Qué es una vivienda Passivhaus y por qué es todo ventajas

Qué es una vivienda Passivhaus y por qué es todo ventajas
NOTICIA de Jessica Pascual
12.03.2021 - 13:56h    Actualizado 15.09.2022 - 10:47h

¿Has oído hablar de las casas pasivas o Passivhaus? Se trata de un nuevo tipo de vivienda basada en modelos sostenibles, puesto que su principal apuesta es reducir al máximo el consumo en energía. Las Passive House requieren una mayor inversión inicial, pero este sobrecoste se amortiza a medio plazo porque el ahorro en la demanda de energía de estas viviendas es de entre un 70 y 90 % más que en una tradicional. Si este nuevo concepto de casa eficiente te interesa, en este artículo te contamos todos los detalle sobre las Passivhaus y te explicamos todas sus ventajas.


Mejores ofertas Black Friday durante el sábado 26 en Amazon

Ofertas de hoy

REGALOS

JUGUETES

HOGAR

SALUD Y BELLEZA

TECNOLOGÍA


Qué es una Passivhaus

Una casa pasiva o Passivhaus es un tipo de vivienda cuyo diseño específico se centra en reducir al máximo la energía que utiliza para climatizar la vivienda. De esta forma se consigue mantener un ambiente y temperatura constante durante todo el año porque el diseño Passivhaus optimiza los recursos existentes. Este modelo de vivienda se basa en cinco principios básicos:

  1. Aislamiento térmico
  2. Carpintería de altas prestaciones.
  3. Ausencia de puentes térmicos. Este concepto hace referencia a que tiene ventanas con triple acristalado que evita que el cristal interior y el exterior entren en contacto para conseguir un mayor aislamiento de la vivienda.
  4. Hermeticidad del aire.
  5. Ventilación mecánica.

Cuánto cuesta

Una vivienda Passivhaus tiene un coste inicial superior que una vivienda tradicional. Si quieres saber la horquilla de inversión inicial que se necesita, en esta otra información te explicamos cuál es el precio de las viviendas Passivhaus.

Cómo saber si una casa es Passivhaus

Para que una vivienda sea considerada Passive House debe tener un certificado energético que lo acredite. Estos certificados los otorga el Passivhaus Institud Darmstadt en Alemania, que es la entidad que gestiona estos modelos de casas pasivas.

Por tanto, para poder conseguir un certificado Passivhaus debes ponerte en contacto con profesionales de la entidad Passivhaus que tengan sede en España para proceder al estudio y supervisión de las fases de obra de la vivienda para garantizar el cumplimiento de los requisitos. El coste medio de este tipo de certificados puede alcanzar los 4.000 o 5.000 euros.

Requisitos

Para poder conseguir el certificado energético que verifica que tu vivienda es Passivhaus, es necesario que tu casa se ajuste a los siguientes requisitos:

  1. Que la demanda energética primaria, es decir, la que procede de la calefacción, agua caliente y electricidad, sea menor o igual a 120 kilovatios el metro cuadrado por año.
  2. Que la demanda de energía en calefacción y refrigeración sea menor o igual a 15 kilovatios el metro cuadrado al año.
  3. Que la estanqueidad del aire se renueve en función de unos ciclos establecidos. La regla marcada por la entidad Passivhaus sobre la estanqueidad del aire es que se debe renovar como máximo 0,6 veces a la hora.
  4. La transmitancia térmica debe ser igual a 0,8 vatios el metro cuadrado en muros con ventanas y debe ser igual a 0,15 vatios el metro cuadrado en muros opacos. Este concepto hace referencia a la medida de calor que atraviesa un material que separa dos espacios.

Además del cumplimiento de estos cuatro requisitos, un técnico homologado en Passivhaus debe verificar tanto durante la fase del proyecto como durante la obra que se cumplen todos y cada uno de ellos para que una vivienda pueda obtener el certificado. Este profesional es el encargado de enviar toda la documentación a la entidad alemana para que emita el correspondiente certificado si se autoriza. El último paso es muy importante, puesto que si el técnico no supervisa las fases y revisa los requisitos aunque se cumplan, no será considerada vivienda Passivhaus.

Aislamiento de las viviendas Passivhaus

La cantidad de ahorro de energía que ofrecen estas viviendas es de entre el 60 y el 90 %, gracias al sistema de aislamiento térmico que evita la aparición o formación de puentes térmicos. Esta capacidad para ahorrar energía se debe a un conjunto elementos que componen la vivienda, tanto en el proceso de fabricación como en los acabados:

  • Poseen una fachada capaz de estancar y frenar el paso de infiltraciones de aire, tanto en invierno como en verano.
  • Cuenta con sistemas de triple acristalamiento y además, con baja transmitancia.
  • Puertas y ventanas de gran calidad para que no se produzcan fugas en las viviendas. En concreto, las ventanas deben tener vidrios muy eficientes y deben ser capaces de minimizar las pérdidas de calor.

El ahorro energético es uno de los mayores atractivos de este tipo de viviendas, sobre todo con la tendencia creciente del teletrabajo y el aumento del precio de la luz. En estos supuestos, en los que cada vez la factura es más cara y mucha gente necesita tener más tiempo el ordenador conectado en casa, una vivienda más eficiente supone un alivio para muchos bolsillos.

En términos de ahorro, según la empresa Sto, los costes derivados de calefacción para una vivienda de unos 120 metros cuadrados puede ser de unos 1.500 euros, mientras que en una vivienda pasiva el coste en una casa idéntica sería de 150 euros.

Ventilación controlada

Otra de las características de las viviendas Passivhaus es su capacidad hermética. Es decir, que tiene un sistema de ventilación controlada que bloquea el paso de ciertos elementos contaminantes, del polvo o los ácaros y del polen. Para las personas con alergia, abrir las ventanas en primavera es toda una odisea. Y, precisamente, las viviendas pasivas ofrecen una ventaja en este sentido. Con ellas, mantendrás la casa ventilada sin necesidad de abrir las ventanas en las horas centrales del día.

Ventajas

  • La principal ventaja de una vivienda Passive House es el ahorro de energía que oscila entre el 70 y 90 % respecto a otros tipos de viviendas gracias a su sistema de aislamiento térmico.
  • Gracias al buen aislamiento térmico se evita la pérdida del calor en invierno e impide la entrada del mismo en verano. Este hecho junto con la transmitancia térmica son los que ayudan a conseguir el ahorro en energía al mantener una temperatura y climatización constantes.
  • Otra de las grandes ventajas de las casas pasivas es la capacidad de renovación del aire que se filtra y se renueva de forma constante gracias a su sistema de ventilación mecánica.
  • Además del ahorro de energía, estas viviendas están construidas con materiales menos contaminantes para el medioambiente.
  • En definitiva, este tipo de viviendas ofrecen unos espacios interiores más saludables y con un mayor confort para los inquilinos en términos de temperatura, humedad y nivel de concentraciones de CO₂.

Edificios positivos

Los edificios positivos son parecidos a las viviendas Passivhaus, pero con una diferencia. Tienen instalaciones de generación de energía renovable y son capaces de acumular y generar energía renovable a través del aislamiento térmico. Al igual que en las viviendas pasivas, este tipo de edificios se caracterizan por un sistema de ventilación eficiente, climatización eléctrica y aislamiento.

Los edificios Passivhaus gasta un 80 % menos en calefacción y refrigeración

“Un edificio que posee la certificación energética Passive House reduce en torno al 80 % la factura de calefacción y refrigeración respecto a uno convencional, y a la vez presenta un alto confort climático y acústico”. Así lo indicó en la Universidad de Navarra Micheel Wassouf, arquitecto de Energiehaus y socio fundador de la plataforma española del estándar Passivhaus, con motivo de un curso que impartió en el Máster en Diseño y Gestión Ambiental de Edificios (MDGAE).

Según explicó, ese protocolo consiste en unas determinadas soluciones constructivas, basadas en la aplicación de conceptos pasivos y combinado con un alto grado de aislamiento, una alta hermeticidad al paso de aire, ventanas aislantes y ventilación controlada que recupera hasta el 90 % de la energía de la ventilación.

“A partir de 1990 se edificaron en Alemania los primeros prototipos con el estándar Passivhaus. 20 años después contamos con la experiencia de más de 20.000 construcciones en varios países. Hay grandes ciudades que lo han integrado en la normativa local, como Frankfurt, Heidelberg o Hannover”, apunta Wassouf, que comenta que en España las primeras edificaciones Passivhaus se introdujeron en 2008.

Contribución a lograr energía casi cero

Con respecto al sobrecoste que supone construir con Passivhaus, el experto indicó que solo asciende al 5-10 % más con respecto a la realización de la obra con otros materiales. “Se recupera en pocos años, a través del ahorro en el consumo de energía. Además, asegura un gran confort climático para los usuarios.”, expresó.

Por último, recalcó que Passivhaus proporciona soluciones pasivas que, combinadas con el uso de energías renovables, permiten cumplir la directiva del Parlamento Europeo por la que las nuevas construcciones deberán llegar a un balance energético casi nulo a partir de 2020. “Según la máxima autoridad pública estadounidense en ese campo, Passivhaus es el protocolo más exigente para certificar edificios de energía casi nula”, puntualizó.

Si quieres leer más noticias como Qué es una vivienda Passivhaus y por qué es todo ventajas, te recomendamos que entres en la categoría de Hogar y Consumidores.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >