Así hay que conducir en una rotonda

Así hay que conducir en una rotonda
NOTICIA de Jessica Pascual
24.09.2020 - 08:03h    Actualizado 12.02.2021 - 17:57h

¿Cómo hay que circular en una rotonda para conducir de forma correcta? La DGT da las pautas sobre cómo tienen que circular todos los vehículos para entrar y salir en una rotonda.

¿Alguna vez has tenido que pegar un frenazo porque un coche se te ha cruzado para salir de la rotonda? ¿O te has tenido que tirar frente a otro coche porque tenías que salirte y no te ha dado tiempo a cambiarte de carril?

Si en alguna ocasión has estado cerca de darte un golpe por imprudencias en las rotondas, partir de ahora no caben dudas. Descubre cómo es la forma correcta de tomar una rotonda.

Los 3 pasos para tomar una rotonda

La DGT recuerda los tres pasos básicos para conducir en una rotonda de forma correcta y evitar posibles choques o accidentes.

PASO 1: Respetar al resto de vehículos

El primer paso y el más importante es respetar al vehículo que ya está dentro de la rotonda.

El vehículo que está circulando por dentro de la rotonda tiene preferencia sobre el vehículo que quiere entrar en ella.

PASO 2: Cómo salir de la rotonda

¿Cómo hay que salir de una rotonda? Este hecho es el que más polémica y controversia genera. ¿Quién no ha visto como otro vehículo ha salido de una rotonda directamente desde el carril interior sin haber pasado por el carril derecho? De aquí se derivan pequeños golpes o accidentes que pueden complicarte el día.

Así que es importante conocer esta segunda regla básica: Sólo se utiliza el carril derecho para salir de las rotondas, nunca el izquierdo o carril interior.

Además tenemos que tener presentes una serie de pautas para efectuar la salida de la mejor forma posible. En el momento que tengamos que salir de la rotonda lo primero que tenemos que hacer es señalizar nuestra acción.

Tanto si estamos en el carril interior como en el exterior es imprescindible señalizar para avisar al resto de conductores.

Después de señalizar, si no estamos en el carril exterior, debemos cambiarnos siempre que sea posible. Y decimos esto porque los vehículos que estén circulando por el carril exterior siempre van a tener preferencia frente a nosotros. Si no es posible cambiarnos en ese momento, es mejor dar una segunda vuelta a la rotonda y salir sin provocar riesgos.

PASO 3: Señalizar todo

La tercera y última regla es sencilla: Señaliza cualquier cambio o movimiento en el interior de la rotonda.

Al igual que hay que señalizar cualquier adelantamiento en carretera para avisar a los conductores que tenemos alrededor es imprescindible señalizar los cambios de carril en las rotondas puesto que en estos puntos sobre todo de las grandes ciudades confluyen muchos vehículos al mismo tiempo y es importante poder circular de forma ordenada y en armonía y no acabar creando un caos de circulación y de vehículos que no respetan los carriles.

De forma resumida, el siguiente vídeo explicativo de la DGT señala la forma de ejecutar estos tres sencillos pasos para que todos los vehículos circulen de forma correcta en las rotondas.

Con estas tres reglas ya sabes que no se puede salir de una rotonda desde el carril interior o izquierdo, que siempre hay que señalizar y que no hay que tirarse hacia el interior de una rotonda si otro vehículo que ya está circulando por ella se acerca hacia nuestro punto.

Además, según el vídeo explicativo de la DGT se aprecia cómo hay que circular en aquellos casos en los que un vehículo que entra en una rotonda va a tomar la salida contraria, es decir, que va dar la vuelta entera y por tanto va a hacer un cambio de sentido.

En estos casos para no entorpecer lo mejor es que acceda a la rotonda por el carril interior y cuando haya pasado la mitad de la rotonda y se acerque la salida que tiene que tomar se cambie en primer lugar al carril exterior y después proceda a salir de la rotonda.

También se muestra cómo tiene que actuar un vehículo que entra en una rotonda para tomar la primera salida. Es el vehículo que tiene la forma de proceder más sencilla. En este caso debe entrar a la rotonda por el carril exterior y salirse de forma inmediata en la primera salida. De esta forma no tiene que cruzarse con otros vehículos, sólo seguir su carril.

Por último, el vehículo que a pesar de entrar en la rotonda tiene que continuar recto, deberá entrar por el carril de en medio si o hubiera y antes de llegar a su salida cambiarse al exterior. En caso de no haber carril intermedio deberá entrar por el interior y cambiarse al exterior antes de llegar a su salida para poder tomar su carril de forma correcta. O puede ir de forma directa por el carril exterior y así evitar tener que cambiarse.

Otras recomendaciones

Vehículos entrando a una rotonda

Cómo entrar a una rotonda: Además de saber cómo circular en una rotonda es imprescindible que lo hagamos despacio, a poca velocidad. Entrar en una rotonda a gran velocidad puede ser un motivo de accidente.

Elegir el carril: A la hora de circular lo mejor es hacerlo por el carril exterior para no tener que cruzar muchos carriles pero en caso de hacer un cambio de sentido o hacer un recorrido largo en la rotonda, para no entorpecer, siempre es mejor conducir por el carril interior y después cambiarse.

Cómo utilizar los intermitentes: El uso de intermitentes siempre genera dilemas porque sólo es obligatorio utilizarlos cuando vamos a salir de la rotonda, no para indicar que vamos a seguir circulando dentro de ella.

Paciencia: Es imprescindible conducir con calma, no hay prisa por entrar a una rotonda, es mejor esperar unos minutos y hacerlo con seguridad a entrar rápido y arriesgarte a provocar un accidente.

Cómo no se puede circular

En la siguiente foto la DGT muestra además las diferentes acciones que están mal a la hora de circular en una rotonda.

En resumen esta imagen refuerza la idea de que los vehículos tienen que circular por un carril y cambiarse en caso necesario pero siempre señalizando y haciéndolo de forma correcta y que de las rotondas siempre se sale por el carril exterior.

Además en la imagen se ve una de las actuaciones imprudentes más comunes de los vehículos en las rotondas: conducir por ellas como si fuera un carril recto tal y como se aprecia en el coche amarillo.

Turbo rotondas o rotondas rápidas

¿Sabes qué es una turbo rotonda? Seguro que las has visto alguna vez, incluso habrás circulado por ellas, pero no sabes que se llaman turbo rotondas o rotondas rápidas. Son rotondas que tienen los carriles marcados por líneas continuas que delimitan el carril por el que el vehículo debe circular.

De esta forma antes de entrar en ella tienes que situarte en el carril en función de la salida que quieras tomar. En una turbo rotonda no tienes que tomar decisiones de cambio de carril o de circulación porque las líneas continuas te delimitan el camino.

Otra variante de este tipo de rotondas son las que facilitan la fluidez del tráfico porque permiten que todos los vehículos que entren por un carril determinado no tengan que hacer el ceda para entrar a una rotonda, sino que tienen el carril libre. De esta forma la rotonda se divide en dos, el carril interior por el que circulan todos los vehículos que están dentro de ella y el carril exterior queda reservado exclusivamente para los nuevos transportes que entren por un carril en ese tramo. Son tramos diferenciados porque tienen las líneas continuas marcadas.

Si quieres leer más noticias como Así hay que conducir en una rotonda, te recomendamos que entres en la categoría de Coches.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >