¿Qué ocurre en una cuenta bancaria con dos titulares si uno fallece?

¿Qué ocurre en una cuenta bancaria con dos titulares si uno fallece?
NOTICIA de Jessica Pascual
21.09.2021 - 11:53h    Actualizado 14.10.2021 - 12:11h

Depende del poder que tengan todos los titulares de la cuenta. Si se trata de una cuenta conjunta o mancomunidad con varios titulares, ninguno de ellos puede disponer libremente del dinero a no ser de que los herederos del fallecido expresen lo contrario. Mientras que en las cuentas con varios titulares indistintas, el resto podrá disponer de la parte proporcional de los fondos a su antojo.

Qué pasa si el titular de la cuenta fallece

Es cada vez más común que las personas mayores estén acompañadas en las cuentas, ya sea con otro titular o un autorizado. Una de las dudas más frecuentes es qué pasa con el dinero de esa cuenta cuando el titular fallece.

En caso de que la cuenta con varios titulares fuera indistinta, el resto puede acceder y utilizar la parte proporcional del dinero libremente. Es decir, si una cuenta tiene tres titulares y uno fallece, los otros dos tendrían acceso a un tercio de los fondos cada uno.

En el caso de ser autorizado, desde el momento del fallecimiento no podrá disponer de ese dinero. Es decir, no podrá retirar los fondos de la cuenta.

Y si se trata de una cuenta conjunta, para desbloquear el dinero, es el cotitular el que debe informar al banco de lo sucedido y presentar la documentación pertinente para acreditar la defunción del titular y proceder a cambiar el tipo de cuenta bancaria.

El cotitular tiene que presentar en el banco la siguiente documentación:

Hasta que no se abra y apruebe el testamento el dinero permanece bloqueado. A partir de ese momento, cuando el dinero de la persona que ha fallecido se haya otorgado a los herederos, el cotitular pasará a tener la potestad de la cuenta bancaria o podrá cambiarla directamente y abrir otra nueva.

Diferencias entre el titular y una persona autorizada

Abrir una cuenta de ahorros es una acción cotidiana que casi todos hemos hecho alguna vez en la vida, quizá más de una. Pero, a la hora de hacerlo, algo que no se suele pensar y que deberíamos hacer es si deseamos abrir la cuenta nosotros solos o con alguien más.

Y, en caso de que la abramos con alguien, en calidad de qué estaría esta segunda persona. Habría que decidir si tiene los mismos derechos sobre nuestro dinero que nosotros o no. También se puede dar el caso de que queramos abrir una cuenta conjunta con una o varias personas más. En ese caso, ¿cómo deberíamos hacerlo y en qué posición estaríamos cada uno?

Hay muchos aspectos de abrir una cuenta que desconocemos. Para estar seguros de cuál es la mejor opción en cada caso, lo mejor es que sigamos leyendo y estemos muy atentos a todas las opciones que nos encontramos.

¿Titular o autorizado?

A la hora de abrir una cuenta hay dos términos que sobresalen por encima de los demás y con los que deberíamos estar muy familiarizados: titular y autorizado. Ambos figuran en la cuenta y tienen acceso al dinero, pero no tienen los mismos poderes.

Titular

Es el propietario del dinero y, por tanto, el que la abre y firma el contrato con la entidad. Podrá disponer de los fondos como quiera, cancelar o contratar servicios asociados a esa cuenta (como tarjetas) e incluso cerrar la cuenta. Además, será la persona responsable de las deudas o impagos asociados a la cuenta. Por otro lado, será también el beneficiario de cualquier retribución que genere su cuenta o fondo bancario.

Autorizado

El autorizado es la persona a la que el titular da permiso para operar en su cuenta. Podrá retirar efectivo, hacer transferencias o firmar talones. Pero no podrá llevar a cabo ninguna acción que conlleve una firma de documentos ni modificar de ninguna manera el contrato existente asociado a la cuenta del titular. El titular podrá desautorizar a esta persona en cualquier momento.

Varios titulares

Existe la posibilidad de tener varios titulares en una misma cuenta. Es conveniente saber que existen rangos de titularidad, por los que no todos los titulares tendrán los mismos derechos sobre la cuenta ni podrán disponer de los fondos de igual forma:

  • Titulares indistintos. En este caso los titulares tienen el mismo derecho de actuación sobre la cuenta. Podrán disponer de los fondos según quieran sin necesidad de tener autorización de los demás titulares.
  • Titulares conjuntos o mancomunidad. Este tipo de titularidad establece que cada titular deberá contar con la autorización de los demás titulares para realizar cualquier tipo de operación.
  • Titulares subordinados. Según esta titularidad se establecen rangos. El titular de primer rango no necesitará autorización de nadie; sin embargo, el resto de los titulares deberán tener la autorización de todos los que se encuentren en un rango superior. Por ejemplo, un titular de tercer rango debería tener la autorización del de segundo y de primer rango.

Problemas de titularidad

A pesar de que, en teoría, la titularidad supone ser dueño de los fondos de una cuenta bancaria, el Tribunal Supremo ha dictado en múltiples ocasiones en contra de eso.

Esto es especialmente problemático a la hora de abrir una cuenta con varios titulares, ya que, constar como titular no garantiza que ese dinero te pertenezca. A la hora de abrir una cuenta con más de un titular conviene especificar por escrito todo lo relativo al origen y propiedad del dinero y cualquier otro acuerdo al que se haya llegado con los demás titulares.

Cuándo es conveniente tener más de un titular o autorizado

Hay varios escenarios en los que tener varios titulares o autorizados puede resultar beneficioso.

El titular no puede ir a la oficina

Si el titular de la cuenta no puede, ya sea por estar lejos o impedido, o no quiere realizar los trámites en su oficina, puede nombrar un titular que realice todas las operaciones necesarias en su lugar. Eso sí, si en algún momento es necesario modificar el contrato, solicitar nuevos servicios o cancelar alguno que ya se tenía, el autorizado no podrá hacerlo.

El titular es menor de edad

Si el titular es menor de edad es necesario nombrar un autorizado que gestione la cuenta hasta que este cumpla la mayoría de edad.

Varias personas necesitan acceso

En el caso de un matrimonio, una comunidad de vecinos o una propiedad colectiva, podría llegar a ser útil abrir una cuenta con varios titulares que puedan encargarse de las gestiones.

Deberes fiscales del titular o autorizado

Los titulares están obligados a declarar las retribuciones de la misma. Por lo tanto, de haber más de un titular, todos ellos deberán declarar los beneficios generados por dicha cuenta. De igual forma, todos ellos serán imputables en caso de no hacerlo.

Por otro lado, los autorizados no tienen ninguna obligación fiscal de este tipo.

Añadir titulares

Si ya tenemos una cuenta bancaria y deseamos añadir un nuevo titular deberemos hacerlo en los primeros 90 días tras la apertura. De lo contrario no podremos añadir un nuevo titular.

Si estamos dentro del periodo permitido, para añadir otro titular deberemos personarnos en el banco con el DNI o NIE de cada uno y realizar el trámite. Es importante que todos los involucrados vayan, puesto que, para que el trámite se realice correctamente, deberán firmar todos los interesados.

En el caso de querer añadir un autorizado, no tendremos límite de tiempo para hacerlo. Bastaría con entregar una autorización firmada por los titulares y autorizados (incluida la persona que queremos que figure) y el DNI o NIE del nuevo autorizado.

Si quieres leer más noticias como ¿Qué ocurre en una cuenta bancaria con dos titulares si uno fallece?, te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >