Grafeno, el material que permitirá conectarse a Internet 100 veces más rápido que con el ADSL


Grafeno, el material que permitirá conectarse a Internet 100 veces más rápido que con el ADSL

Las propiedades del grafeno -un material de un átomo de grosor, el más delgado jamás obtenido- podrían aprovecharse para conseguir un internet ultrarrápido, según una investigación conjunta de las universidades de Manchester y Cambridge (Reino Unido) en la que participan los científicos rusos Andre Geim y Kostya Novoselov, ganadores del premio Nobel de Física en 2010.

Qué es el grafeno

El grafeno es toda una revolución tecnológica que puede estar muy presente en un futuro no muy lejano. Desde un despertador o un dispositivo GPS, hasta un ordenador portátil de un grosor inferior al de un folio capaz de recargarse sin baterías externas (sólo con la energía solar) y que se puede enrollar en nuestra muñeca y usarse como reloj.

Dentro de la informática puede multiplicar por cien la velocidad del mejor procesador actual en una lámina flexible, ligera, y más dura que el diamante.

Además está presente en lo más cercano que se puedan imaginar: el grafito, es decir, en una una simple mina de un lápiz. Según Paco Guinea, Científico del ICMM-CSIC, «hemos utilizado día a día el grafito sin saber sus utilidades». Y gracias a un lápiz, analizando sus restos pegados en una tira de celo, lo descubrieron hace seis años los recientes ganadores del premio Nobel de Física, los rusos André Geim y Konstantin Novoselov. Un procedimiento rutinario que ya está siendo devorado por la producción a gran escala.

En España, se han dado los primeros pasos. El grafeno es una referencia científica para el 10 por ciento de los estudios mundiales sobre el que se considera ya uno de los mayores descubrimientos del siglo XXI.

Aplicaciones del grafeno

El estudio sobre el grafeno que publica el último número de la revista Nature Communications revela una fórmula clave para mejorar las características de los dispositivos de este material y usarlos como fotodetectores en futuras comunicaciones ópticas de alta velocidad.

«Los científicos ya habían demostrado que al colocar dos cables metálicos a poca distancia sobre el grafeno e irradiar luz sobre esta estructura, se generaba energía eléctrica. Era un dispositivo simple que funcionaba como una célula fotovoltaica elemental», explica el trabajo.

El mayor obstáculo que se encontraron a la hora de poner en práctica este mecanismo era su baja eficiencia. Es decir, el grafeno es el material más fino del mundo pero absorbe poca luz, aproximadamente un 3%, y deja pasar a través de él el resto, por lo que no la puede aprovechar para la generación de electricidad.

Los premio Nobel rusos Andre Geim y Kostya Novoselov, de la Universidad de Manchester, han resuelto el problema mediante la combinación del grafeno con unas diminutas estructuras metálicas colocadas de forma especial sobre este material. «Gracias a la combinación con estas nanoestructuras metálicas, el grafeno pudo aprovechar hasta veinte veces más la luz sin sacrificar su velocidad en absoluto», apunta la investigación.

Lo más importante de este descubrimiento es que su aplicación práctica implicaría una increíble velocidad de comunicación en los cables de internet. Gracias a la naturaleza única de los electrones del grafeno y su alta movilidad, la velocidad de comunicación que se podría alcanzar con este material podría ser decenas y, potencialmente, cientos de veces más alta que la de los cables más rápidos actuales.

«La tecnología del grafeno está madurando día a día, lo que tiene una repercusión directa tanto en el tipo de física tan interesante que encontramos en este material, como en la viabilidad y la gama de aplicaciones posibles», explica Novoselov.

Para Andrea Ferrari, profesor del departamento de ingeniería de la Universidad de Cambridge y director del equipo colaborador de esta universidad, los resultados demuestran el gran potencial del grafeno en los campos de la fotónica y la electrónica óptica, ya que se podrán aplicar a una gran variedad de dispositivos útiles, como células solares o fotodetectores.

«Esperábamos que estas nanoestructuras pudieran mejorar la eficiencia de los dispositivos que utilizan grafeno, pero nos hemos llevado una grata sorpresa. Los avances han sido espectaculares«, añade Alexander Grigorenko, experto en plasmónica y coautor del estudio.

Los chips de grafeno serán mil veces más rápidos

El grafeno se ha convertido en un elemento clave en la electrónica del futuro, al permitir que los chips funcionen hasta mil veces más rápido que en la actualidad. Sus numerosas propiedades junto a la simplicidad de su estructura y composición le han convertido en un material que podría sustituir al silicio en la electrónica convencional en apenas unos años. Las posibilidades que se abren a partir de este compuesto es uno de los ejes del congreso nacional sobre física de la materia que se celebra estos días en la Universidad de Zaragoza.

El Aula Magna del Paraninfo acoge a cerca de 200 científicos de universidades y centros de investigación españoles y extranjeros dentro de la VI Reunión del Grupo Especializado de Física del Estado Sólido, de la Real Sociedad Española de Física (GEFES 2010). En la inauguración del acto han participado el vicerrector de Investigación de la Universidad de Zaragoza, José Ramón Beltrán, la vicedecana de Ciencias, Concepción Aldea; el director del Instituto de Ciencia de los Materiales de Aragón, Ramón Burriel; el presidente del comité organizador, Fernando Bartolomé, y el director de la Real Sociedad Española de Física en Aragón, Alberto Carrión.

El congreso cuenta con la destacada participación del científico Konstantin Novoselov, catedrático de la Universidad de Manchester, que hace unos cuatro años dio con un método imaginativo para aislar capas grafíticas de un sólo átomo de espesor. El profesor Novoselov, con su conferencia inaugural sobre la química y la física del grafeno, ha compartido con los asistentes las peculiaridades de su hallazgo.

El grafito, el material de las minas de los lapiceros, está formado por capas de átomos de carbono dispuestas como un panal de abeja. El grafeno, en realidad, corresponde a una sola de esas capas. Kostya Novoselov imaginó que «manchando» una tira de celo con el grafito depositado, pintando con un lápiz en un papel y usando después ese celo como un sello sobre una superficie limpia, se podrían encontrar pedazos de grafeno aislados y accesibles a los modernos microscopios atómicos. Sorprendentemente, su intuición resultó certera, y desde entonces la física del grafeno, tanto experimental como teórica ha sido una auténtica explosión de sorpresas y creatividad, tal como destaca ahora Fernando Bartolomé, investigador del Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (CSIC-universidad de Zaragoza) y presidente del comité local del congreso.

Utilidades del grafeno

Por ejemplo, el grafeno ha sido ya utilizado para fabricar prototipos electrónicos («chips») que funcionan hasta mil veces más rápido que la electrónica convencional que hoy se utilizan cada día en los aparatos electrónicos. Por eso se suele decir que el grafeno puede ser el sustituto del silicio en la electrónica del futuro, aunque esto esté aún, lejos de realizarse, tal como puntualiza Fernando Bartolomé.

El profesor Novoselov no sólo imaginó ese método de obtención sino que ha hecho algunos de los más importantes descubrimientos sobre la física del grafeno y derivados. Por ello, ha recibido, entre otros, el Premio Nicholas Kurti, el Europhysics Prize y el Premio al Joven Científico de la Union Internacional de Física Pura y Aplicada (IUPAP).

Durante el congreso destaca la asistencia de José Luis Martínez, director por Francia de la fuente europea de neutrones de Grenoble (Institute Laue – Langevin) y de Salvador Ferrer, director científico del Sincrotrón español ALBA, que se inaugurará con todo el protocolo de la Presidencia Española de la UE en marzo.

Encuentran grafeno en el espacio

Un equipo internacional liderado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) ha encontrado en el espacio lo que podría ser «un trocito de grafeno», una molécula plana bidimensional formada por 24 atómos de carbono (C24) y con el grosor de uno de ellos. Los astrofísicos, que han observado en las nubes de Magallanes con el telescopio Spitzer de la NASA, también han detectado el fullereno C60 y, por primera vez, el C70. Pero, ¿qué es el grafeno?

En el año 2004, los científicos premiados con el Nobel de Física 2010, Andre Geim y Konstantin Novoselov, sintetizaron el grafeno en el laboratorio. Ahora este material de extraordinaria resistencia, delgadez y elasticidad podría haber sido hallado en el espacio. Un equipo liderado por investigadores del IAC acaba de publicar en The Astrophysical Journal Letters la primera evidencia de la posible existencia de C24, una molécula plana bidimensional de un átomo de grosor, un posible «trocito de grafeno» en el espacio.

Para una confirmación definitiva del hallazgo habría que obtener espectros de laboratorio de C24, lo que resulta casi imposible con las técnicas actuales. «Creo que nuestro trabajo animará a los expertos de laboratorio a desarrollar nuevas técnicas que permitan caracterizar ésta y otras moléculas, e incluso otras formas del carbono que podrían estar presentes en el espacio, como los nanotubos, los nanodiamantes, las cebollas de carbono, etc.», señala el director de la investigación, el astrofísico del IAC Domingo Aníbal García Hernández.

Por su alta conductividad térmica y eléctrica, el grafeno tiene prometedoras aplicaciones tecnológicas, como la fabricación de nuevos materiales y dispositivos electrónicos avanzados (ordenadores más rápidos que los que portan transistores de silicio, pantallas de dispositivos electrónicos, paneles solares…). Al ser transparente, delgado como un cabello, y poder desarrollar a partir de él materiales 200 veces más resistentes que el acero, las expectativas sobre el grafeno como el material del futuro no han dejado de crecer.

También fullerenos
En este estudio, los astrofísicos del IAC detectaron además grandes cantidades de fullerenos o fulerenos C60 y C70 en diez nebulosas planetarias (restos de estrellas como el Sol hacia el final de sus vidas) de dos galaxias cercanas a la Vía Láctea, las Nubes de Magallanes. El equipo internacional, que trabajó con el telescopio Spitzer de la NASA, ha logrado la primera detección extragaláctica del fulereno C70. Estas moléculas están integradas por pentágonos y hexágonos y tienen forma de balón.

Los fulerenos están compuestos por átomos de carbono ordenados en estructuras esféricas tridimensionales. Sus patrones alternativos de hexágonos y pentágonos coinciden con el diseño de una típica pelota de fútbol blanca y negra, en el caso de los fulerenos C60, y de un balón de rugby, en el caso de los fulerenos C70. Recibieron su nombre porque recuerdan a las cúpulas geodésicas del arquitecto Buckminster Fuller, que tienen círculos entrelazados en la superficie de una esfera parcial.

García Hernández explica qué implicaciones tiene la detección de estas moléculas: «La presencia de moléculas tan complejas como los grafenos y los fulerenos en el espacio, alrededor de estrellas como nuestro Sol cuando son viejas, indica que los procesos físicos básicos para originar vida podrían ser más comunes de lo que creíamos, lo que sugiere que podría crearse vida en cualquier rincón del universo».

Los fulerenos podrían actuar como jaulas para otras moléculas y átomos, de modo que podrían haber llevado sustancias hasta la Tierra que habrían impulsado el comienzo de la vida. Las evidencias de esta teoría proceden del hecho de que estas moléculas han sido encontradas en meteoritos portando gases extraterrestres. Esta misma semana dos investigadores japoneses informan en Science cómo se puede enjaular una molécula de agua en un fullereno.

El equipo de astrofísicos aporta con el nuevo trabajo la explicación más probable sobre cómo se generan los fulerenos y grafenos. «Estas moléculas complejas se formarían a partir de la destrucción por choques de los granos de carbono amorfo hidrogenados (HACs), que son muy abundantes en las envolturas de estas estrellas agonizantes», dice el astrofísico.

En la observación que se había hecho de los fulerenos hasta la realización de este estudio, se creía que estas moléculas emitían luz excitadas por los fotones procedentes de la estrella central de la nebulosa planetaria. Con este nuevo trabajo, los científicos han descubierto que esta luz procede de la colisión de los constituyentes mas externos de los HACs, que podrían estar deshidrogenados como paso previo para la formación en la superficie de los granos de moléculas complejas de carbono, como los grafenos y los diferentes tipos de fulerenos observados.

No es la primera vez que este equipo pone en entredicho las teorías aceptadas en la actualidad acerca de este tipo de moléculas. Con sus últimos trabajos han demostrado que, en contra de lo que se creía, fulerenos y grafenos se forman en entornos ricos en hidrógeno, alrededor de estrellas moribundas con un tamaño similar al Sol.

Grafeno de cristales de oro

Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid han desarrollado un método de crecimiento de grafeno que permite su formación sobre superficies de cristales de oro, ampliando las posibilidades del grafeno como material clave en el futuro.  

Este importante reto científico en la actualidad puede conseguir el desarrollo de métodos de crecimiento de grafeno, material resistente, transparente y extremadamente flexible que promete ser fundamental en la electrónica del futuro. Uno de los métodos de crecimiento de grafeno más utilizados hasta el momento es el de la descomposición térmica de hidrocarburos sobre superficies metálicas. Sin embargo, este método no funciona correctamente sobre superficies de baja reactividad, como las de oro, donde la adsorción de los hidrocarburos es muy débil.

Recientemente, investigadores del departamento de Física de la Materia Condensada de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) lograron desarrollar un método de crecimiento de grafeno sobre metales de baja reactividad, descrito en un artículo publicado en la revista Nano Letters.

Según el artículo, este método proporciona resultados similares a los de los métodos más tradicionales sobre superficies de cobre, al tiempo que permite, por primera vez, el crecimiento de grafeno sobre superficies de cristales de oro. Esto último, según los autores, es enormemente relevante, ya que permitirá optimizar las propiedades del contacto entre el grafeno y el oro, que es posiblemente el material más comúnmente usado para los contactos de grafeno.

El método
El nuevo método de crecimiento de grafeno consiste en la irradiación del substrato metálico con iones de etileno que son acelerados contra la superficie del metal mediante una diferencia de potencial de 500 voltios. Durante la irradiación, la superficie de la muestra se mantiene a altas temperaturas, del orden de 800 grados centígrados. Posteriormente, las superficies preparadas de este modo son caracterizadas a través de un microscopio de efecto túnel de temperatura variable, construido por los propios investigadores.

Este tipo de microscopios permite la obtención de imágenes de muestras conductoras a diferentes temperaturas con resolución atómica.

Los investigadores también aprovecharon la alta sensibilidad del microscopio para estudiar la interacción electrónica entre la capa de grafeno y la superficie de los substratos de cobre y de oro. Este tipo de estudios son de especial relevancia de cara a las posibles aplicaciones del grafeno en las que éste podría ser combinado con diferentes materiales que podrían afectar a sus propiedades.

Los resultados obtenidos revelan una débil interacción entre el grafeno y las superficies de cobre y de oro; interacción que resulta ser particularmente débil en el caso del oro, donde se ha observado que no hay una transferencia apreciable de electrones entre el grafeno y el metal. De este modo, la capa de grafeno crecida sobre un substrato de oro podría ser, hasta la fecha, el sistema grafeno-metal que presenta una menor interacción mutua.

Un material del futuro
Grafeno, material del futuro.El grafeno es un material de reciente innovación que consiste en una lámina de carbono -de un átomo de espesor- en la que los átomos se ordenan en una estructura tipo panal de abeja. Como consecuencia de esta estructura bidimensional tan particular, el grafeno presenta unas sorprendentes propiedades mecánicas y electrónicas que le convierten en un potencial candidato a ser integrado en futuros dispositivos electrónicos. De hecho, compañías como IBM o Samsung trabajan con el grafeno y actualmente destinan grandes recursos con este objetivo, permitiendo que los avances en este campo sean ya una realidad.

A modo de ejemplo, cabe destacar el diseño de prototipos de transistores que, gracias a la alta movilidad de los electrones en grafeno, pueden operar a frecuencias de hasta 250 Ghz; o la construcción de un prototipo de pantalla táctil flexible gracias a la alta flexibilidad del material. Ambos ejemplos abren posibilidades al diseño de teléfonos móviles, o incluso ordenadores portátiles, completamente plegables y con elevadas velocidades de operación.

Samsung se vuelca con la UPC para crear antenas de grafeno para procesadores

Samsung apuesta por un proyecto liderado por la UPC para desarrollar microantenas basadas en el grafeno y que darían lugar a una mejora considerable de las comunicaciones entre procesadores dentro de un mismo chip y la creación de redes de nano-sensores sin hilos. Esta será una de las propuestas tecnológicas que la UPC promocionará en el Mobile World Congress 2013, que tiene lugar del 25 al 28 de febrero en Barcelona. Esta iniciativa es una de las dos iniciativas españolas seleccionadas en el marco del programa Samsung Global Research Outreach (GRO), que financia este año 86 proyectos de en todo el mundo.

El proyecto Graphene-enabled Wireless Communications, presentado por un equipo interdepartamental de la Universitat Politècnica de Catalunya · BarcelonaTech (UPC) y del Georgia Institute of Technology (GeorgiaTech), recibirá 120.000 dólares para desarrollar, en los próximos meses, antenas de grafeno con un tamaño de apenas unos micrómetros y capacidad de transmitir información a gran velocidad a distancias muy cortas.
La propuesta, galardonada a través del programa SAMSUNG Global Research Outreach (GRO), tiene como objetivo llevar las comunicaciones inalámbricas al terreno de las distancias muy cortas –de no más de un centímetro– y de gran capacidad de transmisión de información –decenas o centenares de gigabits por segundo–, a través de las antenas de grafeno. Las antenas fabricadas con este material podrían emitir ondas electromagnéticas a la frecuencia de los terahertz, que permitirían la transmisión de la información a gran velocidad.

Además, esta nueva tecnología de antenas basada en grafeno permitiría fabricar antenas de tamaño mil veces inferior de las que actualmente se utilizan, gracias a las propiedades únicas de este nanomaterial.

A través del programa GRO, convocado por el Samsung Advanced Institute of Technology, el instituto avanzado de investigación de la empresa Samsung en Seúl (Corea del Sur), el proyecto liderado por la UPC ha recibido una dotación de 120.000 dólares.

Mejorar la comunicación interna de los procesadores
La primera parte del proyecto, en marcha desde octubre de 2012, consiste en poner las bases teóricas de las comunicaciones sin hilos basadas en antenas de grafeno a distancias cortas. Concretamente, el grupo analiza cómo se comportan las ondas electromagnéticas en la frecuencia de los terahertz en distancias muy cortas, e investiga las modulaciones y las codificaciones de la información que se pueden adaptar para ofrecer grandes velocidades de transmisión manteniendo bajos consumos de energía.

La aplicación más inmediata de las comunicaciones a distancias muy cortas y de gran velocidad es en la transmisión de datos entre los componentes internos de un mismo dispositivo, como por ejemplo entre el procesador y la memoria de un teléfono móvil o de un ordenador.

El grupo cree que, a medio plazo, el proyecto dé sus mejores frutos en su aplicación para la comunicación interna de los procesadores multicore. Estos procesadores cuentan con un número determinado de subprocesadores que comparten y ejecutan tareas en paralelo. La aplicación de la comunicación inalámbrica en este ámbito abrirá sus puertas a integrar miles de subprocesadores dentro de un mismo procesador, lo que no era viable con los sistemas de comunicación actuales.

Los resultados del proyecto permitirán aumentar el rendimiento computacional de estos dispositivos. Con esta mejora, se podrían procesar grandes cantidades de datos a muy alta velocidad, lo que sería muy útil para agilizar la gestión en los centros de procesamiento de datos (los big data) que se utilizan, por ejemplo, en sistemas como Facebook o Google. A partir de resultados previos, obtenidos con la colaboración de las universidades de Wuppertal, de Alemania; el Royal Institute of Technology (KTH), de Suecia, y el GeorgiaTech, de Estados Unidos, se prevé que el proyecto dé sus primeros frutos en abril de 2013.

Su desarrollo se lleva a cabo a través NaNoNetworking Center in Catalunya (N3Cat), una red formada a iniciativa de investigadores de los Departamentos de Ingeniería Electrónica y de Arquitectura de Computadores de la UPC, así como del GeorgiaTech. También forman parte miembros del Department of Electrical and Computer Engineering Ohio State University (OSU), de Estados Unidos; la Faculty of Electrical & Electronics Engineering de la Koç University de Estamul, en Turquia, y del centro de investigación e innovación Telecommunications Software & Systems Group (TSSG), en Irlanda.

Este equipo multi-disciplinar tiene como objetivo investigar y desarrollar sistemas de comunicaciones a través de la nanotecnología o a escala nanométrica. El N3Cat está dirigido por Josep Solé-pareta, profesor del Departamento de Arquitectura de Computadores de la UPC, y por Ian Akyildiz, del GeorgiaTech. La dirección científica está a cargo de Eduard Alarcón y Albert Cabellos, de los departamentos de Ingeniería Electrónica y de Arquitectura de Computadores de la UPC, respectivamente. En el proyecto también participan los doctorandos de la UPC Sergi Abadal e Ignacio Llatser.

El proyecto está presente en el Mobile World Congress 2013, del 25 al 28 de febrero en la Fira de Barcelona, junto con otras innovaciones en tecnología móvil de la UPC, que promocionará en este certamen las capacidades tecnológicas de sus grupos de investigación en este campo y las posibilidades de aplicación de esta tecnología a las empresas.

El programa Samsung Global Research Outreach (GRO)
El proyecto presentado por la UPC es una de las dos iniciativas españolas, junto con la Universitat Autònoma de Barcelona, que se han hecho lugar un en una lista de galardonados en la que figuran grupos procedentes de instituciones de prestigio internacional como el Massachussets Institute of Technology (MIT), la Universidad de Oxford o la Universidad de Harvard.

El programa Samsung GRO es un concurso anual de propuestas de investigación abierto a todas las universidades del mundo, que busca proyectos innovadores que generen un gran impacto científico y que puedan ser relevantes en una de las 15 áreas que engloba el concurso, que van desde la ingeniería biomédica, las TIC aplicadas a la medicina y la energía, a la conexión compartida en Internet de nueva generación e interconexiones, área en la que se ha presentado el proyecto de la UPC.

A través de este programa, el Samsung Advanced Institute of Technology (SAIT) recoge y evalúa todas las ideas presentadas en función de su novedad. A través de este programa, Samsung utiliza un modelo de patrocinio llamado Gift que consiste en la inversión, por parte de la empresa, de una donación económica a varios grupos de investigación, para desarrollar patentes conjuntas. En el ámbito internacional, hay pocas empresas que lleven a cabo esta modalidad de patrocinio y entre ellas se encuentran, además de Samsung, Google, Intel y Cisco Systems.

Este año, 86 propuestas han sido seleccionadas y premiadas con una dotación de entre 50.000 y 100.000 dólares, destinada a financiar cada proyecto durante un año y con la posibilidad de alargar la colaboración hasta tres años más. Por cada proyecto, la compañía Samsung otorga, además, un 20% del importe del gift a la institución becada, que se suma a la donación inicial.

Puntera en grafeno
Actualmente la UPC participa activamente en varios proyectos vinculados al grafeno, un campo de investigación emergente, sobre todo desde que en el 2010 los físicos rusos Andre Geim y Konstantin Novoselov recibieron el Premio Nobel de Física por sus innovadores experimentos con este nanomaterial.

El grafeno es un nanomaterial de un átomo de grosor que se obtiene de las láminas de grafito. La revolución de este material ha llegado de la mano del descubrimiento de los Premio Nobel de Física, que en el año 2004 lograron aislarlo de tal manera que obtuvieron muestras muy pequeñas de grafeno puro. Este hecho abre la puerta al estudio de las potenciales aplicaciones tecnológicas de este material, gracias a sus propiedades de gran resistencia mecánica, transparencia y una elevadísima conductividad eléctrica.

Los coches eléctricos dan un paso más hacia el éxito

tesla-model-s

El mundo de los coches eléctricos está a punto de dar un vuelco. El vehículo Tesla Model S está cerca de conseguir aumentar la autonomía de sus vehículos, algo que zanjaría muchas de las críticas que este tipo de coches vienen recibiendo desde su creación.

Es por esto que las mejoras van a ir llegando para que este tipo de vehículos se conviertan en el futuro de la circulación a nivel mundial. Ahora, Tesla S, que ya dobla a sus rivales con 500 kilómetros de autonomía, parece que va a ir más allá. «Será posible tener un coche con una autonomía de 500 millas [unos 800 kilómetros con una única carga eléctrica] y esto podremos lograrlo muy pronto», tal y como comentaba de forma reciente Elon Musk, fundador y CEO de Tesla. Musk se mostraba muy confiado de poder sacar al mercado este nuevo modelo.

Sin duda, esto son buenas noticias para la marca californiana ya que daría ese salto de calidad tan importante que se les viene exigiendo desde hace tiempo a los coches eléctricos. Después de estas interesantes declaraciones, muchas son las informaciones que apuntan a la utilización del grafeno en las baterías para conseguir esa mayor autonomía de la que habla Elon Musk.

El grafeno sólo tiene un problema: su precio. Por todo lo demás, parece el componente adecuado para conseguir esa mejora en las baterías que venimos hablando. Excelente conductor de la energía y el calor, más fuerte que el acero, parece que las investigaciones de los encargados de trabajar con el grafeno han podido llegar a cumplir su objetivo de crear baterías con componentes de esta sustancia que resultan más rentables, eficientes y, sobre todo, que tengan más duración.

Por eso es tan esperanzador el grafeno para el sector del automóvil, puesto que una simple batería con ánodos de grafeno sería capaz de aportar la autonomía que demanda el público, además de permitir la carga de las baterías de los vehículos a mayor velocidad. Una ventaja más a la hora de usar grafeno en las baterías de los coches eléctricos.

Ahora bien, el problema mencionado anteriormente del precio es algo muy a tener en cuenta. Viendo que cada vez más coches eléctricos están siendo vendidos y la concienciación de la sociedad en ese sentido, podría resultar interesante lanzarse al vacía como ha hecho Elon Musk basándose en la superproducción de sus gigafactorías. El recorte de costes en ese sentido supondrían un descenso en el coste de producción, aunque con la utilización del grafeno aún hay dudas sobre si sería rentable. Aun así, si el fundador de la marca californiana consigue dar ese paso al frente que todavía sus competidores no se han atrevido ni se van a atrever a dar por lo que supone, estará cerca de crear un monopolio en el sector.

En definitiva, los coches eléctricos cada vez tienen mejoras más interesantes y todo apunta que en la próxima década podremos ver muchos más vehículos con este perfil. La autonomía mejorada de Elon Musk puede ser el primer paso hacia el éxito.

Si quieres leer más noticias como Grafeno, el material que permitirá conectarse a Internet 100 veces más rápido que con el ADSL, te recomendamos que entres en la categoría de Ocio - Tecnología.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies