17 consejos para conducir en invierno

10 consejos para conducir en invierno
NOTICIA de Javi Navarro
05.01.2021 - 11:48h    Actualizado 13.01.2021 - 10:02h

El RACE ofrece 10 recomendaciones para circular en carretera durante el invierno. Agua, hielo e incluso nieve forman parte del panorama de las vías de circulación durante estos días, por lo que nunca está de más recordar los siguientes consejos. Extreme siempre la precaución para evitar posibles incidentes al volante.

Cómo conducir en invierno: Recomendaciones

1. Compruebe los niveles de líquidos, estado de frenos y dirección, lámparas y faros, batería y el dibujo de los neumáticos. Revise las escobillas, ya que en caso de nieve, hielo o lluvia sufrirá el efecto “spray” del resto de los vehículos que circulan delante. Respecto a los líquidos, debes prestar especial atención al anticongelante. Es importante un perfecto estado de frenos y dirección, batería, así como el dibujo de los neumáticos.

2. No olvide las cadenas o los neumáticos de invierno si va a circular por zonas con riesgo de nieve, así como los triángulos de emergencia, los chalecos de emergencia, herramientas, una manta o fusibles de repuesto. En caso de duda, consulta cómo colocar las cadenas.

3. Programe el desplazamiento con antelación y estudie el trayecto. Infórmese en Internet, teletexto o el teléfono de la DGT (011). Lleve el teléfono de su asistencia (RACE 902 404545). Estudie el trayecto, ya que en caso de retención prolongada por nieve podrá buscar una ruta o paradas alternativas, sobre todo si viaja con niños. Compruebe también la meteorología.

4. No se ponga horas de llegada, ni intente recuperar el tiempo tras un atasco: cuando pensamos que la circulación se restablece, pueden aparecer de nuevo las retenciones, aumentando el riesgo si el pavimento está deslizante.

5. No inicie un viaje tras la jornada laboral, ni conduzca de forma continuada durante mucho tiempo. Descanse frecuentemente e ingiera refrescos, ya que la conducción invernal aumenta la fatiga y reduce su capacidad de conducción.

6. Nunca beba alcohol si va a conducir, respete las normas y haga utilizar los sistemas de retención para todos los ocupantes.

7. Mantenga siempre la distancia de seguridad, sobre todo en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve, y prevea situaciones de peligro con tiempo suficiente.

8. En caso de observar o sufrir un accidente, recuerde la conducta PAS: prevenir nuevos riesgo, avisar a las emergencias y socorrer a los heridos en los casos de extrema gravedad. Manténgase en una zona segura mientras espera.

9. Si aparca en una zona con heladas, prevea la congelación de las pastillas de frenos. Levante los limpiaparabrisas: el peso de la nieve puede romper los ejes. Los limpiaparabrisas son un punto clave ante mala visibilidad cuando conducimos. Por desgracia, la mayoría de los conductores no los revisan con la frecuencia adecuada. Los tratamientos hidrofóbicos, como un repelente de lluvia, también ayudan a mejorar la visibilidad, especialmente durante la noche.

10. Si se ve inmovilizado por una nevada, deje vía libre a las quitanieves, apague el motor y no abandone el vehículo si no hay un refugio cerca. Tenga siempre combustible suficiente para usar la calefacción en caso de emergencia.

11. La vía puede convertirse en una pista de hielo. Evite zonas sombrías (zonas arboladas en los laterales de la carretera) y tenga en cuenta que a primera hora puede existir hielo. Hay que adecuar en todo momento la velocidad a la zona de visibilidad y a la adherencia del suelo.

12. No realice una conducción continuada durante mucho tiempo. Descanse frecuentemente, puesto que la conducción invernal aumenta la fatiga y reduce su capacidad de conducción, aumentando el riesgo.

13. Si va a utilizar la calefacción para eliminar el vaho, tenga en cuenta la somnolencia, sobre todo a primera hora y última hora de la tarde. Para ello, baje un poco las ventanillas para que entre el fresco – Nunca beba alcohol si va a conducir, respete las normas y haga utilizar los sistemas de retención para todos los ocupantes.

14. Mantenga siempre la distancia de seguridad, sobre todo en caso de lluvia, niebla, hielo o nieve, y prevea situaciones de peligro con tiempo suficiente, indicando de la situación al resto de los conductores.

15. Si va a conducir de noche, sea consciente de la fatiga provocada por la tensión. Revise y limpie sus faros, ya que pueden quedar inutilizados al acumularse nieve, adapte su altura a la carga del vehículo, y aumente la distancia de seguridad. Ante el primer síntoma de cansancio, pare y descanse.

16. Si el asfalto por el que se circula es muy deslizante, hay que actuar con mucha suavidad sobre el volante, el acelerador y el freno. Hay que utilizar marchas largas si la adherencia disminuye de forma drástica. Tenga en cuenta, además, la necesidad de aumentar la distancia de seguridad y procurar evitar los adelantamientos. Y si el suelo es muy deslizante, puede quitar aire a las ruedas, ajustándolas a su nivel lo antes posible.

17. Disponga siempre de combustible suficiente; además de disponer de más tiempo de calefacción en caso de emergencia, le aportará peso adicional para circular en zonas resbaladizas.

Recomendaciones de la DGT para viajar en coche en invierno

Estamos en pleno otoño, ya han aparecido las lluvias y dentro de poco nos visitará la nieve. Igual que con la lluvia veremos a la nieve abrir telediarios con carreteras cortadas o accidentes de tráfico. Desgraciadamente estamos ya acostumbrados a esto en invierno. Sin embargo, para tratar de atenuar los efectos de los temporales hibernales la Dirección General de Tráfico (DGT) ofrece una serie de consejos muy útiles que nos pueden ayudar a evitar accidentes o a que las consecuencias de estos no se agraven.

Aunque preparada la campaña de invierno con la provisión de miles de kilos de sal para las carreteras y la puesta a punto de un parque importante de máquinas quita nieves, muchos de los accidentes en invierno son inevitables. Pero otros muchos sí que se podrían evitar siguiendo unos pequeños consejos.

El primero es que si es imprescindible viajar por carretera, debe ir muy atento y tener especial cuidado con las placas de hielo. Infórmese de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, extreme las precauciones, revise el vehículo y atienda las recomendaciones de Tráfico.

La Dirección General de Tráfico ofrece gratuitamente información del estado de la circulación y de las incidencias que pueden afectarla, para una correcta planificación de los viajes por carretera, a través del teléfono móvil (Movistar 505 ó 404; Vodafone 141; Orange 2230), a través de internet (www.dgt.es), a través de los boletines horarios en radio y a través de los teletextos de las cadenas de televisión nacionales.

Otro de los consejos apunta a extremar las precauciones, especialmente en la salida de túneles, adelantamientos y cruce con vehículos pesados en carreteras de doble sentido. Preste atención ante la posible presencia de obstáculos en la carretera. Antes de emprender un viaje, revise los neumáticos, anticongelante y frenos. Además, hay que tener la precaución de llenar el depósito de la gasolina y llevar cadenas.

Es útil además llevar ropa de abrigo (pero no conducir con el abrigo puesto de no ser extremadamente necesario para ir cómodo) y un teléfono móvil con batería de recambio y cargador de automóvil.

Si está atrapado en la nieve, se aconseja permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo. En caso de quedarse aislado y necesitar ayuda, no intente resolver la situación por sí mismo, trate de informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, espere asistencia.

Las piezas de coche que hay que revisar antes de la llegada del invierno

Las piezas de coche que hay que revisar antes de la llegada del invierno

Parece que el frío llegará pronto, aunque ya se ha instalado en muchas zonas de España. Durante los próximos meses nos esperan bajas temperaturas, nieve en muchas zonas, intensas lluvias y fuertes heladas en varias zonas de la Península. El próximo puente de diciembre será largo y por tanto muchos de vosotros ya estáis preparando destino para desconectar del día día. Seguro que eres de esos que durante el verano ha descuidado su coche y sigue con las sillas de playa en el maletero. Es importante hacer un repaso a varios aspectos de nuestro coche con la llegada del invierno. ¿Hacemos un repaso de lo que debes revisar y las piezas de coche que debes comprobar?

Adaptar la conducción

Antes de empezar con el repaso, lo primero es cambiar nuestra manera de conducir y adaptarla al estado de la carretera y a las circunstancias climáticas. No es lo mismo conducir en una carretera secundaría un 15 de julio a las 3 de la tarde que hacerlo con fuertes lluvias un 9 de enero a las 8 de la mañana.

Las piezas clave

Ya lo habrás notado. Las horas de luz son menos y cuando vuelves a casa en coche debes encender las luces de forma más habitual. Hay que comprobar que todas las luces del coche funcionan correctamente. Recuerda que no solo sirven para que veamos sino que también nos pueden ver los demás.

Se prevén lluvias y más lluvias. Fíjate y comprueba que las gomas del limpiaparabrisas hacen correctamente su trabajo y te permiten una visibilidad correcta. Suelen estar desgastadas por el sol, si tu coche es de esos que duermen al raso. La visibilidad en carretera es fundamental para evitar accidentes, sobre todo en las horas en las que el sol se pone o empieza a salir y provoca un cambio de luz que puede afectar a nuestra conducción.

También podemos quedarnos ‘ciegos’ si, por ejemplo, la visibilidad se ve reducida por el empeñamiento de las lunas. Por eso tenemos que tener a punto el sistema de climatización del vehículo. Hay que comprobar que el “antivaho” funciona de forma correcta, tanto en la parte delantera como en la trasera. El exceso de vaho nos dificulta la visibilidad y hace más probable un accidente. Aquí te dejamos más detalles de cómo mantener las lunas del coche en invierno.

Uno de los principales aspectos a revisar con la llegada del invierno son los neumáticos. Dependiendo de la zona en la que residas, seguramente necesitarás los llamados neumáticos de invierno. En algunos países de Europa son obligatorios con el cambio de estación.

Ante las nevadas, revisa las piezas de coche antes de la llegada del invierno-1

Estos neumáticos están pensados para funcionar correctamente a una temperatura inferior a unos 8 grados. Con ellos podemos reducir la distancia de frenado en zonas con helada, además de indispensables para rodar por la nieve. Hemos visto aspectos que implican directamente la seguridad del vehículo y el desgaste por el uso cotidiano. Estas son piezas de un coche que se recomiendan comprar nuevas.

Mantenimiento del coche con el frío del invierno

El mantenimiento del vehículo es incluso más importante en invierno, cuando las bajas temperaturas podrían convertir una simple avería en una situación más problemática. Como consecuencia de las bajas temperaturas, hay ciertas partes del coche más susceptibles de sufrir una avería, y que por tanto requieren un mayor cuidado. Entre ellas se encuentran:

· Sistemas de refrigeración – Hay que asegurarse de contar con la mezcla correcta de anticongelante para mantener funcionando el sistema de refrigeración sin problemas.

· Correas y manguitos – Se debe confirmar que las correas y los manguitos funcionan correctamente, porque el frío puede contribuir a que se rajen o rompan con mayor facilidad.

· Climatizador y calefacción – Confirme que su climatizador o sistema de aire acondicionado funciona correctamente para acondicionar el vehículo a una temperatura caliente.

· Neumáticos – Comprobar regularmente la presión de los neumáticos, ya que las bajas temperaturas pueden contraer el aire de las ruedas y provocar una peligrosa pérdida de presión.

· Batería – Las temperaturas invernales pueden hacer que la batería se descargue; hay que asegurarse de que está en buenas condiciones y completamente cargada.

· Limpia-parabrisas y líquido limpiador – Es necesario comprobar que los limpia-parabrisas funcionan correctamente y que el líquido limpiador fluye sin problemas con el fin de apartar fácilmente nieve, arena, sal y suciedad del parabrisas.

· Aceite – Consultar a un mecánico o el manual del vehículo para saber si el motor podría beneficiarse de aplicar un aceite de mayor viscosidad en invierno.

· Mapas actualizados. Las actualizaciones cartográficas de los sistemas de navegación GPS evitan que los conductores se pierdan en las carreteras menos transitadas. El proveedor de mapas digitales NAVTEQ recomienda actualizar los sistemas de navegación con el fin de que los conductores planifiquen y se prepararen frente a esta próxima estación invernal.

Revisiones del coche en invierno

Hielo, lluvia, nieve, granizo, niebla o viento, así es el invierno. Los automovilistas lo tienen aún más difícil en esta época. El Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) ofrece una serie de consejos para no quedarse tirado en la carretera y llevar el vehículo perfectamente equipado.

Es fundamental que durante la época invernal los automovilistas tengan su coche a punto y preparado ante cualquier imprevisto que pueda suceder. Por ello, desde CEA recomiendan que los automovilistas revisen su vehículo en esta época del año:

  • Hay que fijarse principalmente en el sistema de refrigeración.
  • Revisar los niveles de líquido anticongelante.
  • Comprobar que se llevan los neumáticos en perfecto estado para que agarren al pavimento.
  • Asegurarse del correcto funcionamiento del alumbrado y los frenos.
  • Comprobar también el estado de las escobillas.
  • CEA recomienda añadir un poco de anticongelante al líquido limpiaparabrisas.
  • Es bueno que en la circulación se llene el depósito, nunca sabe cuando un gran volumen de nieve puede detener su marcha.

Dependiendo de la diferente climatología el vehículo puede reaccionar de formas distintas. Por ello CEA le ofrece una serie de consejos si hay nieve, lluvia, niebla o viento.

Nieve
También se recomienda llevar en el vehículo las cadenas. Y es que la nieve es el gran enemigo del automovilista. Además de que el vehículo puede hacer extraños por la falta de adherencia al pavimento, al aparcar también hay que dejar los limpiaparabrisas levantados. Esta medida se hace para evitar que el peso de la nieve rompa los limpiaparabrisas. Es interesante llevar un rascador dentro del vehículo, ya que quita el hielo de los cristales congelados. Si por el excesivo frío se congela la cerradura del coche, conviene calentar la llave con un mechero e introducirla lentamente.

Placas de hielo
Una de las situaciones más peligrosas que se puede encontrar al volante durante estos días son las placas de hielo. Al pasar por una de ellas, el conductor debe levantar suavemente el pie del acelerador, no frenar y dirigir el volante hacia el lado a donde se va la parte trasera del coche. Si el vehículo tiene ABS, el sistema actuará de forma que la pérdida de control sea menor. Para circular por carreteras nevadas es imprescindible poner las cadenas. Circular, si las hay, por las roderas que hayan dejado con anterioridad otros vehículos. En caso de descendimiento por pendientes, hacerlo a velocidad muy reducida y utilizando el freno lo menos posible, jugando con una velocidad corta que retenga el coche. Con las cadenas instaladas, el funcionamiento del vehículo puede variar por tanto: hay que evitar frenar y acelerar bruscamente, nunca circular a más de 50 km/h ni por terreno sin hielo o nieve.

Lluvia
Es muy probable que en la época invernal las lluvias sean muy abundantes, por lo que una serie de consejos de conducción con lluvia siempre vienen bien. Es recomendable que si circula con su vehículo por una zona anegada por agua, circule lentamente y en primera para evitar que el motor se moje y se pare. Tenga especial cuidado con los frenos ya que no suelen funcionar correctamente cuando las ruedas están empapadas. Evite tramos inundados y si el agua le llega más allá de las rodillas abandone el vehículo. Además, el coche puede producir el llamado efecto aquaplaning, que es uno de los más peligrosos (deslizamiento y descontrol del coche). Si se ha producido, el conductor debe levantar suavemente el pie del acelerador y sujetar con fuerza el volante, pero nunca frenar.

En caso de la lluvia no sea tan fuerte, las primeras gotas mezcladas con el polvo y la suciedad de la calzada convierten el firme en deslizante, por lo que hay que conducir en vehículo con mucha precaución. Por lo tanto, se debe aumentar la distancia de seguridad entre los vehículos y reducir la velocidad.

Niebla
Al igual que con la lluvia, la niebla es un gran impedimento para una conducción segura. Lo primero que se debe hacer al circular por una zona de bancos de niebla es aumentar la distancia de seguridad, reducir la velocidad, encender las luces antiniebla y circular fijándose, principalmente, en las líneas de la carretera.

Viento
Cuando el viento sopla excesivamente fuerte, es recomendable aminorar la velocidad del vehículo y sujetar con firmeza el volante, especialmente si se está adelantando a un vehículo de gran tamaño. En estas situaciones, es conveniente mantener un elevado número de revoluciones en el coche para que la fuerza del motor ayude a mantener la trayectoria.

Además en función del tipo de vehículo también hay tener en cuenta una serie de factores

Todo Terreno
Muchos automovilistas se han sumado a la moda de los 4×4.

Si se conduce un todo terreno en condiciones adversas hay que tener en cuenta otra serie de puntos. Si está ante una zanja, lo mejor es pasarla en diagonal y muy lentamente. Si circula sobre barro recuerde que es importante frenar con mucha suavidad y anticipación. El sistema antibloqueo de frenos (ABS) que de tantos problemas nos puede sacar, cuando aparece el barro, puede convertirse en uno de nuestros peores enemigos. La suavidad en el manejo del coche puede evitarlo.

Motocicletas
Para los vehículos de dos ruedas, el mal tiempo puede ocasionar muchos problemas. CEA le ofrece una serie de consejos si circula en moto ante un temporal:

  • Utilice botas, guantes y ropa resistente a las bajas temperaturas. Una persona que tiene frío reacciona con más lentitud; su falta de tacto en pies y manos provoca también que los mandos se accionen con mayor brusquedad.
  • Deténgase frecuentemente para desentumecer los músculos.Tome alguna bebida caliente e, incluso, realice algún ejercicio ligero de calentamiento.
  • Aplique algún tratamiento antivaho a la visera del casco para evitar que se empañe.
  • Para frenar, reparta el esfuerzo: el 60% en la rueda delantera y el 40% en la trasera. La rueda trasera bloqueada es mucho más fácil de controlar que la delantera.
  • Si comienza a llover, es preferible que se detenga hasta que la lluvia haya arrastrado el polvo y la grasa de la carretera. Recuerde también que la visibilidad de los coches se reduce, por lo que no debe olvidar encender las luces (es obligatorio). Vista prendas de colores llamativos para que los automovilistas puedan verle más fácilmente.
  • Procure no pisar las marcas viales de la calzada, ya que son deslizantes.
  • Acelere con suavidad si el suelo está mojado o frío.

¿Sabía que?…

  • Si circula con lluvia o niebla, no se acerque al vehículo precedente. Con ello evitara el “efecto spray” (la lluvia pulverizada y sucia va a parar a tu parabrisas). Y siempre, aumentando la distancia de seguridad y encendiendo las luces antiniebla.
  • El cambio de temperatura interior/exterior empaña los cristales: utilice el climatizador o aire acondicionado con aire caliente.
  • Si aparca en un lugar en el que previsiblemente va a nevar, no debe poner el freno de mano sino una marcha metida.
  • Para limpiar los cristales helados, rocie el cristal con alcohol de quemar y rasque con una tarjeta de credito.

Decálogo para conducir con seguridad en invierno

La empresa de alquiler de coches Avis y la agencia de gestión de soluciones de riesgo Interactive Driving Systems se han unido para la elaboración de un decálogo con recomendaciones para una conducción segura en invierno. Una época en que la temporada de esquí y las fiestas navideñas favorecen un incremento de los desplazamientos por carretera.

1_ Consulte las condiciones metereológicas antes de iniciar el viaje. De esta manera sabrá las condiciones que le depara la carretera. Puede comprobar las previsiones meteorológicas y el estado de las carreteras

2_ Mantenga la distancia de seguridad. El tiempo de frenado aumenta hasta diez veces cuando hay hielo en la carretera y hasta dos veces cuando la carretera está mojada.

3_ Conduzca con precaución: mantenga una velocidad prudente y acelere con suavidad. Siempre sujetando el volante con firmeza y evitando movimientos bruscos

4_No frene repentinamente y evite derrapes.

Si el derrape se produce por exceso de frenada, lo primero que hay que hacer es dejar de frenar inmediatamente, levantando el pie del pedal del freno. El coleo del vehículo se puede corregir con un ligero movimiento de la dirección, girando el volante en el mismo sentido en que se desplaza o derrapa el eje trasero, sin dejar de acelerar, para que las ruedas recuperen la trayectoria.

5_Las prisas no son buenas. Planifique el viaje y asegúrese de que dispone de tiempo suficiente para realizar el trayecto sin tener que correr hacia su destino. Es mejor llegar tarde que no llegar nunca.

6_En condiciones de niebla, encienda inmediatamente el alumbrado correspondiente (de cruce o de niebla) para asegurarse no sólo de ver sino de ser visto.

7_ Atención al acquaplanning. Evite cruzar bolsas de agua cuando no puede calcular su profundidad.

8_ Asegúrese de que su reserva de combustible es la adecuada y lleve consigo un kit con artículos básicos de emergencia (adicionales a los ya obligatorios como los chalecos reflectantes o los triángulos de señalización). Entre ellos, es aconsejable llevar ropa de abrigo, botas, linterna, mantas, agua y comida.

9_ Avise a algún familiar o conocido de sus planes de viaje y avísele cuando llegue a su destino.

10_ No olvide el teléfono móvil con los datos de contacto de los servicios de emergencia y compañía aseguradora.

Puesta a punto

Además, los conductores pueden reducir el riesgo de accidentes con la correspondiente puesta a punto de su vehículo. Según Interactive Driving Systems, los vehículos necesitan una revisión de temporada para afrontar sin sobresaltos el invierno. Entre los elementos a revisar: sistemas eléctricos, frenos, neumáticos, tubo de escape, limpiaparabrisas, radiador, anticongelante y calefacción. No obstante, según indica la firma, muchos conductores son reacios a esta puesta a punto bien porque no están seguros del tiempo que les tomará la revisión bien porque no están dispuestos a pagar su coste.

Carlos Marina, Consejero Delegado de Avis Iberia, señala que “la conducción en invierno requiere de mayor cuidado y preparación para evitar averías o accidentes. Es fundamental concienciar al conductor en aquellas pequeñas cosas que puede hacer antes y durante su viaje por carretera para asegurar que llega a su destino sano y salvo. Con las vacaciones navideñas acercándose, se intensificará el tráfico en las principales carreteras y es el momento de que los conductores se preparen”.

Cómo circular con climatología adversa

Informarse de las condiciones meteorológicas y de la situación de la ruta elegida, para valorar evitar, en la medida de lo posible, los desplazamientos por carretera en las zonas afectadas por nieve.

Los neumáticos de invierno sustituyen a las cadenas y representan la mejor opción con cualquier tipo de climatología en invierno, ofreciendo sus prestaciones óptimas cuando la temperatura es inferior a 7 grados.

Cuando el viento sopla fuerte, se debe aminorar la velocidad del vehículo, respetar la distancia de frenado, mantener elevado número de revoluciones y sujetar con firmeza el volante.

Utilizar correctamente el alumbrado.

Si la lluvia, la niebla o la nieve reducen la visibilidad, es imprescindible encender el alumbrado de cruce y el específico de niebla.

Y no olvide que:

– La nieve y hielo son responsables del 3,1% de accidentes.

– Siete de cada diez accidentes con mal tiempo tienen lugar con lluvia.

– La niebla conlleva el 3,4% de los accidentes con mala climatología.

– El 4,5% de los accidentes por mala meteorología se atribuyen al viento.

Al conducir en invierno se extrema la prudencia

El 83% de los conductores españoles reconoce que la llegada del ‘horario de invierno’ y con ello de menos horas de luz, les incita a extremar la prudencia y concentración al volante, según un estudio elaborado por la plataforma de vehículos online AutoScout24, con motivo del cambio de hora. El estudio -realizado entre más de 7.000 usuarios- revela cómo el hecho de que anochezca antes provoca un claro cambio de hábitos entre los conductores, conscientes de que las probabilidades de tener un accidente son mayores cuando la visibilidad es menor. De hecho, casi siete de cada diez (66%) reconoce que es precisamente en esta época del año cuando más “sustos” ha sufrido en carretera.

En este sentido, una tercera parte de los conductores (33%) asegura que el hecho de que los días sean más cortos disminuye su sentido de la orientación, obligándoles a prestar especial atención a los límites de velocidad para no pisar el acelerador más de lo debido y reaccionar más rápidamente ante cualquier imprevisto o equívoco.

Además, curiosamente, una buena parte de ellos procuran evitar distracciones mientras conducen por la sensación de inseguridad que provoca la falta de luz. Así, llama la atención que casi un 70% baje el volumen o incluso apague la radio de forma inconsciente para aumentar la concentración al volante.

Asimismo, el informe de AutoScout24 muestra que la llegada del “horario de invierno” incita a un 23% de los conductores a revisar el buen estado de su vehículo, confesando que en esta época del año les da mayor reparo sufrir una avería que les deje “tirados” en la carretera en medio del frío, la lluvia o la nieve.

En este sentido, el 59% asegura que lo primero que comprueba es la correcta presión de los neumáticos, mientras que el 23% confiere prioridad al buen estado del motor, especialmente al nivel de anticongelante. Por su parte, el 12% comprueba las luces, frente a un 6% que se centra en la batería.

Al mal tiempo, buena cara
Curiosamente, este impacto del cambio de hora en los hábitos de conducción no consigue alterar el buen ánimo de los automovilistas, ya que tan sólo dos de cada diez (16,7%) afirma verse atrapado por la tristeza cuando la falta de luz natural les sorprende conduciendo.

De esta manera, la encuesta muestra que la mitad los españoles prefiere el invierno antes que el verano para hacer kilómetros, ya que mientras el calor es mal compañero de viaje, el mal tiempo, por el contrario, “invita” a coger el vehículo particular por cuestión de comodidad y “sensación de refugio”.

Cómo conducir con mucha lluvia y riesgo de riadas o inundaciones

Conducir con lluvia, peligroso cuando hay riadas.España está en alerta por el riesgo de lluvias, unos cambios meteorológicos que han irrumpido con fuerza y que en muchas ocasiones suponen un alto riesgo para los conductores como se ha demostrado a lo largo del día de hoy tras las riadas en Málaga. Para evitar este peligro, el RACE recuerda recomendaciones, entre la que destaca la más importante: salvar la vida antes que el vehículo. Siempre que sea posible, hay que evitar el estacionamiento en zonas de riesgo, nunca cruzar una riada, consultar el parte meteorológico o informarse de la situación del tráfico.

Ante los riesgos de riadas e inundaciones, hay que reducir la probabilidad de sufrir daños. Si vamos a realizar un viaje, es muy importante conocer el estado de las vías y la situación meteorológica que nos podamos encontrar. Resulta de vital importancia llevar el vehículo en perfectos estado, teniendo en cuenta el dibujo y la presión de los neumáticos, escobillas, nivel de líquidos incluido el agua del limpiaparabrisas, y carburante suficiente para poder resolver un imprevisto que nos impida continuar la marcha.

Durante la conducción, deberemos estar atentos a las circunstancias del tráfico, de las señales informativas y de las indicaciones de los agentes. Nunca debemos arriesgar nuestra seguridad cruzando badenes inundados o zonas anegadas, ya que desconocemos la profundidad o los posibles socavones ocultos por el agua, corriendo el riesgo de dejar nuestro vehículo atrapado en la balsa de agua. Es importante recordar que cuando un vehículo se ve anegado, pierde toda la tracción, y puede incluso ser desplazado sin control alguno por parte de los ocupantes.

Aumente la distancia de seguridad con respecto al resto de vehículos, adecue la velocidad a las circunstancias del tráfico, evite adelantar en vías de doble sentido, y preste especial atención a peatones, ciclistas o motoristas, ya que la lluvia intensa reduce la visibilidad, aumenta la distancia de detección y provoca reacciones imprevisibles en el vehículo (pérdida de adherencia, riesgo de perder el control…).

Aquaplanning

También tenga especial precaución con el riesgo de aquaplanning en balsas de agua que se pueden producir como consecuencia de estas lluvias. En este caso, sujete firmemente el volante, deje de acelerar y nunca toque el freno en estas zonas. En el caso de vermos sorprendidos por la riada, es importante abandonar el vehículo (salvar la vida, no el vehículo) en los primeros estadios, y sobre todo hacernos ver para ser atendidos por las emergencias. Olvídese de sus pertenencias, ya que las trombas de aguas son imprevisibles, rápidas y muy peligrosas. Deje las llaves puestas para que las emergencias puedan retirar su vehículo.

Una vez nos vemos atrapados por el agua, hay que considerar los diferentes escenarios que se pueden producir:

El agua puede impedir que abramos la puerta por la presión. En ese caso, no intente salir. Póngase el cinturón para prevenir posibles impactos por el desplazamiento del vehículo, hágase ver y espere las emergencias.

Si el coche se inunda, debe esperar a que se iguale la presión, momento en el que podrá abrir la puerta para salir. Mantener la calma es lo más importante. Este caso es similar al que se produce cuando nuestro vehículo cae a un río, pantano o similar: tras el impacto, soltarse del cinturón y esperar a poder abrir la puerta o la ventanilla para salir.

Estacionamiento en zonas de riesgo
Para prevenir daños en nuestro vehículo, ya sean pos la propia inundación o como consecuencias de los impactos producidos por el desplazamiento, nunca estacione en zonas de riesgo de inundación. En algunas localidades incluso disponen de señales que advierten de este riesgo. Desde el RACE solicitamos a todas las instituciones que estudien las zonas de riesgo de inundación, y que señalicen debidamente estas áreas para prevenir estos riesgos. A través de los medios de comunicación locales también se puede advertir a la población sobre las previsiones de lluvia intensa, recomendando otras zonas de estacionamiento alternativo. También es importante estudiar el estado de aparcamientos y garajes, y disponer de un plan de emergencias para prevenir estos casos.

Neumáticos en buen estado, indispensable para su seguridad en tiempos de lluvia

Llega el otoño y la temporada con más probabilidad de lluvias inesperadas. Conducir con los neumáticos en buen estado mejora su seguridad en carreteras mojadas y en cualquier situación. Los neumáticos mejor valorados en el mercado tienen muy en cuenta los factores de riesgo que pueden dificultar la conducción. Continental y Michelin están entre las mejores marcas.

Un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) otorgaba a Continental el puesto de fabricante mejor valorado según su comparativa. En cambio, Michelin se consideraba la marca de neumáticos con mayor durabilidad en proporción a los kilómetros recorridos por un utilitario en uso. Los españoles somos el segundo país europeo que más kilómetros realizamos al año, según este informe.

Neumáticos sobre mojado
La OCU en su informe ha encontrado que, en general, se ha perfeccionado la fabricación de los neumáticos y que se da una mejora sustancial en las pruebas realizadas en cuanto al comportamiento en mojado de los neumáticos fabricados hoy en día. La organización de consumidores achaca esta mejora al esfuerzo elaborado por todos los fabricantes mundiales (muchos asiáticos) a conseguir adaptarse a la etiqueta o “licencia” europea de neumáticos; requisitos de homologación de fabricación de este tipo de productos a nivel de normativa de la Unión europea.

Los mejor valorados por el informe de la OCU
Lo más negativo del informe es que los españoles somos los conductores que menos cambiamos de neumáticos cuando es necesario. Además, la OCU observa que los cambios de ruedas son por parejas y no haciendo el cambio de los cuatro neumáticos que es lo recomendado por las normativas de Tráfico, los especialistas y los fabricantes de neumáticos.

Los neumáticos mejor valorados para vehículos, turismos y utilitarios, siguiendo criterios de comportamiento en carretera seca, mojada; duración, ruido y por consumo son:

En neumáticos 165/70 R 14 T
1. Continental
2. Michelin
3. Pirelli

En neumáticos de 205/55 R 16 V
1. Continental
2. Goodyear
3. Dunlop

En resumen, según la OCU, los Continental tienen mejor respuesta en comportamiento general y los Michelin resultan más ecológicos, en relación con el impacto medioambiental estudiado en el informe. La conclusión es que se deberían observar más a menudo los neumáticos, sobre todo en malas condiciones climáticas, y no esperar al último momento para cambiarlos.

Si quieres leer más noticias como 17 consejos para conducir en invierno, te recomendamos que entres en la categoría de Recambios y Mantenimiento.


WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp