El insomnio lleva a 7 de cada 10 personas que lo sufren a tener depresión o ansiedad


El insomnio lleva a 7 de cada 10 personas que lo sufren a tener depresión o ansiedad

Llevar una vida regular, no tomar estimulantes, realizar ejercicio físico de forma continuada, realizar algún ejercicio de relajación por la noche, no ingerir bebidas alcohólicas, sobre todo por la noche, y no ver la televisión en la cama antes de dormir, son algunas medidas que pueden ayudar a combatir el insomnio primario. En personas con depresión o ansiedad que padecen insomnio, el riesgo de recaída es mayor. Además, el insomnio aumenta el riesgo de alcoholismo y adicción a sustancias. Los expertos destacan que la edad por sí sola no es un desencadenante del insomnio y que, en este sentido, las personas mayores sanas no tienen por qué padecerlo, pudiendo ser un signo de alerta de otra enfermedad, como la depresión.

12 mayo / Casacochecurro.com Un cuarto de la población padece insomnio, aunque si se siguen los criterios diagnósticos en los que se incluye la presencia de síntomas durante el día como fatiga o irritabilidad, se estima que este trastorno lo padece alrededor del 6% – 8% de la población. La relación del insomnio con otras patologías psiquiátricas, el manejo adecuado y el concepto de insomnio como un síndrome en sí y no como un síntoma, han sido algunos de los aspectos tratados en el marco del VI Congreso Nacional de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, que se está celebrando esta semana en Sitges, Barcelona.

Según la doctora Francesca Cañellas Dols, psiquiatra del Hospital Universitario Son Espases de Palma de Mallorca, «el 70% de las personas que padecen insomnio tiene depresión o ansiedad. Asimismo, es de destacar que pacientes con alguna de estas enfermedades que presenta insomnio tienen más riesgo de recaída y presentan un pronóstico y evolución peores».

Mujeres adultas

El grupo de población en el que la incidencia de insomnio es mayor es el de las mujeres y en mayor medida cuanta más edad se tiene. No obstante, la doctora Cañellas Dols explica que «si bien el sueño se deteriora con la edad en el sentido de que se fragmenta y se hace más ligero y la edad es un factor de riesgo para presentar insomnio, éste no es un trastorno que aparezca por el hecho de ser mayor, sino que normalmente es secundario a otra enfermedad, sobre todo a la depresión, o a la polimedicación por otras patologías, algo muy frecuente en personas mayores».

Aunque en gran parte el insomnio es secundario a otra enfermedad, otros casos de insomnio no se pueden asociar a ninguna patología, sino que se trata de insomnios primarios. «El mejor tratamiento en el primero de los casos es tratar la causa o trastorno que provoca el insomnio», explica la doctora Cañellas Dols. «En el caso de insomnios primarios, lo primero es enseñar a los pacientes a adoptar una serie de hábitos que ayudarán a combatir el problema: llevar unos horarios de sueño regulares, no intentar dormir durante el dia, no tomar estimulantes, realizar ejercicio físico de forma regular y nunca justo antes de acostarse, realizar algún ejercicio de relajación por la noche, no ingerir bebidas alcohólicas, sobre todo por la noche, y no ver la televisión en la cama antes de dormir». En ambos casos, la atención debe ser multidisciplinar. Cuando estas medidas no funcionan existen terapias farmacológicas que, según esta experta, «en cualquier caso, se deben utilizar el menor tiempo posible».

La falta de sueño se sufre más entre personas de clases bajas y niveles educativos inferiores

La falta de sueño se sufre más entre personas de clases bajas y niveles educativos inferiores

Para combatir la falta de sueño, además de contar ovejas, es posible acudir a la ciencia. Un equipo de científicos europeos ha puesto en marcha ‘laboratorios del sueño’ con el fin de estudiar los factores biomédicos y sociológicos que impiden dormir por la noche. Estos laboratorios se crearon en el marco del proyecto SLEEP RESTRICTION («The Biomedical and Sociological Effects of Sleep Restriction»), dedicado a investigar la influencia del estilo de vida contemporáneo, a menudo frenético, sobre la calidad del sueño. Algunos de los resultados determinan que un nivel educativo inferior o pertenecer a una clase social baja conllevan mayor falta de sueño. Una pareja dueme en una cama.

El proyecto, dirigido por la doctora Tarja Porkka Heiskanen de la Universidad de Helsinki se sirvió de experimentos de restricción del sueño bajo condiciones controladas en los laboratorios mencionados. En uno de los estudios se restringió el patrón de sueño de hombres jóvenes y sanos a cuatro horas cada noche durante cinco días para a continuación contar con dos noches de sueño normal. Los resultados permitieron concluir que la restricción del sueño provoca cambios en el metabolismo energético, el sistema inmunitario y el sistema nervioso autónomo humano. También puso de manifiesto que la reducción del sueño podría provocar inflamación y estrés oxidativo y en consecuencia iniciar mecanismos involucrados en las enfermedades cardiovasculares.

Estudios con personas

En otro experimento en el que participaron noventa y siete personas se indagó en la influencia de los trastornos del sueño en las funciones metabólica, endocrina e inmunitaria. Los sujetos a estudio presentaban distintos trastornos del sueño como el síndrome de apnea obstructiva del sueño, el síndrome de las piernas inquietas e insomnio primario.

Los científicos al cargo descubrieron que el grado de perturbación se reducía en función de las medidas adoptadas para lograr la continuidad en el sueño. El estudio de los aspectos sociológicos de la falta de sueño mediante análisis cuantitativos reveló una conexión entre la pertenencia a un colectivo social desfavorecido y una incidencia elevada de problemas relacionados con el sueño. Las horas extraordinarias en el trabajo y los desplazamientos de gran duración hasta el mismo se asociaron también a una reducción del tiempo total empleado en dormir.

En el marco del proyecto también se realizaron entrevistas en Italia que revelaron hábitos de sueño deficientes entre aquellas mujeres que se ocupan del cuidado de los niños pequeños e hijos adultos que viven en casa. Los niveles más altos de trastornos del sueño se encontraron concretamente entre las mujeres que cuidan a ancianos o a familiares delicados.

Una encuesta realizada entre mujeres británicas de mediana edad reveló también que las mujeres con un nivel socioeconómico más bajo, y en particular las mujeres con nivel educativo inferior, tienen más probabilidades de sufrir alteraciones del sueño.

Consecuencias en la salud

No cabe duda de que casi cualquiera que haya pasado una mala noche, se ha sentido al día siguiente fatigado, de mal humor o con dificultades para concentrarse. Esta falta de sueño, sobre todo si se produce de manera asidua, puede tener repercusiones en la salud a largo plazo en forma de afecciones médicas crónicas como la diabetes, la hipertensión y cardiopatías, todas ellas capaces de reducir la esperanza de vida. Estudios adicionales mostraron que dormir más de nueve horas de manera habitual también provoca efectos perniciosos sobre la salud.

El 3 de mayo de 2013 se celebró en Bruselas el evento «Investigación europea básica y clínica sobre el sueño en Horizonte 2020» (European Basic and Clinical Sleep Research Towards Horizon 2020), donde se trataron estas y otras cuestiones. Esta reunión se enmarca en el programa de eventos del «Mes europeo del cerebro», a celebrar en mayo de 2013 por iniciativa de la Dirección General de Investigación e Innovación (Dirección de salud) de la Comisión Europea. Distintos responsables y miembros en activo y anteriores del consejo de administración de la Sociedad Europea de Investigación del Sueño (ESRS) entablarán un debate con funcionarios europeos de distintas comisiones y direcciones generales en torno a las actividades en marcha y los objetivos de las principales redes europeas dedicadas a la ciencia y la medicina del sueño y en torno a su aporte a la ciencia, la salud, la educación y la seguridad vial y laboral. En concreto se tratará sobre la necesidad de poner en marcha una convocatoria específica dedicada al sueño en el próximo programa marco Horizonte 2020.

Migrañas y falta de sueño, unidos

Migrañas y falta de sueño, unidos

Un equipo de investigación liderado por expertos de la Universidad de California (EE UU) ha identificado una mutación genética, conocida como caseína quinasa I delta (CKIdelta), que se asocia con una forma típica de la migraña. Además, el estudio, publicado en la última edición de la revista Science Translational Medicine, revela que la misma mutación se relaciona con los trastornos del sueño, lo que podría ayudar en el tratamiento de estos intensos dolores de cabeza.

Migrañas y sueño

«La migraña está muy relacionada con el sueño», explica Andrew Charles, investigador de la universidad americana y autor principal del artículo. «Por lo tanto, alteraciones en las rutas que regulan el sueño pueden predisponer a las migrañas», añade. Para llegar a esta conclusión, los científicos estudiaron a una sola familia con antecedentes de este tipo de dolor de cabeza y observaron que muchos de sus miembros también sufrían el síndrome de adelanto de fase del sueño.

Dormir por la tarde

Este trastorno perturba los patrones normales del sueño causando que los pacientes caigan habitualmente dormidos en la tarde (de 18:00 a 20:00 horas) y se despierten antes del amanecer. Asimismo, los autores buscaron en su base de datos de pacientes y encontraron otra familia en la que las migrañas se asociaban con el mutante de la caseína quinasa.

Luego, los investigadores probaron en ratones si las mutaciones en la caseína quinasa podrían causar migrañas cuando se expresaban en los animales, y encontraron que los roedores con mutaciones caseína quinasa mostraron patrones de actividad cerebral similares a las observadas en los pacientes con migraña.

Según Charles, «no creemos que estos animales puedan tener migraña, pero estudiar estos genes humanos en roedores ayuda a entender su mecanismo».

h3>Ratones sensibles a la luz

En concreto, los animales aumentaron las ondas de actividad cerebral conocidas como depresión cortical propagada, que se cree responsable de la migraña con aura –migraña precedida por una distorsión en la visión–. Es más, al igual que los pacientes con este tipo de dolor de cabeza, los animales también eran más sensibles a la luz y el ruido.

Para los autores, el tratamiento de los ratones con medicamentos para la migraña pareció disminuir algunos de estos síntomas. Los resultados sugieren que las mutaciones de caseína quinasa pueden desempeñar un papel en esta enfermedad. «Entender los genes y rutas moleculares implicadas en la migraña puede ayudar a desarrollar tratamientos genéticos individualizados», concluye Charles.

Las mujeres sufren más migrañas

Dolor de cabeza como las migrañas podrían estar relacionados con la falta de sueño.Los dolores de cabeza de tipo migrañas parecen ser causados en parte por cambios en el nivel de una sustancia química que el cerebro produce llamada serotonina. La serotonina juega muchos papeles en el cuerpo y también puede ejercer efecto sobre los vasos sanguíneos. Cuando los niveles de serotonina están elevados los vasos sanguíneos se constriñen; es decir se hacen más estrechos. Cuando los niveles de serotonina disminuyen los vasos sanguíneos se dilatan, es decir se hinchan y como consecuencia de dicha hinchazón se desencadena el dolor u otros problemas.

Muchos son los factores que pueden influir en el nivel de serotonina, puesto que puede afectar el nivel de azúcar sanguínea, ciertas comidas y cambios en el nivel de estrógeno en el caso de la mujer.

Un misterio por desvelar

La migraña es un trastorno neurológico común, heterogéneo y hereditario, que afecta a cerca del 20% de la población y es más frecuente entre las mujeres, sin embargo, su fisiopatología no está del todo definida y las influencias genéticas que la provocan son un misterio para la comunidad científica. La también conocida como jaqueca es una enfermedad crónica, de causa no conocida que se manifiesta por crisis o ataques repetitivos de cefaleas, que suelen tener unas ciertas características en cuanto a su duración (entre 4 y 72 horas), tipo de dolor (pulsátil), asociación a náuseas, fotofobia (molestia a la luz) y fonofobia (molestia al ruido) o empeoramiento con la actividad física.

Genes femeninos asociados con la migraña

Un equipo internacional de científicos ha identificado tres genes asociados con la migraña, un trastorno neurológico que afecta a cerca del 20% de las personas y es más común entre la población femenina. El hallazgo explica la relación más fuerte en las mujeres.

Los resultados muestran cómo uno de los genes identificados (TRPM8), que se expresa en neuronas y codifica un sensor para el dolor, se expresa solo en las mujeres. Por su parte, el segundo gen (LRP1) está involucrado en la detección del ambiente extracelular y las vías neurotransmisoras.

Los expertos analizaron las dolencias de 23.230 mujeres, procedentes del Estudio Sanitario del Genoma de la Mujer realizado en EE UU. De ellas, 5.122 padecían migrañas. En los estudios de replicación, esta vez en ambos sexos, los científicos descubrieron que una de estas regiones mostraba una asociación más fuerte en las mujeres.

«Hemos avanzado en la comprensión biológica de la migraña al identificar tres genes relacionados con esta dolencia en la población general», explica a SINC Markus Schuerks, autor principal del estudio e investigador del departamento de Neurología del Hospital Universitario Essen (Alemania).

El trabajo, publicado en Nature Genetics, revela que de las tres regiones genómicas asociadas con el trastorno, dos son específicas a este, en comparación con dolores de cabeza de menor intensidad que no llegan a ser migrañas.

Una nueva prueba clínica permite conocer las causas de la migraña

Sale a la luz Migratest, un test que ya puede realizarse en más de 45 laboratorios de toda España como Sabater Análisis, General Lab, Sanilab, Canga Arqueros y Bioclinic y que permite conocer si la causa de la migraña es de índole alimentario. Esto aporta una solución sin precedentes al tratamiento preventivo de esta enfermedad que afecta a entre un 12% y un 17% de la población y es una de las enfermedades más incapacitantes según la OMS.

Migratest es una novedosa prueba de diagnóstico clínico de la migraña, que permite descubrir si la causa de esta enfermedad está relacionada con la alimentación. Se trata de una prueba revolucionaria que abre la puerta a nuevas posibilidades de diagnóstico, prevención y tratamiento de la migraña, una patología frecuente que afecta a más de 5 millones de españoles – y sobre todo españolas – y es una de las más incapacitantes y de difícil solución según la Organización Mundial de la Salud.

Migratest analiza, a través de un simple análisis de sangre, el nivel de actividad de la enzima DiAminoOxidasa (DAO), que es la responsable de metabolizar la histamina, una molécula presente en mayor o menor grado en todos los alimentos. Un exceso de histamina en el cuerpo puede ser el desencadenante de una crisis de migraña.

Con Migratest, el paciente sabrá si tiene una actividad de la DAO reducida o normal, es decir, si su organismo produce la cantidad suficiente de esta enzima para metabolizar la histamina correctamente.

Si es reducida, la histamina se acumulará en exceso por lo que deberá tomar medidas para minimizar sus efectos, reduciendo el consumo de alimentos altos en histamina, como son los embutidos, pescados y mariscos, algunos quesos y cítricos, entre muchos otros, y de bebidas alcohólicas o ciertos medicamentos como analgésicos y antiasmáticos, que inhiben la actividad de esta enzima.

Esta prueba ya puede realizarse en 48 laboratorios españoles integrados en la mayor red europea de laboratorios de análisis clínicos, Labco, como son Sabater Análisis, General Lab, Sanilab, Bioclinic, Laboser, Canga Arqueros, Avivar, Lallemand y Laboratorio Dr. Vallejo, y que cuentan con más de 350 centros de extracción repartidos por toda la península.

Según Marta Carrera, Responsable en Medicina Preventiva Personalizada de Labco, «hay un alto porcentaje de pacientes que padecen migraña que no se siente satisfecho con el tratamiento que sigue por considerar que es insuficiente«. Y añade: «Migratest aporta una solución sin precedentes al tratamiento de la migraña ya que permite determinar si ésta se debe a una reducida actividad de la DAO y poder actuar en consecuencia, procurando limitar el consumo de alimentos altamente histamínicos o liberadores de histamina endógena, o restableciendo el déficit de esta enzima con DAO exógena en forma de complemento alimenticio».

Migratest nace como resultado de un estudio realizado por la Cátedra de Nutrición y Bromatología de la Universidad de Barcelona, que indica que el 95% de los migrañosos estudiados tiene un déficit de DAO, es decir que no produce esta enzima en la misma cantidad que las personas sanas, lo que a su vez provoca un exceso de histamina que no puede ser neutralizado y acaba generando migraña. En definitiva, lo que revela el estudio es que la histamina acumulada en exceso en el organismo es el desencadenante de un porcentaje muy elevado de migrañas. La acumulación de la histamina, que en términos médicos se conoce como histaminosis alimentaria, causa, además de la migraña que es el trastorno que más incapacita, otros trastornos como dolores esteopáticos, piel atópica o síndrome de colon irritable.

Según la Dra. Carrera: «El origen de la deficiencia de la enzima DAO se debe al menos a tres posibilidades. Puede ser genético – frecuentemente familiares de parentesco próximo tienen o producen DAO en cantidades insuficientes, lo que explicaría que en una misma familia pueda haber varios migrañosos. También puede ser de origen patológico, a causa de enfermedades inflamatorias intestinales, o bien de origen farmacológico, es decir, por la ingesta de ciertos fármacos que inhiben la DAO». Y añade: «Este último es especialmente importante, ya que se han señalado del orden de 90 medicamentos capaces de inhibir la actividad de esta enzima».

La relación que existe entre la migraña y la enzima DAO explica que esta enfermedad sea más frecuente en mujeres que en hombres, ya que la actividad de esta enzima suele ser más baja en las mujeres. También explica que las mujeres embarazadas tengan menos crisis de migraña, ya que durante el embarazo la actividad de la DAO puede aumentar hasta 500 veces, debido a la producción de esta enzima en la placenta.

Si quieres leer más noticias como El insomnio lleva a 7 de cada 10 personas que lo sufren a tener depresión o ansiedad, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies