El arbitraje ante morosos puede evitar el cierre de empresas


El temor de los empresarios a no cobrar las deudas ha subido significativamente y la confianza en cobrarlas, cuando el deudor está en concurso, es prácticamente nula. Esta circunstancia se agrava para el empresario si la lentitud de los procesos judiciales se extiende a más de dos años y la de los concursales a más de tres. Por su parte, las empresas que utilizan el arbitraje alegan que la rapidez en la obtención del laudo mejora la liquidez porque adelanta el cobro y reduce la posibilidad de que el deudor entre en concurso.

Según los datos recogidos por la Asociación Europea de Arbitraje, Aeade, la falta de liquidez es el principal motivo de cierre de las empresas y la lentitud, a la que se acaba de hacer referencia, agrava el problema tanto de deudor, como de acreedor.

En un momento en que el número de concursos apunta a un máximo histórico -según el último informe de PriceWaterhouseCoopers (PWC) los concursos experimentaron un crecimiento del 238% en el primer trimestre del año (el número total de concursos fue de 1.380, casi la mitad de los registrados en 2008 y más de los publicados en 2007)- el arbitraje se posiciona como alternativa preventiva extrajudicial a los largos plazos de la justicia ordinaria.

A esta circunstancia hay que añadir el hecho de que las compraventas de viviendas, según datos de marzo de 2009, cayeron un 24,3% a nivel interanual y las transmisiones de fincas, un 20,7% (último estudio del Instituto Nacional de Estadística-iNE); mientras, según el informe de la consultora PWC, los concursos en los sectores de construcción, 356, e inmobiliario, 163, aumentaron acaparando el 38% del total de empresas concursadas (1.380).

Más del 90% de las empresas se decanta por el arbitraje por la rapidez en la obtención del laudo

Según los datos recogidos por Aeade en cuanto a la valoración de las características del arbitraje, más del 90% de las empresas usuarias de este mecanismo lo utilizan por la rapidez en la obtención de un laudo (que equivale a una sentencia firme).

En 2009 se está siguiendo la misma tónica que en 2008, cuando la media de resolución de los conflictos fue de menos de cuatro meses y los casos de más complejidad no pasaron de seis meses.

Asimismo, la posibilidad de llegar a una solución con las menores tensiones posibles entre las empresas, aunque aún no sea una de las particularidades más valoradas por el usuario español de arbitraje es, según Javier Íscar, secretario general de Aeade: «Un distintivo estrella, ya que en este tipo de procesos permite que la relación contractual sufra un menor deterioro al tratarse, el arbitraje, de un mecanismo que fomenta el entendimiento entre las partes».

Íscar añade que «en el arbitraje, a diferencia de la justicia ordinaria, el plazo máximo de resolución del conflicto son seis meses, lo que puede reducir la posibilidad de entrar en concurso de acreedores».

Un 30% de las empresas no habría cerrado ni entrado en concurso

La imposibilidad de hacer frente a los pagos en el momento de su vencimiento es el detonante para la situación judicial de suspensión de pagos. Según el estudio de los procedimientos administrados por la Asociación, los procesos judiciales retrasan el cobro de la deuda 467 días, mientras que el arbitraje permite adelantar casi 300 días el cobro de las cantidades.

Javier Íscar explica que «las causas que pueden llevar a una empresa a tener problemas de liquidez, es decir, la falta de dinero en el ciclo corto para hacer frente a los pagos, suelen ser la disminución de los activos circulantes, el aumento del endeudamiento a corto plazo y el aumento de incobrables, lo que se traduce en que podría haberse evitado el cierre y la entrada en concurso de una de cada tres empresas».

Las empresas que utilizan el arbitraje de Aeade alegan, entre los principales detonantes para decantarse por este mecanismo, que la rapidez en la obtención del laudo mejora la liquidez porque adelanta el cobro y reduce la posibilidad de que el deudor entre en concurso.

El arbitraje entre empresas crece en 2009

En 2009, la Asociación Europea de Arbitraje, Aeade, administró cerca de 650 arbitrajes, un 26% más que el año anterior, de los que 589 correspondieron a arrendamientos urbanos, un 90,6%, y 61, un 9,4%, a arbitrajes en sectores como servicios, construcción, compraventas… Mientras que los procedimientos en el sector inmobiliario muestran una ralentización, en 2009 han crecido un 24% en relación con 2008, los conflictos de mayor cuantía han experimentado un crecimiento del 51%, y la cuantía media se ha triplicado pasando de 68.000 euros en 2008 a 248.425 en 2009.

Según Javier Íscar, secretario general de Aeade: «En 2009, el arbitraje se ha afianzado entre el sector empresarial y de la abogacía, de manera que se ha convertido en una alternativa real a la justicia ordinaria. Esto no quiere decir, en absoluto, que hayamos conseguido los objetivos planteados en relación al conocimiento y uso que debería alcanzar la sociedad española del arbitraje. En 2010, seguiremos trabajando en la misma línea, pero aún más duro, porque sabemos que estamos en el camino correcto».

Servicios y construcción, los que más confían en el arbitraje

Los sectores más representativos han sido servicios (con 17 procedimientos de una cuantía media de 661.410,08 euros) seguido de construcción (con 11 procedimientos de una cuantía media de 155.875,65 euros). Este tipo de conflictos se resolvieron en una media de menos de cuatro meses.

Asimismo, los arbitrajes que corresponden a Propiedad Horizontal (conflictos surgidos en comunidades de propietarios) van en aumento. Este tipo de arbitraje especializado se puso en funcionamiento en 2009 y tiene cada vez una mayor acogida. En total, se tramitaron 24 procedimientos de una cuantía media de 8.664,47 de los que un 90% corresponden a reclamación de cuotas.

Madrid y Andalucía agrupan el 54% de los arbitrajes en arrendamientos

En relación con los arbitrajes en el sector inmobiliario, por comunidades autónomas los datos más representativos los ostentan Madrid que ha englobado el 36% de los procedimientos (213), seguido de Andalucía con el 18% (105), Comunidad Valenciana el 13,6% (80), el País Vasco el 13,4% (79) y Cataluña el 7,5% (44). La media de resolución de este tipo de procedimientos se limitó a 30 días.

Por provincias, Madrid (109 arbitrajes), Valencia (52) y Málaga (45) son las tres en las que Aeade más procedimientos ha administrado.

Si quieres leer más noticias como El arbitraje ante morosos puede evitar el cierre de empresas, te recomendamos que entres en la categoría de Autónomos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp