>
Compartir
WhatsApp

El Día Mundial contra el Cáncer de Colon recuerda la importancia de la detección precoz

Detección cáncer de colon
NOTICIA de Jessica Pascual
31.03.2024 - 08:39h    Actualizado 31.03.2024 - 08:39h

Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer de Colon, que se celebra el 31 de marzo, no está mal recordar que el cáncer colorrectal sigue siendo el de mayor incidencia en España. Sin embargo, esta enfermedad, con un diagnóstico temprano, aumenta hasta el 90 % las probabilidades de supervivencia. El problema es que, en muchas ocasiones, los síntomas no se manifiestan hasta los estados más avanzados. Estos son los resultados del análisis ‘El Cáncer en la Empresa II’, elaborado por Cigna Healthcare, compañía especializada en seguros de salud.

El estudio incide en la importancia de la prevención como herramienta de éxito para el tratamiento y superación de esta enfermedad, junto con otras estrategias que pueden ayudar a que el resultado sea favorable. Daniela Silvia, E-Health Manager de Cigna Healthcare, explica que una dieta saludable, la práctica del ejercicio regular, mantener un peso corporal adecuado y evitar el consumo de alcohol y tabaco se convierten en elementos clave para reducir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor.

El cáncer colorrectal, el de mayor incidencia en España

El cáncer colorrectal sigue posicionándose como el de mayor incidencia entre la población española. Los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a fecha del último semestre de 2023 evidencian que en 2023 se produjeron en España un total de 221.462 defunciones, cuyas causas más frecuentes fueron las enfermedades del sistema circulatorio, los tumores y las enfermedades del sistema respiratorio.

Respecto a los tumores y en el caso concreto del cáncer de colon, los datos de 2023 arrojan que esta es una enfermedad responsable de un total de 5.452 fallecidos, que supone un 0,6 % más que en el mismo periodo de un año atrás. Y que según los mismos datos del INE en 2022, es una de las causas de muerte más frecuentes.

Silva insiste en que, a pesar de que la supervivencia ha aumentado de forma considerable durante los últimos años, muchas personas no presentan síntomas en la fase inicial, lo que dificulta la detección del cáncer de colon en las etapas más tempranas. Motivo por el que la prevención, así como llevar un estilo de vida saludable a través de una dieta equilibrada y la realización de actividad física, se convierten en los grandes aliados para enfrentar a este cáncer.

En cifras, en España se estima que este año se diagnosticarán 44.294 casos nuevos de cáncer colorrectal, un número que aumenta respecto a 2023, cuando se diagnosticaron 42.721 casos. Y que supone cerca del 15 % del total de tumores diagnosticados a nivel nacional. Así se desprende de los datos que ofrece la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Los expertos de Cigna insisten en que uno de los grandes problemas de esta enfermedad es que en ocasiones los síntomas no se presentan hasta los estadios más avanzados. Por ello, remarcan la importancia de tomar medidas para reducir los factores de riesgo y someterse a exámenes periódicos y programas de cribado, en especial, a partir de los 50 años o antes si se tienen antecedentes familiares o personales. Los datos avalan esta necesidad, puesto que “cuando se diagnostica precozmente, la supervivencia de este tumor es del 90 %”, concluye Silva. Por ello, la colonoscopia es una de las pruebas médicas que deben hacerse los hombres de cierta edad.

¿Se puede prevenir el cáncer de colon con alimentación y deporte?

Una dieta saludable, la práctica del ejercicio regular, mantener un peso corporal adecuado y evitar el consumo de alcohol y tabaco se convierten en elementos clave para reducir el riesgo de desarrollar este tipo de tumor, explica Silva. Porque tal y como detalla el experto, “está demostrado que un buen estilo de vida tiene un papel clave en la prevención del cáncer colorrectal“.

Por su parte, el Código Europeo Contra el Cáncer afirma que a través de una alimentación saludable, la práctica del ejercicio regular y el mantenimiento de un peso óptimo, es posible reducir en un 18 % el riesgo de padecer cáncer. En la misma línea, la Asociación España contra el Cáncer señala que existe una relación directa entre la nutrición y la prevención del cáncer colorrectal, puesto que los alimentos que provocan la inflamación del sistema digestivo o estrés oxidativo de las células tienen una clara influencia en el riesgo de padecer este tumor.

En cualquier caso, Silva remarca la idea de que en el abordaje de este cáncer o de cualquier otro, es fundamental tener en cuenta que existen diversos factores de riesgo que aumentan la probabilidad de que aparezca. Algunos de ellos “son no modificables, esto es, la edad, genética o los antecedentes familiares”, explica. Pero existen “otros factores de riesgo que son igual de importantes, pero que sí se pueden modificar”. Y menciona alguno de ellos, como “el consumo excesivo de alcohol y otras sustancias, una mala alimentación, especialmente un bajo consumo de fibra vegetal, o el sedentarismo”, concluye Silva.

5 estrategias de prevención para reducir el riesgo de padecer cáncer colorrectal

Cigna Healthcare ha publicado la guía acerca de ‘El Cáncer en la Empresa II’, un análisis donde recoge la situación actual acerca de esta enfermedad y plantea distintas estrategias para la gestión de esta enfermedad, entre las que destacan las siguientes labores de prevención encaminadas a reducir el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

Mantener una alimentación saludable

En primer lugar, destacan la importancia de limitar el consumo de alimentos con un alto contenido en calorías. Porque, tal y como explica Silva, el consumo excesivo de carnes rojas, de alimentos procesados y de azúcares y grasas está asociado con un mayor riesgo de desarrollar cáncer colorrectal.

Además, explican que una dieta poco equilibrada puede derivar en otros daños y peligros para la salud, como la obesidad. Silva señala que las estimaciones apuntan a que la obesidad provoca 85.000 casos anuales de cáncer de colon a nivel mundial. Por ello, se vuelve fundamental consumir una dieta rica en verduras, frutas, granos enteros y proteínas magras. Así como cocinar los alimentos a la plancha, al horno o al vapor y, en la medida de lo posible, con poca sal y aceite.

Moverse es crucial

Silva califica el movimiento como escudo de protección. Porque la práctica de ejercicio habitual no solo ayuda a mantener un peso saludable y evitar el desarrollo de trastornos metabólicos, sino que también está asociado con la prevención del cáncer colorrectal, puesto que puede reducir hasta en un 30 % el riesgo de padecerlo.

De entre las distintas modalidades de ejercicio, se recomienda incluir los ejercicios aeróbicos, los ejercicios de fuerza y los ejercicios de flexibilidad para mantener la elasticidad de los músculos.

Sin embargo, y a pesar de todos estos beneficios, aún queda mucho por hacer. Porque las cifras muestran que, a pesar del riesgo asociado a la falta de ejercicio, menos del 40 % de los españoles realiza una actividad física de manera regular. Y, en concreto, el 30 % se declara sedentaria, según recoge el Instituto Nacional de Estadística.

Tabaco y alcohol, prohibidos

Los datos estiman que el tabaquismo es la causa de hasta un 33 % de los cánceres mundiales y de un 22 % de las muertes por tumores, tal y como indica la SEOM. Cifras que contrastan con los de la Organización Mundial de la Salud, que indica que el 4,4 % de los tumores en España se producen a consecuencia del consumo de alcohol.

Silva indica que ambas sustancias afectan a la mucosa del colon. Incrementan el riesgo de desarrollar pólipos, que son acumulaciones de células en el revestimiento del colon que, con el paso del tempo, pueden derivar en este tipo de cáncer. Por todo ello, dejar de fumar y reducir la cantidad de alcohol puede reducir significativamente el riesgo de desarrollar esta enfermedad.

La prevención y diagnóstico previo, los mejores aliados

La prevención se sitúa como una herramienta clave para reducir el riesgo de padecer este cáncer, puesto que la detección temprana mejora considerablemente su pronóstico, explica Silva.

En aquellas personas con alto riesgo de desarrollo de esta enfermedad o en los mayores de 50 años, es fundamental someterse a programas de cribado, acudir a revisiones frecuentes y efectuarse pruebas de detección. Todo ello permite detectar pólipos precancerosos o cáncer colorrectal en etapas tempranas, “cuando son más tratables y curables”, explica Silva.

Añade que, en caso de tener dudas o presentar síntomas, es significativo consultar siempre con un profesional de la salud sobre la situación y los factores de riesgo individuales.

Asesoramiento genético

Silva explica que hay factores de riesgo que no son modificables, como los antecedentes personales o familiares o la genética. El desarrollo de pólipos adenomatosos o cáncer colorrectal previamente o contar con algún familiar de primer grado que haya tenido alguna de estas dos patologías supone un riesgo para el desarrollo de este tumor.

Además, algunos casos están asociados con alteraciones genéticas hereditarias, como el síndrome de Lynch, o la poliposis adenomatosa familiar (PAF). En este sentido, el asesoramiento genético puede ayudar a identificar a las personas con un mayor riesgo genético de desarrollar cáncer colorrectal, proporcionarles información sobre sus mutaciones específicas y ofrecerles estrategias de manejo y prevención personalizadas.



WhatsApp Casacochecurro