¿Cuánta crema solar me tengo que echar y cada cuánto tiempo?


Cuánta crema solar me tengo que echar y cada cuánto tiempo.

Es vital aplicar una cantidad generosa de crema cada dos horas. Lo ideal son 35 ml, unas 5 cucharaditas, en todo el cuerpo. Esto significa que, para una protección eficaz, se necesitará un bote de 200ml a la semana. A pesar de lo que se pudiera pensar, no hace falta gastarse mucho dinero en un buen protector o crema solar. De hecho, según los resultados de laboratorio obtenidos por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), las mejores calificaciones de cremas solares se pueden adquirir en hipermercados o perfumerías y no superan los 60 euros/litro. ¡Protégete ante los rayos ultravioleta!

Análisis protectores solares

La OCU ha realizado un análisis de 15 protectores solares con factor 30 o alta protección para averiguar su factor de protección real, resistencia al agua, fotoestabilidad, propiedades cosméticas y etiquetado. La conclusión más importante es que hay que ser generoso en la aplicación de estas cremas. Lo ideal es aplicar 35 ml (5 cucharaditas) cada dos horas. Toda la información sobre los resultados del análisis se publica en la revista OCU Salud del mes de junio.

Marcas con factor inferior al que anuncian

El estudio de OCU ha encontrado cuatro marcas que tienen un factor de protección real inferior al anunciado. Dos de ellas son, en realidad, protección media. Este hecho es doblemente grave porque reduce la seguridad del usuario, que está más expuesto al sol de lo que cree, y porque el precio de una crema de menor protección debería ser también menor.

OCU denuncia que muchas de las alegaciones que se utilizan en el etiquetado son gratuitas y no aportan nada al consumidor, como por ejemplo: “hipoalergénica” (porque no garantiza que no pueda producir alergias, ya que al mismo tiempo lleva fragancias); “dermatológicamente testado” (porque no hay norma estándar que lo regule); o “libre de parabenes” (porque no garantiza que no contenga otros disruptores endocrinos).

Más grave es el caso de alguna crema de precio elevado que no respeta la recomendación europea de transcribir las advertencias básicas de uso en español o que utiliza una letra diminuta, imposible de leer sin lupa.

A la vista de estos resultados, OCU se sorprende de que la Agencia del Medicamento y Productos Sanitarios no haya sido capaz de detectar que algunas cremas protectoras tienen menos protección de la que dicen tener.

OCU afea a los fabricantes su falta de rigor, puesto que ya sea porque la crema no es fresca, por las condiciones de almacenamiento o por ahorrarse en protección, el caso es que el factor anunciado no es el que se refleja en el laboratorio. El fabricante debe asegurarse de que la calidad del producto que pone en el mercado se mantiene a lo largo de toda su vida.

“Las cremas solares no caducan”. Los protectores solares mantienen su efectividad intacta durante doce meses. A partir de entonces, pueden perder sus propiedades y no proteger la piel de una manera óptima, según indica la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). Para garantizar su correcta conservación a lo largo de los meses, los envases con producto se deben guardar en armarios o cajones alejados de la exposición al sol y con una temperatura estable. Si al abrir el bote se detecta mal olor o una textura más líquida de lo normal, es probable que no conserve el nivel de protección inicial.

Falsos mitos de las cremas solares

Las cremas solares no caducan

¡FALSO!

Hay que echarse crema solar abundante por todo el cuerpo, sobre todo si se practica el nudismo.Los protectores solares mantienen su efectividad doce meses. Luego pierden sus propiedades y no protegen la piel de una manera óptima. Las cremas solares deben guardarse en armarios o cajones alejados del calor y de la exposición al sol. Si una crema solar tiene mal olor o una textura más líquida de lo normal, lo más seguro es que no conserve el nivel de protección inicial.

Estoy protegido echándome crema solar

¡FALSO!

Otro falso mito es que una vez aplicada la crema, ya estoy protegido contra el sol. Esto tampoco es así puesto que, de media, el tiempo de absorción de una crema solar se encuentra en torno a 30 minutos. Así que hay que aplicar el fotoprotector sobre la piel al menos media hora antes de exponerse al sol y hacerlo en cantidad abundante y bien distribuida. Si empiezas a tomar el sol nada más echarte la crema, el riesgo de sufrir una quemadura será elevado. Y no hay que olvidar tampoco que la crema debe aplicarse continuamente. El tiempo de protección que ofrecen estos productos es de unas dos horas.

Con la crema solar me basta para tomar el sol

¡FALSO!

El uso de la crema solar no evita tener que tomar otras precauciones. Y es que además de los fotoprotectores deberás minimizar riesgos con ropa y tejidos adecuados que cubran el cuerpo o resguardarte bajo una sombrilla para prevenir la aparición de problemáticas relacionadas con la sobreexposición solar. También es importante evitar la exposición solar en las horas centrales del día.

La crema solar water resistant garantiza la protección al salir del agua

¡FALSO!

Para que te hagas una idea, cuando te secas en la toalla al salir del agua se elimina cerca del 80% de la crema que te habías aplicado. Por lo que los protectores water resistant no son la solución y, aunque son resistentes al agua y ofrecen protección real dentro del mar o piscina, hay que volver a aplicar de nuevo la crema solar después de secarse con la toalla.

El maquillaje con protector solar sustituye a la crema solar

¡FALSO!

El uso de maquillaje con factor de protección solar no puede utilizarse como sustitutivo de los fotoprotectores. La mayoría de los cosméticos con protección suelen incluir filtros químicos que pueden degradarse con la exposición al sol. Además, no se suele aplicar la cantidad necesaria para garantizar la protección indicada en el producto.

Estudio de 9 marcas de cremas para la piel que prometen un ‘todo en uno’

Recientemente destacamos que ningún producto cosmético o técnica evita el envejecimiento y ahora la OCU ha realizado un informe en el que desenmascara las BB creams, las cremas que se venden como un «todo en uno» y que prometen solucionar muchos de los problemas de nuestra piel.

Tras estudiar la lista de ingredientes de 9 de estos cosméticos de las marcas Babaria, Deliplus, Diadermine, Garnier, Kiko, L’Oréal, Maybelline, Olay y Skin 79, la Organización de Consumidores y Usuarios es tajante: «Flojean en muchos aspectos y sus alegaciones publicitarias son exageradas».

Una mujer se hidrata la piel de la cara con crema.

Tal vez hayas oído hablar de las BB creams. Causaron furor en Asia, en particular en Corea del Sur. Luego, llegaron a nuestro mercado donde se han puesto de moda. Las iniciales BB del nombre vienen de Blemish Balm, Beauty Balm o Beblesh Balm. Hay distintas variedades de BB creams, pero lo que tienen en común es su polivalencia: en la publicidad dicen que sirven para las imperfecciones, poros, manchas, brillos, arrugas, ofrecen hidratación, luminosidad, protección solar, color… En fin, algunas de estas cremas prometen hasta 10 efectos para la piel. Debido a su versatilidad, algunas las encontramos en la sección de las cremas hidratantes, mientras que otras están la sección de maquillaje.

Marcas de cremas todo en uno

Para averiguar si podemos creer en estas promesas hemos comprado y revisado el etiquetado de 9 de las marcas más populares: Babaria, Deliplus, Diadermine, Garnier, Kiko, Loreal, Maybelline, Skin79 y Olay. Todas son emulsiones, así que constan de una fase acuosa y una fase grasa.

¿De qué están hechas?

Llevan siliconas, polvos, pigmentos colorantes, filtros ultravioleta, conservantes y perfumes, entre otros. Como con casi todos los cosméticos, las listas de ingredientes son larguísimas, algunas llevan más de 50. Y a veces hace falta una lupa para leerlos porque están escritos con una letra minúscula.

Como maquillaje, poca cobertura

Color

Algunas existen en dos o más tonos, de claro a más intenso para adaptarse a las diferentes tonalidades de piel. Otras solo tienen un tono, que supuestamente se adapta a todas las tonalidades de piel, aunque no es así: por ejemplo, en nuestra opinión, Skin79 se pasa de clara y Babaria nos ha parecido demasiado oscura.

Textura

Variable. Algunas son pastosas, espesas y no gustan a todo el mundo; otras, realmente líquidas (como Maybelline).

Acabado

Natural, no como el efecto máscara típico de los maquillajes.

Cobertura

Es ligera, inferior a la de los maquillajes. Llevan aproximadamente entre un 1 % y un 5 % de pigmentos (frecuentemente, óxidos de hierro), mientras que los maquillajes llevan desde un 12 % hasta un 20 %.

Como contienen polvos (por ejemplo, talco, óxido de zinc, dióxido de titanio), consiguen cierta opacidad, reducir brillos y ocultar pequeñas imperfecciones.

Pero no espere milagros. Para cicatrices, manchas o granos será necesario aplicar maquillaje o corrector.

Hidratación escasa

Algunas prometen hidratación durante 24 horas. Pero por nuestro estudio de lociones hidratantes sabemos que esta alegación no se cumple siempre. En general los resultados de testar la hidratación a las 24 horas solo llegaban como mucho al aceptable, esto quiere decir que no es muy realista el poner esta alegación. El efecto hidratante va mermando según pasan las horas.

Además, al buscar agentes humectantes, comprobamos que estas cremas en general tienen pocos ingredientes verdaderamente hidratantes.

Por su formulación, debido a que contienen distintos tipos de polvos a base de óxido de zinc, talco, silica, entre otros, no son las cremas más adecuadas para piel seca, sino más bien para piel con tendencia a grasa o mixta. De hecho, muchas indican que si se tiene piel seca, se aplique antes una crema hidratante.

En casi todos los casos poseen también siliconas (cyclopentasiloxane, dimethicone, cyclomethicone y similares), que suelen dar una sensación ligera y suave, conocida como tacto residual seco.

Protección solar limitada

Protección solar

Muchas llevan factor de solar, desde 15 a 25 (protección media) y alguna de 30 (protección alta). Pero mientras incluyen suficientes filtros para los rayos UV de tipo B, tienen menos contra los UV de tipo A. Los UVB son los principales causantes de quemaduras solares y enrojecimiento de la piel (eritema) y también contribuyen en mayor medida al riesgo de cáncer. Los UVA causan el envejecimiento prematuro de la piel.

El principal problema es que estas cremas, como pasaría con un maquillaje, normalmente están pensadas para aplicarse una vez al día, así que solo tendremos la piel protegida del sol por un tiempo limitado. Para conseguir protección solar más allá de las dos horas habría que repetir la aplicación, es decir lo que se haría con cualquier crema solar, pero que no haríamos con una BB Cream.

Así que mejor usar una crema solar convencional con un factor de protección medio o alto, que esté preparada para los UVB y los UVA. El último análisis de cremas solares de la OCU te ayudará a elegir.

Parabenes

Las cremas llevan conservantes para evitar que se contaminen y estropeen durante su periodo de vida útil. Algunos de los conservantes más utilizados en cosméticos son los parabenes, algunos de los cuales no recomendamos en productos que permanecen en contacto con la piel.

Los parabenes son legales siempre que se usen a determinadas concentraciones. Sin embargo, debido a las sospechas sobre su capacidad de alterar el equilibrio hormonal del organismo, una acción que se conoce como disruptora endocrina, nos parece que sería mejor sustituirlos por otros más seguros.

Varias de las cremas que hemos revisado contienen parabenes: Babaria, Olay y Skin79.

También al final de la lista de ingredientes vemos que algunas contienen fragancias con mayor susceptibilidad de causar alergias. Estos perfumes, además, son innecesarios.

Precios para todos los gustos

Los precios de las cremas que hemos revisado van desde 4,95 euros (Deliplus) hasta 24,72 (Olay), eso sin tener en cuenta las diferentes capacidades de los envases, que los hay de 30 y de 50 ml.

Si calculamos los precios por 100 ml, para poder comparar en igualdad de condiciones, tenemos que la más barata es Babaria, seguida de Deliplus. La más cara es Olay y, después, Skin79.

Mucha publicidad, nada del otro mundo

La OCU concluye destacadndo que «desde nuestro punto de vista estas cremas no son indispensables y tienen muchos reclamos que no se ajustan a la realidad. Realmente, la mejor razón para considerar la compra de una crema BB es la de conseguir algo de color: tienen más cobertura que una hidratante con color, pero menos que un maquillaje. Por lo demás, en general, son poco hidrantes y no servirán para protegernos del sol si no las aplicamos repetidas veces».

Las cremas solares, mejor media hora antes

La exposición solar prolongada produce quemaduras solares que derivan en enrojecimiento, ampollas, necrosis de la epidermis y, en su máxima gravedad, cáncer de piel, melanomas y envejecimiento precoz de la piel. Los fotoprotectores disminuyen el riesgo de quemaduras solares, elegidos en función del fototipo de piel de cada persona, y aplicados en gran cantidad, unos 30 minutos antes de la exposición solar, debiéndose volver a aplicar cada dos horas.

«Disfruta el verano pero con inteligencia». Con esta sencilla y contundente frase comenzaron las doctoras Iolanda Prats Gaelles y Sofía García Sáenz, dermatóloga y oftalmóloga del Hospital de Madrid Norte Sanchinarro, respectivamente, su charla sobre consejos para disfrutar de las vacaciones en la Jornada de Patologías del Verano, que el Grupo Hospital de Madrid (HM) y el Instituto Novartis de Comunicación en Biomedicina (INCB) han celebrado en el Hospital de Madrid Norte Sanchinarro.

«La exposición solar prolongada produce quemaduras solares que derivan en enrojecimiento, ampollas, necrosis de la epidermis y, en su máxima gravedad, cáncer de piel, melanomas y envejecimiento precoz de la piel», debido al efecto de las radiaciones solares que se reciben, «no sólo en la playa, sino también en la montaña y en la nieve, y que se reflejan en ésta y en la arena, atravesando incluso los tejidos y el agua», explicó la Dra. Prats.

De ahí la necesidad de «utilizar fotoprotectores, que disminuyen el riesgo de quemaduras solares, elegidos en función del fototipo de piel de cada persona -en España los más frecuentes son el II y el III, concretó la dermatóloga- y aplicados en gran cantidad, unos 30 minutos antes de la exposición solar, así como de reaplicarlos cada dos horas». «Son más peligrosas las exposiciones intermitentes y largas que las escasas y variadas», insistió la especialista, añadiendo que «utilizar un fotoprotector no significa que se pueda alargar la exposición al sol».

Especial cuidado merecen los niños pequeños, en cuyo caso, «los fotoprotectores deben ser de grado más alto, resistentes al agua y a la fricción», desaconsejándose llevarles a la playa cuando tienen menos de 6 meses, las personas con patologías dermatológicas previas y aquellas con fototipo de piel I (el más claro), añadió la doctora Prats en esta jornada dirigida a pacientes y organizada con el objetivo de seguir cuidando la salud de éstos también durante las vacaciones.

Igualmente, esta especialista insistió en «la conveniencia de utilizar este tipo de filtros solares, ya sean físicos, que reflejan la luz (indicados en niños menores de 3 años); químicos, cuyo funcionamiento se basa en la absorción de la luz solar; combinados de ambos; o biológicos, que evitan la formación de radicales libres, responsables del envejecimiento precoz de la piel y que suelen administrarse por vía oral, no sólo en la playa, sino también en la montaña, la nieve y cuando, estando en estas localizaciones, se realicen actividades al aire libre».

Otros consejos dermatológicos destacados por la Dra. Prats fueron no aplicar perfumes ni cremas perfumadas antes de la exposición al sol para evitar reacciones fototóxicas; valorar un consejo dermatológico previo a la misma en personas con factores de riesgo cutáneos; no automedicarse; acudir al dermatólogo ante la aparición de cualquier problema posterior a la exposición solar o ante picaduras de insectos cuyo tamaño aumente o provoque edema o fiebre; y cuidar los pies durante la época estival, manteniéndolos secos después del baño, evitando caminar descalzo por zonas de riesgo y utilizando un calzado cómodo y transpirable.

Recomendaciones oftalmológicas
En cuanto al cuidado de los ojos en la época estival, la Dra. García recordó la necesidad de «utilizar gafas de sol con filtro homologado y gorras o viseras que protejan del sol, limitar la exposición solar, utilizar un fotoprotector también en los párpados y lentes de contacto con filtro de rayos uva, evitar el uso de éstas en el mar o la piscina y no dejar su estuche expuesto al sol o al calor».

Igualmente, recomendó «no sumergir la cabeza bajo el agua si se ha sufrido una intervención ocular en las últimas tres semanas, lavar los ojos con abundante agua ante la entrada en los mismos de cualquier agente externo, no automedicarse, utilizar periódicamente colirios lubricantes para aliviar la sensación de sequedad e irritación ocular y usar gafas protectoras con lentes de material orgánico durante la práctica de deportes, especialmente la natación».

Según explicó la oftalmóloga del Hospital de Madrid Norte Sanchinarro, estas medidas «evitarían la aparición de patologías oftalmológicas tan frecuentes en verano como las conjuntivitis irritativas, bacterianas o víricas, las queratitis o úlceras en portadores de lentillas, los traumatismos derivados de impactos al realizar actividades deportivas o las pingüéculas, para las que la radiación solar es un factor de riesgo y que, con el tiempo, pueden derivar en ptérigium».

Asimismo, otros riesgos oftalmológicos más graves cuya prevalencia puede aumentar en el periodo estival son «el ojo seco, las cataratas (la radiación solar continuada lleva a la opacificación del cristalino), la degeneración macular asociada a la edad (DMAE), que implica una pérdida de visión central por pérdida celular del ojo, o los tumores vasocelulares en la zona de la ojera y las metástasis de melanomas», concluyó la doctora García.

Protectores solares de futuro

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado un nuevo filtro solar a base de microesferas de silicio que, además de proteger frente a los rayos ultravioleta, es capaz de bloquear la radiación infrarroja, por lo que atenúa el calor provocado por la exposición solar. Más eficaz frente a los efectos nocivos del Sol que los actuales protectores, la fórmula no provoca irritaciones ni reacciones alérgicas y no deja aspecto blanquecino al extenderse.

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han desarrollado un nuevo filtro solar a base de microesferas de silicio que, además de proteger frente a los rayos ultravioleta, es capaz de bloquear la radiación infrarroja, por lo que atenúa el calor provocado por la exposición solar. Más eficaz frente a los efectos nocivos del Sol que los actuales protectores, la fórmula no provoca irritaciones ni reacciones alérgicas y no deja aspecto blanquecino al extenderse.

Las primeras cremas solares, desarrolladas a finales de los años 60, ofrecían protección frente a los rayos UVB, responsables de eritemas y quemaduras. Posteriormente, se amplió a los rayos UVA, causantes del envejecimiento prematuro y de las reacciones alérgicas al Sol.

Roberto Fenollosa, investigador del CSIC en el Centro de Tecnologías Físicas, una unidad asociada al Instituto de Ciencias de materiales de Madrid, explica: «Esta nueva fórmula protege también de la radiación infrarroja, que penetra hasta las capas más profundas de la piel, produce envejecimiento cutáneo y puede tener efectos nocivos a largo plazo. Además, al bloquear esta radiación se produce un efecto termorregulador, por lo que se atenúa el calentamiento de la piel».

La crema, patentada por el CSIC, la Universidad Politécnica de Valencia y la empresa Ona Investigación, se basa en el uso de microesferas de silicio, compuestos fisiológicamente inertes que no provocan irritaciones y que evitan que la composición quede con aspecto blanquecino al aplicarse.

«Las microesferas son micrométricas [10?6 metros], por lo que no existe el riesgo de que penetren en el organismo y provoquen reacciones alérgicas, como ocurre con las partículas nanométricas de dióxido de titanio y óxido de zinc que se utilizan en la actualidad en los protectores solares. Tras patentar la fórmula, ahora esperamos que una empresa quiera producirla a gran escala.», añade Isabelle Rodríguez, de la Universidad Politécnica de Valencia.

Las cremas solares que protegen tu cuerpo dañan el mar cuando te bañas en la playa

Las cremas solares pueden resultar nocivas para el ecosistema marino, según una investigación del CSIC que ha analizado el impacto que tienen estos protectores para la piel en la costa del Mediterráneo. Durante un baño, dichos productos liberan al mar cantidades importantes de distintos compuestos químicos, que provocan residuos que influyen sobre la productividad del fitoplancton y pueden ser tóxicos también para la vida marina.

A pesar de estar diseñados para permanecer adheridos al cuerpo, algunos componentes de las cremas solares se diluyen durante el baño y se convierten en contaminantes. Una investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) revela estos productos libera una cantidad importante de sus componentes al mar, los cuales tienen consecuencias ecológicas sobre el ecosistema costero marino.

El trabajo, en el que también ha participado la Universidad de Valencia y que ha sido publicado en la revista PLOS ONE, ha analizado el impacto de los protectores solares sobre los ecosistemas marinos en aguas costeras de la isla de Mallorca. Su responsable, el investigador del CSIC en el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (centro mixto del CSIC y la Universidad de las Islas Baleares) Antonio Tovar explica: “Las cremas solares pueden tener un efecto ambiental considerable en las zonas de intensa actividad turística”.

Los análisis llevados a cabo durante el estudio señalan la presencia de compuestos procedentes de estos cosméticos, principalmente localizados en la microcapa superficial del agua marina. Las máximas concentraciones de estos químicos aparecen entre las 14.00 horas y las 18.00 horas, unas horas después de que tenga lugar el pico máximo de bañistas como resultado de un proceso acumulativo de dichas sustancias.

Durante dicho periodo, el nivel de estos compuestos químicos puede llegar a ser entre un 60% y un 90% superior a los valores de referencia observados por la noche y a primeras horas de la mañana. Tovar destaca que “dichos experimentos demuestran que algunos de estos productos tienen efectos tóxicos sobre el fitoplancton marino, los crustáceos, las algas y los peces”. Según el investigador del CSIC, “tales efectos nocivos podrían extenderse también a otros componentes del ecosistema como plantas marinas, crustáceos, algas y peces”.

El análisis de más de una docena de protectores solares comerciales demuestra, también, que además de los compuestos químicos, las cremas solares también liberan otros elementos como el nitrógeno, el fósforo y el silicio. Dichos compuestos pueden actuar como nutrientes y estimular el crecimiento de las comunidades de algas. Tovar indica que “este efecto, aunque no parece nocivo a priori, altera la dinámica del ecosistema”.

Si quieres leer más noticias como ¿Cuánta crema solar me tengo que echar y cada cuánto tiempo?, te recomendamos que entres en la categoría de Sabías Que....


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies