>
Compartir
WhatsApp

¿Te pica mucho la cabeza? Cómo saber si tienes piojos

Una madre usando una lendrera para quitar los piojos del pelo de su hija.
NOTICIA de Cristian Pinto
22.02.2024 - 12:41h    Actualizado 22.02.2024 - 12:42h

¿Has notado que a tu hijo no para de rascarse la cabeza? Lo primero en lo que vas a pensar es que tiene piojos. Esto sucede muy a menudo, especialmente entre los niños pequeños que se contagian en el colegio o en campamentos. Además, el pelo largo favorece a que aparezcan estos parásitos en la cabeza. Antes de comenzar a realizar remedios naturales para quitar los piojos, debes asegurarte de que, efectivamente, tu hijo tiene piojos. Para ello, te contamos cómo saber si hay piojos en el pelo y los síntomas más comunes.

Si necesitas comprar de manera urgente algún producto para eliminar estos parásitos, en esta otra guía informativa te contamos cuáles son los mejores champús antipiojos para niños y adultos.

Síntomas

Los síntomas más comunes para detectar que una persona tiene piojos en su pelo, son los siguientes:

  • Picor intenso. Es el principal síntoma por el que saltan las alarmas. Suele ser un picor intenso y prolongado en el cuero cabelludo.
  • Cosquilleo. Cada vez que se mueve el pelo, la persona infectada nota una sensación de cosquilleo en su cabeza.
  • Huevos de piojos en los tallos del pelo. Son las famosas liendres. Estas pueden llegar a ser muy difíciles de ver porque son pequeña. Suelen aparecer en la zona de las orejas y en la nuca. Ojo, no confundir las liendres con la caspa.
  • Heridas en el cuero cabelludo. Este síntoma suele venir provocado por rascarse la cabeza con las uñas de las manos. Al hacerlo con mucha fuerza pueden aparecer bultos rojos que se infectan, provocando heridas.

Cómo detectar los piojos paso a paso

Si tu hijo ha vuelto del colegio diciendo que le pica mucho la cabeza, lo mejor es que revises cuanto antes si tiene piojos o liendres.

En primer lugar, necesitarás usar una luz brillante para mirar la corona de la cabeza, el flequillo, la nuca y detrás de las orejas. Estos suelen ser los principales focos en los que se encuentran los piojos.

Para inspeccionar cuidadosamente el pelo, ponte unos guantes y usas los dedos para separar el cabello y realizar una raya. De esta forma verás mejor el cuero cabelludo.

En el momento que vas dividiendo el pelo, revisa si encuentras algún piojo. Lo identificarás si notas algo de color oscuro y que tenga la forma de una semilla de amapola.

Además de los piojos, es igual de importante revisar si hay liendres cerca del folículo del pelo. Las liendres son los huevos de los piojos y las identificarás por tener un color blanco o amarillento. Estas son más fáciles de observar que los piojos, especialmente cuando el pelo es de color oscuro.

De igual forma, revisa la nuca y la parte de detrás de las orejas. En esos lugares es posible observar con mayor facilidad la presencia de piojos, liendres o picaduras.

¿Y si no son piojos?

Es muy frecuente que, a la mínima que notamos un ligero picor en la cabeza pensemos que tenemos piojos. Los piojos o las liendres suelen confundirse también con la caspa, la dermatitis atópica, residuos de productos de peinado para el cabello, tejido capilar muerto sobre un tallo capilar, costras, suciedad u otros insectos pequeños que no son parásitos.

Para diferenciar entre la caspa y las liendres, intenta mover o separar la partícula blanca. Si la puedes quitar con facilidad, se trata de caspa. De lo contrario, las liendres se aferran al pelo y es necesario el uso de lendreras.



WhatsApp Casacochecurro