre.

Un truco muy efectivo es colocar una lona, un cartón o una prenda como una tela o manta vieja. Cuidado al sujetarla, puesto que podríamos dañar los limpias tanto al colocarlo para que quede sujeto y no se vaya con el aire, al igual que cuando lo quitemos ya por la mañana y el hielo pueda adherirse a los limpiaparabrisas.

Repelente para la lluvia

En los meses de lluvias se puede usar productos repelentes del agua que nos ayudan a tener mejor visibilidad ya que repelen las gotas de agua de nuestra luna. También hay que revisar los limpiaparabrisas y que estén en buen estado para que no rayen la luna ante suciedades o pequeños impactos. Por otro lado es importante, hay que limpiar el interior del parabrisas, puesto que la calefacción puede dificultarnos la visibilidad, así como el deterioro de la luna.

>> Mejores marcas escobillas limpiaparabrisas

Actualmente existen empresas especializadas en la reparación de lunas que permiten reparar pequeños impactos sin necesidad de tener que cambiar la luna original.

Sistemas que calientan la luna del coche

Algunas marcas incluyen la opción de disponer de la luna delantera térmica, como Ford con su sistema Quickclear. Por increíble que parezca, el sistema elimina el hielo en segundos con tan solo apretar el botón Quickclear. De este modo, quitar el hielo del coche por las mañanas cuando te vas a trabajar es muy sencillo incluso si la temperatura externa está por debajo de cero grados centígrados.

En unos segundos las pequeñas resistencias que hay dentro de la luna del parabrisas quitan el hielo o la escarcha de la noche. Olvídate de rascar por las mañanas con la tarjeta de crédito o la rasqueta.

El parabrisas térmico Quickclear ya lo incluyen la mayoría de modelos de Ford y es un sistema que, aunque parezca mentira, lleva ya 30 años funcionando desde que se instalara por primera vez en el Ford Scorpio. Actualmente los coches Ford cuentan con este equipamiento que permite iniciar la marcha antes cuando han caído heladas y hay que dedicar unos minutos a quitar el hielo del parabrisas.

La importancia de la iluminación en invierno

Las condiciones meteorológicas propias del invierno, como lluvia o viento, reducen la eficiencia de los sistemas de iluminación y, por tanto, la seguridad. En media hora de conducción por una carretera húmeda y sucia provoca una pérdida de visibilidad en los faros de hasta 35 metros, reduciendo a la mitad el alcance de la luz de cruce y aumentando el tiempo de reacción del conductor ante cualquier imprevisto. Además, uno de cada tres conductores circula con los faros en mal estado.

El 35% de los conductores circula con los faros de su vehículo en mal estado, lo cual puede poner en grave peligro la seguridad del conductor pero también la del resto de usuarios de la vía pública, según los últimos datos recogidos por el proveedor del sector del automóvil Hella.

Por este motivo, la multinacional alemana acaba de iniciar una campaña de iluminación, denominada “Siempre hay tiempo para comprobar sus faros”, con el objetivo de recordar a los usuarios la necesidad de “ver y ser vistos”, así como la importancia de realizar una revisión y mantenimiento periódico de los sistemas de iluminación, especialmente con la llegada del otoño y el incremento de las horas nocturnas.

La compañía recuerda que la noche y el crepúsculo son las fases diarias en las que se produce el mayor número de accidentes en carretera, pese a ser las horas en las que hay menos tráfico. De hecho, hasta un 42% de las víctimas mortales se produce en estas franjas horarias, según datos del Race.

Puesta a punto de los faros

Por otro lado, Hella aprovecha estas cifras para recordar la sencillez y rapidez de estas operaciones de mantenimiento de sistemas de iluminación y, sobre todo, el ahorro que conllevan, evitando reparaciones posteriores más costosas y aumentando la seguridad activa y pasiva del automóvil.

De ahí que recomiende acudir con cierta frecuencia al taller y revisar de la mano de profesionales, la regulación de los sistemas de iluminación tanto de turismos y motocicletas, como de los vehículos de trabajo industriales o agrícolas, cumpliendo así la ley que prohíbe circular con los faros en mal estado o mal reglados.

Si quieres leer más noticias como Consejos para el mantenimiento de lunas del coche en invierno, te recomendamos que entres en la categoría de Recambios y Mantenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >