>
Compartir
WhatsApp

Los 5 errores más comunes de los conductores en las rotondas

Tráfico en una rotonda.
NOTICIA de Cristian Pinto
09.04.2023 - 09:12h    Actualizado 02.02.2024 - 10:50h


Es muy probable que alguna vez hayas vivido esta situación: vas circulando por el carril derecho de una rotonda y, de repente, se te cruza un coche que quiere coger la siguiente salida. Si has vivido este tipo de incidente, estaría bien que supieses cómo hay que conducir en una rotonda.

En esta información te contamos cuáles son los 5 errores más comunes de los conductores en las rotondas y cómo pueden evitarse aplicando la lógica que regula las rotondas.

Qué es una rotonda

En primer lugar, hay que tener claro qué es y cómo funciona una rotonda. Si eres de los que piensa que una rotonda es una intersección, que sepas que estás equivocado. Una rotonda es una conjunto de intersecciones. Cada salida o entrada de la rotonda es una intersección y está regulada por una carretera principal, que es el interior de la propia rotonda. En esa carretera principal tienen prioridad los vehículos que ya transiten sobre ella y no los que van a entrar.

Errores de los conductores

La señalización

Cuando un vehículo se aproxima para entrar en la rotonda es frecuente que señalice hacia dónde va a ir. Por ejemplo, si en una rotonda con 4 intersecciones un coche quiere girar a la izquierda, es común que lo señalice con el intermitente antes de entrar a la rotonda. Esto es incorrecto porque, aunque esté señalizando a la izquierda, se va a incorporar a la rotonda por la derecha, por lo que está realizando una incoherencia. Esta acción es igual de peligrosa que no poner el intermitente al hacer una maniobra.

Sin embargo, si vas a entrar en una rotonda y vas a salir en la primera salida que se sitúa a la derecha, está permitido poner el intermitente derecho. Esto se debe porque, efectivamente, estás girando a la derecha al entrar en una rotonda y también al salir de ella.

Entrar a la rotonda por el carril equivocado

En las rotondas de dos o más carriles es fundamental elegir el carril correcto. Si entramos en una rotonda con 4 salidas y nuestra intención es hacer un cambio de sentido, es decir, salir por la cuarta salida, no debemos hacerlo por el carril derecho y mantenernos en él hasta que salgamos. Las rotondas son nodos de tráfico fluido, por lo que si estamos constantemente en el carril derecho bloquearemos al resto de vehículos que quieren entrar en la rotonda y abandonarla en la primera salida.

¿Cuál es la manera correcta de entrar a una rotonda? El carril derecho solo se debe utilizar cuando se vaya a salir de la rotonda. De esta manera, no entorpecerás el paso al resto de vehículos que quieran abandonar la rotonda por la próxima salida.

  • Si quieres salir de la rotonda en la primera salida, entra por el carril de la derecha y señaliza hacia ese mismo lado con el intermitente.
  • Si quieres salir por la segunda salida de la rotonda, entra por el carril interior y, antes de abandonar la rotonda por la segunda salida, desplázate al carril derecho indicándolo con el intermitente.
  • Si quieres abandonar la rotonda por la tercera salida, entra a la rotonda por el carril izquierdo y desplázate al derecho cuando ya hayas pasado la segunda salida.
  • Si quieres salir de la rotonda por la cuarta salida, es decir, realizar un cambio de sentido, entra por el carril izquierdo y cámbiate al derecho cuando hayas pasado la tercera salida.
  • Usar el carril izquierdo para adelantar

    Las rotondas no se tienen que usar para adelantar a otros vehículos. Como hemos explicado anteriormente, una rotonda es un nodo de tráfico fluido. La palabra fluido no tiene nada que ver con rápido, porque para algo hay un límite máximo de velocidad que hay que respetar.

    No señalizar el abandono de la rotonda

    Para que la fluidez de la rotonda sea efectiva, es muy importante señalizar cuando te vas a cambiar de carril o cuando vas a abandonar la rotonda. Si cuando un coche va a abandonar una rotonda no lo señaliza, el coche más próximo que desea incorporarse, pensará que el usuario de dentro de la rotonda va a continuar circulando por ella y tendrá que cederle el paso. Esto provoca que en vez de realizar un ceda el paso el conductor que quiere ingresar a la rotonda haga un stop y se rompa la fluidez.

    Abandonar la rotonda desde el carril interior

    Probablemente, sea el error más común y que más situaciones de accidente provoca. Como hemos dicho antes, es obligatorio abandonar la rotonda desde el carril derecho, por lo que cruzarse desde el carril izquierdo es una temeridad porque puedes provocar un accidente al cruzarte de carril.

    Si vas por el carril interior y no puedes cambiarte al exterior porque hay coches que lo impiden, debes dar una vuelta entera a la rotonda si fuese necesario. Es mejor hacer esto que cruzarte de carril y poner en peligro al resto de usuarios de la vía.

    Cómo no se puede circular

    En la siguiente foto la DGT muestra además las diferentes acciones que están mal a la hora de circular en una rotonda.

    En resumen, esta imagen refuerza la idea de que los vehículos tienen que circular por un carril y cambiarse en caso necesario, pero siempre señalizando y haciéndolo de forma correcta y que de las rotondas siempre se sale por el carril exterior.

    Además, en la imagen se ve una de las actuaciones imprudentes más comunes de los vehículos en las rotondas: conducir por ellas como si fuera un carril recto, tal y como se aprecia en el coche amarillo.

    Si quieres leer más noticias como Los 5 errores más comunes de los conductores en las rotondas, te recomendamos que entres en la categoría de Tráfico.