¿Qué hacer si buscas trabajo fuera de España?


¿Qué hacer si buscas trabajo fuera de España?

Ante el incremento de trabajadores que buscan salir fuera de nuestras fronteras en busca de un empleo, como el último ejemplo de carpinteros y encofradores requeridos para trabajar en Noruega, hemos consultado a los expertos de Adecco, que aconsejan seguir las siguientes recomendaciones entre las que se incluyen consejos prácticos para orientar a cualquier persona en desempleo si se decide a iniciar una búsqueda de trabajo en el extranjero:

Cómo encontrar trabajo fuera de España

Entre los consejos para buscar trabajo en el extranjero se encuentran:

Seleccionar el país de destino

Teniendo en cuenta los idiomas que se dominan y considerando las condiciones laborales y los perfiles que preferentemente demanda ese mercado. Consultar los sueldos a través de páginas como Payscale en las que se pueden recabar los salarios percibidos en el extranjero.

Contactar con la Embajada en España del país elegido

Para informarse de los requisitos y la documentación requerida para trabajar en él.

Obtener información sobre las vacantes disponibles

En el país consultando los portales de empleo internacionales, los servicios públicos de empleo y los portales nacionales de reclutamiento de los diferentes países. Para este cometido, dos herramientas pueden ser de gran ayuda: la Red EURES para trabajar en Europa, que conecta los servicios públicos de empleo de 31 estados europeos; y la página web www.fue.es (de la Cámara de Comercio de Madrid) en la que se detalla el listado de portales de empleo nacionales presentes en cada país.

Crear alertas de empleo para recibir ofertas que cumplan los criterios personales de búsqueda

Así no tendrás necesidad de visitar las páginas web a diario.

Hacer uso de las redes sociales profesionales como LinkedIn o Twitter

Para elaborarse una red de contactos. Además, muchos recruiters las utilizan para buscar candidatos o para publicar ofertas. Es importante no olvidar hacer visible el perfil para que puedan encontrarlo. Foros como Spaniards, una comunidad de españoles que viven en el extranjero o quieren hacerlo, pueden ser una buena fuente de información puesto que están clasificados por países y permite contactar con gente que ya ha vivido esa experiencia.

Elaborar una lista de multinacionales que operen en el extranjero

Para acudir a ellos y así saber qué puestos necesitan cubrir y qué perfiles requieren. Igualmente, es aconsejable acudir a empresas españolas con presencia internacional para indagar cuáles son sus necesidades de contratación actuales. Además Adecco, como empresa líder en la gestión de Recursos Humanos y con presencia en más de 60 países, ofrece la oportunidad a las personas que estén buscando un empleo fuera de España, de acceder a la página web de Adecco en el país elegido como destino e insertar su currículum en busca de ofertas laborales.

Preparar el currículo según las costumbres del país

Y en el idioma de la empresa que lo va a recibir.

Visitar el país elegido para concertar el máximo de entrevistas de trabajo posibles

Es importante contar con un carácter fuerte, abierto y tener capacidad de adaptarse a diferentes situaciones sociales y laborales, a otras culturas, hábitos e incluso clima y costumbres del país.

No hay que perder de vista que una experiencia laboral -temporal- en otro país tiene que ser una oportunidad para desarrollar nuevas competencias, aumentar el propio bagaje y al mismo tiempo aprender o perfeccionar otros idiomas, con el fin de volver a España con un perfil más competitivo y tener la posibilidad de encontrar mejores oportunidades laborales y de desarrollo de la carrera.

Buscar trabajo en el extranjero, mejor con ayuda

Buscar trabajo en el extranjero, mejor con ayuda

Rubén García del Castillo optó por ir a Alemania, donde ejerce de enfermero desde el pasado mes de enero. Según cuenta, el miedo y nerviosismo con el que uno se suele encontrar en estas circunstancias ha sido mucho menor al esperado gracias al apoyo recibido. «Lo difícil que puede ser empezar de nuevo en una tierra algo distinta a la tuya y lejana, se ha hecho mucho más llevadero al contar con apoyo de profesionales». Gracias al curso de alemán realizado previo al viaje, mi adaptación al nuevo empleo fue mucho más fácil, «el conocimiento del idioma ha facilitado el acogimiento por parte de la empresa, que no ha podido ser mejor, y nos están ayudando a trabajar y seguir formándonos aquí».

Buscar trabajo en el extranjero puede convertirse en toda una aventura, pero ¿de éxito? ¿Por dónde empezar? Alemania, Reino Unido y Francia son los países europeos que más oportunidades de empleo ofrecen a los trabajadores españoles dispuestos a emigrar, según el Observatorio para el Empleo de AgioGlobal. Dichos países buscan perfiles de trabajadores cualificados o con ciclos formativos superiores, especialmente en las áreas de ingeniería, informática y sanidad. Ante la falta de oportunidades en el mercado laboral español, muchos de los jóvenes españoles están planteándose la posibilidad de optar por algunas de estas ofertas en el extranjero.

Dificultades
Pero ir a trabajar fuera de España puede ser especialmente duro si no se hace con apoyo y proponen algunos consejos para afrontar este proceso en las mejores condiciones posibles. Los expertos de AgioGlobal recomiendan:

1.- Tener una buena preparación en idiomas. Fundamentalmente conviene dominar el inglés y luego, como mínimo, tener una base razonable del idioma del país de destino.

2.- Contar con asesoramiento que permita anticipar las condiciones del empleo y del lugar donde se va a desempeñar la labor profesional y que pueda servir de apoyo durante los primeros meses de desempeño. No todas las ofertas de empleo en el extranjero son lo que parecen ni laboral ni salarialmente. Por eso hay que ir con las ideas claras y con todos los datos en la mano para evitar decisiones erróneas que pueden costar mucho tiempo y dinero.

3.- Ofrecer un perfil profesional adecuado a la demanda de empleo que se hacen desde los países extranjeros. Para ello es fundamental realizar un currículum en el que los conocimientos y habilidades se destaquen de forma concreta para evitar equívocos perjudiciales para todos.

4.- Tener una mentalidad abierta a nuevas formas de trabajar. Una de las cosas más importantes es no encasillarse. Es decir, mostrar la flexibilidad suficiente para asumir cargos y responsabilidades diferentes, así como a saber aprovechar la experiencia laboral y el aprendizaje de conocimientos distintos a los de España.

5.- Hacer un esfuerzo por conocer y profundizar en la cultura del país de destino. La manera de comunicarse, los procedimientos, la espontaneidad, el rigor, la puntualidad, son aspectos que pueden ser muy diferentes a la hora de trabajar o de establecer relaciones con personas del norte de Europa o incluso de Latinoamérica, aunque compartamos el idioma.

6.- Trabajar fuera exige una documentación diferente. Afrontar un reto profesional de carácter internacional obliga a prestar atención a muchas variables sobre todo relacionadas con los distintos procedimientos administrativos propios de cada país, así como la legislación vigente y las instituciones a las que acudir en cada caso. Es fundamental anticiparse a todos los requisitos que nos puedan solicitar para no dejar nada al azar.

Bolsas de empleo y RRHH
Si la búsqueda de un empleo es dura por sí misma, aún lo es más si el proceso se amplía a nivel internacional. Para que la búsqueda de trabajo llegue a buen puerto, se deben utilizar todas las plataformas a nuestro alcance, desde contactos de familiares y conocidos que ya hayan emigrado a otros países y hayan obtenido trabajo, pasando por las redes sociales, y hasta las bolsas de empleo de agencias de Recursos Humanos, que faciliten el acceso a los puestos de trabajos que se ofertan en los distintos países.

En este sentido, AgioGlobal ha puesto en marcha el programa Exportamos Talento que está siendo todo un éxito a la hora de ayudar y facilitar a los jóvenes a encontrar en el extranjero las oportunidades que no han tenido aquí. Una tarea de la que el presidente de AgioGlobal se siente enormemente orgulloso, «pero que no hubiera sido posible sin el entusiasmo, ganas y valentía de todas aquellas personas que han confiado en nosotros a la hora de afrontar la aventura de emigrar tal y como lo hizo Rubén».

¿Trabajar en el extranjero? La decisión es difícil, pero claro que sí

A un 82% de los españoles le gustaría trabajar en el extranjero. Si hace unos años los jóvenes que salían de la universidad buscaban viajar al extranjero con el propósito de vivir experiencias nuevas, aprender idiomas o conocer nuevas culturas, actualmente debido a la crisis el motivo de la gran emigración de jóvenes españoles se debe a la búsqueda de una nueva oportunidad para trabajar. Tomar la decisión de emigrar a un país desconocido es muy difícil, pero la gran mayoría se iría si surgiese la oportunidad.

El portal Trabajando.com ha realizado una encuesta a más de 2.300 personas, con el propósito de saber qué piensan los profesionales españoles con respecto a este tema, y el 82% de los consultados ha manifestado su interés por trabajar fuera del país.

Trabajar en el extranjero, pero en Europa
Algunas empresas lo denominan “fuga de talentos”. Lo cierto es que se está produciendo una salida masiva de jóvenes españoles en búsqueda de oportunidades laborales fuera de nuestras fronteras. Sin embargo, al parecer, la gran mayoría no se iría lejos ya que el 60% lo haría a otro país de Europa, un 17% a Sudamérica, el 14% a Norteamérica, un 4% Oceanía, igualmente África y tan sólo un 1% se aventuraría en viajar a Asia.

Para profundizar en este tema, se les ha preguntado cuál sería la razón por la que se irían a otro país, y la gran mayoría, un 55%, contestó que por la difícil situación económica de España, un 19% porque serviría como experiencia y mejoraría su CV, a un 11% le gustaría radicarse en otro país, un 8% siente que su profesión no es bien valorada en España y a un 7% le gustaría conocer otros lugares del mundo.

Trabajo mejor pagado
Aunque viajar a otro país significa muchas veces mejorar la calidad de vida, aprender nuevos idiomas, y en ocasiones, tener un trabajo mejor remunerado, para algunos españoles es una opción muy lejana y varios de ellos lo pensarían más de dos veces. De este modo, quienes se niegan a dejar España, un 35% ha contestado que no lo haría porque no tiene los recursos, a un 30% le gusta su país y se siente seguro, el 20% ha manifestado que echaría de menos a su familia, al 14% no le da confianza y tan sólo un 1% ha comentado que tiene un trabajo estable que no le gustaría perder.

Lamentablemente, parece que el sentir de los españoles con respecto a la crisis no es muy alentador, ya que el 79% de los encuestados cree que la situación económica no mejorará en el corto plazo y sólo el 21% es un poco más positivo.

“Trabajar en el exterior no sólo puede ser una opción atractiva, en términos de experiencia de vida y conocimiento de nuevas culturas, sino que cada vez se hace una alternativa más llamativa para los españoles por la situación económica actual. Lo importante es formarse y lograr ofrecer un verdadero valor añadido, para ser atractivo para la empresa que nos contrata”, señala Javier Caparrós, director general de Trabajando.com España.

Caparrós agrega: “Independiente de los resultados obtenidos, como mínimo siempre te llevarás la experiencia de haber vivido en el extranjero, haber compartido con otras culturas, seguramente la capacidad de hablar un idioma nuevo, etc. Lo importante es atreverse, aventurarse y no dejar que el miedo te paralice”.

Trabajar en el extranjero es algo que ya se plantean uno de cada cuatro parados

Cada vez son más los trabajadores que buscan una oportunidad profesional fuera de nuestras fronteras. Se trata de población inmigrante que regresa a sus países de origen o emigra a nuevos destinos, pero una gran mayoría se compone de talento español que ha de buscar salidas laborales en otros países debido a la situación que atraviesa el mercado laboral español. Las cifras no mienten: el número de demandantes de empleo para trabajar fuera de nuestro país se ha duplicado desde que comenzase la crisis y se ha intensificado aún más en los últimos dos años, según los datos de Adecco, llegando a representar este colectivo a día de hoy el 25% de los demandantes de empleo que se acercan hasta las oficinas de Adecco.

Es decir, que ya 1 de cada 4 demandantes de empleo en Adecco solicita un puesto de trabajo en el extranjero. El perfil del demandante de empleo en el extranjero sigue siendo un joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificado y sin cargas familiares; sin embargo, la tendencia está cambiando y hay cada vez más casos de desempleados mayores de 45 años con familia que buscan empleo en el extranjero así como recién licenciados que quieren dar sus primeros pasos profesionales fuera de España y perfiles de baja cualificación.

Las cifras demográficas oficiales también parecen corroborar esta tendencia: en el último año 82.306 trabajadores españoles han abandonado nuestro país para buscar una oportunidad laboral fuera de nuestras fronteras. Lo que representa un incremento del 5,5% con respecto al año anterior, cuando eran 1.509.333 los españoles que, de manera oficial, residían en el extranjero.

Censo de españoles en el extranjero

Con estos nuevos datos y contabilizando desde principios de 2008 (inicio aproximado de la crisis), el número de españoles residentes en el extranjero se ha incrementado en 390.206 personas, según los datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA), perteneciente al INE, por lo que podría afirmarse que se han desplazado fuera de España para trabajar o acompañando a un familiar que ha cruzado la frontera por razones laborales. En total, ya son 1.591.639 los españoles que residen fuera de nuestras fronteras.

En el último año, por comunidades autónomas, La Rioja, Navarra y Baleares son las que han experimentado un mayor incremento de expatriados a otros países, del 9,6%, 8,5% y 8,1% respectivamente, mientras que Ceuta, Extremadura y Galicia figurarían como las que menor fuga de trabajadores han registrado durante este pasado año, con aumentos del 3%, 3,3% y 3,9%,respectivamente.

Aumenta en toda España
Además, en este año, hay que destacar que el saldo migratorio de españoles se ha incrementado en absolutamente todas las provincias españolas así como en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, sin una sola excepción en la que haya regresado más mano de obra de la que se ha marchado, según datos del CERA.

De nuevo, se repite el perfil de joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificado y sin cargas familiares como el mayor demandante de empleo extranjero; sin embargo, la tendencia está cambiando y hay cada vez más casos de desempleados mayores de 45 años con familia que buscan empleo en el extranjero (sobre todo procedentes del sector de la construcción) así como recién licenciados que quieren dar sus primeros pasos fuera de España y perfiles de baja cualificación.

Países europeos, los preferidos
Los principales destinos elegidos para esta emigración siguen siendo, en primer lugar, los países de Europa, tanto los países desarrollados como Alemania, Noruega, Reino Unido o Francia, que necesitan abundante mano de obra, como los países del Este –República Checa, Polonia, etc.- que están desarrollando sus infraestructuras y necesitan perfiles técnicos. No obstante, sigue creciendo la emigración hacia los países latinoamericanos como Argentina, Chile, México y, especialmente Brasil, que en respuesta al rápido desarrollo que están experimentando, necesitan mano de obra altamente cualificada en todos los sectores posibles.

Entre los motivos de esta migración, la situación del mercado laboral español y el incremento continuado del paro se plantean como las grandes circunstancias del éxodo, además del hecho de que las empresas españolas se focalicen cada vez más en mercados con mayor potencial de crecimiento: la actividad de las empresas del Ibex 35 genera más del 50% de su negocio fuera de España.

Otra causa del aumento de expatriados se encuentra en la disminución de barreras formativas dentro de la Unión Europea, principalmente en lo que se refiere a la homologación de diplomas y libre circulación de estudiantes y trabajadores.

Las mejores condiciones laborales que se pueden encontrar fuera (salario, beneficios sociales, horarios, etc.), las mayores oportunidades de desarrollo profesional, el aprendizaje o mejora de otras lenguas y la calidad de vida, son otras de las razones que están favoreciendo esta emigración.

La Rioja, Navarra y Baleares, encabezan la emigración
En enero de 2008, año que se considera como el inicio de la crisis económica, residían fuera de España un total de 1.201.433 españoles mayores de 18 años, según datos del Censo Electoral de Españoles Residentes en el Extranjero (CERA). Más de cinco años después, periodo que está abarcando la crisis económica y laboral que afecta a Europa, esta cifra se elevó hasta 1.591.639, o lo que es lo mismo, 390.206 españoles mayores de edad dejaron nuestro país para residir fuera de nuestras fronteras, por lo que podría afirmarse que han emigrado fuera de España para trabajar o acompañando a un familiar que ha cruzado la frontera por razones laborales.

Además, estos datos hacen referencia al número de españoles censados en el extranjero mayores de 18 años, por lo que quedarían fuera de él aquéllos en edad de trabajar pero sin derecho a voto (de los 16 a los 18 años) y también estudiantes o recién titulados que estén trabajando fuera de nuestro país mediante becas pero que no estén censados.

Si hacemos hincapié en los datos del último año, 2012 ha sido de nuevo un periodo caracterizado por la salida de talento español: 82.306 trabajadores decidieron emprender una nueva andadura profesional fuera de nuestras fronteras, lo que supone un incremento del 5,5% con respecto al año anterior.

A la hora de analizar la distribución por comunidades autónomas de esta migración de trabajadores, La Rioja se sitúa a la cabeza de todas las demás, ya que este año se ha incrementado en un 9,6% el número de trabajadores que han decidido probar suerte en otros países, lo que en términos absolutos supone 1.070 personas.

Tras ella se sitúa Navarra, cuyo porcentaje de ciudadanos residentes en el extranjero se ha incrementado un 8,5%, equivalente a 1.534 personas. En tercer lugar, Baleares contaba en a finales de 2011 con 15.897 trabajadores viviendo fuera de España, cifra que actualmente ha ascendido hasta los 17.179, un 8,1% más.

En el lado opuesto, encontramos a Ceuta, Extremadura y Galicia, como aquellas regiones donde se ha producido un menor éxodo de personas a otros países. Ceuta ha incrementado su número de habitantes residentes fuera de nuestras fronteras en un 3%, lo que equivale a tan sólo 65 ceutíes. En el caso de Extremadura se ha producido un incremento del 3,3% en este periodo, pasando de los 22.358 extremeños residentes en el extranjero en diciembre de 2011 a 23.106 en la actualidad, mientras que en el caso de Galicia el incremento ha sido de un 3,9%, o lo que es lo mismo, de 15.135 personas.

A pesar de estos menores incrementos, cabe destacar que en 2012 todas las autonomías y todas las provincias experimentan incrementos en el número de sus habitantes que decidieron emprender una nueva andadura profesional fuera de nuestras fronteras. En ninguna de ellas la cifra de trabajadores que viven fuera se reduce.

Por provincias
A nivel provincial, Girona, Las Palmas de Gran Canaria y Soria son las zonas en las que más se ha incrementado el número de trabajadores que han decidido emprender una carrera profesional fuera de nuestras fronteras, con subidas del 8,5%, 8,2% y 8,1%, respectivamente.

En el extremo opuesto, Badajoz, Córdoba y Cuenca, con incrementos del 2,8% para las dos primeras y del 3,2% para la provincia manchega, son las regiones donde menos trabajadores han salido al extranjero en el último año.

Los destinos preferidos
Entre los destinos más solicitados por los trabajadores españoles que acuden al Grupo Adecco, más del 50% de los profesionales elige el continente europeo como lugar en el que emprender una nueva andadura profesional.

Pero ¿dónde están realmente las ofertas de trabajo atractivas para la población española?, ¿qué países necesitan actualmente de nuestra mano de obra? Podemos agrupar en tres grandes grupos los países que demandan trabajadores del mercado laboral español:

En primer lugar, están los países europeos desarrollados como Alemania, donde el progresivo envejecimiento de la población no puede dar respuesta al crecimiento económico del país, lo que se ha transformado en una necesidad de contratar a jóvenes cualificados, principalmente ingenieros y profesionales del sector IT. Demanda que también existe en los países escandinavos, en particular Noruega, que además demanda perfiles técnicos como electricistas, fontaneros y carpinteros, con experiencia de 3 años y alto conocimiento de inglés. O como el Reino Unido y Francia, que siguen buscando personal sanitario para incorporar a sus hospitales y mano de obra para el sector de la hostelería y el turismo en general.

En segundo lugar, encontramos países de América Latina como Argentina, Chile, México y, especialmente Brasil, que en respuesta al rápido desarrollo que están experimentando, necesitan mano de obra altamente cualificada en todos los sectores posibles.

Por último, tenemos a los países emergentes de Europa del Este como Polonia y la República Checa que están en pleno desarrollo de sus infraestructuras y precisan encontrar perfiles técnicos como arquitectos o ingenieros de obras públicas.

Es importante destacar que la mayoría de las ofertas de trabajo que surgen en estos países no son para puestos eventuales sino que contemplan contratos mínimos de 1 a 2 años de duración.

Perfil del trabajador que sale al extranjero
En líneas generales, las personas que se sienten más atraídas por la idea de trabajar en el extranjero responden a un perfil claro: fundamentalmente jóvenes, cuyas prioridades laborales son la responsabilidad de su puesto, la autonomía profesional y la perspectiva de hacer carrera en la compañía en cuestión.

Por tanto, se repite el perfil de joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificado y sin cargas familiares como el mayor demandante de empleo extranjero; sin embargo, la tendencia está cambiando y hay cada vez más casos de desempleados mayores de 45 años con familia que buscan empleo en el extranjero (sobre todo procedentes del sector de la construcción) así como recién licenciados que quieren dar sus primeros pasos fuera de España y perfiles menos cualificados.

Además, cuando nos centramos en la población femenina en exclusiva, ellas también valoran un buen ambiente laboral y flexibilidad de horarios, este último es un dato muy clarificador teniendo en cuenta que las políticas de conciliación familiar en gran parte de Europa tienen mayor peso que en España.

En cualquier caso, e independientemente de sus motivaciones personales, tanto hombres como mujeres coinciden en que se trata de una oportunidad idónea para aprender un idioma o vivir una experiencia diferente en otro país.

Ligeramente varía el perfil de los profesionales que emigran hacia destinos de Latinoamérica, profesionalmente hablando son expatriados de grandes empresas, profesionales por cuenta propia o trabajadores de empresas medianas que deciden internacionalizar su actividad para ampliar negocio.

En lo que a la edad se refiere, los datos perfilan a jóvenes cuya edad oscila entre los 25 y los 35 años y que aún no poseen responsabilidades familiares. Generalmente cuentan con una formación altamente cualificada, que responde a lo que los sociólogos denominan «emigración selectiva» o «fuga de cerebros». Estos términos se emplean para aludir a la movilidad de perfiles de alta cualificación que encuentran mejores oportunidades laborales fuera de España y que principalmente proceden del área de las ciencias y la ingeniería, especialmente informáticos, arquitectos o ingenieros superiores, aunque cada vez más el fenómeno se produce en campos relacionados con el mundo empresarial (finanzas, marketing, RR.HH., etc.).

Tipos de trabajos
Los sectores más demandados para trabajar en el extranjero también han sido alterados como consecuencia de la coyuntura económica. Previamente a la crisis los puestos de trabajo que más cubrían los españoles en el extranjero estaban relacionados con la investigación, la medicina y la biología. En la actualidad, esta lista se ha ampliado considerablemente e incluye a los perfiles previamente comentados (ingenieros, arquitectos e informáticos), que han perdido su empleo, llevan tiempo sin encontrar una nueva ocupación o consideran que su trabajo será más valorado fuera de España.

Ante esta situación, se plantea una cuestión fundamental, ¿es positiva esta llamada fuga de cerebros?, ¿qué consecuencias puede tener en nuestro mercado laboral? A corto plazo, este éxodo puede considerarse un peligro para el propio desarrollo del mercado laboral español, ya que puede perder el potencial de algunos profesionales que pueden aportar conocimiento, entusiasmo y experiencia a nuestra economía.

No obstante, y desde un prisma más positivo, estas personas que optan por una oportunidad laboral en el extranjero volverán a España acompañados de una mayor madurez profesional. Sin duda, traerán entre el equipaje el know how de culturas empresariales diferentes, la experiencia de economías más experimentadas y una visión más amplia y abierta de su profesión. Se trata, sin duda, de una oportunidad para desarrollar nuevas capacidades, nuevas formas de trabajar y otros entornos, tanto laborales como culturales en general. La clave está en saber hacer que todo ese talento formado en el extranjero regrese a nuestro país como un retorno de la inversión realizada.

El 25 por ciento de los estudiantes de bachillerato quiere trabajar fuera de España

Los jóvenes españoles se van fuera, siendo cada vez más conscientes del panorama laboral español, y eso se refleja en sus planes de futuro, puesto que cada año los alumnos tienen menos en cuenta las fronteras cuando se trata de ejercer su profesión. 

Según un estudio de la consultora Círculo Formación, realizado a una muestra de más de 13.100 jóvenes entre todos los que acudieron en España (alrededor de 27.000) al Salón de Orientación Universitaria UNITOUR 2012-2013, celebrado en 24 ciudades españolas, cinco italianas, cuatro alemanas, dos portuguesas y Andorra, destaca que uno de cada cuatro estudiantes quiere irse a trabajar fuera de España. 

En la anterior edición de UNITOUR, la mayoría de jóvenes todavía prefería trabajar en su propio municipio o comunidad (28%), mientras que un 26% se trasladaría donde encontrara trabajo y un 24% lo buscaría fuera de España. Este año, los porcentajes se invierten: un 29% afirma que desarrollará su carrera donde encuentre trabajo, y sólo un 26% prefiere hacerlo en su propia comunidad o provincia. Por su parte, un 25% buscará directamente un trabajo fuera de España.

A este respecto, los más aventureros son los malagueños, pues a un 37% le gustaría desarrollar su carrera profesional en el extranjero, seguidos de los alicantinos (34%) y los madrileños (31%). Por el contrario, los más caseros en este sentido son los encuestados cordobeses, ya que un 38% preferiría trabajar en su provincia; les siguien los estudiantes de San Sebastián (37%), Sevilla (35%), Bilbao (33%) y Valencia (32%).

Un 27% montará su propio negocio y el 22% aspira a ser funcionario

En cuanto al tipo de empresa en el que les gustaría desarrollar su carrera, un 43% piensa que trabajará en una empresa privada. Por su parte, el 27% tiene pensado montar su propio negocio (frente al 26% del año pasado), y un 22% opositará para ser funcionario, cifra que desciende con respecto al año pasado, que se situaba en un 26%.

Los más emprendedores son los jóvenes de Málaga (un 35% quiere emprender su propio negocio), seguidos por los de Oviedo, Tenerife y Cór doba, con un 31% en cada provincia. Por el contrario, los murcianos son los más interesados en hacer una oposición (31%), seguidos por los vallisoletanos y leoneses (29% en cada una).

Preocupados por el empleo, pero estudiarán por vocación

El porcentaje de alumnos que priman la vocación frente a las salidas profesionales no ha cambiado con respecto a los resultados del año pasado. El 43% de los jóvenes españoles de bachillerato escogerá su carrera porque es lo que más le gusta, mientras que un 36% se fijará antes en las salidas profesionales que le ofrezca. Aunque esta última opción cobra cada vez más fuerza, sigue sin superar a los gustos personales de cada joven en lo que a su futuro profesional se refiere.

En este sentido, los estudiantes de San Sebastián son los más preocupados por su futuro laboral, con el porcentaje más alt o de los que escogerán su grado por las salidas profesionales (41%). No obstante, este porcentaje se encuentra empatado en el de alumnos que escogerán por vocación, que es también del 41%.

Por su parte, los más vocacionales son los jóvenes vallisoletanos y valencianos, ya que un 46% de los alumnos de cada provincia basará su elección de grado en este motivo. Les siguen los de Toledo, Vigo, Madrid, Zaragoza, Bilbao, Vitoria y Burgos, con un 45% en cada provincia.

Ciencias Sociales y Jurídicas, el área más demandada

En cuanto al área preferida por los estudiantes españoles para cursar sus estudios universitarios, las favoritas son Ciencias Sociales y Jurídicas (escogida por un 34%), seguida por Ciencias de la Salud (29% ) e Ingenierías/arquitectura (22%).

Además, cuando se les pregunta sobre lo que más valoran a la hora de el egir universidad, un 30% afirma que es la oferta educativa, mientras que un 18% se guía por el prestigio del centro, y un 16%, por las prácticas en empresas que ofrezca la institución en la que realizará su grado.

El 66 por ciento de los jóvenes ya sólo busca trabajo fuera de España

El 66 por ciento de los jóvenes ya sólo busca trabajo fuera de España

Dos de cada tres jóvenes españoles buscan trabajo fuera de España, según los datos aportados por el nuevo informe InfoJobs ESADE sobre el estado del Mercado Laboral Español. Incluso, una mayoría de jóvenes (el 51%) está dispuesto a trabajar fuera de Europa, un comportamiento que es reflejo de la actual situación del empleo en nuestro país que ha superado los seis millones de desempleados, según los datos de la última EPA (Encuesta de Población Activa). Esta situación de paro está también afectando, según los datos del informe de InfoJobs ESADE, el comportamiento que durante el año pasado se llevó a cabo en cuanto a la movilidad de los candidatos gestionados por InfoJobs: el 26% de estos candidatos buscó trabajo fuera de su Comunidad de origen desmintiendo el tradicional comportamiento de escasa movilidad que se le achacaba al mercado laboral español.

Este colectivo de jóvenes, el más afectado por el desempleo, afirma estar buscando empleo fuera de España. El 65% intenta encontrar oportunidades en Europa (Gran Bretaña, Alemania e Irlanda como países prioritarios) y el 51% busca fuera del continente (Estados Unidos, Canadá y Suramérica). Para aumentar sus opciones en el extranjero y poder emigrar, los jóvenes reclaman a través de la encuesta realizada mejorar significativamente los estudios de idiomas.

A pesar de la difícil situación de desempleo juvenil, ciertos sectores facilitan la entrada al mercado laboral a jóvenes sin experiencia. Concretamente, Turismo y Restauración, Venta al detalle y Atención a clientes fueron las tres categorías donde los jóvenes tuvieron mayores oportunidades de empleo en 2012.

No a las becas
Hasta ahora, las prácticas en empresa podían considerarse una vía de entrada al mercado laboral. Sin embargo, el 65% de los candidatos jóvenes encuestados por InfoJobs afirma que no las considera una herramienta útil para encontrar trabajo. Aun así, tres de cada cuatro menores de 30 años estaría dispuesto a hacerlas sin percibir ningún tipo de remuneración más allá de la propia experiencia.

Crecen las oportunidades en el sector móvil y energético
El número de demandantes de empleo en InfoJobs ha aumentado progresivamente desde el inicio de la crisis. Concretamente, la cifra creció en un 5% respecto a 2011, superando los 2,4 millones en 2012. Sin embargo, el portal ofreció un total de 887.510 puestos vacantes, un 8% menos que el año anterior y un 57% menos que en 2008.

A pesar del descenso en el número total de vacantes, en 2012 las categorías con mejores perspectivas laborales fueron Comercial y ventas, generando el 30% de las vacantes publicadas, seguido del 20% que demandaban profesionales de Informática y telecomunicaciones y del 13% en la categoría Atención al cliente.

Empleos emergentes
Además, InfoJobs ha identificado a lo largo de los últimos años sectores emergentes que han multiplicado sus ofertas de empleo en un corto periodo de tiempo. Entre estos sectores destacan los perfiles de Community Manager y Social Media, Programador de aplicaciones móviles, Programador Html5 y Comercial especialista en eficiencia energética que aglutinaron 8.475 vacantes en 2012 cuando en 2008 solamente alcanzaban las 1.384.

Competencia entre candidatos
La competencia por un puesto de trabajo también ha aumentado en un 157% desde el inicio de la crisis, especialmente en algunas áreas como Administración de empresas y Recursos Humanos donde se registraron más de 200 candidatos por cada vacante publicada.

La sobrecualificación de los candidatos también se ha consolidado en los últimos años. Así, un 45% de candidatos contaba con formación universitaria cuando solo un 24% de los puestos la demandaba.

Mayor predisposición por cambiar de Comunidad
La movilidad geográfica de los candidatos se ha incrementado de forma continuada desde 2008. El pasado año, un 26% de los demandantes se inscribió en ofertas de trabajo fuera de su territorio, siendo Madrid, Cataluña y Andalucía las Comunidades Autónomas preferidas para encontrar empleo.

Hacerse autónomo para encontrar trabajo
En el contexto actual en el que disminuye la contratación laboral, los candidatos apuestan por establecerse como freelance, una solución cada vez más demandada por las empresas que se ven obligadas a no asumir los costes de disponer de una plantilla fija. Tanto es así que las vacantes para freelance aumentaron un 36% respecto a 2011 y se multiplicaron por siete en comparación con 2008.

Contracción de los salarios
El exceso de demanda laboral unido a la larga duración de un difícil entorno económico está permitiendo a las empresas escoger el mejor talento ofreciendo salarios inferiores a los que pagaban antes de las crisis. En 2012 los salarios ofertados por las empresas en InfoJobs disminuyeron un 2%.

Casi la mitad de las ofertas (47%) remuneraban con un salario máximo de entre 12.000 y 24.000€. Por el contrario, un 8% de los puestos pagaban un sueldo superior a 50.000€ anuales, concretamente para los perfiles de Director General y Manager de Ingeniería.

Dos de cada tres jóvenes está dispuesto a irse a otro país a vivir si hay trabajo

Actualmente seis de cada diez españoles en edad de trabajar admiten que saldrían de España en busca de una oportunidad profesional. La crisis hace mella y los jóvenes extremeños, madrileños y vascos son los más partidarios en aras de buscar una oportunidad profesional fuera de España. Por su parte, canarios, castellano-leoneses y navarros son los menos dispuestos a la hora de embarcarse en retos laborales fuera de nuestras fronteras. 

Hay ocasiones en las que las personas tienen que tomar decisiones que pueden modificar no sólo sus hábitos de comportamiento sino también la configuración de su vida. La actual situación económica ha llevado a muchos profesionales a buscar alternativas laborales y una de las principales tiene que ver con la movilidad internacional, y en especial la relacionada con los más jóvenes, el grupo de trabajadores más golpeado por el paro. Un 65% de los trabajadores entre 18 y 25 años de edad está dispuesto a cambiar de país por un trabajo, según el Estudio de Movilidad Internacional Laboral de Randstad, empresa líder en soluciones de recursos humanos, que anualmente analiza la percepción de los ciudadanos en esta materia.

Cuanto más joven es el profesional, más predisposición tiene hacia la movilidad laboral, una percepción que ha subido dieciséis puntos porcentuales respecto a 2011. Pero la movilidad es un concepto también mayoritario en los trabajadores de entre 26 y 40 años, que asegura en un 61% que cambiaría de país por un empleo. Como es natural esta percepción cae según aumenta el tiempo de vida, ya que baja hasta el 50% para los españoles de 41 a 55 años e incluso hasta el 26% si se pregunta por esta materia a aquellos que se encuentran más cerca de la edad de jubilación.

De hecho, desde 2.008 se han marchado de España más de 300.000 jóvenes españoles, según un estudio elaborado por FENAC (Federación Nacional de Asociaciones de Consultoría), lo cual se refrenda con los datos de paro de la población menor de 25 años (47%) y que se sitúa más del doble por encima de la media europea (9,8%).

Sin duda, el desempleo juvenil se ha convertido en uno de los principales problemas del país y en uno de los protagonistas de la reforma laboral que acaba de poner en marcha el Gobierno de España. A tal efecto se ha diseñado un contrato que tiene un año de prueba dirigido a PYMES y que puede dar lugar a incentivos fiscales y a bonificaciones si se suscribe con determinados colectivos. Por otro lado, se regula nuevamente el contrato de aprendizaje y para la formación con un nuevo régimen. Está dirigido a trabajadores mayores de 16 y menores de 25 años sin titulación para prácticas, pero transitoriamente se ampliará a los menores de 30 años hasta que la tasa de desempleo no baje del 15%.

Otro hecho relevante que detecta también el Estudio de Movilidad Internacional Laboral de Randstad es el que tiene que ver con el aumento de cinco puntos en la percepción de los más veteranos en el último año respecto a su disposición de cambiar de país en aras de una oportunidad profesional, ya que además, y según datos recientes de Agett, desde el comienzo de la crisis el colectivo mayor de 45 años ha experimentado un incremento en el número de emigrantes de casi el 50%, lo que supone un cambio en la elección de prioridades.

Los jóvenes extremeños, los más móviles
Asimismo, el informe también analiza el deseo de los jóvenes de cambiar de país en función de las diferentes comunidades autónomas en la que residan. En este ranking elaborado por la compañía destacan extremeños (87%), madrileños (86%) y vascos (70%) como los más dispuestos a salir de España en busca de una oportunidad profesional. Tras ellos, se sitúan asturianos (69%), manchegos (67%) y murcianos (66%).

En el lado contrario de la balanza, canarios (45%), castellano-leoneses (51%) y navarros (53%) se presentan como los jóvenes españoles menos proclives a la hora de abordar una experiencia laboral en el extranjero, a los que siguen andaluces (57%), valencianos (57%) y catalanes (63%).

España registra un saldo migratorio negativo
Actualmente, seis de cada diez encuestados en edad de trabajar (60%) admiten que saldrían del país en busca de una oportunidad laboral, frente al 42% que así lo afirmaba en 2011, lo que supone un incremento natural si se comprueban las cifras oficiales. Por primera vez en la década, España registra un saldo migratorio negativo, ya que durante el año pasado se marcharon más personas (507.740) de las que llegaron (417.523), según datos del INE.

Con un paro del 21,52% los desempleados son los más rotundos ante esta posibilidad. De hecho, un 62% reconoce que abandonaría España en busca de una oportunidad profesional, una cifra idéntica a la registrada hace doce meses, pero que sigue por encima de la que muestran los trabajadores en activo (58%), y que subraya la impresión que tienen muchos ciudadanos de tener que cambiar de residencia para lograr un mayor grado de ‘empleabilidad’. En la percepción de estos últimos se refleja un incremento de veinte puntos porcentuales, ya que el año pasado fue del 38%.

Las razones económicas, las prioridades para emigrar
Los motivos son varios, pero uno prevalece sobre el resto. La actual situación económica (60%) se ha convertido en el principal reclamo para que los españoles opten por el extranjero, ya que la falta de oportunidades se ha convertido en un problema para muchos profesionales que quieren encontrar un puesto de trabajo. En cualquier caso, no son los únicos. Para los encuestados por Randstad, la posibilidad de encontrar nuevos retos profesionales (11%) también es un factor a tener en cuenta para salir de España.

En esta línea, la formación también ocupa un papel importante, ya que un 10% asegura que cambiaría de país con el objetivo de aprender un idioma nuevo, lo cual no se circunscribe tanto a la necesidad de un puesto de trabajo sino a la preparación de cara a futuros retos laborales y que, además, se suele identificar con el colectivo más joven.

Los hombres más proclives que las mujeres
En cuanto al género, el Estudio de Movilidad Laboral de Randstad también detecta diferencias. Los hombres españoles (65%) están más dispuestos que las mujeres (55%) a la hora de comenzar una nueva etapa profesional en un país extranjero, aunque la muestra detecta un matiz, ya que es entre las féminas donde más ha crecido en el último año esta percepción, con un incremento del 13%, frente al 7% de los varones. Este hecho indica una tendencia de las mujeres cada vez mayor en aras de una incorporación plena dentro del mercado laboral, logrando además una dimensión profesional más móvil que hace unos años.

A mayor nivel formativo, más intención de cambio
Los ciudadanos con estudios universitarios (69%) son los más proclives a salir del país por un puesto de trabajo y de hecho, esta percepción ha subido veintitrés puntos porcentuales en el último año. Datos oficiales revelan una nueva fase migratoria protagonizada por españoles de alta cualificación que no pueden desarrollar sus carreras en España y en el que destacan profesionales de la investigación, la comunicación o la gestión empresarial, entre otros.

Tras ellos, y en esta línea, también los profesionales con un nivel formativo medio (59%) y sin formación (59%) se decantan por el extranjero como alternativa al problema del desempleo en nuestro país, aunque es en estos últimos donde también ha aumentado esta percepción, con un incremento en los últimos doce meses del 14%. Y es que son las personas sin formación las que están encontrando más problemas a la hora de acceder a un empleo.

Los extranjeros, los más interesados en salir de España
En materia de nacionalidad el Estudio Internacional de Movilidad Laboral de Randstad también detecta cambios. Actualmente son más los trabajadores extranjeros (71%) los que cambiarían de país en busca de un empleo, ya que incluso ha registrado un aumento del 16 puntos porcentuales respecto a 2011. Estas cifras concuerdan con los datos oficiales en el que se muestra cómo durante el año pasado se marcharon de España 445.130 inmigrantes.

La encuesta elaborada por Randstad establece como conclusión el perfil de la persona interesada en redirigir su carrera profesional hacia el ámbito internacional. Se trata de un hombre, con estudios superiores, en paro y con una edad comprendida entre los 18 y los 25 años.

Si quieres leer más noticias como ¿Qué hacer si buscas trabajo fuera de España?, te recomendamos que entres en la categoría de Buscar trabajo.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies