Ponte guantes y otros 6 consejos para poner las cadenas del coche con nieve


Ponte guantes y otros 6 consejos para poner las cadenas del coche con nieve

El temporal de nieve que ha asolado a España en los últimos días ha obligado a muchos a hacer uso de las cadenas de nieve. Sin embargo, en muchas ocasiones, ante la falta de uso, dichas cadenas pueden presentar un estado que no es el más óptimo para su uso porque nadie se acuerda de ellas hasta que la necesidad ahoga. Y cuando llega ese momento… ¿cómo poner las cadenas del coche? Hemos preguntado a diferentes expertos del automóvil y te ofrecen sus sabios consejos, como usar siempre guantes, para no lastimarte las manos a bajas temperaturas.

Cómo poner las cadenas del coche

Lo primero que hay hacer es comprobar que las cadenas que se tienen son las adecuadas al vehículo que se esté utilizando. Muchas veces, al adquirir un coche nuevo, normalmente se cogen las que se llevaban en el coche viejo y se meten en el maletero sin probar que son las adecuadas. Para ello, habrá que cotejar que las medidas de las ruedas coinciden con las de las cadenas.

Siempre con guantes

Del mismo modo, es esencial llevar en el coche unos guantes de trabajo. Es algo básico puesto que a la hora de poner las cadenas los guantes evitarán posibles cortes, heridas y congelaciones en las manos.

En condiciones adversas y fuera de la calzada

Siempre es conveniente realizar algún tipo de práctica, en condiciones adversas, con frío, lluvia, etc. Así, cuando llegue el momento de tener que colocar las cadenas en plena nevada, no será necesario buscar ningún manual, puesto que ya se dispondrá de práctica. Por otro lado, siempre se pondrán fuera de la calzada.

¿Dónde se colocan las cadenas de nieve?

Las cadenas y fundas textiles se colocarán siempre en las ruedas motrices, esto es: sobre las ruedas en las que el motor ejerce su fuerza. Por tanto en los vehículos con tracción trasera se deberán colocar en el eje posterior y los vehículos con propulsión delantera en el eje anterior.

Si el vehículo es de tracción total a las cuatro ruedas (4×4), lo ortodoxo es poner cadenas en las cuatro ruedas, ahora bien, si solo dispusiésemos de un juego, estas deberán colocarse siempre en el eje delantero, al ser las que más tracción pierden y además ser las encargadas de cambiar de dirección, por lo que siempre será más conveniente disponer en ella de la mayor adherencia posible.

Cómo elegir cadenas de nieve

Como elegir cadenas de nieve

Las cadenas de nieve son imprescindibles en épocas de nevadas y heladas. Con ellas, evitamos tener sustos en la carretera o que nos tengamos que dar la vuelta para no arriesgarnos y tener un accidente, pero en cuanto desaparezca la nieve, tenemos que quitarlas. Para elegir unas buenas cadenas tenemos que tener en cuenta varios detalles, como por ejemplo las medidas de nuestras ruedas, el diámetro del neumático, el ancho de la llanta o la altura de su perfil. En otras palabras, buscar algo que se agarre bien al terreno. La colocación de las mismas puede ser laboriosa, pero te puede salvar la vida. Aquí te explicaremos algunos datos sobre ellas, pero puedes consultar cualquier duda sobre cadenas de nieve en heuts.es.

Cadenas tradicionales o metálicas

Son las que vulgarmente llamamos «de toda la vida». Son recomendables para aquellas personas que lleva cadenas por si surge un imprevisto. Son las más baratas, pero tienen el inconveniente que son las más complicadas de montar.

Textiles o tejido

Las cadenas de tejido son las favoritas para aquellos conductores que se suelen enfrentar al problema de la nieve con frecuencia ya que son muy eficaces para esa superficie y también para combatir el hielo. Consiste en poner una funda por encima de la rueda, por tanto, son fáciles de montar, pero se deterioran rápidamente. Es conveniente no usarlas para distancias largas y la velocidad máxima aconsejable son los 40km/h.

Araignées o semiautomáticas

Este tipo de cadenas nos ofrece un nivel alto de seguridad, calidad y buenas prestaciones. Se suelen utilizar en situaciones extremas y no tanto en el día a día. Tiene un periodo largo de vida y posee una ventaja importante que es su escaso daño a las llantas, pero presenta dos inconvenientes a tener en cuenta. Uno es el espacio que ocupa en el maletero y el otro es el precio. Unas cadenas ‘araignées’ pueden llegar a valer 500 euros. Su forma es característica ya que se parece a un pulpo. A la hora de ponerlo en nuestra rueda, hay un disco que se tiene que fijar a la llanta mediante tornillos. Por otro lado, una cadena de tipo oruga se tiene que anclar a ese disco por un lado y por otro al neumático.

Cadenas líquidas

Por último encontramos «cadenas líquidas». En realidad no son cadenas como tal ya que consiste en rociar con un spray los neumáticos. Este spray o líquido tiene unas resinas viscosas que hacen que la goma de los neumáticos se pegue mejor al terreno y así no se resbalan. Esta opción tiene que ser algo muy puntual porque además es la menos fiable y no evitaría una posible multa si nos encontramos con algún agente de Policía.

Es aconsejable hacer prácticas con las cadenas en momentos tranquilos que tengas en tu tiempo libre para que cuando llegue el momento de la verdad tardes lo menos posible y así puedas hacer tu viaje seguro. No hay que olvidar que cuando tengas que poner las cadenas tienes que hacerlo en un lugar apartado de la carretera, tienes que poner los triángulos de emergencia para avisar al resto de conductores y muy importante también llevar una velocidad moderada.

Velocidad 40Km/h y sin maniobras bruscas

Una vez que se instalan las cadenas, se tendrá que circular a una velocidad máxima de 40Km/h. No se tiene que sobrepasar, aunque se piense que la adherencia de la cadena sea óptima, ya que, a medida que se aumenta la velocidad, el agarre disminuye. Del mismo modo, las maniobras no tendrán que ser brucas.

Quitarlas cuando ya no sean necesarias

Por otro lado, las cadenas tendrán que ser retiradas en cuanto la capa de nieve o hielo haya desparecido del asfalto. De este modo, ni los neumáticos ni las cadenas sufrirán daños.

Limpiar con agua

A la hora de limpiar las cadenas, se tendrá que hacer con agua, con el fin de eliminar los restos de tierra y sal. Por último, antes de guardarlas en su envase hay que cerciorarse que están secas. De esta forma, se evitará su deterioro por un mal almacenaje y estarán listas para volver a utilizarlas.

Paco Costas enseña cómo poner unas cadenas al coche ante un temporal de nieve

Paco Costas, director de la Escuela CEA de Conducción, explica en este video a todos los automovilistas cómo pueden aprender de manera sencilla y práctica a circular por vías con nieve o hielo, así como poner unas cadenas al coche. El frío, el hielo y la nieve son potentes enemigos de la conducción y más cuando no se saben dominar. En ocasiones, las condiciones climatológicas obligan al conductor a tomar decisiones sobre cómo poner unas cadenas y saber cómo hacerlo.

Instrucciones de uso

Los pasos a seguir para montar unas cadenas convencionales son muy pocos. El automovilista debe extender la cadena por la parte trasera del neumático, agarrarla y subirla a la rueda por su interior. Una vez encima del neumático, el conductor debe engancharla y tensarla. Se puede poner en marcha pero desde CEA recomendamos parar y comprobar las holguras o si se ha soltado un enganche, tensándolos en caso necesario. Además, es importante recordar que siempre hay que quitar las cadenas cuando el asfalto esté seco. Para un buen mantenimiento, después de usar las cadenas, CEA recomienda lavarlas con agua caliente, dejarlas secar y guardarlas en su funda correctamente, preparadas para un nuevo uso.

Y aquí hay otro video explicativo de cómo poner unas cadenas del RACE:

Practicar antes a poner las cadenas

Es recomendable que los conductores prueben la colocación de las cadenas antes de circular, para que cuando deba colocarlas no tenga problemas, que en épocas de invierno o en zonas de mucha nieve se lleven en el maletero del vehículo, que el automovilista se proteja ante el frío y se coloque guantes, e incluso que lleve un soporte para poder arrodillarse en el suelo nevado y no mojarse al colocar las cadenas.

Mejores cadenas de nieve

Las cadenas de nieve o las cadenas de nieve textil puedes encontrarlas en muchos supermercados como Carrefour, Alcampo o en tiendas especializadas como Norauto o Feu Vert o Tiendas Aurgi, incluso también puedes comprar online las mejores cadenas de nieve a precios con descuento.

Existen muchas marcas y tipos de cadenas para nieve y hielo en el mercado y precios muy variados, no siendo en general cómodas de montar, sobre todo el gancho interior cuando las condiciones climáticas son adversas, temperaturas bajo cero, ventiscas, hielo, etc.

CEA recomienda no sólo el uso de cadenas, sino también informarse de la instalación de neumáticos de invierno, en su taller habitual o más cercano, durante la época invernal por ser esta una de las opciones más seguras y confortables.

10 consejos para conducir con climatología adversa

La lluvia, el hielo, la nieve o la niebla son siempre factores de riesgo para la conducción que pueden provocar la pérdida de control del vehículo, falta de adherencia o fatiga extrema.

Antes de emprender cualquier desplazamiento por carretera hay que preparar el vehículo

1. Compruebe los niveles de líquidos, estado de frenos y dirección, lámparas y faros, batería y el dibujo de los neumáticos. Revise las escobillas, ya que en caso de nieve, hielo o lluvia sufrirá el efecto «spray» del resto de los vehículos, los neumáticos del coche de delante le salpicará agua a su parabrisas.

2. No olvide las cadenas o los neumáticos de invierno si va a circular por zonas con riesgo de nieve, así como los triángulos de emergencia, los chalecos de emergencia, herramientas, una manta o fusibles de repuesto.

Programación del viaje

3. Organice el desplazamiento con antelación y estudie el trayecto. Infórmese en Internet, teletexto o el teléfono de la DGT (011). Lleve el teléfono de su asistencia (RACE 902 404545). Compruebe también la meteorología.

4. No se ponga horas de llegada, ni intente recuperar el tiempo tras un atasco: cuando pensamos que la circulación se restablece, pueden aparecer de nuevo las retenciones, aumentando el riesgo de accidente si el pavimento está deslizante.

Consejos de conducción cuando estamos en ruta

5. No inicie un viaje tras la jornada laboral, ni conduzca de forma continuada durante mucho tiempo. Descanse frecuentemente e ingiera refrescos, ya que la conducción invernal aumenta la fatiga y reduce su capacidad de conducción.

6. Nunca beba alcohol si va a conducir, respete las normas y haga utilizar los sistemas de retención para todos los ocupantes.

7. Mantenga siempre la distancia de seguridad, sobre todo en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve, y prevea situaciones de peligro con tiempo suficiente, indicando de la situación al resto de los conductores.

8. En caso de observar o sufrir un accidente, recuerde la conducta PAS: prevenir nuevos riesgo, avisar a las emergencias y socorrer a los heridos en los casos de extrema gravedad. Manténgase en una zona segura mientras espera.

9. Si se aparca en una zona con riesgo de heladas, prevea la congelación de las pastillas de freno. Además, tenga en cuenta levantar los limpiaparabrisas, ya que el peso de la nieve puede romper los ejes.

10. Si se ve inmovilizado por una nevada, deje vía libre a las quitanieves, apague el motor y no abandone el vehículo si no hay un refugio cerca. Tenga siempre combustible suficiente para usar la calefacción en caso de emergencia.

Cómo circular con climatología adversa

Informarse de las condiciones meteorológicas y de la situación de la ruta elegida, para valorar evitar, en la medida de lo posible, los desplazamientos por carretera en las zonas afectadas por nieve.

Los neumáticos de invierno sustituyen a las cadenas y representan la mejor opción con cualquier tipo de climatología en invierno, ofreciendo sus prestaciones óptimas cuando la temperatura es inferior a 7 grados.

Cuando el viento sopla fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo, respetar la distancia de frenado, mantener elevado número de revoluciones y sujetar con firmeza el volante.

Utilizar correctamente el alumbrado. Si la lluvia, la niebla o la nieve reducen la visibilidad, es imprescindible encender el alumbrado de cruce y el específico de niebla.

Y no olvide que:
– La nieve y hielo son responsables del 3,1% de accidentes.
– Siete de cada diez accidentes con mal tiempo tienen lugar con lluvia.
– La niebla conlleva el 3,4% de los accidentes con mala climatología.
– El 4,5% de los accidentes por mala meteorología se atribuyen al viento.

Consejos para conducir con nieve, hielo y lluvia

A partir de esta noche una ola de frío polar que ya está arrasando en el norte de Europa alcanzará la Península Ibérica. Es por ello que al menos 17 provincias están en alerta por hielo y nieve, aunque la nubosidad, viento y frío estará muy presente en todas las provincias. Para que a los automovilistas las inclemencias meteorológicas no les cojan desprevenidos, el Comisariado Europeo del Automóvil ofrecer una serie de consejos si se tiene que circular en estas condiciones.

Placas de hielo
Una de las situaciones más peligrosas que se puede encontrar al volante durante estos días son las placas de hielo. Al pasar por una de ellas, el conductor debe levantar suavemente el pie del acelerador, no frenar y dirigir el volante hacia el lado a donde se va la parte trasera del coche. Si el vehículo tiene ABS, el sistema actuará de forma que la pérdida de control sea menor. Para circular por carreteras nevadas es imprescindible poner las cadenas. Circular, si las hay, por las roderas que hayan dejado con anterioridad otros vehículos. En caso de descendimiento por pendientes, hacerlo a velocidad muy reducida y utilizando el freno lo menos posible, jugando con una velocidad corta que retenga el coche. Con las cadenas instaladas, el funcionamiento del vehículo puede variar por tanto: hay que evitar frenar y acelerar bruscamente, nunca circular a más de 50 km/h ni por terreno sin hielo o nieve.

Otra de las dificultades que vamos a encontrarnos es el viento al que se le atribuye el 4,5% de los accidentes por mala meteorología. Cuando el viento sopla excesivamente fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, mantener un elevado número de revoluciones en el coche para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria.

Pero sin duda, la circunstancia más peligrosa es la aparición de la lluvia que es el causante de siete de cada diez accidentes con mal tiempo. Es recomendable que si circula con su vehículo por una zona anegada por agua, circule lentamente y en primera para evitar que el motor se moje y se pare. Tenga especial cuidado con los frenos ya que no suelen funcionar correctamente cuando las ruedas están empapadas. Evite tramos inundados y si el agua le llega más allá de las rodillas abandone el vehículo.

En caso de lluvia hay que adecuar la velocidad al estado de la vía ya que las condiciones del pavimento y la visibilidad merman. En zonas de abundante agua, el coche puede producir el llamado efecto aquaplaning, que es uno de los más peligrosos (deslizamiento y descontrol del coche). Si se ha producido, levantar suavemente el pie del acelerador y sujetar con fuerza el volante, pero nunca frenar. Es recomendable revisar el estado de las escobillas del limpiaparabrisas y añadir un poco de líquido anticongelante al agua del limpia.

Si la lluvia no es tan fuerte, el automovilista debe tener en cuenta que las primeras gotas mezcladas con el polvo y la suciedad de la calzada convierten el firme en deslizante, por lo que hay que conducir en vehículo con mucha precaución. Por lo tanto, aumente la distancia de seguridad entre los vehículos y reduzca la velocidad. Además, si aumenta la distancia de seguridad evitará el efecto spray, lluvia pulverizada y sucia que va a parar al parabrisas.

Al igual que con la lluvia, la niebla es un gran impedimento para una conducción segura. Lo primero que se debe hacer al circular por una zona de bancos de niebla es aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, encender las luces antiniebla y circular fijándose, principalmente, en las líneas de la carretera.

El pasado mes de noviembre el Ministerio de Fomento anunciaba que en la Red de Carreteas del Estado están preparadas 1.431 máquinas quitanieves y más de 218.000 toneladas de sal para la minimizar las perturbaciones al tráfico como consecuencia de las nevadas.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, con un promedio de 4,00 sobre 5)

AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies