>
Compartir
WhatsApp

La justicia española es lenta, cara y, en la mayoría de los casos, decepcionante

La justicia española es lenta, cara y, en la mayoría de los casos, decepcionante
NOTICIA de Javi Navarro
07.11.2011 - 18:04h    Actualizado 22.03.2023 - 17:15h


El pasado 31 de octubre entró en vigor una de las últimas leyes aprobadas en esta legislatura, la Ley de Medidas de Agilización procesal, que pretende mejorar los muchos problemas de la justicia. El 78 % de los encuestados está insatisfecho con la justicia española. De hecho 1 de cada 3 afirma que no iría a juicio aunque se encontrara en un grave conflicto porque considera que es una pérdida de tiempo. La lentitud no es igual en todas las jurisdicciones: la más lenta es la contencioso-administrativa, de media unos 30 meses. La más ágil, la laboral, 15 meses de media. El coste de un juicio es muy variable, pero los encuestados que llegaron hasta el final del proceso se gastaron 8.400 euros de media repartidos en 1.397 € en gastos técnicos; 1.566 € en gastos administrativos; 511 € en viajes y estancias; y 4.972 € en honorarios de profesionales: abogado y procurador, fundamentalmente.

La OCU ha encuestado a 800 ciudadanos para conocer su opinión sobre la justicia en general y sus profesionales en particular. Una de las conclusiones de la encuesta es que ocho de cada diez encuestados tiene una mala o muy mala opinión de la justicia y la definen como lenta, cara y decepcionante. La información íntegra se publica en la revista Dinero y Derechos del mes de noviembre.

Tener abogado
La OCU considera significativo que el ir acompañado o no de abogado no incide en el éxito del proceso. Un 13 % de los encuestados aseguró haber ido a juicio sin letrado.

Los encuestados reconocen sus reticencias para acudir a la justicia ante determinados conflictos, sobre todo los de consumo y, en menor medida en asuntos familiares, agresión o robo y problemas laborales.

Algunos profesionales de la justicia, como los abogados, tampoco salen bien parados. El 52 % de los encuestados no quedó satisfecho con su labor. Las puntuaciones más bajas las obtienen en honorarios, iniciativa y seguimiento del caso y, las más altas en confidencialidad y capacidad de hablar y escuchar al cliente.

Con esta situación tan decepcionante, la OCU considera que es necesario un cambio normativo que permita rebajar los costes del proceso, por ejemplo, haciendo que la asistencia de letrado y procurador deje de ser obligatoria para la mayoría de procesos, como ocurre ya en muchos países.

Consejos
· Antes de ir a juicio, meditar sobre la posibilidad de alcanzar un acuerdo.

· Preguntar por procesos, plazos, recursos y costes, si se decide emprender acciones legales.

· Comprobar si se tiene derecho a la justicia gratuita.

· Si se va a demandar, comprobar antes si el demandado podría declararse insolvente, pues en este caso el proceso será ineficaz.

· Comprobar si es preceptivo o no letrado para el proceso que se quiere iniciar.

· Realizar un seguimiento con el abogado de la marcha del proceso.

· Solicitar una hoja de encargo de servicios profesionales donde se detallen todos los honorarios y formas de pago.

· Comprobar las minutas o facturas de los profesionales.

Si quieres leer más noticias como La justicia española es lenta, cara y, en la mayoría de los casos, decepcionante, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar y Consumidores.