8 experimentos fáciles para hacer con niños

experimentos fáciles para hacer con niños
NOTICIA de Jessica Pascual
15.07.2022 - 11:32h    Actualizado 01.12.2022 - 11:36h

¿No sabes qué hacer con los peques en los ratos aburridos? Tanto en vacaciones, como los fines de semana, hay que echarle imaginación para que tus hijos estén entretenidos. Además de todos los planes para hacer con niños o las actividades familiares, hay otras alternativas ¿Has probado a hacer experimentos con ellos? Descubrir las posibilidades y efectos de la ciencia puede resultar asombroso, sobre todo, si después logran entender el por qué de lo que han visto. Para ello, en esta guía puedes consultar una recopilación de los mejores y más fáciles experimentos para hacer con niños. Además de todos los que se incluyen en esta guía, aquí puedes consultar cómo hacer slime.

Los mejores experimentos sobre física y química para niños

Un anillo atravesando un hielo, una cerilla en un vaso haciendo volar un globo, conseguir que un clip flote en un vaso de agua o que un trozo de servilleta actúe de tapón de una botella. Estos son solo algunos de los experimentos más chulos que puedes hacer con tus hijos.

Son ideas muy fáciles de hacer, con objetos que tienes en casa y que dejarán con la boca abierta a pequeños y mayores. Eso sí, te recomendamos que antes de enseñárselos, consigas dar una explicación al suceso, porque cuando vean alguno de estos experimentos, van a avasallarte a preguntas al respecto.

Nieve con pañales

Es uno de los experimentos que puedes ver en el vídeo anterior. Para conseguir nieve artificial, aunque sea en verano, solo necesitas un pañal de bebé, un recipiente o cuenco, un vaso y agua.

  1. Vierte agua en el recipiente.
  2. Abre un pañal y saca el algodón que se encuentra en el interior. Haz trozos más pequeños y separa el algodón en pequeñas cantidades.
  3. Hazlo sobre el recipiente o cuenco para que, al desmenuzarlo, se desprenda un polvo blanco (polietilato de sodio) que es el material que va a transformarse en nieve.
  4. Remueve el recipiente para que el polvo se quede abajo y los trozos de algodón que se hayan colado se queden en la parte superior. Retira los restos de algodón del recipiente.
  5. Coge un vaso y vierte el polvo blanco en él. A continuación, echa un poco de agua. Es suficiente con un par de dedos de líquido.
  6. Espera unos segundos para contemplar la transformación. De manera instantánea puedes conseguir nieve artificial en casa.

Lámpara de lava

¿Alguna vez has tenido una lámpara de lava? Es un elemento decorativo que se caracteriza por tener burbujas flotando en el interior y que se pusieron de moda hace unos años. Si quieres sorprender a tus hijos y hacer estas lámparas, te explicamos cómo hacerlo con un ingrediente tan habitual como es la leche.

Los elementos que necesitas son una botella o bote de cristal, vaso, aceite, alcohol (de las heridas), un rotulador de tipo subrayador, una vela y una lata vacía de comida, como por ejemplo una de atún.

  1. Lo primero que hay que hacer es echar en el recipiente un dedo de alcohol. A continuación, vierte un par de gotas de aceite de cocinar en el mismo recipiente.
  2. Deja la mezcla reposar a un lado.
  3. Coge un vaso de cristal, un subrayador y un poco de agua. Llena la mitad del vaso de agua.
  4. Quita la tapa de subrayador y coge el palo de tinta del rotulador. Vierte toda la tinta en el vaso de agua.
  5. Echa esta mezcla poco a poco en el bote con alcohol y aceite. Debes hacerlo despacio, para conseguir que las gotas de aceite suban por el bote de cristal a medida que echas el agua con la tinta.
  6. Llena todo el bote de aceite. Hasta arriba. Deja reposar para que desaparezcan las burbujas.
  7. Coge la lata, hazle unos agujeros por todas las caras para que circule el aire y coloca una vela detro.
  8. Ponlo justo debajo del bote de cristal y espera unos segundos a ver el resultado.
  9. A continuación, aparecerán burbujas en el interior que separan la leche y el aceite y cuyo resultado es idéntico a las lámparas de lava.

Hay tras modalidades en las que usan leche y pastillas efervescentes en lugar de estos materiales.

Pasta fluorescente

Sí, puedes conseguir que una masa de pasta adopte tonos fluorescentes con tan solo dos ingredientes. Necesitas harina fina de maíz o maicena, un recipiente y tónica. Para que el experimento funcione, asegúrate de que la tónica contiene entre sus ingredientes quinina.

  1. Coge el bol y vierte la harina. A continuación, echa un poco de tónica sobre la harina. Remover ambos ingredientes hasta conseguir una pasta.
  2. Apaga la luz, prepara una bola con la mezcla del recipiente y contempla el efecto.
  3. Puedes ver el efecto solo apagando la luz de la habitación, pero para un mayor realismo, lo mejor es usar una bombilla negra o de luz ultravioleta.

Barco impulsado por jabón

¿Un barco que se mueve solo? Este experimento te sorprenderá. Para hacerlo necesitas agua, el jabón habitual de fregar los platos, unas tijeras, un poco de goma eva, un palillo de dientes y una bandeja de cristal.

  1. Vierte agua en la bandeja de cristal hasta que quede todo el fondo cubierto y añade un poco más. Esta bandeja con agua simula el mar, así que debe ser profundo.
  2. Ahora hay que hacer el barco. Corta la goma eva en forma de un cuadrado y, a continuación, recorta uno de los lados para que tenga forma de pico. En el lado opuesto del pico, haz un corte vertical con las tijeras.
  3. Coloca el barco en uno de los bordes.
  4. Coge el palillo y mete la punta en el jabón. Ahora, mete el barco hecho con goma eva en la bandeja con agua y toca con el extremo del palillo con jabón el centro del barco.
  5. ¿Has visto como sale disparado? Puedes probarlo todas las veces que quieras.

Cómo hacer un globo cohete

Como su nombre indica, con este experimento puedes fabricar un globo que salga disparado a la velocidad de un cohete. Para ello solo necesitas un globo, una pajita, cinta adhesiva e hilo.

  1. Coge la pajita recta y mete el hilo en el interior. El cordón de hilo debe atravesar la pajita por completo.
  2. Ata los dos extremos del hilo en dos puntos de la habitación a cierta distancia. Este es el recorrido que va a hacer el globo, así que para más diversión, colócalo lo más lejos que puedas.
  3. La pajita debe estar en el medio del hilo.
  4. Corta dos trozos de cinta adhesiva. Después, infla el globo, pero no lo ates.
  5. Mantén cerrada la boquilla del globo con la mano. Coge la cinta adhesiva y pega una de las caras del globo a la pajita que está en el hilo.
  6. Ahora, suelta la boquilla del globo y voila. El globo sale disparado como un cohete.

Lata equilibrista

Para hacer este experimento necesitas una lata de refresco vacía, un vaso con un poco de agua. Para conseguir que la lata se quede en posición inclinada sin moverse, sigue estas indicaciones:

  1. Echa un poco de agua en el interior de la lata. En torno a un tercio. El objetivo es bajar el centro de gravedad de la lata para que se quede inclinada y no se caiga.
  2. Pon la lata en posición inclinada y retira las manos poco a poco.

Huevos saltarines

Para hacer este experimento necesitas un huevo crudo, un recipiente con vinagre y un par de días de espera. Es un experimento muy sencillo en el que apenas necesitas materiales, pero sí tienes que esperar mucho.

  1. Lo primero que hay que hacer es echar agua en un de los recipientes y vinagre en el otro. Pon un huevo en cada recipiente. Y a esperar.
  2. Pasados dos días aproximadamente, si sacas el huevo del recipiente del vinagre, vas a comprobar que está blando. Así, si lo dejas caer sobre la mesa u otra superficie, podrás ver como salta o rebota.

Si quieres leer más noticias como 8 experimentos fáciles para hacer con niños, te recomendamos que entres en la categoría de Entretenimiento.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >