Poca agua y además contaminada, la denuncia de los ecologistas sobre las reservas subterráneas

Poca agua y además contaminada, la denuncia de los ecologistas sobre las reservas subterráneas
NOTICIA de Jessica Pascual
04.10.2022 - 12:48h    Actualizado 04.10.2022 - 12:48h

El 44 % de los acuíferos españoles se encuentra en mal estado. Así lo denuncia el organismo Greenpeace a través del informe SOS ACUÍFEROS, que señala que, de este porcentaje de reservas subterráneas en mal estado, el 30 % es por contaminación, el 27 % por escasez de agua y un 14 % por ambas causas.


Mejores ofertas Black Friday durante el sábado 26 en Amazon

Ofertas de hoy

REGALOS

JUGUETES

HOGAR

SALUD Y BELLEZA

TECNOLOGÍA


Los datos son alarmantes. De este mismo informe se desprende que de las 804 masas de agua subterránea que hay en España, 353 se encuentran en mal estado. Lo que supone una extensión de más de 140.000 kilómetros cuadrados. La gran emergencia, tal y como señala Julio Barea, responsable de la campaña de agua de Greenpeace, es que “este descuido de las aguas subterráneas llevará a graves problemas en el abastecimiento humano“. Consecuencia de ello es que, tal y como indica Barea, en España, “según el Gobierno, el 30 % de la población se abastece con aguas subterráneas“.

Acuíferos en mal estado

De las principales cuencas analizadas, el mal estado en general de los acuíferos es variable, según señala el informe. Pero en todas ellas es preocupante. En cifras concretas, los acuíferos y reservas en mal estado son:

  • Ebro (37 %)
  • Guadiana (85 %)
  • Guadalquivir (52 %)
  • Segura (69 %)
  • Duero (29,6 %)

El informe evidencia que España cuenta con un recurso anual disponible en sus acuíferos de 29.400 hectómetros cúbicos de agua. Cifra que, en teoría, sería la cantidad total de agua de la que podría disponer al año si se respetase en todas y cada una de las masas de agua subterránea su capacidad de regeneración. Pero la realidad no es así.

Causas del deterioro y mal estado de las reservas

El deterioro y mal estado de estas reservas es consecuencia directa de dos agentes externos:

  1. Escasez de los recursos
  2. Contaminación química de las aguas

En cuanto a la escasez de agua, el informe detalla que el 27 % de las masas se encuentra en mal estado debido a las extracciones masivas que se realizan y que afecta a más del 50 % de las masas de las cuencas del Segura, Guadiana y las internas de Cataluña principalmente.

En cuanto a las aguas contaminadas, principalmente afectadas las cuencas del Segura, Guadiana, Guadalete y Barbate, junto a otras, el origen de ello se debe a:

  • Contaminación por nutrientes que es uno de los más extendidos debido al exceso de nitratos por fertilizantes y a los purines de la ganadería industrial junto a otros compuestos usados en la agricultura.
  • La contaminación derivada por el impacto de las macrogranjas.
  • La contaminación por pulguicidas y pesticidas, que son las que mayor alarma despiertan por su afección al ser humano.
  • Contaminación por intrusión salina, debido al exceso de las extracciones de los acuíferos costeros, que provoca la intrusión del agua salada al cambiar el flujo del acuífero.

Además del riesgo de desabastecimiento, el informe señala que el problema de este tipo de aguas subterráneas es que la evolución de los acuíferos es muy lenta y que, una vez contaminados, puede llevar décadas su recuperación o ser irrecuperables.

Medidas y soluciones

Ante esta situación, Eva Saldaña, la directora ejecutiva de Greenpeace, sentencia que “de seguir con las mismas políticas de despilfarro, agresión y contaminación de agua, este país puede encontrarse en los próximos años con serios apuros para abordar el abastecimiento“. Las previsiones de cambio climático auguran un descenso significativo de las lluvias y disponibilidad de agua en la superficie. Será entonces, cuando más hay que aprovechar las aguas subterráneas, concluye.

De manera concreta, algunas de las medidas específicas que plantea el informe de Greenpeace para abordar esta situación son las siguientes:

  • Abordar una transición hidrológica justa que responda al cambio climático
  • Reducir el consumo de agua por el regadío intensivo e industrial
  • Incluir a la ciudadanía en la gestión del recurso de agua
  • Implantar regímenes de caudales ecológicos
  • Cerrar los pozos ilegales
  • Orientar las políticas agrícolas y ganaderas hacia la sostenibilidad
  • Potenciar la agricultura ecológica y reducir la cabaña ganadera en intensivo en un 50 % en 2030
  • Aumentar el presupuesto destinado a la gestión forestal

Puedes consultar el informe completo y acceder a los datos de cada una de las cuencas y reservas subterráneas de agua desde aquí.

Si quieres leer más noticias como Poca agua y además contaminada, la denuncia de los ecologistas sobre las reservas subterráneas, te recomendamos que entres en la categoría de Sociedad.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >