Explicación de cómo el euro por receta y el copago en medicamentos acentúan la pérdida de derechos y de poder adquisitivo


Explicación de cómo el euro por receta y el copago en medicamentos acentúan la pérdida de derechos y de poder adquisitivo

¿Qué efecto provoca sobre las rentas y los derechos de los afectados las medidas que se llevan tomando desde el pasado junio en torno a los medicamentos? La tasa de Catalunya y Madrid con un tope anual de 61 y 72 euros, respectivamente, es una forma de recaudar dinero, esto es, pagar dos veces por los medicamentos, que influye en que se vea reducido el poder adquisitivo de los pensionistas para este año. ADECES (Asociación Por Derechos Civiles, Económicos y Sociales) ha calculado que, en Madrid, una pensión de 618 euros se verá reducida hasta en 168 euros, un 1,94%, al llegar a soportar un «copago sanitario» de hasta 96 euros anuales (tope de 8 euros al mes) y la tasa del euro por receta (hasta 72 euros anuales). «Si añadimos la pérdida del poder adquisitivo del 1,9%, el efecto es una reducción del 3,84% en la renta disponible», aclaran desde ADECES.


La asociación cuestiona que el euro por receta pueda ser una tasa, y también que las autonomías tengan competencia para imponerlay por eso espera que el Tribunal Constitucional (TC) anule definitivamente y cuanto antes, el euro por receta, que ha quedado suspendido de forma cautelar en Cataluña y que también se suspenderá en Madrid, cuando el Tribunal admita el recurso de inconstitucionalidad del Gobierno. Por otra parte, miles de ciudadanos han visto reducido su poder adquisitivo por la lentitud del Gobierno Central en hacer uso de sus competencias y presentar, en base a ellas, el recurso de inconstitucionalidad, cuya tramitación se inició casi siete meses más tarde de que la iniciativa de la Generalitat se pusiera en marcha.

Para disuadir a quienes en desacuerdo con el euro por receta pretenden dejar constancia de su objeción, se les obliga a rellenar un formulario por medicamento. Así que al supuesto ahorro en gasto farmacéutico habrá que descontarle, al menos, los siguientes conceptos: agravamiento de dolencias o enfermedades por un incorrecto tratamiento, el coste de gestionar los formularios de objeción, tiempo improductivo que los farmacéuticos invierten en gestionar los formularios y, finalmente, los límites al ejercicio de reclamación que sufrirán aquellas personas que no puedan o sepan cómo rellenar el formulario.

Sin competencia de las autonomías para fijar una tasa por el servicio de expedir recetas
Para ADECES, la expedición de recetas no puede estar sometida a una tasa, tal y como declaró recientemente el portavoz del Gobierno de Madrid, pretendiendo diferenciarse así de la tasa de Cataluña porque no hay un servicio administrativo consistente en esta actividad en concreto. Las tasas se caracterizan porque gravan actividades o servicios prestados por la Administración, solicitados por el particular que se beneficie de los mismos.

En este caso, los pacientes no solicitan un servicio de recetas, sino que solicitan la atención médica del Sistema Nacional de Salud. Este, según la Ley de cohesión y calidad del SNS, tiene por objeto garantizar las condiciones básicas y comunes para una atención integral y continuada. Las recetas las emite el médico si lo considera conveniente y no a solicitud del paciente.

La misma Ley señala que se consideran prestaciones que forman parte de la atención integral, entre otros, los diagnósticos; y en el catálogo de prestaciones recoge la atención primaria, la especializada, la sociosanitaria, la de urgencias, la prestación farmacéutica…

En conclusión, «pretender cobrar una tasa por emitir una receta que el paciente solicita, es tanto como dar carta de naturaleza a la automedicación, amén de romper el carácter integral del SNS. Por la misma regla de tres el paciente solicita (y por ello se podría intentar cobrar) el papel que cubre las camillas, el uso de un box de urgencias, etc», aclaran desde ADECES.

Sin competencias autonómicas para gravar el medicamento
La asociación ADECES cuestiona la competencia de las autonomías para aplicar este gravamen, ya que según entiende vulnera el derecho de igualdad y el reparto competencial de las distintas administraciones públicas, establecidos respectivamente en los artículos 14 y 149 de la Constitución y desarrollados por la Ley de cohesión y calidad del SNS, que en su artículo 2 establece como principios de la ley: «La prestación de los servicios a los usuarios en condiciones de igualdad efectiva y calidad y su aseguramiento universal y público por parte del Estado».

Todo ello impide que las Comunidades puedan arrogarse la competencia de gravar los medicamentos.

El uso racional de medicamentos… de los pobres o cuando la economía se impone a todo
«Hay que reconocer que cobrar un euro por receta impulsa el uso racional del medicamento, pero fundamentalmente el de aquellos ciudadanos con pocos recursos que dejarán de atender su enfermedad o dolencia por la merma de ingresos que representa. Pero no se puede penalizar la enfermedad, ni tachar de irresponsables a los ciudadanos y los profesionales de la medicina, señalando que es una medida disuasoria para evitar la acumulación innecesaria de fármacos en los domicilios, que se lo pregunten a los crónicos», concluyen.

Euro por receta: quién debe pagarlo o como hacerte insumiso para no pagarlo

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera la decisión de la Comunidad de Madrid, como la de Cataluña, de cobrar un euro por receta médica una medida «injusta porque atenta contra la igualdad de la población y perjudica a los más vulnerables». El Gobierno regional madrileño justifica al considerarla no recaudatoria, sino enfocada a promover el uso racional de los medicamentos y productos sanitarios. Ayer, en Consejo de Ministros, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció un recurso de inconstitucionalidad contra el nuevo impuesto a los pacientes madrileños, al igual que ya hizo con Cataluña. A continuación explicamos quién debe pagar este euro por receta, a espera de una resolución judicial sobre la medida, y cómo puedes declararte insumiso para no pagarlo.

Cada receta emitida por el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) con posterioridad al 1 de enero conlleva el pago en la farmacia de un euro adicional, tanto si la receta está en papel o es electrónica. La tasa se aplica a todos los productos, sean medicamentos, fórmulas magistrales, productos dietéticos, sanitarios o vacunas, cuyo precio venta al público sea superior a 1,67 euros, IVA incluido. Existe un tope anual de gasto de 72 euros por usuario, fácilmente rebasable por enfermos crónicos, polimedicados o personas mayores. Es decir, el consumidor deja de pagar la cuota del euro por receta cuando dentro del año natural se alcanza dicha cantidad.

Los pagos se registran en las farmacias, por lo que es necesaria la presentación de la tarjeta sanitaria en el establecimiento. En el caso de que el paciente sobrepase el límite de 72 euros anual, la administración regional reintegrará la diferencia, de la misma manera que se hace con los límites máximos de aportación mensual farmacéutica.

Para llevar un control de las cantidades adicionales desembolsadas en la farmacia se deben conservar los tiques, que servirán de justificante de pago. Es aconsejable apuntar también los pagos en una cartilla, con los sellos de la farmacia, para poder exigir después la devolución de lo pagado por exceso. El pago de esta tasa es independiente del copago farmacéutico.

Si los pacientes tratados por el SERMAS pertenecen a otra comunidad autónoma, deberán solicitar también la devolución a través de la Comunidad de Madrid, no siendo posible percibirla si no se sigue el trámite de reclamarla. Si las recetas pertenecen a otra comunidad, no se deberá abonar el euro adicional aunque el medicamento haya sido dispensado en una farmacia madrileña.

Quién debe pagar el euro por receta

El pago del euro por receta es obligatorio para los usuarios del Servicio Madrileño de Salud, aunque existen varios colectivos que están exentos del pago:

  • Perceptores de pensiones no contributivas.
  • Beneficiarios de rentas de integración social.
  • Afectados por el síndrome tóxico.
  • Discapacitados que obtuvieron su derecho a la asistencia sanitaria a través de la Ley 13/1982, de 7 de abril, de Integración Social de los Minusválidos (LISMI).
  • Desempleados que ya no tengan derecho a percibir el subsidio de desempleo.
  • Beneficiarios de tratamientos derivados de accidentes de trabajo o enfermedad profesional.
  • Personas con recetas expedidas en otras comunidades autónomas.

Insumisión a la tasa
Las farmacias madrileñas tienen a disposición de los usuarios un formulario destinado a las personas contrarias al pago del euro por receta que puedes descargar aquí. Este formulario debe rellenarse por triplicado, aportando fotocopia del DNI. Lo que está por verse son las consecuencias de la insumisión al desembolso de la cuota, pues, aunque la Comunidad de Madrid facilite un formulario a tal efecto, la administración regional ha alertado de que el incumplimiento del pago tendrá las mismas consecuencias que el impago de la renta a Hacienda, y reclamará su abono por vía administrativa.

Además, el Gobierno regional alerta de que el impago conlleva un recargo del 20%. Es decir, la Comunidad de Madrid podría reclamar a posteriori el pago de ese euro no desembolsado por receta más el recargo (1,20 euros), como ya se confirmó desde la Consejería de Sanidad.

La OCU, en contra
«En la OCU consideramos que la obligación de pagar un euro por receta es una medida que atenta contra la igualdad de la población, en este caso la madrileña, en el acceso a los tratamientos sanitarios y perjudica a los más vulnerables y enfermos. Desde la OCU consideramos injusto que se presuponga que la población hace un uso irracional de los medicamentos, cuando la mayor parte del consumo farmacéutico corresponde a productos que se dispensan con receta médica y son, por tanto, recetados por un profesional médico. La implantación de esta medida se ha llevado a cabo de forma precipitada, dado que hasta febrero no estarán operativos los sistemas informáticos que permitirían cobrar sólo lo que corresponde pagar según la normativa».

Cómo descargar el formulario para no pagar el euro por receta de los medicamentos en Madrid y Cataluña

Ante las numerosas quejas de usuarios que se han encontrado sin formularios en las farmacias, FACUA-consumidores en Acción se suma a las llamadas a la insumisión de los ciudadanos madrileños y catalanes promovidas por diversas organizaciones ciudadanas en rechazo al pago de la tasa del euro por receta. El Gobierno de la Comunidad de Madrid, en la línea del de Cataluña, ha impuesto el cobro desde este 1 de enero de una tasa en las farmacias por acceder a medicamientos prescritos por el médico, salvo escasas excepciones. La asociación considera que esta medida supone un nuevo repago y un atentado contra el sistema público de salud, con el establecimiento de una tasa recaudatoria que atenta contra la equidad y la igualdad en el acceso a los medicamentos, por lo que vulnera nuestra Constitución. Y exige a la Administración regional que suministre a los establecimientos los impresos suficientes para garantizar así el derecho de los consumidores a objetar.

Formulario para no pagar el euro por receta en Madrid.

El propio Consejo de Estado emitió en junio un dictamen en el que indicaba que el euro por receta puede vulnerar el orden constitucional de competencias, y recuerda que la Constitución exige al Estado que preserve la existencia de un sistema normativo sanitario nacional con una regulación uniforme mínima y de vigencia en todo el territorio español. FACUA recuerda que el euro por receta se encuentra recurrido ante el Tribunal Constitucional en Cataluña por el Gobierno central, que también baraja hacer lo propio este mismo mes en la Comunidad de Madrid.

Cómo declararse insumiso ante una tasa injusta
FACUA invita a los ciudadanos de estas comunidades a que hagan uso de los impresos disponibles en las farmacias y completen con sus datos para cada receta en tres copias: una para el usuario, otra para la farmacia y otra para la Consejería de Sanidad. Junto al formulario debe mostrarse la receta, el DNI (y entregar fotocopia), y la tarjeta sanitaria.

La asociación aclara que son los establecimientos los que deben remitir la copia correspondiente a la Administración, que será la que decidirá si reclama al usuario el pago de la tasa.

FACUA lamenta que las farmacias se hayan visto convertidas en involuntarias recaudadoras de impuestos bajo los dictámenes de los gobiernos catalán y madrileño, y argumenta que esta insumisión fiscal no pretende ir en ningún momento en contra de estos establecimientos.

No obstante, recomienda a los ciudadanos que denuncien si se encuentren con la negativa a suministrarle medicamentos, falta de atención o cualquier agravio recibido por parte del farmacéutico, algo que podría constituir en un delito de denegación de asistencia.

Exige a las administraciones que suministren formularios suficientes
La asociación está recibiendo numerosas quejas de usuarios de la Comunidad de Madrid que, aunque desean declararse como insumisos ante el euro por receta, se encuentran con que las farmacias no han recibido todavía los formularios suficientes para poder hacerlo.

Por ello, FACUA ha puesto a disposición de los usuarios estos impresos, tanto para la Comunidad de Madrid (descargar en .pdf el formulario de euro por receta para Madrid) como para Cataluña (descargar en .pdf el formulario de euro por receta para Cataluña), para que aquéllos que se hayan encontrado con esta falta de disponibilidad puedan llevarlo impreso desde casa.

La asociación exige a la Administración regional que suministre a los establecimientos los impresos suficientes para garantizar así el derecho de los consumidores a objetar.

Puede llegar a poner freno a la tramitación burocrática
FACUA señala que el euro por receta se establece mediante una tasa, regulada como tal en la ley general tributaria y a través de las normativas autonómicas correspondientes. La asociación informa a los ciudadanos de que el incumplimiento de una obligación tributaria en ambas comunidades podría conllevar, en última instancia, un incremento de hasta el 20% sobre la cuantía de la tasa, es decir: 1,20 euros por receta en lugar de 1 euro.

Así, en caso de recibir la notificación de inicio del procedimiento de liquidación y recaudación, los usuarios todavía pueden interponer un recurso de reposición y, posteriormente, recurso de alzada. Pero si la administración comunica directamente el apremio, los ciudadanos pueden oponerse y alegar la falta de notificación previa de la liquidación.

FACUA espera que, de llegar a cursarse, esta penalización no suponga un inconveniente para que sean miles las personas que se sumen a una desobediencia civil que puede llegar a poner freno a una tramitación burocrática que sería muy costosa e inviable.

La asociación recuerda que, desde su entrada en vigor en Cataluña, el 23 de junio de 2012, hasta octubre del pasado año, unos 6.000 ciudadanos han acudido a la llamada de diversas organizaciones ciudadanas y se han negado a pagar la tasa por cerca de 18.000 recetas, según datos del Gobierno catalán.

Los pacientes crónicos pagarán por usar una ambulancia entre 1,6 y 3,3 euros al mes

Ambulancia de transporte de pacientes no urgente, por la que se abonará entre 1,3 y 3,3 euros.El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad acaba de desmentir las informaciones publicadas en algunos medios de comunicación según las cuales los pacientes de patologías crónicas que requieran transporte sanitario no urgente para patologías crónicas tendrán que pagar 5 euros por trayecto, hasta 60 mensuales. Entre las medidas del borrador se contempla:

  • Los parados de larga duración y las pensiones más bajas no tendrán que aportar nada por esta prestación
  • Los pacientes crónicos con rentas hasta 100.000 euros aportarán por el transporte sanitario no urgente entre 1,6 y 3,3 euros al mes
  • El transporte sanitario urgente no tendrá aportación del usuario.

Las Comunidades Autónomas, junto con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, han elaborado un borrador de orden ministerial que regula la aportación del usuario en transporte sanitario no urgente. Esta prestación está incluida dentro de la cartera común suplementaria. El transporte sanitario urgente queda blindado y no tendrá ninguna aportación por parte del usuario.

Se trata de un sistema para unificar la aportación de los usuarios en toda España: que todos aporten lo mismo con independencia de la Comunidad Autónoma donde residan. Al igual que en otras prestaciones de la cartera común suplementaria, como los medicamentos, se van a establecer criterios de equidad en función de la renta y de la cronicidad de la enfermedad. Pagará más el que más tiene y menos, o nada, el que menos tiene.

La aportación no se establece en función de patologías concretas, pues se evaluará el estado del paciente. Para los enfermos con tratamientos prolongados se establecerá la aportación mínima.

El texto establece un precio único por trayecto: 50 euros. Esta medida se toma para evitar penalizar a pacientes de zonas alejadas de los centros sanitarios o rurales. Como norma general, tendrán aportación reducida, por lo que el usuario aportará el 10% (5 euros). Asimismo se establecen límites mensuales de 60 euros para las rentas superiores a los 100.000 euros anuales; 20 euros para quienes ganan 18.000 a 100.000 (activos y pensionistas); y 10 euros para el resto.

Enfermos crónicos
Estos límites serán semestrales en el caso de tratamientos periódicos superiores a seis meses, con lo que se protege a los enfermos crónicos, que pagarán 1,6 o 3,3 euros al mes para la mayor parte de la población.

Estarán exentos los mismos grupos que en farmacia (síndrome tóxico, rentas de inserción, parados de larga duración, etc.) y personas que requieran tratamiento derivado de un accidente laboral (lo cubrirá la mutua de accidentes, el INSS o el Instituto Social de la Marina).

No se considera transporte sanitario no urgente el traslado entre centros, por lo que también estará exento de aportación.

Los menores, personas con discapacidad cognitiva, sensorial o visual o cuando su estado de salud así lo requiera podrán llevar acompañante en los trayectos. No tendrá ningún coste.

Estos son los 417 medicamentos por los que ahora tendrás que pagar desde septiembre si te los receta el médico

Algunos de los 417 medicamentos retirados de la financiación pública.Además del copago de los medicamentos que empezó el pasado 1 de julio, el Gobierno ha decidido retirar otros 417 medicamentos tras la publicación de la lista completa en el BOE por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. La exclusión de estos medicamentos de financiación pública se ha decidido, «en la mayoría de los casos por estar indicados para tratar síntomas menores», señalan fuentes gubernamentales. No obstante, todos los medicamentos incluidos en la lista de retirados de la financiación pública se pueden y se deben seguir recetando cuando el médico lo considere apropiado, aunque el paciente tendrá que abonar su coste íntegro a partir del 1 de septiembre. El Gobierno ahorrará unos 450 millones de euros anuales con este recorte.

Estos son los medicamentos retirados de la financiación pública:

805440 PEPSAMAR COMPRIMIDOS, 50 COMPRIMIDOS 946509 ALMAX SUSPENSION ORAL EN FRASCO, 1 Frasco de 225 ml 984054 MAALOX 600 mg/ 300 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 60 comprimidos 982249 BEMOLAN 800 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 30 comprimidos 973586 MINOTON COMPRIMIDOS, 30 comprimidos 972893 BEMOLAN 400 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 60 comprimidos 938845 GELODROX SUSPENSION ORAL, 20 sobres 848861 WINTON 200 mg / 150 mg COMPRIMIDOS MASTICABLES 40 comprimidos 784488 GELODROX POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 20 sobres 770388 ALMAX FORTE SUSPENSION ORAL EN SOBRE, 30 sobres 762724 GELOTRICAR POLVO 110 653569 ALMAX COMPRIMIDOS MASTICABLES, 60 comprimidos 684951 GASTROMOL 2000, SUSPENSION 30 sobres 684902 BEMOLAN 2000 mg GEL, 30 sobres 684308 MINOTON 2000 GEL, 30 stick-pack 665182 ALMAX COMPRIMIDOS MASTICABLES, 60 comprimidos 650563 ALMAX MASTICABLE 1 g PASTILLAS BLANDAS, 45 pastillas 656649 MAGION COMPRIMIDOS MASTICABLES, 40 COMPRIMIDOS 973388 BEMOLAN GEL, 30 sobres 653585 ALMAX SUSPENSION ORAL EN FRASCO, 1 Frasco de 225 ml 653577 ALMAX FORTE SUSPENSION ORAL EN SOBRE, 30 sobres 762690 GELODROX COMPRIMIDOS, 50 comprimidos 665946 RESOLOR 1mg 28 COMPRIMIODS RECUBIERTOS CO 665947 RESOLOR 2mg 28 COMPRIMIODS RECUBIERTOS CO 679726 PLANTAGO OVATA LAINCO 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 656187 PLANTAGO OVATA CINFA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres 917690 PLANTAGO OVATA DAVUR 3,5g/sOB 15 SOBRES POLVO SUSP 916411 BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 916403 BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres 793141 PLANTAGO OVATA ROVI 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 792788 PLANTAGO OVATA ROVI 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres 759480 PLANTAGO OVATA RIMAFAR 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL- 30 sobres monodosis 759449 PLANTAGO OVATA RIMAFAR 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL- 15 sobres monodosis 680089 PLANTAGO OVATA LAINCO 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres 656188 PLANTAGO OVATA CINFA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 656189 PLANTASOR 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 15 SOBRES 651238 DUPHAFIBRA 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL 30 673141 PLANTAGO OVATA MADAUS 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 sobres 656190 PLANTASOR 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 SOBRES 656602 PLANTAGO OVATA DAVUR 3,5 g Polvo para suspensión oral, 30 sobres 658578 PLANTAGO-oVATA NORMON 3,5 g Polvo para suspension oral, 30 sobres monodosis 660717 PLANTAGO OVATA MADAUS 3,5 g POLVO EFERVESCENTE, 30 sobres 673127 BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 15 sobres 673128 BIOLID 3,5 g POLVO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 757211 LACTULOSA LEVEL, 1 Frasco de 800 ml 939322 EMPORTAL Solución ORAL 500 ml 796375 BELMALAX Solución, Frasco 800 ml 796300 BELMALAX Solución, Frasco 200 ml 794768 OPONAF SOBRES, 50 sobre 794388 OPONAF SOBRES, 20 sobres 784538 EMPORTAL POLVO, 50 sobres 784520 EMPORTAL POLVO, 20 sobres 734426 EMPORTAL POLVO PARA Solución ORAL FRASCO, 200 g de polvo 748582 DUPHALAC Solución ORAL BOTELLAS, 1 botellas de 800 ml 650316 DUPHALAC Solución ORAL SOBRES, 10 sobres 734400 OPONAF POLVO 1 694760 DUPHALAC Solución ORAL SOBRES, 50 sobres 659923 LACTULOSA LAINCO 3,33 g/5 ml Solución ORAL, 1 botella de 800 ml 659922 LACTULOSA LAINCO 3,33 g/5 ml Solución ORAL, 1 botella de 200 ml 659921 LACTULOSA LAINCO 10 g Solución ORAL EN SOBRES, 10 sobres 653453 LACTULOSA LEVEL 667,5 MG/mL Solución ORAL, 1 Frasco de 200 ml 748590 DUPHALAC Solución ORAL BOTELLAS, 1 botella de 200 ml 661026 RELISTOR 12mg/0,6ml 7VIAL+7JERIN+14 TORUND 662079 RELISTOR 12mg/0,6ml 1 VIAL SOL INYECTABLE 672136 RELISTOR 12mg/0,6ml 1 VIAL SOL INYECTABLE 672137 RELISTOR 12mg/0,6ml 7VIAL+7JERIN+14 TORUND 656920 CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO, 1 Frasco de 25 g 656921 CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO, 1 Frasco de 50 g 655811 CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO 1 Frasco de 25 g 669218 CARBON ULTRA ADSORBENTE LAINCO 1 Frasco de 50 g 968529 LOPERAN 2 MG CÁPSULAS, 20 cápsulas 800409 FORTASEC Cápsulas, 10 cápsulas 800417 FORTASEC Cápsulas, 20 cápsulas 850057 TAGUINOL 20 942714 TAGUINOL SOL GOTAS PEDIATRICAS Solución GOTAS 1 942722 TAGUINOL 10 945188 LOPERAN 2 MG CÁPSULAS, 10 cápsulas 963959 IMOSEC 100 ml 895805 TIORFAN 100 mg Cápsulas DURAS, 20 cápsulas 757088 TIORFAN LACTANTES 10 mg GRANULADO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 757096 TIORFAN NIÑOS 30 mg GRANULADO PARA SUSPENSION ORAL, 30 sobres 844738 VARSON Cápsulas, 45 cápsulas 965129 HYDERGINA 4,5 mg COMPRIMIDOS, 30 comprimidos 955039 DIERTINE FORTE, 1 Frasco de 50 ml 939587 CLINADIL Cápsulas, 45 cápsulas 888354 ERGODAVUR 01% 50ml Solución GOTAS 823385 SERMION 5 mg, 45 comprimidos 770404 DIEMIL Solución, 1 Frasco de 180 ml 731224 CLINADIL GOTAS, 1 Frasco de 50 ml 650630 HYDERGINA Solución GOTAS, Frasco con 40 ml 844720 VARSON GOTAS, 1 vial de 45 ml 700757 ERGODAVUR 01% 100 ml Solución GOTAS 832659 TEFAVINCA 20 mg 30 COMPRIMIDOS 957498 CERVOXAN 20 mg 30 Cápsulas 952374 LOFTON INYECTBLE 50 mg 10 AMPOLLAS 5ml 952366 LOFTON INYECTABLE 50 mg 5 AMPOLLAS 5ml 943662 VINCAMINOL Cápsulas 30 937052 PRAXILENE 100 mg, Cápsulas, 50 cápsulas 846519 NUCLESIL 20mg 30 Cápsulas 778340 ANACERVIX Cápsulas, 60 cápsulas 778308 ANACERVIX Cápsulas, 30 cápsulas 742908 DEVINCAL Cápsulas 30 cápsulas 846527 VINCACEN, 30 cápsulas 779702 SYNALAR RECTAL SIMPLE, tubo con 60 g 984336 ISDINIUM RECTAL, 1 tubo de 30 g 949172 HEMODREN 30g POMADA 767228 HEMODREN 15g POMADA 756247 RECTO MENADERM, 60 gramos 756239 RECTO MENADERM, 30 gramos 655498 HEMORRANE 10 mg/g pomada rectal, 1 tubo de 30 g 655480 HEMORRANE 10 mg/g pomada rectal, 1 tubo de 60 g 832899 SYNALAR RECTAL SIMPLE, tubo con 30 g 665258 TROXERUTINA PENSA 100 mg/ml Solución ORAL, 200 ml 965376 VENOSMIL 200 mg Cápsulas, 60 cápsulas 906214 VENORUTON 1000 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 816207 DAFLON 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 30 comprimidos 754291 VENOLEP 200 mg Cápsulas, 60 cápsulas 662914 TROXERUTINA KERN PHARMA 100 mg/ml Solución ORAL, 200 ml 660502 DIOSMINA PENSA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 60 comprimidos 660501 DIOSMINA PENSA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 30 comprimidos 660500 DIOSMINA CINFA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 60 comprimidos 660499 DIOSMINA CINFA 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 30 comprimidos 655365 DAFLON 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 60 comprimidos 650500 ESBERIVEN 100 mg/ml Solución ORAL (NUEVA FóRMULA), 1 Frasco de 200 ml 757443 FABROVEN Cápsulas, 4 x 15 cápsulas 694711 FLEBOSTASIN RETARD 50 mg cápsulas duras de liberación prolongada, 60 cápsulas 873141 OMACOR 1000 mg Cápsulas BLANDAS, 28 cápsulas 873166 OMACOR 1000 mg Cápsulas BLANDAS, 100 cápsulas 656954 NUTRACEL POMADA, 1 tubo de 50 g 688580 NUTRACEL POMADA 50 g ,f 952200 DIFUR, 24 cápsulas 952192 ARMAYA FUERTE 120 mg 24 Cápsulas 955344 REGENDER 120 mg 24 Cápsulas 762328 DIFUR, 96 cápsulas 936229 ARMAYA 40mg 30 Cápsulas 724351 ARMAYA FUERTE 120mg 96 Cápsulas 724229 REGENDER 120mg 96 Cápsulas 815993 ACICLOVIR PENSA CREMA, tubo con 15 g 875708 ACICLOVIR MYLAN 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 2 g 869925 ACICLOVIR RANBAXY 5% CREMA, 15 G 869339 ACICLOVIR RANBAXY 5% CREMA 855627 ACICLOVIR COMBIX 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 2 g 834473 ACICLOVIR COMBIX 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 15 g 875716 ACICLOVIR MYLAN 50 mg/g CREMA, 1 tubo de 15 g 817585 ACICLOSTAD 50 MG/g CREMA, 2 g de crema 937771 ACICLOVIR CUVE 5 % CREMA, 1 tubo de 15 g 815647 ACICLOVIR PENSA CREMA, tubo con 2 g 815639 ACICLOVIR KERN PHARMA, CREMA, 1 tubo de 15 g 815621 ACICLOVIR KERN PHARMA, CREMA, 1 tubo de 2 g 817718 ACICLOSTAD 50 MG/g CREMA, 15 g de crema 999756 ACICLOVIR KORHISPANA 5% CREMA, 1 tubo de 15 g 902668 ACICLOVIR EDIGEN 5% CREMA, 1 tubo de 2 g 937789 ACICLOVIR CUVE 5 % CREMA, 1 tubo de 2 g 954172 VIRU-sEROL 1% 10g GEL 965079 MILAVIR CREMA 15 966069 VIRU-sEROL GEL, 30g GEL 966341 ZOVIRAX CREMA, 1 tubo de 15 gramos 966622 VIRMEN CREMA 1 tubo de 15 g 966655 VIRHERPES CREMA, tubo de 15 g 969659 ZOVIRAX CREMA, 1 tubo de 2 gramos 971499 MILAVIR CREMA 2 972927 VIRMEN CREMA 1 tubo de 2 g 755843 ACICLOVIR ALONGA GEL, 1 tubo de 15 g 725192 VIREXEN 40% 5ml Solución FRASCO 902650 ACICLOVIR EDIGEN 5% CREMA, 1 tubo de 15 g 653288 ACICLOVIR MABO 5% 15g CREMA 652319 ACICLOVIR TEVA 5% CREMA, 1 tubo de 15 g 652834 ACICLOVIR PHARMAGENUS 5% CREMA, 1 tubo de 2 g 725218 VIREXEN 2% 5ml Solución TOPICA 653280 ACICLOVIR MABO 5% 2g CREMA EFG 741306 ACICLOVIR KORHISPANA 5% CREMA, 1 tubo de 2 g 653303 ACICLOVIR PHARMAGENUS 5% CREMA, 1 tubo de 15 g 653363 ACICLOVIR TEVA 5% CREMA, 1 tubo de 2 g 658190 ACICLOVIR BEXAL 5% CREMA, 1 tubo de 2 g 658191 ACICLOVIR BEXAL 5% CREMA, 1 tubo de 15 g 658465 ACICLOVIR CUVEFARMA 5% CREMA, 2 gramos 658466 ACICLOVIR CUVEFARMA 5% CREMA, 15 gramos 688713 VIRHERPES CREMA, tubo de 2 g 729103 ACICLOVIR NORMON 50 mg/g CREMA, 15 g 725325 ACICLOVIR ALONGA GEL, 1 tubo de 2 g 725200 VIREXEN 10% 5ml Solución TOPICA 658898 ACICLOVIR MABO 5% 2g CREMA EFG 660688 ACICLOVIR MUNDOGEN 5% CREMA 2 660670 ACICLOVIR MUNDOGEN 5% CREMA 15 659110 ACICLOVIR STADA 5% CREMA, 2 gramos 659102 ACICLOVIR STADA 5% CREMA, 15g CREMA 658914 ACICLOVIR NORMON 50 mg/g CREMA, 2 g 653201 ACICLOVIR MABO 5% 15g CREMA 673814 KETESGEL 12,5 mg/g GEL, tubo de 60 g 694745 AIRTAL DIFUCREM 15 mg/g CREMA, 1 tubo de 60 g 690610 GERBIN DIFUCREM CREMA, tubo con 60 g 690602 FALCOL DIFUCREM 15 mg/g CREMA, 1 tubo de 60 g 681785 DICLOFENACO CINFA 10 mg/g GEL, 60 g 681221 AGILONA 8% 60g CREMA 680803 DICLOFENACO KERN PHARMA 10 mg/g GEL, Tubo de 60 g de gel 677322 DICLOFENACO PHARMAGENUS 10 mg/g GEL,60 gramos 650102 ALDOSPRAY ANALGESICO, 90 g 673822 ENANGEL 1,25% 60g GEL 673806 QUIRGEL, 1 tubo de 60 g 667147 SASULEN GEL, 1 tubo de 60 g 662349 DICLOFENACO PENSA 10 mg/g GEL, 60 g 662221 VOLTAREN EMULGEL 1,16% 60g GEL 656955 REUSIN SPRAY, 1 Frasco de 100 ml 694901 TRIPARSEAN GEL, 1 tubo de 60 g 677321 DICLOFENACO PHARMAGENUS 10 mg/g GEL,30 gramos 992958 ORUDIS GEL, 1 tubo de 60 g 694885 TRIPARSEAN AEROSOL CUTANEO, 1 aerosol de 50 g + propelente 999441 SALVACAM 05% 60g GEL 992560 EXTRAPLUS 25 mg/g GEL, 1 tubo de 60 gramos 992487 VITAXICAM TOPICO 05% 60g GEL 989988 DOCTOFRIL ANTIINFLAMATORIO, 60g CREMA 983346 INACID GEL, 1 tubo de 60 g 980029 FELDEGEL, tubo con 60 g 975995 DALGEN SPRAY Solución, 75 ml 969170 REUSIN SPRAY 1 Frasco de 100 ml 954495 CALMATEL 2 g/50 g Solución para pulverización cutánea, 1 nvase de 100 ml 953273 CALMATEL 18 mg/g Crema, 1 tubo de 60 g 946137 FLOGOPROFEN GEL; 60 gramos 918979 DOLOTREN GEL, 1 tubo de 60 g 916767 FASTUM 25 mg/g GEL, 1 tubo de 60 g 853457 DALGEN GEL, 60 g 806562 ARCENTAL CREMA, 1 tubo de 60 g 777409 NIFLACTOL POMADA, 1 tubo de 60 g 771790 INDOCAF 5% 30g POMADA 756866 ZENAVAN GEL, 1 tubo de 60 g 739706 DANILON 71,5 mg/g CREMA, tubo con 60 g 719468 CALMATEL 18 mg/g Gel, 1 tubo de 60 g 694893 TRIPARSEAN CREMA, 1 tubo de 60 g 951392 FLOGOPROFEN 5% 100 ml Solución NEBULIZADOR 990895 DOLMITIN, 60 g POMADA 655001 ARTRODESMOL EXTRA, 30 g CREMA 997098 MOVILISIN Solución 1 Frasco de 100 ml 818633 ALGESAL ESPUMA, 100 g 795203 NIXYN HERMES CREMA FLUIDA, tubo con 60 ml 818955 ALGESAL ESPUMA, 60 g 802165 PASSIFLORINE 100ml JARABE 938621 CINCOFARM Cápsulas, 50 cápsulas 866053 CICLOFALINA 800 mg SOBRES, 30 sobres 968792 CICLOFALINA 800 mg SOBRES, 60 sobres 954594 NOOTROPIL 3 g Solución INYECTABLE, 6 ampollas 946178 CICLOFALINA 800 mg COMPRIMIDOS, 60 comprimidos 937854 NOOTROPIL 0,2 g/ml Solución ORAL, 1 Frasco de 100 ml 937847 NOOTROPIL 800, comprimidos con cubierta pelicular; 20 comprimidos 937839 NOOTROPIL 800, comprimidos con cubierta pelicular; 60 comprimidos 916619 MENTIS, 60 cápsulas 741561 DENUBIL 20 AMPOLLAS BEBIBLES 5ml 741553 DENUBIL 10 AMPOLLAS BEBIBLES 5ml 729632 CICLOFALINA 800 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos 680025 NOOTROPIL 1200, comprimidos con cubierta pelicular; 60 comprimidos 936120 MENTIS, 24 Cápsulas 874776 TANAKENE Solución ORAL, 50 ml 689497 RINOBACTIL Cápsulas DURAS, 10 cápsulas 771121 NARINE REPETABS 5 mg/120 mg COMPRIMIDOS DE LIBERACION PROLONGADA, 20 comprimidos 689505 RINO-eBASTEL Cápsulas DURAS; 10 cápsulas 773622 ACETILCISTEINA SANDOZ 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 828509 AMBROXOL APOTEX 15 mg/5 ml JARABE, Frasco de 200 ml 824888 SOBREPIN 100mg 24 Cápsulas 824870 SOBREPIN 40mg AEROSOL 10 AMPOLLAS 3ml 824839 SOBREPIN 200mg 10 SUPOSITORIOS ADULTOS 800813 ACETILCISTEINA FARMASIERRA 200 mg, 30 sobres 800474 ACETILCISTEINA FARMASIERRA 100 mg, 30 sobres 789099 ACETILCISTEINA TARBIS 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres 788927 ACETILCISTEINA TARBIS 200 mg, 30 sobres 773366 ACETILCISTEINA SANDOZ 100 mg GRANULADO PARA Solución ORAL 30 sobres 849711 ACETILCISTEINA MYLAN 600 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 20 sobres 999999 AMBROXOL RATIOPHARM JARABE, 1 Frasco de 200 ml 758920 SOBREPIN JARABE, 150 ml 758896 SOBREPIN SUPOSITORIOS INFANTILES, 10 supositorios 758532 SOBREPIN SUPOSITORIOS LACTANTES 10 757252 MOTOSOL 15 mg/5ml JARABE, 1 Frasco de 200 ml 756833 MUCOSAN 15 mg/ 5 ml JARABE, 1 Frasco de 200 ml 731216 ACETILCISTEÍNA BEXAL 600 mg comprimidos fervescentes, 20 comprimidos 730705 ACETILCISTEÍNA BEXAL 200 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL, 30 sobres 730549 ACETILCISTEÍNA BEXAL 100 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL 30 sobres 729335 ACETILCISTEINA TOP 600 mg 20 comprimidos 788919 ACETILCISTEINA TARBIS 100 mg, 30 sobres 958108 MUCOSAN solución, 60 ml 729327 ACETILCISTEINA TOP 200 mg 30 sobres 999727 ACETILCISTEINA RATIOPHARM 200 MG POLVO PARA SOLUCIÓN ORAL, 30 POLVO P 991554 DINOBROXOL JARABE, 1 Frasco de 200 ml 963421 MUCIBRÓN 3 mg/ ml solución oral, Frasco con 200 ml 960914 MOTOSOL 30 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos 960112 AMBROLITIC JARABE 1 960104 AMBROLITIC Cápsulas 20 cápsulas 958678 NAXPA JARABE, 200 ml 958660 NAXPA COMPRIMIDOS, 20 COMPRIMIDOS 848531 FLUMIL 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 SOBRES 958116 MUCOSAN 30 mg COMPRIMIDOS, 20 comprimidos 849679 ACETILCISTEINA MYLAN 200 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 939942 FLUMIL 4% Solución ORAL, Frasco con 200 ml 936369 VISCOTEÍNA 50 mg/ml solución oral, 1 Frasco de 200 ml 897298 PECTOX Solución ORAL, 1 Frasco de 240 ml 894055 ACETILCISTEINA RATIOPHARM 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 884403 FLUMIL FORTE 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 880716 MOTOSOL 60 mg GRANULADO, 20 sobres 880492 MUCOSAN 60 mg GRANULADO, 20 sobres 872390 AMBROXOL Normon 15mg/5ml Solución; 1 Frasco de 200ml 851683 ACETILCISTEINA MYLAN 100 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 958124 MUCOSAN AMPOLLAS, 10 ampollas 651363 FLUMONAC 600 mg GRANULADO PARA Solución ORAL, 20 sobres 656241 ACETILCISTEINA NORMON 100 MG GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 655931 ACETILCISTEINA SANDOZ 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 1 tubo de 20 comprimidos 654569 ACETILCISTEINA UR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 sobres 654568 ACETILCISTEINA UR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos n tubo 654306 ACETILCISTEINA DAVUR 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 653993 ACETILCISTEINA SANDOZ 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres 653992 ACETILCISTEINA ACOST 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 653885 ACETILCISTEINA UR 200 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 SOBRES 653884 ACETILCISTEINA UR 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres 656242 ACETILCISTEINA NORMON 200 MG GRANULADO PARA Solución ORAL, 30 sobres 652630 ACETILCISTEINA ANGENERICO 200 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres 654312 ACETILCISTEINA CINFA 600 MG COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 651348 FLUMIL 600 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 18 comprimidos 650429 ACETILCISTEINA CINFA 100 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres 650427 ACETILCISTEINA CINFA 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres 650426 ACETILCISTEINA CINFA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres 650158 ACETILCISTEINA CINFAMED 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 SOBRES/cARTONAJE 650157 ACETILCISTEINA PENSA 200 mg POLVO PARA Solución ORAL, 30 sobres 650156 ACETILCISTEINA PENSA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres 719294 BISOLMED 2 mg/ml Solución INYECTABLE/pERFUSION, 5 ampollas 774455 ACETILCISTEINA SANDOZ 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres 652631 ACETILCISTEINA ANGENERICO 100 mg POLVO PARA Solución ORAL 30 sobres 687517 PECTOX LISINA GRANULADO, 20 sobres 719252 BISOLMED 2 mg/ml Solución ORAL/cONCENTRADO PARA Solución PARA INHALACION POR NEBULIZADOR, Frasco con 40 ml 701359 ACTITHIOL 500 mg COMPRIMIDOS RECUBIERTOS CON PELICULA, 20 comprimidos 701292 ACTITHIOL INFANTIL 20 mg/ml Solución ORAL, 1 Frasco de 200 ml 701276 ACTITHIOL ADULTOS 50 mg/ml Solución ORAL, 1 Frasco de 200 ml 653994 ACETILCISTEINA ANGENERICO 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES 20 comprimidos 696260 MOTOSOL RETARD, 30 cápsulas 656245 MUCOSAN 30 mg/5 ml JARABE, 1 Frasco de 250 ml 685704 ACETILCISTEINA TEVA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 678649 AMBROXOL CINFA 15mg/5ml JARABE, 200ml JARABE 677435 MUCOVITAL, 20 sobres 674788 AMBROXOL EDIGEN JARABE, Frasco de 200 ml 664110 ACETILCISTEINA FARMASIERRA 600 mg POLVO EFERVESCENTE, 20 sobres 656660 AMBROXOL BEXAL JARABE, Frasco de 200 ml 696278 MUCOSAN RETARD, 30 cápsulas 661066 FLUMIL 2% Solución ORAL, Frasco con 200 ml 656304 ACETILCISTEINA PENSA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 656456 ACETILCISTEINA KERN PHARMA 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 20 comprimidos 656678 AMBROXOL BEXAL EFERVESCENTE 20 comprimidos 656303 ACETILCISTEINA PENSA 200 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 30 comprimidos 659208 ACETILCISTEINA CUVE 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres 659209 ACETILCISTEINA CUVEFARMA 600 mg POLVO PARA Solución ORAL, 20 sobres 659274 ACETILCISTEINA ANGENERICO 600 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES 20 comprimidos 656453 ACETILCISTEINA KERN PHARMA 200 mg COMPRIMIDOS EFERVESCENTES, 30 comprimidos 795419 CODEISAN JARABE, 1 Frasco de 125 ml 930685 DASTOSIN 2 mg jarabe, Frasco con 150 ml 805036 TOSIDRIN 15ml Solución GOTAS 795971 CODEISAN COMPRIMIDOS, 10 comprimidos 796052 CODEISAN COMPRIMIDOS, 20 comprimidos 799296 BISOLTUS 10mg/5ml 250ml Solución 805648 PERDURETAS CODEINA, 20 comprimidos 819581 ROMILAR comprimidos, 20 comprimidos 824078 FLUDAN CODEINA, Frasco con 200 ml 930677 DASTOSIN 20 mg Cápsulas, 30 cápsulas 936518 CODEISAN JARABE, 1 Frasco de 250 ml 741223 HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, Frasco con 250 ml 795112 NOTUSIN Solución ORAL, 250 ml 893263 TOSIDRIN 10mg/ml 30ml Solución GOTAS 652347 TUSCALMAN SUPOSITORIOS LACTANTES 20 supositorios 794719 NOTUSIN Solución ORAL, 100 ml 774067 PARACODINA JARABE, Frasco con 150 g 650104 ROMILAR 15 mg/ml GOTAS ORALES EN Solución, 1 Frasco de 20 ml 652354 TUSCALMAN 15 mg Supositorios niños, 20 supositorios 653105 DASTOSIN 2 mg jarabe, Frasco con 250 ml 653717 ROMILAR 15 mg/5 ml JARABE,1 Frasco de 200 ml 654147 ROMILAR 15 mg/5 ml JARABE,1 Frasco de 200 ml 736280 TOSEINA, 250 ml 673090 HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, Frasco con 250 ml 699033 PERDURETAS CODEINA, 60 comprimidos 714436 TUSCALMAN 3 mg/ml Jarabe, 1 656685 TOSEINA, 250 ml 768184 HISTAVERIN 10 mg/5ml JARABE, Frasco con 100 ml 686833 CLOPERASTINA ZAMBON 3,54 MG/mL JARABE, 120 ml 686834 CLOPERASTINA ZAMBON 3,54 MG/mL JARABE, 200 ml 693739 SEKISAN JARABE, 1 Frasco de 200 ml 696146 LEVOTUSS GOTAS, 1 Frasco de 15 ml 960047 SEKISAN JARABE, 1 Frasco de 120 ml 793919 FLUTOX 3,54 mg/ml jarabe, 1 Frasco de 120 ml 943837 TOSIFAR 20 682676 CLOPERASTINA KERN PHARMA 3,54 mg/ml JARABE, Frasco de PET 200 ml 696138 LEVOTUSS JARABE, 1 Frasco de 120 ml 793752 FLUTOX COMPRIMIDOS RECUBIERTOS, 20 comprimidos 674226 TAUTOSS 06% 120ml JARABE 672499 CLOPERASTINA NORMON 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 200 ml 672498 CLOPERASTINA NORMON 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 120 ml 672421 CLOPERASTINA GOIBELA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 Frasco de 120 ml 672420 CLOPERASTINA GOIBELA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 Frasco de 200 ml 672419 CLOPERASTINA CINFA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 Frasco de 120 ml 672418 CLOPERASTINA CINFA 3,54 mg/ml SUSPENSION ORAL, 1 Frasco de 200 ml 669887 FLUTOX 3,54 mg/ml jarabe, 1 Frasco de 200 ml 654699 LEVOTUSS JARABE, 1 Frasco de 200 ml 714220 TAUTOSS 30mg/5ml 200ml JARABE 674234 TAUTOSS 6% 15ml GOTAS 832519 TAVEGIL Solución 120 832527 TAVEGIL COMPRIMIDOS, 20 comprimidos 700641 ACETUBER NIÑOS SUPOSITORIOS, 6 supositorios 653149 RINOMAX Solución 125 653146 RINOMAX GOTAS 20 700633 ACETUBER ADULTOS SUPOSITORIOS, 6 supositorios 664167 OFARSIN 2mg/g GEL OFTALMICO, 30 nvases unidosis de 0,6 g 876458 VISCOFRESH 0,5%, 10 viales de 0,4 ml 818658 VISCOFRESH 1% colirio n solución, 30 unidosis x 0,4 ml 817700 VISCOFRESH 1% colirio n solución, 10 unidosis x 0,4 ml 784710 ARTIFIC COLIRIO EN Solución, 1 Frasco de 10 ml 784702 ARTIFIC COLIRIO EN Solución UNIDOSIS, 30 nvases unidosis 775486 COLIRCUSI HUMECTANTE COLIRIO, 1 Frasco de 15 ml 764118 LIPOLAC GEL OFTALMICO 10 Gel oftalmico 650196 HIDRATHEA, 10 ml 675256 ACUOLENS Solución; 30 unidades monodosis 664165 OFARSIN 2 mg/g MULTIDOSIS GEL OFTALMICO, 1 Frasco con 10 g de gel 659144 SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO, 10 g 651517 SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO EN UNIDOSIS, 60 monodosis de 0,5 g 651516 SICCAFLUID 2,5 mg/g GEL OFTALMICO EN UNIDOSIS, 30 monodosis de 0,5 g 876466 VISCOFRESH 0,5%, 30 viales de 0,4 ml 694232 LIQUIFILM LAGRIMAS, 1 Frasco de 15 ml Esta revisión del Nomenclátor (el listado que recoge los medicamentos con financiación pública) entrará en vigor el próximo 1 de septiembre. Tal y como explicó la ministra tras el último Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, ésta es una de las medidas incluidas en el Real Decreto-ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

En concreto, 417 presentaciones dejarán de estar financiadas con carácter general. No obstante, 97 de estos fármacos mantendrán la financiación pública para determinadas indicaciones, en general para tratar enfermedades graves o crónicas.

Excepciones
Los siguientes son los grupos terapéuticos en los que se contemplan excepciones:

– Formadores de volumen. Se mantendrán financiados para pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable y diverticulosis.

– Laxantes osmóticos. Se financiarán para casos de encefalopatía portosistémica y paraplejia.

– Antagonistas del receptor opioide periférico. Estarán financiados para pacientes de cáncer.

– Otros vasodilatadores periféricos. Conservarán la financiación en casos de claudicación intermitente.

– Alcaloides del opio y derivados. Se mantendrán para pacientes con cáncer que sufran tos persistente.

– Otros oftalmológicos. Estarán financiados en casos de síndrome de Sjögren.

Mil nuevos medicamentos
Se estima que esta medida supondrá un ahorro de 450 millones de euros anuales. El objetivo principal es mantener la capacidad financiera del Sistema Nacional de Salud para potenciar la entrada en el sistema de nuevos medicamentos que sean necesarios para tratar las enfermedades más graves e invalidantes. En palabras de Mato, «se deja de financiar medicamentos no esenciales y así se asegura el acceso a todos los fármacos necesarios para las enfermedades que ponen en peligro la vida de los ciudadanos, sin importar su coste».

Así lo demuestra el hecho de que, en el primer semestre del año, el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad haya dado luz verde a la inclusión en la financiación de alrededor de 1.000 nuevos medicamentos, algunos de ellos dispensados en farmacia hospitalaria, con un coste superior a los 3.000 euros por envase. De hecho, España se mantiene como uno de los países europeos con más fármacos financiados: junto con Francia e Italia, es el único que supera los 10.000 medicamentos con cargo a fondos públicos (en concreto, más de 18.000).

El coste medio de una receta es de 10,81 euros antes del copago farmaceutico

Los datos de balance enero-junio de la factura a través de receta oficial del Sistema Nacional de Salud ha caído un 6,5% durante este primer semestre con respecto al mismo período de 2011 y se sitúa en valores de 1998. Este gasto medio por receta de 10,81 euros desciende al nivel más bajo en 14 años. Habrá que esperar ahora a recapitular los datos del mes de julio que está a punto de terminar y a partir del cual se empezó a aplicar el copago farmacéutico, cuyas primeras previsiones estiman un 20% menos de recetas.

En concreto, el gasto medio por receta se ha situado en los últimos seis meses en 10,81 euros, lo que supone un 6,5% de descenso con respecto al mismo período del año pasado. Además, la variación interanual (correspondiente a los últimos 12 meses) se sitúa en -6,72%. Hay que remontarse a 1998 para encontrar un valor más bajo. Desde el año siguiente, el gasto medio ha estado siempre por encima de los 11 euros, llegando a alcanzar la cifra de 13,45 euros en 2008.

Contener el gasto
El descenso del gasto medio por receta coincide con la adopción por parte del Gobierno, en este primer semestre del año, de medidas de contención del gasto, tales como la revisión de precios, la actualización de los precios menores y el fomento de los medicamentos genéricos.

En cuanto al total del gasto farmacéutico a través de receta, en los primeros seis meses del año se ha registrado un gasto de 5.478.219.339 euros, lo que supone un descenso del 4,45% en relación al mismo período del año anterior. Si se observa la variación interanual, el gasto bajó un 5,36% entre julio de 2011 y junio de 2012, en relación con los doce meses anteriores. En número de recetas, entre enero y junio se ha producido un ligero aumento, del 2,19%, mientras que la variación interanual se sitúa en el 1,45%.

En cuanto a los datos de junio, el gasto medio por receta bajó un 6,29%, siguiendo la tendencia de los meses anteriores. El gasto farmacéutico a través de receta oficial subió un 3,18%, y el número de recetas, un 10,11%. Esta subida coyuntural es consecuencia del anticipo en la retirada de fármacos registrado en las últimas semanas de junio, previas a la entrada en funcionamiento del nuevo sistema de aportación del usuario en farmacia.

Habrá que pagar por las recetas en función de la renta y los envases de los medicamentos se ajustarán a los tratamientos

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha aprobado la reforma del sistema sanitario y, acto seguido, ha querido enviar a los ciudadanos «un mensaje de tranquilidad y confianza en el futuro, en relación a las prestaciones que reciben». Las asociaciones de consumidores han rechazado el copago sanitario. Según la ministra, el Plan de Reforma del Sistema Nacional de Salud permitirá generar un ahorro que supere los 7.000 millones de euros. Es decir, en torno a un 10 por ciento del gasto sanitario público. Pero, sobre todo, asegurará un Sistema Nacional de Salud sólido y lo protegerá de las circunstancias económicas presentes y futuras. Con la reforma:

-los parados de larga duración no tendrán que pagar por los medicamentos.

-la aportación del usuario a los fármacos se hará de manera más justa, en función de la renta.

-los pensionistas con menos recursos estarán exentos, y los que tengan pensiones bajas aportarán un máximo de 8 euros al mes.

-la reforma da valor al medicamento y evitará que se tiren 3.700 toneladas de fármacos pagados todos los años.

-los envases de los medicamentos se ajustarán a la duración del tratamiento.

-españa adaptará la normativa europea para facturar de manera rápida y directa al país de origen la atención a los extranjeros.

-la reforma garantiza una cartera de servicios básica para todos los españoles, con independencia de dónde vivan.

-la plataforma centralizada de compras permitirá un ahorro de entre el 15 y el 50 por ciento.

-se establecerá un catálogo homogéneo de categorías profesionales para facilitar la movilidad de los sanitarios.

Entre las principales medidas acordadas, se encuentran modificaciones en el sistema de aportación de los usuarios en farmacia. En primer lugar, el Gobierno excluirá a los desempleados de larga duración de pagar por los medicamentos recetados.

La ministra ha explicado que se establecerá, en farmacia, un modelo equitativo «más justo» que tenga en cuenta la renta, donde «aporte más el que más tiene y menos o nada los que menos tienen». En concreto, los ciudadanos con rentas iguales o superiores a los 100.000 euros anuales pasarán de pagar el 40 por ciento, de los fármacos, como hasta ahora, a aportar el 60 por ciento. Por su parte, los activos con obligación de tributación en el IRPF pagarán el 50 por ciento. Los activos que no tengan obligación de tributar en el IRPF y las familias numerosas aportarán el 40 por ciento.

En cuanto a los pasivos, los que tengan menor poder adquisitivo también estarán exentos de las aportaciones. Los pensionistas con rentas bajas pagarán el 10 por ciento, con un límite de ocho euros al mes.

La introducción de estas medidas, además, pondrá en valor el medicamento. La ministra ha señalado que España, que es el segundo consumidor mundial de fármacos, destruye cada año 3.700 toneladas de medicamentos pagados, porque han caducado o no se han utilizado. Los expertos cifran este despilfarro en un 10 por ciento del gasto farmacéutico, por lo que el Ministerio calcula un ahorro de más de 1.000 millones. Para combatir estas prácticas, además, se adecuarán los envases de los medicamentos a la duración estimada del tratamiento.

En materia de farmacia, además se han acordado otras medidas como la elaboración de un nuevo sistema de actualización del Nomenclator, que permitirá un ahorro de 400 millones, y el impulso al uso de genéricos y fármacos de menor precio, que facilitará un ahorro adicional de unos 350 millones.

Turismo sanitario Por otro lado, también se adapta la normativa europea relativa a la atención a ciudadanos extranjeros en el SNS. El motivo es que se ha constatado que el SNS está asumiendo, con cargo a sus presupuestos la asistencia sanitaria de personas que la tienen ya cubierta desde su país. En concreto, casi 700.000 extranjeros han accedido sin derecho a la tarjeta sanitaria, lo que ha ocasionado un gasto de 917 millones de euros.

Para evitarlo, se llevará a cabo una clarificación armonizada de la condición de asegurado. De este modo, España podrá facturar de manera rápida y directa al país de origen, del mismo modo que sucede con los españoles que viajan al extranjero. «Queremos evitar que haya ciudadanos extranjeros con solvencia económica que puedan, mediante lagunas administrativas o recurriendo a la picaresca, beneficiarse para acceder sin derecho y gratis a los servicios sanitarios de España», ha señalado Mato.

Cartera de servicios
La reforma sanitaria garantizará, asimismo, una cartera básica de servicios del SNS, que asegure que todos los españoles, con independencia de la Comunidad Autónoma en la que vivan, tengan acceso a las mismas prestaciones sanitarias, de la más alta calidad.

En su reunión de hoy, el Pleno ha acordado categorizar esta cartera. El objetivo es gestionar mejor la realidad asistencial, impulsar la eficiencia en su aplicación y mejorar la transparencia. De este modo, la cartera común de servicios tendrá las siguientes categorías:

Cartera común básica de servicios asistenciales. Incluirá, como hasta ahora, los servicios de prevención, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación que se dispensan en centros sanitarios o sociosanitarios, así como el transporte sanitario urgente, y que están cubiertos de forma completa por financiación pública.

Cartera común suplementaria. Incluirá las prestaciones cuya provisión se realiza mediante dispensación ambulatoria, y que están ya sujetas a aportación del usuario.

Cartera común de servicios accesorios. Incluirá las actividades, servicios o técnicas que, no siendo prestación sanitaria, se consideran imprescindibles para ciertas patologías. Por ejemplo, cosméticos para pacientes con enfermedades raras.

La Agencia de Evaluación de Tecnologías será la encargada de determinar la ordenación de la cartera de servicios. Estas mejoras permitirán maximizar la eficiencia y generar un ahorro de unos 500 millones.

Por otro lado, se ha acordado unificar el criterio de participación de los usuarios en productos farmacéuticos, ortoprótesis, dietoterápicos y transporte sanitario no urgente.

Recursos Humanos
En lo que se refiere a Recursos Humanos, el Consejo ha acordado elaborar un catálogo homogéneo de categorías profesionales, donde se establezcan las equivalencias entre los distintos servicios de salud. El objetivo es facilitar la movilidad de los profesionales sanitarios.

Además, se regulan las áreas de capacitación para hacer realidad las superespecialidades. Por ejemplo, la cirugía cardíaca infantil. Estas medidas permitirán una eficiencia de 470 millones de euros.

Plataforma Centralizada de Compras
Por otro lado, la plataforma centralizada de compras permitirá un ahorro de entre el 15 y el 50 por ciento frente al sistema de compras individualizado para cada Comunidad Autónoma que se emplea. Esto supondrá ahorrar más de 1.000 millones. Las compras centralizadas ya se han aplicado en ciertos fármacos, como las vacunas de la gripe estacional.

La plataforma centralizada ya se ha puesto en marcha en proyectos concretos, como la adquisición de las vacunas para la gripe estacional para la temporada 2012-2013, a la que se han adherido 14 comunidades autónomas, y que ha supuesto un ahorro de más de 6,2 millones de euros respecto al año pasado, en el que sólo se adhirieron ocho autonomías.

Fondo de Garantía Asistencial
La ministra también ha planteado a los consejeros la creación de un Fondo de Garantía Asistencial (FOGA). El objetivo es, además de superar las trabas burocráticas, garantizar la cohesión y la equidad en el SNS, mediante la dotación económica suficiente para cubrir los desplazamientos entre autonomías. Además, también quedan compensadas las autonomías cuyos servicios de salud atiendan a las personas desplazadas.

Gasto farmacéutico: cada hogar español se deja 419 euros en medicinas al año

Según un informe de EAE, el sistema público invierte 259,62€ por habitante en productos farmacéuticos. Además,más de la mitad del gasto público farmacéutico se concentra en Andalucía, Cataluña, C. Valenciana y Madrid. En cuanto al gasto privado en medicamentos,catalanes, valencianos, navarros y madrileños, los que más gastan.

El Strategic Research Center de EAE Business School presenta el estudio El Gasto Farmacéutico en España, que analiza el gasto público y privado en esta área con una especial atención a la evolución de los productos Especialidad Farmacéutica Genérica-genéricos, más conocidos como genéricos.

Por primera vez en diez años el gasto farmacéutico público en España se ha reducido un 2,4%. Andalucía, Cataluña, Comunidad Valenciana y Madrid aglutinan el 55% del gasto público farmacéutico. Si bien algunos de los motivos de este descenso son estructurales como la reducción de la población del 0,5% en 2010 o la disminución de la renta per cápita, la investigación realizada por EAE también considera que han tenido efecto el conjunto de medidas aprobadas por el Sistema Nacional de Salud encaminadas a reducir el coste medio por receta y «que han coincidido con el cambio de modelo de financiación y la alta penetración de los genéricos», subraya José Ignacio Díaz, uno de los investigadores del informe y profesor de EAE.

Una de las principales aportaciones de la investigación es el análisis del gasto público por habitante que también se ha reducido en un 3%, en el último año. Por cada habitante, el sistema público invierte 259,62€ en productos farmacéuticos. Galicia con 332,26 euros en gasto farmacéutico público por habitante, Extremadura con 322,36€, y Asturias con 317,01€ son los que más invierten en este apartado. Las que menor gasto farmacéutico tienen por habitante son Melilla con 162,5€, Ceuta con 185,52€ y Baleares con 198,63€.
En el último año, a pesar de que el gasto farmacéutico en España en datos globales decreció, hay comunidades en las que se ha incrementado. Es el caso de Melilla con un incremento del 2,44%; Murcia con un 1,93%, Galicia con 0,66% y Ceuta con 0,27%. Las comunidades con mayor reducción de gasto público fueron: Canarias con una disminución del 5,9%; Cantabria con una caída del 4,41% y Aragón con un decrecimiento del 4,43%.

También se ha reducido el peso del gasto farmacéutico en el peso del gasto total sanitario que ha pasado del ser del 24,20% en el año 2003 al 19% en el 2009. A pesar de las reducciones del gasto farmacéutico, la investigación alerta del crecimiento del gasto sanitario.

Los genéricos

Según el informe, una de las causas de la reducción del gasto farmacéutico se sitúa en la penetración de los genéricos (Especialidad Farmacéutica Genérica-genéricos) que actualmente representan el 23,82% de las unidades de medicamentos vendidos y el 9,38% de la facturación de medicamentos en España.
Por comunidades autónomas, la penetración de genéricos es dispar. En Andalucía, Madrid y Cataluña hay una mayor penetración de genéricos con un 32,85%, 29,82%, y 28,54% respectivamente sobre el total. Aquellas donde hay una menor penetración son Galicia con un 11,09%, Murcia con un 14,01% y Canarias con un 14,4% sobre el total de medicamentos vendidos en la comunidad. (Página 20. Tabla 5).

El estudio también analiza la correlación que existe entre la penetración de genéricos y el gasto farmacéutico, de tal manera que «en aquellas comunidades donde el consumo de genéricos ha sido mayor, el gasto público farmacéutico per cápita es menor, como es el caso de Madrid, Andalucía, Baleares y Cataluña», explica Juan Lago, director del informe.

Otro dato positivo es que el 63% de los genéricos que se consumen en nuestro país, se fabrican en España y aportan 300 millones de euros anuales. «La aparición de genéricos de moléculas de gran consumo y la reducción del precio del medicamento son las claves para entender estos datos», explica Javier Heredia, profesor de EAE y otro de los investigadores del informe.

Gasto farmacéutico privado

En cuanto al gasto privado farmacéutico, la investigación analiza cómo, en general, los hombres gastan más en productos farmacéuticos que las mujeres y que siguen siendo las mujeres de 65 años o más con 292,49 euros de media al año, las que más consumen en la farmacia.

Los ciudadanos de Cataluña con 176,9 euros al año son los que más productos farmacéuticos compran. Le siguen los ciudadanos de la comunidad valenciana con 166,89€, de Navarra con 161,29€ y de Madrid con 158,84€ al año per capita. Los que menos invierten en estos productos al año son los habitantes de Castilla la Mancha con 105,69€, asturianos con 118,85€ y murcianos con 121,5€. (Tabla 8. Página 26). Cantabria, Castilla y León y La Rioja son las comunidades en las que más creció el gasto privado entre 2007 y 2009.

Otro dato interesante es que los hogares extranjeros gastan casi la mitad 232,30€ que los españoles (418,87€) en productos farmacéuticos.
«A pesar de que las medidas de reducción y control del gasto farmacéutico están causando efectos positivos, se deberían adoptar medidas que afecten al gasto sanitario en su conjunto y no solo al gasto farmacéutico y que analice la inversión pública por paciente, no por medicamento», propone Juan Ignacio Díaz.

La crisis reduce el consumo de medicamentos sin receta

Casi la mitad de los consumidores puede variar la forma de consumo de los medicamentos sin receta a causa de la crisis. La salud es uno de los principales motivos de preocupación de los consumidores, y en los últimos años ha aumentado su peso entre los factores más importantes en la compra de todo tipo de productos. Pero la situación económica mundial puede afectar incluso a la compra de medicamentos que se venden sin necesidad de receta médica (OTC’s), como muestra el mayor estudio global realizado sobre estos productos por The Nielsen Company, con más de 25,400 participantes usuarios de Internet en todo el mundo.

El 46% de los consumidores consultados señalan que la crisis les afectará en su decisión a la hora de consumir medicamentos que no precisen prescripción médica, ya sea en cuanto a la dosis a tomar o al tipo de medicamento. Este porcentaje de los que sienten que la situación económica les puede afectar en el uso de estos productos es realmente significativo en algunas zonas del mundo. Resulta menor en Europa y Norteamérica, donde en torno a un tercio de los consumidores consultados declara que la crisis podría variar sus costumbres respecto a los medicamentos sin receta. Pero el porcentaje se eleva notablemente en Latinoamérica, con un 47% de los consultados; llega al 55% en Oriente Medio y África, y al 57% en Asia Pacífico. Estos números parecen indicar que la percepción sobre las dificultades económicas pueda llegar a influir en mayor medida en la decisión del uso de estos medicamentos sin receta, sobre todo en las zonas donde hay mayores problemas económicos.

España, entre los menos afectados

En España, el 32% de los consumidores que participaron en el estudio declaran que la actual situación económica puede variar la forma de consumo de medicamentos sin receta que realizan habitualmente, por el 68% que no lo cree. Es un porcentaje cercano a la media europea (33%), aunque diez puntos menor que el de países vecinos como Italia, Francia o Portugal, donde los que creen que les afectará superan ampliamente el 40%. En todo caso, el porcentaje de españoles que piensan que la crisis variará su forma de consumir los productos OTC’s es muy inferior a la media mundial, donde el 46% considera que le afectará.

Entre los españoles que piensan que la crisis afectará su consumo de OTC’s, el 29% dice que los tomará con menos frecuencia; y el 28% dice que visitará al doctor antes de comprarlos, en este caso en un porcentaje muy superior a la media europea (13%), y mundial (el 14%). Un 14% de los españoles dice que optará por marcas más baratas, como los medicamentos genéricos existentes en muchas especialidades. El 8% de los españoles dice que los usará, pero en menor dosis que la recomendada; el 6% cree que dejará de comprarlos; y un 5% se plantea optar por remedios naturales y tradicionales, el mismo porcentaje de los que dicen que comprarán paquetes más pequeños y baratos.

A la hora de tomar un medicamento que se vende sin receta médica (OTC), en España resulta fundamental la recomendación del farmacéutico, señalada por un 52% de los encuestados, frente al 38% de media europea y el 27% de media mundial. El segundo factor decisivo es conocer previamente la eficacia del medicamento, mencionado por el 49% de los españoles encuestados, seis puntos más que la media europea. Otro 31% indica que sabe que es bueno para su salud, el mismo porcentaje que los que declaran que son medicamentos que utilizan habitualmente, mientras el 28% dice tener confianza en el producto. En todos los casos son porcentajes superiores a la media europea y mundial, que reflejan las particularidades del consumidor español a la hora de tomar restos medicamentos sin receta: confían mucho más que en otros países en el farmacéutico y en los productos y marcas que ya conocen y han utilizado.

En cambio, los españoles dan mucha menos importancia a la relación precio-calidad, citada apenas por un 9% de los encuestados; a que el producto sea fácil de consumir, mencionado por el 7%; al precio (un 6%); y a que el producto sea conocido, señalado por el 5%.

La confianza de los españoles en la recomendación de los farmacéuticos destaca igualmente cuando se les pregunta cómo deciden utilizar un medicamento sin receta: el 45% dice que pregunta en la farmacia cómo tomar el producto, porcentaje muy superior a las medias europea y mundial (29% y 26%, respectivamente). Un 28% de los españoles dice leerse las instrucciones del prospecto, y el 13% las que vienen en el exterior del paquete. Otro 13% indica que sabe cómo tomarlo por experiencias previas, y apenas el 2% busca información en Internet, porcentaje que puede considerarse casi nulo si se tiene en cuenta que el estudio se realiza entre usuarios de la red, y que en Europa y a nivel global sube al 6%.

Los españoles suelen acudir al médico cuando se encuentran mal de salud en un porcentaje muy superior a la media europea y mundial: el 41% señala que suele consultar al doctor antes de decidir tomar una medicina, frente al 18% de media en Europa y el 15% de media mundial. Claro que un 37% de los españoles indica que suele tomar medicinas que conoce, y otro 9% indica que utiliza otros remedios diferentes.

Los cambios provocados por la crisis

En la actual situación económica mundial ¿Qué cambios se plantean a la hora de utilizar los medicamentos sin receta? Analizando las respuestas de los consumidores, los tres más significativos no son comunes a todo el mundo, pues varían según la región.

En primer lugar, está el uso menos frecuente de estos productos, que inevitablemente puede tener impacto en el volumen de ventas de la categoría durante los próximos doce meses.

A continuación, un alto porcentaje de consumidores señalan que optarán por emplear remedios naturales y tradicionales. Esta respuesta es especialmente alta en países de Europa del Este (Rusia, República Checa, Hungría, países bálticos), así como en China, Filipinas, Indonesia, Turquía, Brasil y Colombia. Pero es mucho menor en Europa Occidental y Norteamérica.

En tercer lugar, muchos consumidores, sobre todo en Norte América, indican que optarán por comprar productos más baratos. El papel de los medicamentos genéricos y las marcas de la distribución ha aumentado significativamente en los últimos años, y los consumidores entienden que, en muchos casos, son igual de eficaces que las marcas más conocidas. Esta respuesta resulta también elevada en algunos países de Europa Occidental, especialmente en los países nórdicos y Alemania.

Con todo, el porcentaje de consumidores que dicen que dejarán de comprar medicamentos sin receta a causa de la recesión económica no resulta muy elevado. Los países con mayor porcentaje son Arabia Saudí (16%) y Turquía (14%).

También es interesante comprobar la confianza que manifiestan los consumidores europeos en la recomendación de los farmacéuticos, sobre todo comparada con otras regiones del mundo.

Globalmente, en los 50 países analizados, los factores claves que influyen a la hora de comprar un medicamento sin receta son la seguridad y eficacia que sean capaces de proporcionar. Otros factores significativos son la confianza en el producto, la marca, el uso habitual, la rapidez de acción y la recomendación del farmacéutico, sobre todo en Europa. Entre los puntos menos importantes figuran la relación precio-calidad, la publicidad, que sea fácilmente reconocible, o fácil de usar.

En Europa, como se ha señalado, detrás de la importancia que supone que funcione el medicamento en sí, el segundo factor en importancia es la recomendación del farmacéutico, lo que explica las grandes inversiones de las compañías en tener una presencia destacada en las farmacias. Esta respuesta resulta especialmente elevada en Bélgica y España, donde más del 50% de los encuestados la señala como un punto clave en su decisión. El dato es especialmente significativo si se compara con Estados Unidos, donde apenas lo cita el 13% de los consumidores, dado que allí es habitual la compra de este tipo de medicamentos en supermercados y «drugstores» de libre servicio, sin la ayuda o consulta al farmacéutico.

En Estados Unidos, los consumidores están mucho más interesados en el precio del producto, citado por un 33% como un factor importante a la hora de decidirse, porcentaje que se eleva hasta el 40% en el caso de Japón, mientras la media global está en torno al 20% de los encuestados.

La investigación revela la importancia de conocer las costumbres y necesidades de los consumidores de cada país a la hora de consumir medicamentos sin receta, por estar estos productos sujetos a las regulaciones y normativas locales, la diferente distribución y acciones de marketing, que por lo tanto explican los diferentes tipos de consumo en las distintas zonas.

Se podrían ahorrar 13.000 millones anuales en sanidad a través de fórmulas alternativas al copago

La sanidad pública española podría ahorrar más de 13.000 millones de euros anuales con la puesta en marcha de nuevas fórmulas de gestión público-privada alternativas al copago, lo que supondría una reducción del 25% sobre un presupuesto global de 53.500 millones, según las estimaciones realizadas por la firma internacional de auditoría y asesoramiento legal Russell Bedford. Este ahorro permitiría rebajar un 42% el déficit de 31.500 millones de euros registrado por las autonomías en 2011 a través de tres medidas complementarias que abaratarían el coste sanitario para los usuarios manteniendo la calidad, universalidad y gratuidad del servicio. Pese a que la gestión sería privada, la Administración mantendría la capacidad de control e inspección, así como la facultad normativa y sancionadora.

La primera de estas medidas propuestas es la creación de una central de compras sanitaria privada, con la que la Administración ahorraría al menos un 20% en la adquisición de fármacos para centros hospitalarios. Este sistema, que el Gobierno quiere promover en todas las autonomías, aliviaría la deuda de más de 15.000 millones de euros que el sistema sanitario tiene con sus proveedores. Actualmente, las centrales de compras están implantadas en algunas comunidades como Madrid, en donde en apenas un año se ha conseguido reducir en una quinta parte el gasto en medicamentos. Otras, como Castilla-la Mancha, también han optado por esta vía.

En lo que respecta a la asistencia sanitaria, los presupuestos para 2012 reflejan un importante recorte del gasto por habitante, que en algunas comunidades supone hasta 200 euros menos respecto al comienzo de la crisis. Para mantener el mismo nivel de prestación sin disminuir los recursos, Russell Bedford también propone la gestión privada en ciertos servicios, como los de análisis de sangre, radiología, tratamiento de residuos, cocinas, limpieza y lavandería. De este modo, se conseguiría reducir a la mitad el coste sanitario por paciente en los hospitales públicos, que oscila entre los 1.100 y los 1.600 euros, dependiendo de la comunidad autónoma.

La tercera vía de ahorro consiste en revalorizar las infraestructuras sanitarias públicas que se iniciaron en la etapa de crecimiento económico y que, en la actualidad, suponen un desembolso muy elevado que dificulta la asistencia de los pacientes en las mismas condiciones previas a la crisis. Russell Bedford cree que la puesta en valor de estas instalaciones se podría lograr cediendo el mantenimiento o explotación de hospitales a empresas privadas a través del cobro de un canon anual.

Ahorro por comunidades

Los mayores ahorros en términos absolutos se conseguirían en aquellas comunidades que tienen un presupuesto sanitario más elevado. De este modo, a la cabeza se sitúan Andalucía, con 2.348 millones de euros, seguida de Cataluña (2.127), Madrid (1.792), Comunidad Valenciana (1.373), Galicia (883), Castilla y León (865) y País Vasco (849).

Por el contrario, los menores ahorros se localizarían en La Rioja (105 millones), Cantabria (183), Navarra (229), Baleares (297), Extremadura (370), Asturias (414) y Aragón (462). En una posición intermedia se situarían Murcia (464 millones) y Canarias (618). De Castilla-la Mancha no se dispone de datos porque todavía no ha presentado su presupuesto para 2012.

Sin embargo, el ahorro por habitante es un indicador más fiable de la efectividad de las medidas propuestas por Russell. De hecho, con este medidor el panorama cambia completamente al ser País Vasco la comunidad con un mayor ahorro (386 euros anuales), seguida de Asturias (383), Navarra (357), Aragón (355), La Rioja (349), Castilla y León (338) y Extremadura (336).

Por encima de los 297 euros de ahorro medio por habitante en España también se sitúan Galicia (315 euros), Murcia (309) y Cantabria (304). No obstante, algunas de las comunidades más pobladas lograrían una menor eficiencia per cápita, como es el caso de la Comunidad Valenciana (269 euros), Baleares (270), Madrid (275), Andalucía (280), Cataluña (283) y Canarias (294).

Ahorros en los presupuestos sanitarios por comunidades autónomas

ComunidadPresupuesto 2012 (1)Ahorro (1)Ahorro por habitante (2)
Andalucía

9.393,6

2.348

280

Aragón

1.846,9

462

355

Asturias

1.655,6

414

383

Baleares

1.187,5

297

270

Canarias

2.471,2

618

294

Cantabria

729,8

183

304

Castilla y León

3.461,6

865

338

Castilla-la Mancha (3)

Cataluña

8.506,6

2.127

283

C. Valenciana

5.492,5

1.373

269

Extremadura

1.480,7

370

336

Galicia

3.530,9

883

315

C. Madrid

7.168

1.792

275

Murcia

1.855,8

464

309

Navarra

914,6

229

357

País Vasco

3.396

849

386

La Rioja

419,2

105

349

TOTAL

53.510,9

13.379

297

Fuente: Russell Bedford a partir de presupuestos autonómicos. (1) En millones de euros / (2) En euros / (3) Aún no presentó sus presupuestos para 2012
Los antecedentes

Aunque la colaboración público-privada en la gestión sanitaria es una novedad en la mayoría de las comunidades españolas, algunos gobiernos autonómicos la están llevando a cabo siguiendo el que se conoce como modelo Alzira, que tomó su nombre de la localidad valenciana en la que se construyó en 1999 el primer hospital público español gestionado bajo la modalidad de concesión administrativa: el Hospital de la Ribera. Entre las ventajas que ofrecen modelos como el de Alzira destacan una mayor accesibilidad, amplitud de horarios, la ausencia de listas de espera y un trato más personalizado.

Dada la situación actual de la sanidad, marcada por la falta de financiación y los menores ingresos públicos que tienen que seguir sosteniendo un gasto sanitario que representa entre el 30% y el 60% de los presupuestos autonómicos, Russell considera que la participación privada es necesaria para reducir el déficit de 10.000 millones de euros que acumula el sistema.

Si bien es cierto que la entrada de capital privado ha generado dudas en el sector sobre su conveniencia, Gabriel Martínez, socio fundador de Russell Bedford, recuerda que el informe Abril, elaborado a principios de los noventa, ya destacaba «que lo único que tiene valor para el paciente es la calidad y el coste de la asistencia sanitaria, no quién gestiona el hospital. El debate no está en la privatización de la sanidad sino en conseguir que un servicio público y universal se adapte a la nueva realidad».

El copago sanitario puede afectar a los pacientes crónicos y a los ciudadanos de rentas bajas

Aunque en promedio el copago no parece traducirse en un peor estado de salud de la población, existen dos grupos de población que podrían verse afectados negativamente por su implantación: los pacientes de rentas más bajas (que en relación a su renta pagarían más por los servicios) y los pacientes de alto riesgo, ya que afecta al uso de los servicios de salud y al consumo de medicamentos, recoge un estudio del IESE. Por ello, es fundamental diseñar el copago teniendo en cuenta los efectos sobre esta población. La encargada de la investigación considera que el reto pasa por diseñar un sistema donde los servicios que se dejen de utilizar, sean los menos beneficiosos para la salud del ciudadano.

La profesora del IESE Núria Mas ha presentado el informe ‘Los sistemas de copago en Europa, EEUU y Canadá: implicaciones para el caso español’ en el que analiza las consecuencias que introducir el copago podría tener para la salud de los ciudadanos. La profesora Mas concluye en su informe que aunque, en promedio, el copago no parece traducirse en un peor estado de salud de la población, existen dos grupos de población que podrían verse afectados negativamente por su implantación: los pacientes de rentas más bajas (que en relación a su renta pagarían más por los servicios) y los pacientes de alto riesgo, ya que afecta al uso de los servicios de salud y al consumo de medicamentos. Es por eso que es fundamental diseñar el copago teniendo en cuenta los efectos sobre esta población.

Otros de los efectos que podría tener el copago sobre la salud de los pacientes están relacionados con la medicina preventiva y los tratamientos. Según la profesora Mas, «cuando los pacientes pagan parte del coste cometen muchos errores y no saben priorizar, de manera que acaban reduciendo el consumo de medicamentos y el uso de los servicios de salud, sobre todo en visitas preventivas y tratamientos menos esenciales. Lo que supone la reducción del consumo de tratamientos tanto valiosos como no tan valiosos para su salud.»
La profesora insiste por tanto en que «además de corresponsabilizar a los ciudadanos de una parte del gasto de salud y hacer, así, a estos más conscientes de su coste en el momento de tomar la decisión. El reto pasa por diseñar un sistema donde los servicios que se dejen de utilizar, sean los menos beneficiosos para la salud del ciudadano.»
La comparativa internacional revela, por ejemplo, que implementar el copago solo en primaria puede llevar a los pacientes a utilizar más los servicios de urgencias para ahorrarse el coste, lo que podría derivar en un incremento global del coste sanitario. Por otro lado, la aplicación del copago en los servicios de urgencias disminuye las visitas aunque en situaciones realmente críticas, el copago no parece reducir el uso de las urgencias.

Para la profesora Núria Mas la conclusión fundamental del informe es que es más importante el «cómo» introducir el copago en la salud pública española, que el hecho de introducirlo. Ya que hay que tener en cuenta que aunque el copago contribuiría a la racionalización del gasto sanitario, moderando el consumo, debemos conseguir que los servicios que se dejan de consumir sean los que menos afecten a la salud del paciente.

En base a esto, Mas plantea por tanto tres factores que España debería tener en cuenta en el caso de implantar esta herramienta de racionalización del gasto:

1) la renta de la población, protegiendo a las rentas bajas e incorporando alguna fórmula (como las cláusulas «stop loss«) para limitar el gasto máximo de los pacientes. Debería evitarse pues el modelo utilizado hoy en el copago de medicamentos, que grava por igual a todos los ciudadanos.

2) Es mejor aplicar el copago a urgencias que en primaria.

3) aplicar un copago diferencial por tipo de servicio (que fuera más bajo o nulo para la medicina preventiva) para evitar la reducción de medidas preventivas, como revisiones periódicas. Es interesante pensar en la posibilidad de poner pagos más altos para los servicios menos eficientes y/o menos necesarios.

El copago es solo una herramienta más

Mas recalca que el copago es sólo una herramienta más en la racionalización del gasto sanitario.

Y que en ningún caso puede sustituir a una reforma sanitaria más profunda que dé respuesta a los problemas del envejecimiento de la población. Es importante que el copago vaya acompañado de incentivos a los médicos y expertos, que son los que tienen más información.

Al igual que ocurre en la mayoría de países desarrollados, el gasto sanitario español ha crecido de la mano del incremento de la renta per cápita. Según datos del Banco Mundial, entre 1995 y 2009 el desembolso sanitario aumentó en la misma proporción que el PIB por habitante, pero esta tendencia no puede sostenerse en el momento económico actual. Además, las previsiones demográficas apuntan a un incremento de la tasa de dependencia (personas menores de 16 años o mayores de 64): hoy esa tasa es en España del 47,8 por ciento pero se estima que en el año 2049 alcance el 90 por ciento). Esto incrementará la tasa de enfermos dependientes y de pacientes con enfermedades crónicas (que aumentan sustancialmente a partir de los 65 años).

En opinión de la profesora Mas, existen tres opciones no excluyentes para atajar el problema del déficit sanitario:

1) promover un cambio de modelo sanitario que mejore la eficiencia en el gasto respondiendo a las nuevas necesidades de los pacientes crónicos. Esto pasa por entender qué está funcionando correctamente, protocolizar las mejores prácticas e integrar la atención primaria y la especializada.

2) priorizar las prestaciones ofrecidas, acotando la lista de servicios que cubre la sanidad pública; y

3) extender el copago.

El copago perjudica la salud, sobre todo la de los pensionistas

«El copago pone en grave peligro la salud de muchos pensionistas», ha denunciado el portavoz de FACUA-consumidores en Acción, Rubén Sánchez. Al verse obligados a adelantar el 10% de su importe, «para los pensionistas con menor poder adquisitivo está suponiendo una auténtica barrera al acceso a los medicamentos, buena parte de los cuales no podrán retirar de las farmacias pese a que resulten esenciales para su salud», alerta. Con el copago, «el ministerio de Sanidad perjudica gravemente la salud», critica Sánchez, que recalca la «enorme injusticia» que representa la medida debido a que «resulta paradójico que en un país donde las entidades financieras han cerrado el grifo del crédito, en la mayoría de comunidades autónomas los pensionistas están siendo obligados a hacer de banqueros prestando al sistema un dinero que tardarán hasta seis meses en recuperar, y sin intereses», critica el portavoz de FACUA.

Y es que muy pocas comunidades han establecido protocolos para que los pensionistas no tengan que pagar cantidades superiores a los topes mensuales establecidas en el Real Decreto-ley que impone el copago.

Para colmo, los pronósticos de la organización se han cumplido y «el copago está resultando un caos en muchas comunidades autónomas», que siguen sin establecer protocolos para que los usuarios reclamen cobros indebidos. «El Gobierno ha tenido una prisa extrema en implantar la medida y ninguna para informar a los usuarios sobre sus características», señala Sánchez. «No sólo no se han colocado todavía carteles en las farmacias y los centros sanitarios públicos donde se informe sobre la medida y cómo debe afectar a cada perfil de usuario, sino que como FACUA pronosticó, se están produciendo multitud de errores», advierte.

Errores en las tarjetas y mal los datos de renta
Y es que hay muchos casos en los que la conexión de las tarjetas sanitarias de los usuarios con Hacienda para conocer sus niveles de renta falla, pero además, los datos que se utilizan no están actualizados.

Fruto de la «irresponsable improvisación» con la que se ha comenzado a aplicar este «caospago» el 1 de julio, «hay pensionistas a los que se está tratando como si todavía fueran trabajadores en activo, obligándoles a pagar entre el 40 y el 60% del importe de sus fármacos, sin previsiones de devolverles un sólo céntimo salvo que se den cuenta y sus reclamaciones sean atendidas», plantea el portavoz de FACUA.

En qué consiste el copago
Desde el 1 de julio, los pensionistas, uno de los colectivos más vulnerables ante problemas sanitarios, tendrán que hacer frente al 10% del coste de sus medicamentos hasta un tope mensual de 8, 18 o 60 euros según sus niveles de renta.

Los pensionistas cuya renta sea inferior a 18.000 euros abonarán como máximo 8 euros al mes. Para aquellos cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 el límite mensual será de 18 euros y para rentas superiores a 100.000 de 60 euros.

Porcentajes de aportación del copago
Los ciudadanos en activo tendrán que pagar el 40%, el 50% o el 60% del precio de los fármacos. Con carácter general, tendrán que abonar un 60% del precio, los usuarios y sus beneficiarios cuya renta sea igual o superior a 100.000 euros.

Abonarán un 50%, las personas que ostenten la condición de asegurado activo y sus beneficiarios cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 euros, y un 40% para las personas que ostenten la condición de asegurado activo y sus beneficiarios y no concurran en los casos anteriores.

Los únicos que se verán beneficiados de esta medida son los parados que no reciban subsidio de desempleo, que no tendrán que pagar cuantía alguna. Asimismo, estarán exentos de aportación los perceptores de rentas de integración social, de pensiones no contributivas y los tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad laboral, así como los afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en la normativa específica.

El 1 de julio empieza el copago en farmacias: dudas y respuestas sobre lo que costarán los medicamentos

Ante la desinformación que hay en torno al copago farmacéutico que empieza a funcionar a partir del 1 de julio en todas las comunidades autónomas, excepto en el País Vasco, hemos consultado a las asociaciones de consumidores FACUA y OCU para tratar de aclarar algunas cuestiones que todavía quedan sin explicar tras la reforma sanitaria aprobada el pasado mes de abril.

FACUA alerta que la implantación del copago puede ser caótica y aconseja a los usuarios que vigilen posibles cobros indebidos ante los nuevos baremos de cobro así como por el listado de medicamentos excluidos de la prestación farmacéutica por el Ministerio de Sanidad. La OCU, por su parte, nos explica cuánto habrá que pagar en función de la renta que se obtiene o de si se es pensionista, enfermo crónico, parado o mutualista. El objetivo, según el Gobierno, no es otro que ahorrar gastos de la sanidad pública, tal y como recogieron informes previos a la reforma sanitaria. A continuación, todos los detalles.

FACUA-consumidores en Acción alerta ante la celeridad de la medida que la conexión de las tarjetas sanitarias de los usuarios con Hacienda para conocer sus niveles de renta todavía no está implantado en todas las comunidades autónomas. Así, pueden darse errores y generar multitud de reclamaciones. La asociación critica la total desinformación de la que son víctimas los usuarios y las extrañas prisas en los plazos marcados por el Ejecutivo central, con la improvisación que ello va a provocar por parte de las comunidades autónomas.

¿Cuánto tendré que pagar por los medicamentos?
A partir del 1 de julio, el pago de los medicamentos queda como se ve en esta tabla:

PAGO DE MEDICAMENTOS. APORTACIÓN DEL USUARIO (ASEGURADO Y BENEFICIARIOS)
Hasta ahoraA partir de 01/07/2012
En generalLímite máximo de aportacióntratamiento larga duración (€/mes)
Pensionistas con renta inferior a 18.000€/año.

0 %10 %8 €
Pensionistas con renta entre 18.000 y 100.000€/año0 %10 %18 €
Pensionistas con renta igual o superior a 100.000€/año0 %60 %60 €
Personas sin recursos que peciben renta de integración40 %0 %0 €
Personas perceptoras de pensiones no contributivas0 %0 %0%
Afectados del síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en su normativa específica0 %0 %0 €
Parados que han perdido el subsidio de desempleo40 %0 %0 €
Personas con tratamientos por accidente de trabajo o enfermedad profesional0 %0 %0 €
Usuarios con tratamientos crónicos para los medicamentos pertenecientes a los grupos ATC y productos sanitarios de aportación reducida10 %, con límite de 2,64€10 %Límite por receta: 4,13€
Usuarios con renta inferior a 18.000€/año40 %40 %Sin límite
Usuarios con renta entre 18.000€/año y 100.000€/año40 %50 %Sín límite
Usuarios con renta igual o superior a 100.000€/año40 %60 %Sin límite
Mutualistas y clases pasivas de MUFACE, ISFAS y MUGEJU30 %30 %Sin límite

Pensionistas
A partir de este domingo, los pensionistas, uno de los colectivos más vulnerables ante problemas sanitarios, tendrán que hacer frente al 10% del coste de sus medicamentos hasta un tope mensual de 8, 18 o 60 euros según sus niveles de renta. Los pensionistas cuya renta sea inferior a 18.000 euros abonarán como máximo 8 euros al mes. Para aquellos cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 el límite mensual será de 18 euros y para rentas superiores a 100.000 de 60 euros.

Porcentajes de aportación
Los ciudadanos en activo tendrán que pagar el 40%, el 50% o el 60% del precio de los fármacos. Con carácter general, tendrán que abonar un 60% del precio, los usuarios y sus beneficiarios cuya renta sea igual o superior a 100.000 euros.

Abonarán un 50%, las personas que ostenten la condición de asegurado activo y sus beneficiarios cuya renta sea igual o superior a 18.000 euros e inferior a 100.000 euros, y un 40% para las personas que ostenten la condición de asegurado activo y sus beneficiarios y no concurran en los casos anteriores.

Los únicos que se verán beneficiados de esta medida son los parados que no reciban subsidio de desempleo, que no tendrán que pagar cuantía alguna. Asimismo, estarán exentos de aportación los perceptores de rentas de integración social, de pensiones no contributivas y los tratamientos derivados de accidente de trabajo y enfermedad laboral, así como los afectados de síndrome tóxico y personas con discapacidad en los supuestos contemplados en la normativa específica.

Plazos distintos para recuperar el dinero cobrado de más
Pero además, en una serie de comunidades autónomas los pensionistas tendrán que adelantar cantidades por encima de los máximos establecidos que les serán devueltas en plazos muy distintos en función de la zona de España en la que vivan.

El tope será de seis meses, según la norma que impone el copago, el Real Decreto-ley 16/2012, de 20 de abril, de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones, un título que nada tiene que ver con la realidad, denuncia FACUA.

No se sabe cómo reclamar cobros indebidos
Es más, ni siquiera se conocen cuáles serán los protocolos que tendrán que emprender los usuarios para reclamar cantidades que les sean cobradas indebidamente. FACUA se pregunta qué ocurrirá si el servicio de salud de la comunidad autónoma todavía no tiene las tarjetas sanitarias de los pacientes conectadas con Hacienda. O si falla el sistema informático en la farmacia o en el centro sanitario, provocando que el médico no pueda recetar por tarjeta sino en papel.

Precios en los envases
FACUA reclama que el precio de los medicamentos vuelva a aparecer en sus envases, algo que dejó de ser obligatorio en 2006 como concesión a la industria farmacéutica para que no tenga que reetiquetarlos cuando cambia su precio. Pero con el copago y el medicamentazo aprobados por el Gobierno, la transparencia sobre los precios se hace más necesaria que nunca.

País Vasco no aplica el copago farmacéutico
La única comunidad autónoma que ha anunciado que no va a aplicar este repago farmacéutico será el País Vasco, que ha puesto en marcha un decreto que además de eludir su aplicación, incluye la exención de pago para pensionistas, parados sin prestación y añade a los demandantes de Renta de Garantía de Ingresos (RGI). Otra comunidad que puede quedarse fuera del repago, aunque por motivos bien distintos, es el Principado de Asturias. Las autoridades sanitarias regionales alegan problemas para su implantación, pero acatarán la norma en cuanto sea «técnicamente posible».

Andalucía, aunque asume el recorte, apuesta por evitar que los pensionistas andaluces tengan que adelantar el pago de los fármacos cuando superen las cantidades estipuladas por el Ministerio de Sanidad. Así, cuando un jubilado sobrepase este límite, no tendrá que pagar más por adelantado por la retirada de nuevos fármacos durante ese mismo mes, ya que el contador avisará al farmacéutico de que ese usuario ha llegado a su tope de abono. Asimismo, este sistema garantizará a los usuarios en paro que han perdido derecho a prestación que no paguen nada cuando retiren sus fármacos.

En esta línea actuará también Cataluña, donde la Generalitat anunció el pasado 26 de junio que se aplicará un «mecanismo provisional» para evitar que se deba pagar por adelantado los medicamentos. Sin embargo, a pesar de manifestar su desacuerdo, el Ejecutivo regional se contradice al gravar a los pacientes con la tasa a la enfermedad del euro por receta, a la cual ahora se agrega el copago farmacéutico.

También han optado por esta fórmula en Galicia. Según el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, «ningún pensionista gallego tendrá que adelantar su dinero cuando alcance el tope de 8 euros». Canarias apuesta también por establecer este tope, a partir del cual no habrá que pagar de más.

Devolución más rápida
Otras regiones han optado por asumir el repago y limitarse a reducir de tres a seis meses el tiempo de espera para la devolución de las cantidades pagadas de más. Es el caso de Castilla y León, donde se tramitará a través de una transferencia y sin que el interesado tenga que solicitarlo, según las autoridades regionales. En Aragón también se realizará el reembolso por este método, aunque el Gobierno autonómico no ha hecho público aún en qué plazo. Para los denominados polimedicados, el consejero aragonés del ramo, Ricardo Oliván, especifica que «se establecerá un límite máximo al mes, para que no tengan que adelantar mucho dinero».

Sin receta electrónica
En Baleares, los responsables de Salud han optado por un sistema mixto. Quienes tengan acceso a la receta electrónica, recibirán el reembolso en la misma cuenta corriente en la que reciban su pensión. Sin embargo, los que estén obligados a recibir la prescripción médica de forma manual, tendrán que solicitar personalmente la devolución ante el Servicio de Salud.

En Navarra, donde la receta electrónica tampoco está activada para la totalidad de la población, apuestan también por utilizar un «medio alternativo», aunque no ha sido precisado cuál. La consejera de Salud navarra, Marta Vera, prevé tramitar la devolución «en un tiempo más corto» que los seis meses estipulados para devolver las cantidades sobrepagadas. Sin embargo, Vera plantea no realizar esta devolución para las personas «que excedan en unos céntimos».

El resto de comunidades gobernadas por el Partido Popular (PP) no han dudado en acatar al pie de la letra el dictamen del Gobierno central. Los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, Castilla-la Mancha, Región de Murcia, Extremadura, Cantabria, La Rioja, Ceuta y Melilla tendrán que esperar seis meses para que les sean devueltas las cuantías cobradas de más por el Gobierno.

Críticas de la OCU
La OCU considera que la falta de información no es admisible, por lo que, en primer lugar, solicita transparencia sobre el sistema elegido para determinar el grado de aportación del usuario y de qué modo puede afectar a la privacidad de los datos sobre el nivel de renta.

Por otro lado, en los casos en los que la situación económica haya variado considerablemente, la OCU solicita un protocolo para realizar la actualización de esos datos previa presentación de la documentación necesaria. A partir del próximo domingo, la aplicación del nuevo sistema de copago tendrá en cuenta los datos aportados durante el ejercicio fiscal del 2010, pero la situación real peude ser muy diferente: es urgente implementar un sistema ágil de actualización de esos datos.

Otro aspecto criticable es que para el cálculo de la aportación farmacéutica la normativa sólo tengan en cuenta los ingresos del asegurado cuando presenta declaración de la renta individual, sin contar los del resto de miembros de la familia, pues provoca situaciones injustas: familias con los mismos ingresos pagarán más medicamentos que otras, por el hecho de tener una sola declaración conjunta donde la base liquidable reúne todos los ingresos familiares.

En otro orden de cosas, la actual falta de uniformidad en el desarrollo de la receta electrónica y la sanidad en línea va a contribuir a una aplicación desigual del decreto: saldrán perjudicados los usuarios que vivan en localidades que aún no tienen este servicio y que deberán adelantar el pago por sus medicamentos y esperar a la devolución, en lugar de pagar solo lo que les corresponde.

Además, la OCU insiste en los principales puntos de su valoración inicial del Real Decreto de medidas urgentes, en especial, la falta de progresividad del sistema instaurado, con un tramo de renta demasiado amplio entre 18.000 euros y 100.000 euros y especialmente injusto con las rentas medias/bajas.

Para la OCU también es criticable que se mantenga la dualidad de regímenes con los funcionarios de mutualidades y clases pasivas de MUFACE, MUGEJU e ISFAS, que siguen con el mismo sistema de aportación farmacéutica que antes: 30%, independientemente de que sean activos o pensionistas. No está justificada esta diferencia y la OCU aboga por una armonización.

Listado de medicamentos que ya no se financian
Ante el anuncio de la desfinanciación pública de más de cuatrocientos medicamentos a partir del 1 de agosto, la OCU solicita:

– Información a los usuarios sobre el criterio de exclusión. La norma establece 6 criterios de exclusión de la prestación farmacéutica, por lo que la OCU entiende que debe difundirse la resolución motivada que justifica la desfinanciación de cada uno de los medicamentos del listado. No es lo mismo retirar la financiación por tratarse de un medicamento que cuya eficacia haya sido superada por otros medicamentos, que hacerlo porque no se financia en otros países de la UE.

– Seguimiento de la evolución de los precios de los medicamentos que dejan de financiarse. Dado que el precio de los medicamentos financiados debe ser aprobado por la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos mientras que el precio de los medicamentos no financiados es libre, la OCU solicita un observatorio de precios de medicamentos que a partir de ahora serán abonados al 100% por los pacientes.

– Por último, en lo que respecta a los medicamentos nuevos, la OCU insiste que nuevo no siempre es sinónimo de mejor. No se deberían financiar aquellos que no hayan demostrado un valor terapéutico añadido comparado con el mejor tratamiento disponible y que salen al mercado con altos precios. Debieran promocionarse y desarrollarse los comités científicos de evaluación económica de medicamentos, productos y tecnologías sanitarias que acuerden los tratamientos y productos a ser financiados por el SNS. De este modo, se evitaría la financiación de medicamentos nuevos que no aportan ventajas sobre las antiguas.

Las asociaciones de consumidores rechazan el copago sanitario

Las asociaciones de consumidores han puesto el grito en el cielo con las nuevas medidas que reforman el sistema sanitario y cómo los ciudadanos acceden a los medicamentos debido a que la consideran una medida insolidaria contraria a la universalidad de la sanidad pública. Por ejemplo, FACUA-consumidores en Acción manifiesta su total rechazo al copago en medicamentos, un auténtico atentado a la universalidad del sistema sanitario público, y alerta que el Gobierno prepara el terreno para implantar una sanidad de ricos y otra de pobres.

El Gobierno ha expuesto a las comunidades autónomas en el Consejo Interterritorial de Salud las nuevas medidas de la reforma de la sanidad, como por ejemplo que los pensionistas españoles comiencen a pagar en las farmacias el 10% del valor de los medicamentos, con un límite de entre 10 y 20 euros mensuales. Los trabajadores activos, que ya abonan el 40%, pasarían a pagar entre el 50% y el 60%, en función de sus rentas.

FACUA advierte que la sanidad pública debe sufragarse exclusivamente a través de impuestos directos, que garantizan la solidaridad del sistema. El repago por medicamentos o prestaciones sanitarias es la vía para acabar con ella y condenar a multitud de usuarios a que no tengan acceso a un servicio esencial que dejará así de ser universal.

El Gobierno se ceba con la sanidad y la educación públicas para favorecer al sector privado
FACUA denuncia que el Gobierno se está cebando con la sanidad y la educación públicas para favorecer al sector privado. «La industria farmacéutica se frota las manos con el repago anunciado por el Ejecutivo y las aseguradoras sanitarias acechan como buitres a los usuarios esperando que los previsibles recortes les lleven a contratar sus servicios», alerta la asociación.

No plantea medidas de ahorro para no perjudicar a las farmacéuticas
FACUA considera lamentable que el Gobierno esté centrando su política de recortes en reducir prestaciones y hacer que los usuarios paguen más, en lugar de plantear medidas de ahorro que puedan resultar molestas para la industria farmacéutica.

Así, no está potenciando que todas las comunidades autónomas implanten la prescripción por principio activo, que supone un ahorro importante al sistema.

El Ejecutivo tampoco apuesta por hacer que los laboratorios comercialicen sus fármacos en formatos más pequeños, en unidosis o a la medida de los tratamientos, para abaratar el gasto de los usuarios y también el del sistema sanitario.

Los copagos no son la solución
La Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) rechaza por completo la implantación de un pago adicional sobre las recetas como el que se ha anunciado esta tarde y, especialmente, aquel que afecta a los jubilados y pensionistas que, como resulta evidente, no sólo disponen de menos ingresos, sino que también efectúan un mayor uso del sistema sanitario en correspondencia con su mayor edad.

El Ministerio de Sanidad ha señalado que, eso sí, los pensionistas pagarán un máximo de entre 8 y 18 euros al mes por sus medicamentos, pero ni siquiera esas cifras son aceptables en un entorno en el que los incrementos desproporcionados de precios están ahogando a las economías domésticas. No sólo es este nuevo anuncio en sanidad. A los nuevos gastos mensuales hay que sumar la electricidad, el gas, las nuevas tasas de basura (a través del recibo del agua), la presión fiscal (IVA, IRPF, IBI), el transporte público, el transporte ferroviario (con la subida del 11% aprobada hoy), los combustibles… una escalofriante pérdida de valor de los bolsillos de los ciudadanos que se empobrecen día a día y estancan aún más, si cabe, el consumo, lo que imposibilitará, evidentemente, la salida de la crisis y la recuperación del empleo.

Que servicios públicos esenciales como la sanidad o la educación se recorten, existiendo alternativas, es inaceptable y, antes de tomar este tipo de medidas, es fundamental auditar con seriedad los gastos que se generan en el sistema nacional de salud para ver si es lo suficientemente eficiente y eficaz, ya que dotándolo de una mayor eficiencia se evitará que los servicios sanitarios esenciales se resientan y que los ciudadanos tengan que realizar pagos adicionales para seguir disfrutando de la sanidad que hasta ahora tenían.

CECU insta a la administración a rectificar para evitar que sean los sectores más débiles de la sociedad los que sigan pagando por una crisis que ellos no han generado.

«Otro tarifazo, otro re-pago»
Por su parte, la Asociación General de Consumidores, ASGECO Confederación, denuncia que el proyecto del Gobierno de instituir un «copago» para sufragar el valor de los medicamentos constituye un nuevo «tarifazo» a costa de los ciudadanos más vulnerables. «Desde ASGECO Confederación creemos que el Gobierno actúa, otra vez, con un grado de opacidad desmesurado, sin consultar a la ciudadanía sobre medidas que suponen cambios fundamentales en nuestro Estado de Bienestar», denuncian.

ASGECO Confederación considera que una vez más son los usuarios los que tienen que asumir la mayoría del costo de las reformas que el Gobierno propone. La Confederación recuerda que la ciudadanía ya sufraga el Sistema Nacional de Salud a través de los impuestos directos a la renta, por lo que en este caso se trataría de un «repago», no de un «copago» al uso.

Además, la supuesta progresividad de la medida no se atiene a todas las edades, puesto que, según se ha publicado, las personas jubiladas, sea cual sea la cantidad que perciban como pensión, pagarán como máximo el 10% del valor de los medicamentos, mientras la población activa tendrá que sufragar entre el 50 y el 60%.

ASGECO Confederación exige que se aclare en qué medida van a pedir a participar todos los agentes del sistema de salud en la reforma, incluyendo la industria farmacéutica.

Desde hace ya varios años, ASGECO Confederación lamenta que no se analice claramente la repartición de los gastos de nuestro Sistema de Salud, con el fin de acometer una reorganización eficiente que no se cargue como viene a ser costumbre en una clase media cada vez más castigada, impactada por un sinfín de aumentos y recortes en servicios básicos como energía, transporte público, enseñanza, etc.

Medidas de ahorro antes que recortes y nuevos pagos
Con motivo de la reunión celebrada el Consejo Interterritorial de Salud para acordar medidas concretas sobre el anunciado recorte de 7.000 millones de euros, la OCU ha remitido a la Secretaría General de Sanidad y Consumo las siguientes propuestas relacionadas con el Sistema público de Salud:

1. Es necesario acordar un mecanismo estable de financiación de la sanidad que garantice la prestación de los servicios.

2. Con carácter general, el Catálogo de prestaciones del sistema nacional de salud no debe ser recortado salvo para procedimientos, aparatos y tratamientos sin valor clínico demostrado (es necesario, por ejemplo, reducir la utilización de técnicas de imagen innecesarias).

3. La OCU no es favorable al copago sanitario (pago por acto médico), ni éste facilita la sostenibilidad del sistema sanitario. El copago acentúa la desigualdad y penaliza a los más vulnerables. El mecanismo disuasorio que se persigue con el copago retrasará acudir al médico y puede hacer que empeoren patologías por lo que al final el coste en su tratamiento puede ser más elevado.

4. En cuanto al copago farmacéutico, que ya existe en España, la OCU no está de acuerdo con las medidas adelantadas en la prensa. En su lugar, plantea un sistema de pago en función de la renta, contemplando la posibilidad de exención para rentas más bajas y personas desfavorecidas.

5. La generalización del uso de la tarjeta sanitaria única y la receta electrónica en todo el territorio.

6. La financiación selectiva de medicamentos, tecnologías sanitarias y tratamientos basada en criterios de coste-efectividad y seguridad para los pacientes. En este sentido la OCU se opone a desfinanciar medicamentos simplemente en función de su coste, sin atender a criterios de coste-efectividad y utilidad clínica demostrada.

7. Mayor avance en la utilización y la financiación por grupos terapéuticos equivalentes, y la utilización de genéricos, fijando como objetivo una tasa del 50% a corto plazo, similar a países de nuestro entorno.

8. La no financiación de las novedades terapéuticas más costosas que no aportan ventajas comparativas con el tratamiento de referencia (como ejemplo, a pesar de que la simvastatina es el tratamiento de referencia para el colesterol elevado, recientemente se ha incorporado a la financiación pública el uso de la pitavastatina de similar eficacia pero que cuesta 6 veces más).

9. La revisión y racionalización del uso transporte sanitario para la rehabilitación según criterios de necesidad.

10. El fortalecimiento de organismos de evaluación de medicamentos y tecnologías sanitarias, basadas en la evidencia científica, reforzando su independencia y transparencia; así como la necesidad de coordinar los esfuerzos de los distintos centros de evaluación de las comunidades autónomas en un proceso de convergencia, para aprovechar las sinergias existentes y evitar las duplicidades.

11. El control del gasto en medicamentos debe extenderse al gasto hospitalario, donde debe primar la transparencia en la rendición de cuentas.

12. La promoción de la salud y la prevención de enfermedades son un elemento indispensable de reducción del gasto sanitario. La crisis económica no debe ser la excusa para recortar las prestaciones del sistema, tiene que ser la oportunidad para racionalizar el gasto sanitario.

13. La implantación en todo el territorio del uso de las facturas informativas con el coste real de los servicios. Difícilmente pueden los ciudadanos apreciar de una forma adecuada los servicios que reciben si no tienen una idea adecuada del coste de los mismos.

14. La determinación de indicadores comunes en todo el territorio para el análisis, la monitorización de la asignación de los recursos y la comparación de los costes y los resultados en salud, que garanticen la transparencia en la utilización de los recursos.

15. En relación con la introducción de nuevas formas de gestión empresarial, es necesaria la auditoría regular e independiente de los costes y resultados en salud de los nuevos servicios y la comparación razonada, con indicadores estandarizados de las mejores fórmulas de gestión del gasto público sanitario.

16. El mantenimiento de los programas de formación y desarrollo de la atención primaria como base de la atención sanitaria. Modelos basados en la atención primaria han demostrado ser más eficientes desde el punto de vista de los costes que los que se centran en la atención médico hospitalaria.

17. Asegurar el derecho a la sanidad transfronteriza al mismo tiempo que se fomenta la correcta facturación de los servicios prestados entre diferentes países en especial los de la UE, para evitar los abusos del llamado «turismo sanitario».

18. La creación de un procedimiento centralizado de compras de medicamentos para tratar de conseguir mejores precios de adquisición.

Si quieres leer más noticias como Explicación de cómo el euro por receta y el copago en medicamentos acentúan la pérdida de derechos y de poder adquisitivo, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies