Instalación de placas solares y precio (tipos y trámites)

Instalación de placas solares y precio (tipos y trámites)
NOTICIA de Jessica Pascual
30.07.2021 - 12:48h    Actualizado 26.08.2021 - 16:20h

Las elevadas tarifas de la factura de la luz obligan a que cada vez más gente apueste por las energías renovables y el autoconsumo, en concreto, por la energía fotovoltaica. La instalación de placas solares supone una inversión inicial elevada, pero que puede amortizarse en un periodo de entre 3 y 10 años, dependiendo de los hábitos de consumo y características de la vivienda. En esta guía te explicamos con detalle todo lo que necesitas saber sobre la instalación de las placas solares, los precios y trámites que hay que realizar.

Cuánto cuesta instalar placas solares

El precio de la instalación completa de placas solares depende principalmente de tres factores: De la empresa comercializadora, de las características de la vivienda y de los hábitos de consumo. Pero a rasgos generales, el precio medio de este proceso suele costar 5.000 euros para una vivienda unifamiliar. Si hay que cubrir mayor tamaño o superficie y, por tanto más cantidad de placas, la instalación será más cara. En definitiva, el coste total de la instalación es el resultado de la suma de todos estos factores:

  • El precio de las placas
  • Los convertidores de corriente o inversores fotovoltaicos. Éste es el aparato principal que se ubica en el interior de la vivienda junto con las cajas de protecciones. A esta máquina es a la que se conectan todos los cables, incluidos los de los extremos de los paneles solares.
  • El contador de autoconsumo
  • Las baterías fotovoltaicas
  • La estructura de suporte
  • La mano de obra
  • El regulador solar
  • La potencia contratada

¿Es rentable instalar placas solares?

Vamos a explicar con dos ejemplos a partir de qué momento las placas solares permiten ahorrar y en cuánto tiempo puedes amortizar la inversión. Te explicamos cómo hacer los cálculos para tu vivienda tomando como referencia que la inversión media en la instalación es de 5.000 euros.

Ejemplo 1:

Vamos a tomar como referencia un ejemplo con un coste en la factura de la luz que coincide con la media de gasto de muchos hogares.

Un usuario que pague 80 euros al mes por la factura de electricidad, paga al año un total de 960 euros por la factura de la luz. Para igualar el desembolso inicial de la instalación de placas (5.000 euros), deben pasar aproximadamente 5 años (60 meses). Porque si multiplicamos 60 meses por 80 euros mensuales de gasto nos da una cantidad de 4.800 euros, próxima a los 5.000.

Tras instalar unas placas solares, este usuario consigue rebajar la tarifa de la luz y sólo paga 20 euros al mes, es decir, que se ahorra 60 euros al mes por tener las placas.

Si dividimos los 5.000 euros de inversión de las placas entre los 60 euros de ahorro, nos da como resultado 83 meses, o lo que es lo mismo, unos 6,9 años, prácticamente 7. Esto quiere decir que en este caso concreto el usuario amortiza el dinero invertido en las placas solares en 7 años. Y a partir de este momento, con la inversión ya pagada y amortizada, se ahorrarán 60 euros al mes.

Teniendo en cuenta que la vida útil de las placas es de 25 años, el ahorro total en la factura sería el siguiente: Restamos los 7 años de amortización de los 25 de la vida útil. En este caso tenemos 18 años para disfrutar del ahorro sin invertir dinero. Si multiplicamos 60 euros de ahorro mensuales por 18 años (216 meses), el ahorro total por instalar placas es de 12.960 euros.

Ejemplo 2:

Vemos ahora otro ejemplo con un caso más extremo. Una vivienda que tenga una factura de electricidad muy elevada porque por ejemplo tiene una casa con piscina, aire acondicionado, electrodomésticos poco eficientes y muchos ordenadores o dispositivos que tiran de la luz y con un gasto de 200 euros en la factura de electricidad.

Siguiendo con el ejemplo, un usuario que pague 200 euros al mes en la factura de la luz, tarda aproximadamente dos años en pagar la misma cantidad que supone la inversión de las placas (5.000 euros). Si multiplicamos 200 euros al mes por 24 meses (dos años) nos da como resultado 4.800 euros.

Con la instalación de las placas, el usuario consigue reducir su factura de la luz a 35 euros al mes. Es decir, que se ahorra un total de 165 euros mensuales.

Si dividimos la inversión total del dinero que le ha costado la instalación entre el ahorro mensual que le supone (5.000 entre 165) nos da como resultado 30, que son los meses que va a tardar en amortizar el desembolso inicial. Es decir, que a partir del mes 31 este usuario va a ahorrarse cada mes 165 euros en la factura de la luz.

Si la vida útil de las placas solares es de 25 años, en total, en este periodo puede ahorrarse un total de 44.550 euros. Resultado de multiplicar 165 euros de ahorro mensual por los 25 años de vida útil, sin contabilizar los primeros 30 meses de amortización.

Estos dos ejemplos no están sujetos a las posibles subidas o bajadas del precio de la luz. Esto quiere decir que si el precio de la luz sube, el ahorro será mayor y viceversa.

Por tanto, a la pregunta de si es rentable instalar placas solares, hemos comprobado que en los dos casos es posible ahorrar más de 10.000 euros en un plazo de 25 años. Así que si tienes liquidez para hacer la inversión, a la larga, es una buena opción, sobre todo con las tendencias actuales de la compra de vehículos eléctricos o el aumento de las temperaturas que provoca que usemos más el aire acondicionado en verano o la calefacción en invierno. En estos casos el ahorro mes a mes puede acabar ofreciéndote un colchón económico bastante amplio para invertirlo en otras cosas.

Además, con las nuevas tarifas del mercado regulado de la luz, los usuarios que tengan instaladas placas solares no tendrán que modificar los hábitos diarios de consumo puesto que las horas más caras (tramo hora punta) coincide con las horas de mayor producción de energía solar. Lo que significa que podrán hacer uso de la energía renovable en las horas más caras del coste de la luz sin notarlo en la factura.

Cómo sacarle el máximo partido a las placas solares

Para instalar placas solares en tu vivienda y sacarles el máximo partido, hay dos factores que debes tener en cuenta:

  • Características y tipo de inmueble. Que las condiciones de la casa sean favorables, es decir, que el lugar de la instalación no está cubierta por la sombra. Aunque hay excepciones. El rendimiento de algunos paneles se ve menos afectados si les da la sombra en ciertos momentos del día o en alguna parte de la placa. Se trata de aquellos que se componen de un mayor número de células (cuadraditos), que trabajan de forma independiente. Cuánto más grandes sean, es decir, cuanta menos cantidad de cuadrados haya, más afectará al rendimiento y efectividad del panel porque habrá una mayor parte de placa tapada por la sombra.
  • La zona del tejado en la que quieras instalar las placas tiene que ser suficientemente amplia puesto que no se recomienda colocarlas en espacios con dimensiones ajustadas. Y además la estructura debe ser resistente, puesto que la carga a la que sometemos al tejado por cada dos paneles es de unos 20 o 25 kilos.
  • Nuevos hábitos. Saber aprovechar el consumo de energía en los momentos de mayor producción, es decir, cambiar los hábitos de consumo y adaptarlos a los momentos en los que las placas generen mayor cantidad de energía. En concreto, las horas en las que hay una mayor producción de energía solar en España es entre las 9 de la mañana y las 17:00 de la tarde.

Aspectos a tener en cuenta para instalar placas solares

Instalar placas solares supone hacer un desembolso inicial bastante grande, por lo que es fundamental tener en cuenta una serie de aspectos básicos antes de contratar el servicio.

1. Elección de la empresa y presupuesto

Es recomendable que pidas presupuesto y compares entre las diferentes empresas para analizar cuál es la que mejor servicio calidad precio te puede ofrecer. El coste total de la instalación de las placas solares depende de varios factores como el tipo de vivienda, la localización, el uso que vas a darle a la instalación, en qué momentos haces mayor uso de la energía y el precio de tu factura de la luz, entre otros. Todas estas particularidades influirán en el precio final de la instalación fotovoltaica, por este motivo es fundamental comparar para contratar el mejor servicio adaptado a tus circunstancias concretas.

En esta primera visita a las empresas puedes consultar cuál es el plazo medio de amortización de la instalación según tus circunstancias, para hacerte una idea de cuándo vas a empezar a sacarle el máximo rendimiento y valorar si merece la pena la inversión. Te recomendamos que en este momento te informes también de la garantía de los paneles que te ofrece cada empresa.

2. Visita del técnico

Cuando te decidas por una empresa, el siguiente paso es que el técnico vaya a tu casa para analizar las condiciones y características del inmueble. En este punto el experto instalador tiene que estudiar la viabilidad del proyecto, analizar qué componentes o elementos hacen falta en la instalación y el número de placas solares que necesita tu casa. Tras esta primera visita, recibirás el presupuesto definitivo con todos los detalles.

3. Trámites y documentación

Si das el visto bueno al presupuesto final, tienes que solicitar una serie de documentos antes de poder instalar las placas solares en tu vivienda para hacerlo de forma legal, como por ejemplo la licencia de obras. Algunos de los trámites corren a cargo de la empresa instaladora y otros tiene que solicitarlos el propietario de la vivienda. Además, los trámites variarán en función del tipo de instalación que quieras para tu vivienda, si quieres que esté conectada a la red, o sólo destinarla al autoconsumo.

4. Instalación

Con los papeles en regla, el proceso de instalación de las placas tarda entre uno o dos días. Cuando los instaladores concluyan la obra, podrás empezar a disfrutar del autoconsumo. Además, las instalaciones fotovoltaicas no requieren de ningún tipo de mantenimiento o cuidados, más allá de comprobar el buen funcionamiento del sistema.

Tipos de instalaciones

La instalación de placas solares puede ser individual, para una única vivienda, o colectiva, para varios consumidores. En los dos casos, los precios y los trámites que hay que realizar para instalar placas solares en una vivienda dependen directamente del tipo de instalación que quieras poner en tu casa:

  1. No conectadas a la red eléctrica. Son las que se instalan en viviendas en las que el propietario sólo quiere destinarlas al autoconsumo o en lugares donde no hay posibilidad de conectarlas a la red. En estos casos los paneles tienen que incluir acumuladores fotovoltaicos para utilizar la energía en los momentos en los que no se produce.
  2. Conectadas a la red. Dentro de este grupo, distinguimos dos tipos de instalaciones fotovoltaicas.
  • Con autoconsumo sin excedentes. Este tipo de instalación cuenta con un dispositivo antivertido que impide que los excedentes de energía se vayan a la red.
  • Autoconsumo con excedentes. Esta modalidad genera energía para el autoconsumo permite traspasar la energía que no utiliza la vivienda a la red eléctrica. Dentro de esta modalidad distinguimos las que están acogidas al mecanismos de compensación simplificada y las que no.

Pasos para conectar las placas solares a la red

Lo primero que tienes que saber es que conectar las placas solares a la red eléctrica es un proceso largo lleno de trámites burocráticos. En estos casos tienes que solicitar documentación en los tres niveles de administraciones: local, autonómico y estatal, tal y como aparece reflejado en la ‘Guía profesional de tramitación del autoconsumo‘ del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Los trámites en estas tres administraciones se completan con los que hay que pedir a la empresa distribuidora. A rasgos generales, antes de comenzar la obra para conectarte a la red tienes que conseguir estos documentos:

Diseño de la instalación y sistema. Es el primer trámite a través del que el instalador tiene que asegurar que no hay impedimentos para la instalación. El experto tiene que comprobar que no hay restricciones por ordenamiento urbanístico o protección ambiental.

Esquema trámites instalación de placas solares de IDAE

  • Licencia de obras en el ayuntamiento de tu localidad. Si la instalación es pequeña, puede que sólo tengas que solicitar una comunicación al consistorio.
  • Autorizaciones ambientales de utilidad pública. Por norma general no es necesario que las instalaciones de menos de 100 kilovatios lo necesiten, pero en ocasiones las comunidades autónomas lo piden si la vivienda se encuentra en un entorno protegido.
  • Autorización administrativa previa y de construcción. No es necesaria para instalaciones que tengan una potencia contratada menor de 100 kilovatios.
  • Permisos de acceso y conexión (solicitud CAU). Estos permisos son los que tienen que solicitar los instaladores a la empresa distribuidoras. La solicitud de estos documentos puede tardar unos diez días.
  • Contrato de acceso y conexión. Si las instalaciones están conectadas a la red interior no es necesario un nuevo contrato, pero sí hay que modificar el actual.

Y después de la instalación, el experto deberá solicitar los siguientes documentos:

  • Licencia de actividad. Este permiso sólo es obligatorio para el autoconsumo que no se acoja a la compensación simplificada
  • Inspección inicial y periódica. No siempre es necesario, pero tienes que consultarlo en la administración autonómica porque en algunos casos lo exigen.
  • Certificado de instalación y fin de obra. Cuando termine la obra es necesario presentar el certificado de un electricista o técnico de grado superior.
  • Inscripción en el Registro Administrativo de Autoconsumo de energía eléctrica. Las instalaciones menores de 100 kilovatios no tienen que hacer este trámite puesto que la comunidad autónoma se encarga de ello.
  • Inscripción en el RAIPRE sólo para las no acogidas a la compensación simplificada
  • Contrato de suministro de energía de servicios auxiliares. Sólo es necesario hacerlo si estos servicios auxiliares representen menos del 1% de la energía generada.
  • Contrato de compensación de excedentes para las instalaciones acogidas al mecanismo de compensación simplificada.
  • Autorización de explotación. No es necesario en potencias contratadas de menos de 100 kilovatios.
  • El acuerdo de reparto y contrato de compensación de excedentes es un trámite que tienen que conseguir los que se acojan a autoconsumo sin excedentes. El acuerdo debe estar firmado por todos los consumidores asociados.

Si quieres leer más noticias como Instalación de placas solares y precio (tipos y trámites), te recomendamos que entres en la categoría de Hogar y Consumidores.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >