Fumar no quita el estrés y dejarlo reduce la ansiedad


Un cigarro se consume.Si se pregunta a un fumador por qué sigue fumando, probablemente lo justifique aduciendo que le ayuda a reducir su estrés. Además, una de las razones por las que no pueden dejarlo radica en que cuando lo intentan se sienten mucho más alterados. Las conclusiones alcanzadas en una investigación indican que este sentimiento común entre los fumadores no tiene fundamento. «La creencia de que el tabaco contribuye a reducir el estrés es falsa casi con toda seguridad. Los fumadores han de conocer en qué medida les afecta el tabaco y que en realidad a muchos les provoca un aumento de la ansiedad», explica el doctor Máirtín McDermott, perteneciente a la Sección de Psicología de la Salud del Instituto de Psiquiatría del King’s College de Londres, investigador en la Escuela Florence Nightingale de Enfermería y Obstetricia también del King’s College de Londres y autor principal de este estudio.

13 enero / Casacochecurro.com Así, cada vez está más claro que consumir tabaco no aplaca el estrés. Una investigación realizada en el Reino Unido revela que los fumadores que han dejado este hábito lograron además reducir considerablemente su nivel de ansiedad. El descubrimiento es producto de una investigación realizada por el King’s College de Londres en colaboración con las universidades de Southampton, Oxford y Cambridge cuyos resultados se han publicado en el British Journal of Psychiatry.

700.000 muertes por el tabaco

La importancia de sus descubrimientos para Europa es considerable pues se calcula que en el continente mueren cerca de 700 000 personas por culpa del tabaco, cifra ésta que sólo muestra parte de la tragedia, ya que millones más sufren de enfermedades asociadas al tabaco como el cáncer y distintas enfermedades cardiovasculares o respiratorias. La situación ha impulsado a la Unión Europea a tomar medidas adicionales para restar atractivo al tabaco y, lo que es más importante, desalentar su uso entre los más jóvenes.

El estudio concluyó que aquellos que lograron dejarlo experimentaron una «reducción destacada de sus niveles de ansiedad». En cambio, los fumadores que no lo lograron notaron que su ansiedad «había aumentado ligeramente con el paso del tiempo». Esas impresiones apuntan a que «el fracaso en el intento de dejar de fumar puede generar ansiedad».

El estudio

En el estudio participaron 491 fumadores que acudieron a clínicas de asistencia para dejar de fumar del sistema sanitario inglés. A los participantes se les suministró parches de nicotina y asistieron a una cita semanal durante ocho semanas.

De los 491 fumadores participantes, a 106 (21,6%) se les había diagnosticado una afección mental, en su mayoría trastornos del ánimo y la ansiedad. Al comienzo del estudio se evaluó el nivel de ansiedad de cada participante. A continuación se les preguntó por los motivos que les impulsaban a fumar. Las respuestas posibles eran «sobre todo por placer», «sobre todo para hacer frente a distintas situaciones y más o menos por ambas razones». Seis meses después de que diese comienzo el ensayo, sesenta y ocho fumadores, el 14% del total, habían logrado dejarlo. Diez de ellos presentaban una afección psiquiátrica.

Dejarlo y recaer, diferencias

Los investigadores también descubrieron una diferencia importante en cuanto a la ansiedad entre los que lograron dejarlo y los que recayeron. Los primeros vieron reducido su nivel de ansiedad. Aquellos que habían declarado en un principio que fumar les ayudaba a hacer frente a las situaciones de la vida mostraron un descenso más pronunciado de la ansiedad sentida en comparación con los que dijeron que fumaban por placer. En cuanto a los que recayeron, en el grupo de fumadores por placer no se apreció un cambio en su ansiedad, pero sí entre los que fumaban para hacer frente a las situaciones y los diagnosticados con un problema de salud mental.

La interpretación de los resultados apunta a que aquellos que fumaban para hacer frente a las situaciones eran más propensos a encender un cigarrillo al poco de levantarse, un comportamiento destinado a aplacar los síntomas de la abstinencia, incluida la ansiedad. Al dejar de fumar se eliminaron esos momentos de ansiedad reiterados y se sintieron en general menos nerviosos. En cuando a los que recayeron y mostraron una mayor ansiedad, los investigadores explicaron que la única causa evidente fue que fueron más conscientes de los riesgos para la salud que supone el tabaco.

Si quieres leer más noticias como Fumar no quita el estrés y dejarlo reduce la ansiedad, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies