Esclerosis múliple, retos y avances de una enfermedad todavía sin tratamiento para curarse


Esclerosis múliple, retos y avances de una enfermedad todavía sin tratamiento para curarse

Fomentar la investigación es fundamental para mejorar el diagnóstico y tratamiento de la esclorosis múltiple (EM), una patología que, según datos médicos, afecta a 47.000 pacientes españoles, siendo además una de las principales causas de discapacidad entre pacientes de entre 20 y 40 años, solo por detrás de los accidentes de tráfico. Las nuevas investigaciones apuntan a una mejora del diagnóstico, dirigidas especialmente a disminuir los riesgos de posibles secuelas o consecuencias neurológicas. Te contamos más a continuación:

Esclerosis múltiple, ¿tiene cura?

La esclerosis múltiple, aunque sigue una enfermedad de la que todavía hay preguntas sin respuesta, sí ha centrado la atención de los investigadores durante los últimos años, lo que se traduce en una serie de avances nada desdeñables para mejorar tanto el diagnóstico como el tratamiento de la patología. El objetivo es mejorar la calidad de vida de quien padece esclerosis múltiple. Lógicamente, el camino de la investigación sigue abierto, para lograr tratamientos más eficaces que permitan retardar el avance de la enfermedad. Investigación en la que también hay que tener en cuenta los criterios clínicos, rehabilitadores y asistenciales, tal y como señalan los especialistas de la Real Academia Nacional de Medicina, organizadores de la recién celebrada sesión científica para analizar los últimos avances en tratamiento y diagnóstico de la esclerosis múltiples.

Tal y como hemos señalado, en nuestro país hay 47.000 pacientes diagnosticados de esclerosis múltiple, si bien cada historia clínica debe ser tratada de manera individual, optando por la terapia más adecuada (inmunomodulares, anticuerpos monoclonales o neuroprotectores). Esta patología, sobre todo en la franja de edad de los 20 a los 40, se caracteriza sobre todo por su variabilidad, pudiendo afectar a diferentes partes del sistema nervioso central. De ahí que los síntomas puedan ser diversos, desde trastornos visuales a pérdida de fuerza o alteraciones sensitivas. Síntomas que, lógicamente, impactan en la calidad de vida de quien la padece, tanto en el aspecto laboral, como social y familiar.

El origen de la esclerosis

Esta es una de las grandes preguntas sin respuesta, si bien las hipótesis científicas apuntan a una serie de mecanismos autoinmunes. Entre los avances más importantes que se han producido en estos últimos están las nuevas terapias, mucho más beneficiosas y eficaces para los pacientes. Uno de los grandes retos es hallar los biomarcadores específicos que permitan diseñar terapias individualizadas.

Al igual que en cualquier problema de salud, el diagnóstico temprano es fundamental para controlar mejor la enfermedad y, sobre todo, para conseguir una mayor eficacia del tratamiento, retardando su evolución. Así, los expertos consideran esencial frenar los brotes desde la aparición de los primeros síntomas con el objetivo de evitar posibles secuelas neurológicas.

Otro destacable avance es el conocimiento de las alteraciones inmunológicas, aquellas que favorecen el desarrollo de la esclerosis múltiple. A día de hoy, se dispone de tratamientos muy eficaces para controlar la enfermedad, pero aún quedan retos por conseguir. Así, son varias las líneas de investigación abiertas por los investigadores españoles, especialmente en los ensayos clínicos de los nuevos tratamientos. Los expertos se muestran optimistas de cara a un futuro, siendo el principal reto disponer de los fármacos más seguros para controlar los brotes de esclerosis y nuevas terapias neurorepradoras y neurogeradoras. En definitiva, mejorar de manera significativa la calidad de vida de las personas diagnosticadas de esclerosis.

50.000 españoles padecen esclerosis múltiple, una enfermedad que afecta más a las mujeres

La Esclerosis Múltiple (EM) afecta a más de 50.000 españoles, según datos de la Federación Española para la Lucha contra la Esclerosis Múltiple, y las mujeres tienen una probabilidad dos veces superior de desarrollarla en relación a los hombres. «La explicación aún no está clara, aunque numerosos estudios señalan los cambios hormonales como principal factor subyacente, puesto que es a partir de la pubertad, precisamente, cuando los niveles hormonales aumentan y pueden aparecer los primeros síntomas», explica el Dr. Alfredo Antigüedad, jefe de Servicio de Neurología del Hospital de Basurto, que ha participado en la mesa redonda «Esclerosis Múltiple y Mujer». Esta iniciativa ha sido organizada por Novartis con la participación de la Fundación Vasca de Esclerosis Múltiple Eugenia Epalza, en el marco del Día Mundial que tendrá lugar mañana, 25 de mayo.

Los trastornos visuales y la pérdida de fuerza en las extremidades son los primeros síntomas de la enfermedad -idénticos tanto en hombres como en mujeres-, y suelen aparecer entre los 20 y los 40 años, «ni durante la infancia ni después de los 50 años, lo que refrenda aún más la posible relación entre la patología y el nivel hormonal», ha comentado el Dr. Alfredo Antigüedad.

La desorientación, los estereotipos y los prejuicios prevalentes en la sociedad actual sobre esta enfermedad hacen que el asesoramiento y la información sean cada vez más necesarios, no sólo para los pacientes, sino también para los familiares y su entorno. «Es necesario orientarles y apoyarles frente a la incomprensión que sufren en su entorno social, laboral y familiar por los síntomas visibles como la fatiga o los trastornos neuropsicológicos como la pérdida de memoria, de atención y de concentración», explica la doctora Arrate Jáuregui, psicóloga y directora de servicios de la Asociación de Esclerosis Múltiple de Bizkaia (ADEMBI), que destaca diferencias en el manejo psicológico entre hombres y mujeres: «En general las mujeres reconocen antes que tienen un problema y demandan apoyo, con lo cual se les puede asesorar tanto en técnicas como en recursos a su alcance para hacer frente a los trastornos emocionales más frecuentes de esta enfermedad como son la ansiedad y la depresión».

Ayuda profesional

El momento del diagnóstico, periodos críticos de la enfermedad como brotes o cuando los síntomas empiezan a alterar las relaciones sociales son, tal como explica la doctora Jáuregui, las situaciones clave en las que los pacientes se deciden a reclamar la ayuda de los psicólogos. Sus principales temores van desde algo tan genérico como su futuro vital o laboral, el miedo a la progresión de la enfermedad, la pérdida de autonomía, los efectos adversos de la medicación o el modo en el que comunicar la enfermedad a su entorno.

Una de las mayores preocupaciones de las pacientes con Esclerosis Múltiple es el hecho de desconocer los riesgos de quedarse embarazada. «Las mujeres con Esclerosis Múltiple suelen temer que el estrés y la fatiga provoquen un nuevo síntoma que perjudique su pronóstico», afirma Begoña Rueda, presidenta de la Fundación Vasca de Esclerosis Múltiple Eugenia Epalza y paciente de esta patología. Sin embargo, en opinión del doctor Antigüedad, «la Esclerosis Múltiple no interfiere ni en la fertilidad ni en la gestación, ni tampoco el parto condiciona el pronóstico del paciente a largo plazo». Eso sí, este experto reconoce que «existe un cierto riesgo en aquellas pacientes que abandonan el tratamiento para quedarse embarazadas y quedan desprotegidas aun sin saber si la fecundación va a desarrollarse».

En el encuentro han participado varias pacientes que han aportado su propia visión a una enfermedad que «continúa estando estigmatizada socialmente», según reconoce Mari Paz Giambastini, periodista y desde hace cinco años diagnosticada de Esclerosis Múltiple. Para ella, «el principal temor en el momento del diagnóstico fue verme en una silla de ruedas y perder calidad de vida». A su juicio, «los términos degenerativa, discapacitante y crónica fueron como una sentencia y desde ese momento comencé una sucesión de cambios abruptos protagonizados por sensaciones, sentimientos de impotencia e incertidumbre».

El apoyo médico y psicológico «fue fundamental en el inicio de la enfermedad, cuando vives un momento de oscuridad absoluta y atraviesas el duelo de estar sano a estar enfermo», comenta Mari Paz. En el entorno laboral también ha habido cambios, ya que por secuelas en la mano y la reducida visión en un ojo no puede rendir al mismo nivel y se ha visto obligada a reducir su jornada, y consecuentemente su salario se ha visto afectado. «Ahora no mando yo, sino el cuerpo. De alguna forma pierdes el control de tu propia vida, ya que hay que adaptarse a las limitaciones y secuelas que te impiden desarrollar ciertas actividades».

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, con un promedio de 4,67 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies