Ventajas del trabajo temporal frente al contrato indefinido


Ventajas del trabajo temporal frente al contrato indefinido

“Hay muchas sombras sobre el trabajo temporal”, afirma Javier Renedo, manager de Hays Response en Madrid, que enumera las ventajas del trabajo temporal frente al contrato indefinido, que añade que en todo caso, “lo importante es que haya trabajo, independientemente del tipo de contrato”. Según Renedo, en España hay una cultura que recela del trabajo temporal, cuando en otros países, como el Reino Unido, donde hay un mercado laboral más dinámico, es una opción muy buscada por muchos profesionales a la hora de buscar trabajo. ¿Motivos? “porque está mejor pagado, porque ofrece múltiples experiencias laborales, porque permite acceder a posiciones más elevadas que mejoran su currículo y en la mitad de las ocasiones acaba terminando con un contrato indefinido en la empresa”.


Hoy en día, para el candidato lo más importante es tener trabajo, ganar experiencia y hacer un currículo. Esto se puede lograr gracias tanto a contratos indefinidos como temporales. Un contrato temporal permite a muchas empresas saber cómo trabaja una persona, de manera que si surge una oportunidad más adelante, puedan contar con ese trabajador que ha realizado un buen desempeño en su puesto de trabajo durante ese contrato temporal. El 50% de las personas que realizan un trabajo temporal a través de Hays Response acaban siendo contratados de manera indefinida por las empresas que solicitaron sus servicios.

Motivos del contrato temporal

La casuística es diversa a la hora de contratar de forma temporal. “Las vacantes temporales –comenta Renedo- se producen normalmente por suplencias o bajas temporales, por proyectos específicos, puntas de trabajo, o porque necesitan estos recursos y la casa matriz no les autoriza a aumentar la plantilla, así que prefieren contratar inicialmente a través de una empresa de trabajo temporal para que, en el momento que obtengan la autorización, puedan hacer el contrato indefinido. También hay muchos profesionales que ofrecen sus servicios a las empresas como autónomos, son gente con un bagaje de experiencia en muchos sectores, y con capacidad de adaptarse rápidamente a las circunstancias concretas de la empresa. Esto les permite colaborar de una manera más flexible e incluso poder colaborar en diferentes proyectos».

Esta demanda es diversa y se orienta sobre todo a profesionales con conocimientos técnicos en un determinado sector, como comerciales, perfiles tecnológicos o industriales, personal financiero o personal de atención al cliente, suplencias o procesos temporales como pueda ser una suplencia, picos de trabajo, una fusión.

Según Renedo, “cada vez hay más gente joven que busca tener múltiples experiencias laborales y para ello es una muy buena opción”. La contratación temporal puede llegar a los tres años, si se trata de contratos por obra o servicio, si bien la media suele ser menor y los salarios son similares o ligeramente superiores a los de los contratos indefinidos. Según Renedo, los contratos temporales pueden mejorar el talento y el currículo, “se tienen experiencias diversas en distintos sectores, se mejora la capacidad de adaptación, se potencia la creatividad, se tiene una visión más global del mercado.

Adiós al trabajo para toda la vida

Según Renedo, «antes se buscaba un trabajo para toda la vida y, ahora por las circunstancias del mercado, esto es impensable. Es más, tampoco está bien visto que una persona esté en la misma empresa toda la vida. Ahora se valora mucho también a los profesionales con experiencia en diferentes empresas, sectores, e incluso en diferentes países. En un mundo laboral globalizado y con constantes cambios cada vez es más importante la capacidad de adaptación y un profesional con experiencia en diferentes empresas gana en esa capacidad».

Sumar competencias en diferentes empresas
Ahora un profesional ha de estar constantemente reforzando sus competencias, desde los conocimientos más técnicos (en idiomas, tecnologías concretas), como las competencias personales relacionadas con la flexibilidad, adaptación, capacidad de improvisación, liderazgo, gestión de equipos, etc. por lo que el empleo para toda la vida, aparte de que hoy en día no se encuentra, no ayudaría a desenvolverse con soltura en este nuevo mercado laboral, a no ser que sea un trabajo muy dinámico con cambios de funciones, ascensos profesionales, etc.

Trabajo temporal. Ventajas de este tipo de contratos que generan el 60% del empleo

La firma de selección y trabajo temporal Page Personnel destaca las principales ventajas de la contratación temporal. Modalidad que parece ser la única que funciona durante la crisis, ya que de las 1.066 contrataciones a nivel nacional realizadas por la consultora, 604 han sido temporales.

En épocas de mayor inestabilidad económica se registra un aumento de los contratos temporales. Se trata de contratos por obra y servicio, destinados a proyectos de duración determinada; contratos de acumulación de tareas, para gestionar picos de trabajo o acumulación de tareas de duración determinada; contratos de interinidad (sustituciones IT, por baja maternal o por excedencia) o contratos de preselección, para la contratación temporal de un trabajador mientras dura el proceso de selección. Gracias a este tipo de contrato son muchos los españoles que han conseguido reinsertarse en el mercado laboral.

Page Personnel aconseja a los candidatos y explica cuáles son las ventajas que supone aceptar un contrato temporal a través de una consultoría de selección:

1. Currículo. De cara a la búsqueda de un nuevo trabajo tras la finalización del contrato temporal, siempre es más positivo estar en activo trabajando que desempleado por un largo periodo de tiempo

2. Experiencia profesional. Los proyectos temporales se ajustan a la formación y experiencia del candidato, que podrá adquirir nuevos conocimientos y habilidades que le enriquezcan profesionalmente.

3. Salario. Las compañías de selección y de trabajo temporal adaptan su oferta salarial a las expectativas de los candidatos, según su experiencia profesional.

4. Contrato. Trabajar con un contrato temporal a través de una Empresa de Trabajo Temporal, supone las mismas condiciones contractuales que si se llevara a cabo directamente en la empresa final: se establece un contrato de trabajo, una mutua, una nómina mensual, los candidatos cotizan en la seguridad social y tienen derecho a prestación por desempleo a la finalización del contrato, entre otras ventajas.

5. Asesoramiento laboral. Otra de las ventajas de los contratos temporales realizados por una Empresa de Trabajo Temporal es el asesoramiento laboral en todo momento por parte de un consultor y de los expertos laborales de la compañía.

6. Visibilidad ante el resto de candidatos. Una vez finalizado el proyecto en la empresa cliente, ante unas buenas referencias, el candidato va a ser el primero en la lista de cara a futuros procesos de selección.

7. Oportunidad Laboral. Un trabajo temporal puede convertirse en un puesto permanente si surgen nuevas opciones y oportunidades en la empresa. Aproximadamente un 75% de las contrataciones temporales de la Firma Page Personnel tienen opciones de incorporación posterior en la compañía.»En 2010 hemos conseguido un total de 1066 colocaciones a nivel nacional, de las cuales 604 han sido contratos temporales. Esto significa que aproximadamente al 56,6% de los puestos de trabajo a nivel nacional en el año 2010 parten de una contratación temporal». «No hablamos tanto de un sector determinado. En nuestro caso, la contratación temporal tiene más relación con el perfil funcional del candidato. Las áreas en las que trabajamos más para contratos temporales son la de Contabilidad y Finanzas, Administración, Logística y Compras, Administración de ventas, Assistants, Recepción y Secretariado», explicaba Mireia Puigjaner, Consultora Senior de Page Personnel.

Sólo cuatro tipos de contratos: indefinido, temporal, de formación y aprendizaje y en prácticas

Sólo cuatro tipos de contratos: indefinido, temporal, de formación y aprendizaje y en prácticas

Desde el 1 de enero de 2014 ha empezado a funcionar un nuevo sistema que reduce de 42 a 4 los modelos de contratos. Este sistema del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) es el nuevo sistema de simplificación administrativa de la contratación que reduce los modelos de contrato de 42 a sólo 4: indefinido, temporal, de formación y aprendizaje y en prácticas.

Asimismo, se pone en marcha a partir del miércoles 2 de enero el nuevo asistente virtual al que se podrá acceder desde el portal del SEPE (www.sepe.es), que guiará al empleador hacia el tipo de contrato que mejor se adapte a sus necesidades productivas, en un proceso que podrá efectuarse en sólo cinco pasos.

El Gobierno considera que en el actual momento económico hay que facilitar la contratación y hacerla fácil y atractiva para los empleadores, reduciendo trabas administrativas, al tiempo que resulte transparente para los trabajadores, cuyos derechos se mantienen plenamente con el nuevo sistema.

Cómo se usa el asistente del SEPE
El asistente permite, en primer lugar, seleccionar las características del empleador. A continuación, se elige el perfil de trabajador que se desea contratar. El siguiente paso consiste en indicar el tipo de jornada que necesita para ese trabajador (a tiempo completo, a tiempo parcial o fijo discontinuo).

En el cuarto paso se selecciona el tipo de contrato, dentro de las cuatro tipologías existentes (indefinido, temporal, de formación y aprendizaje o en prácticas).

Por último, el quinto y último paso permite elegir las cláusulas específicas del contrato que se corresponden con los incentivos de los que puede beneficiarse el empleador en función de las selecciones anteriores.

El 90% de los contratos atienden a únicamente seis tipos de contratación

El ministro de Trabajo e Inmigración, Valeriano Gómez, ha asegurado que en España el 90% de la contratación laboral se concentra en seis modelos: dos contratos de carácter temporal -eventual por circunstancias de a producción y de obra y servicio-; de interinidad; a tiempo parcial y dos tipos de contratos indefinidos. Respondía así a la propuesta de la CEOE de reducir el número de contratos en el mercado laboral español.

Valeriano Gómez realizó estas declaraciones al término de un desayuno de trabajo organizado por la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), en el que presentó al presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán quien habló sobre economía social en Andalucía.

En cuanto a la actitud de la CEOE en los últimos tiempos, Valeriano Gómez expresó que espera su compromiso con las necesidades de la economía española «que vea más la situación de los desempleados, de las empresas que tienen dificultad en el acceso al crédito y menos la eventualidad del ciclo político». En este sentido afirmó que una organización patronal debe ser «autónoma del poder público» y capaz de mantener un diálogo «franco y leal» con las organizaciones sindicales.

El ministro de Trabajo e Inmigración se mostró partidario de una bajada selectiva de las cotizaciones sociales, de estímulos a la contratación de jóvenes, parados de larga duración, e incentivos a las pequeñas y medianas empresas que contraten nuevos trabajadores, «es ahí donde tenemos que hablar de estímulos y rebajas de cotizaciones sociales».

Gómez reiteró su actitud favorable a la búsqueda de una fórmula que permita unir los festivos a los fines de semana, aunque señaló la dificultad de llevarlo a la práctica. No obstante, se mostró partidario de avanzar en ese acuerdo contando con las Administraciones Públicas, organizaciones sindicales y, en algunos casos, con la opinión de la Iglesia, dado que «una buena parte de las fiestas laborales son de carácter religioso».

Por último, se refirió a los malos datos de paro de septiembre en Andalucía y explicó que se trata de un mes que tradicionalmente refleja el retorno de los trabajadores tras la temporada turística, y expresó su confianza en el futuro de la comunidad andaluza «trabajando y convirtiendo al sector agrario en una fuente potencial de riqueza adicional».

El contrato indefinido, ¿en peligro de extinción?

El contrato indefinido, ¿en peligro de extinción?

En la última década se ha extendido la idea de que las relaciones laborales flexibles (contratos de duración determinada, autoempleo y trabajadores contratados por agencias privadas de empleo) aumentaron en todo el mundo y que, de hecho, ponen en duda la posición de los contratos de trabajo indefinidos tradicionales. Sin embargo, un informe de Randstad pone de manifiesto que no existen indicios claros de que el mercado de trabajo flexible en general esté creciendo de modo estructural. El aumento o disminución de los diferentes tipos de trabajo flexible puede ser atribuido a cambios tanto en las estructuras sociales y económicas locales como en las instituciones y en la legislación. El crecimiento del trabajo flexible aparece principalmente en países donde la participación laboral está incrementándose, mientras que la reducción surge donde la participación laboral es relativamente baja o está estancada. De hecho, el empleo flexible en España se reduce del 50% al 39% en los últimos 12 años.

En un mundo cada vez más globalizado, con crecientes relaciones comerciales entre países y una competencia que no deja de aumentar, se hace imprescindible una mayor flexibilidad del mercado laboral, puesto que permite a las empresas adaptar el número de contrataciones externas y la composición de su personal cuando sus líneas de productos y métodos de producción se ven alterados por la innovación.

Aumenta la flexibilidad laboral
Aunque es cierto que los tradicionales contratos indefinidos siguen constituyendo la norma, en las últimas décadas se han desarrollado muchas otras formas de relaciones laborales flexibles. Éstas varían según el tipo de flexibilidad: en la duración del contrato (contratos de duración determinada), en la compañía para la que trabajan los empleados (por ejemplo, relaciones a tres bandas, como en la cesión temporal de trabajadores por parte de las agencias privadas de empleo), y en la relación laboral (trabajadores autónomos). Por este motivo, todos estos tipos de contrato se pueden considerar flexibles en comparación con los contratos indefinidos tradicionales con un empleador directo.

Para dar a conocer los distintos modelos de trabajo flexible en el mundo y su repercusión en la creación de empleo, Randstad, empresa líder en soluciones de recursos humanos, ha elaborado la primera edición del informe anual “Flexibilidad en el trabajo 2013”. El estudio analiza, entre otros aspectos, la proporción del trabajo, los contratos de duración determinada, el trabajo por cuenta propia en el mercado de empleo total y las ventajas y desventajas posibles entre estas diferentes formas de trabajo flexible. Esto es, la flexibilidad externa, ya que la interna (referida al número variable de horas trabajadas, la rotación de personal o los contratos interinos), no se aborda de manera explícita.

Tendencias mundiales
El informe de Randstad ofrece una visión global de las tendencias internacionales del empleo en los mercados de trabajo flexibles en Europa, Japón y EE.

UU, y demuestra que la manera en la que se desarrollan las formas específicas de las relaciones laborales flexibles depende de las demandas específicas de los distintos mercados laborales nacionales y, por lo tanto, es muy variable. Estas demandas pueden estar relacionadas con la necesidad de la innovación, el aumento o la disminución de ciertos sectores de la economía, o el ciclo económico, entre otras influencias posibles.

En la última década se ha extendido la idea de que las relaciones laborales flexibles (contratos de duración determinada, autoempleo y trabajadores contratados por agencias de colocación), han aumentado en todo el mundo y que, de hecho, ponen en duda la posición de los contratos de trabajo indefinidos tradicionales.

Sin embargo, si bien es cierto que el porcentaje de relaciones laborales flexibles se ha incrementado en numerosos países, no existen indicios claros de que el mercado de trabajo flexible en general esté creciendo de modo estructural, ni en Europa ni en el resto del mundo. Según el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, “no existe una tendencia mundial hacia un incremento de la cuota de las relaciones laborales flexibles en los últimos diez años y tampoco los hay de posibles intercambios entre distintas formas de empleo flexible”.

Sin duda, un mercado laboral flexible aumenta la productividad y mejora la competitividad. Si se propician mejores transiciones y una mayor movilidad del mercado laboral será más fácil afrontar retos. La cesión temporal de trabajadores resulta esencial para facilitar esta transición y movilidad al hacer que trabajadores en situación académica, sin trabajo o no activos en el mercado, pasen a tener un empleo. Consciente de la importancia de disponer de conocimientos exhaustivos de todos los mercados laborales, presentes y futuros, en los que Randstad presta sus servicios de RR.

HH., la compañía, cuya misión consiste en “dar forma al mundo del empleo”, ha elaborado este informe sobre la flexibilidad en el trabajo, que complementa la comprensión de los mercados nacionales y supone además una adición muy esperada a la base de conocimientos del grupo.

Zonas de incremento versus de descenso
El aumento o disminución de los diferentes tipos de trabajo flexible puede ser atribuido a cambios tanto en las estructuras sociales y económicas locales como en las instituciones y en la legislación. El crecimiento del trabajo flexible aparece principalmente en los países donde la participación laboral está incrementándose, mientras que la reducción surge donde la participación laboral es relativamente baja o está estancada. Por ejemplo, el porcentaje de flexibilidad laboral se incrementó en Alemania del 22,5% en 2000 al 24,4% en 2012, mientras que en España se redujo 10,3 puntos porcentuales, pasando de un 50,2% en 2000 al 39,9% en 2012.

Desde 2007, la severa crisis mundial ha afectado a la mayoría de los países occidentales, sobre todo en Europa y Norteamérica. En gran parte de estas dos áreas y también en Japón, la tasa de flexibilidad laboral se está reduciendo durante la recesión económica. El descenso más pronunciado se ha observado en la cuenca mediterránea y Escandinavia, especialmente España y Noruega.

En cambio, pese a la reciente crisis económica, algunos países experimentaron un aumento del empleo flexible. Ejemplos de este fenómeno son el Reino Unido, los Países Bajos y varios países de Europa del Este, donde la economía emergente compensó el efecto de la crisis. Por este motivo, “aunque parece existir una correlación entre el crecimiento económico y la tasa de empleo flexible, dicha correlación no se puede tomar como una verdad universal. Así pues, justificar el crecimiento económico no explica del todo las tendencias en la cuota de empleo flexible”, explica Pérez.

La flexibilidad laboral puede acelerar el crecimiento económico
Del informe de Randstad se desprende que existe una fuerte relación entre el uso de empleo flexible y el crecimiento económico, particularmente con respecto a contratos de duración determinada y empleos a través de ETT. Tal es así, que en un contexto de crisis económica, el trabajo flexible es “la primera forma de empleo que se ve afectada por el descenso de la demanda laboral, particularmente entre los trabajadores más jóvenes y con menos formación; pero también será la que más rápidamente se recupere al estabilizarse la economía tras la crisis”, señala el director de Relaciones Institucionales de Randstad.

El trabajo flexible en general, y las agencias de colocación o empresas de trabajo temporal en especial, facilitan las transiciones de empleo y traen nuevos participantes al mercado de trabajo tradicional, que normalmente no pertenecen al circuito laboral.

“Es posible, incluso, que la oportunidad de ofrecer trabajo flexible acelere el crecimiento económico. Es por esto por lo que cabe esperar un mayor aumento del empleo flexible en el momento en que las economías de la mayor parte de países occidentales vuelvan a crecer con fuerza. En el caso particular de la puesta a disposición de trabajadores a través de las agencias de colocación o empresas de trabajo temporal, pese a que no constituye más que una pequeña porción de todas las relaciones laborales flexibles, ha demostrado un crecimiento estructural que va más allá del ciclo empresarial regular”, sentencia Pérez.

Contratos de duración determinada, una segunda oportunidad
En la actualidad, en torno a la mitad del empleo flexible lo constituyen el autoempleo y los contratos de duración determinada. Estos últimos funcionan especialmente con los jóvenes. Alrededor de un 10%, de media internacional, de todos los empleados de entre 25 y 64 años de edad tienen este tipo de contrato, mientras que en la franja de edad comprendida entre 15 y 24 años, aumenta hasta el 40%. En algunos países, incluso los contratos de duración determinada ofrecen una segunda oportunidad de volver al mercado de trabajo a los desempleados.

Precisamente, es en los contratos de duración determinada firmados directamente con la empresa en donde se apoya esencialmente el trabajo temporal en España, ya que el uso de agencias de trabajo temporal no resulta tan común. Desde principios de los noventa, en torno a un 30% de todos los trabajadores españoles firmaron un contrato de este tipo. La función “trampolín” que suele tener el trabajo temporal está ciertamente limitada en nuestro país y desemboca en lo que se conoce como un mercado laboral dual o segmentado en el que las transiciones entre las relaciones laborales flexibles y tradicionales son escasas.

El número de contratos de duración determinada en 2001 se situaba en el 32,1% en España y en 2009 cayó en picado hasta los 25,3% como consecuencia de la crisis económica que golpeó el mercado laboral español con mucha más fuerza que en el resto de países, y especialmente a los trabajadores que tenían un contrato de estas características.

Con el comienzo de la crisis algunos países redujeron el número de este tipo de contratos, ya que la forma de asimilar la crisis por parte de las empresas fue la no renovación de los mismos. El punto de inflexión se produjo en 2007, cuando los países del Mediterráneo decrecieron entre un 19 y un 15%, principalmente España, que perdió 1,9 millones de contratos de duración determinada entre 2007 y 2012, sobre todo en lo que se refiere a trabajadores de menor cualificación (-1,1 millones), especialmente pertenecientes a los sectores de la Construcción (0,8) y la Industria Manufacturera (0,3).

Como consecuencia de ello, la cuota de contratos de duración determinada en el panorama laboral se redujo drásticamente en 2008 y 2009, especialmente en España. De esa fecha a 2012 se registró nuevamente un descenso en nuestro país, pasando de los 25,3% a 23,7%. En cambio, en la mayoría de países ésta volvió a crecer en los últimos años. Así pues, el porcentaje de trabajadores sujetos a una relación contractual de este tipo se sitúa en torno al 12% en la UE desde 2007.

Autoempleo, descenso en perfiles menos cualificados
Además de los contratos de duración determinada, el autoempleo es la otra forma de trabajo flexible más numerosa. Según el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez, “estos servicios laborales flexibles pueden resultar atractivos para las compañías porque ofrecen una productividad similar a corto plazo y con menos riesgo”.

Cuotas especialmente elevadas de autoempleo se observan en los países meridionales y del este de Europa, concretamente de entre un 15 y un 20%, en particular en Turquía, Italia, Portugal, Polonia, Rumanía, la República Checa, España y Eslovaquia, países cuya economía es tradicionalmente menor o aún emergente.

No obstante, el informe de Randstad ha detectado que el autoempleo de personas de baja cualificación decreció en todas las regiones, sobre todo en Italia (-0,5 millones), España (-0,4), Portugal (-0,3), y Polonia (-0,2).

Papel positivo de las agencias de colocación o ETT
La labor de las agencias de trabajo temporal permite que las empresas adapten el tamaño de su plantilla a las condiciones económicas, facilitando a la vez la adecuación al puesto gracias a la experiencia laboral inicial. Es especialmente útil con los jóvenes, durante su periodo de formación o al entrar en el mercado laboral, aunque también sirve a los desempleados para reinsertarse en el mercado laboral.

Sin duda, las agencias de colocación, también llamadas Empresas de Trabajo Temporal (ETT), desempeñan un papel muy positivo al favorecer las transiciones en el mercado laboral. Muchos estudios corroboran que a mayor penetración en el mercado de las empresas de trabajo temporal, menor es el desempleo. Según datos de CIETT (International Confederation of Private Employement Agencies), actualmente 12 millones de trabajadores en Europa utilizan cada año los servicios de las agencias privadas de empleo para encontrar un puesto de trabajo.

En el informe de Randstad, se muestra que durante la última década las empresas de trabajo temporal han crecido en prácticamente todos los mercados. “Tanto en las regiones donde aumentó el trabajo flexible como en las que disminuyó, lo cierto es que las agencias de empleo ganaron campo como nuevo servicio del mercado laboral”, aclara Pérez.

Recomendaciones a España
Randstad prevé que la recesión en España continúe en 2013 debido a la consolidación fiscal y al alto nivel de endeudamiento del sector privado, que menoscaba la demanda doméstica. El crecimiento de socios comerciales y el aumento de la competitividad estimularán una lenta recuperación en 2014. La tasa de desempleo se estima que alcance el 28% antes de estabilizarse, mientras que la inflación y las presiones salariales permanecerán controladas.

Una de las principales recomendaciones dirigidas a España para que mejore la situación del empleo reside en finalizar la evaluación de las reformas del mercado laboral cubriendo el total de sus objetivos y medidas.

Asimismo, sería importante promulgar una reforma del mercado laboral orientada a resultados, incluyendo el refuerzo hacia la eficiencia y el enfoque, además de la plena puesta en marcha del portal único de la UE y acelerar la implementación de la cooperación público-privada para asegurar la efectividad de su aplicación en 2013.

En lo que se refiere a los servicios públicos de empleo, se aconseja reforzarlos y modernizarlos con el objetivo de asegurar una asistencia individual a los desempleados de acuerdo a sus perfiles y necesidades formativas. Habría que reforzar la efectividad de programas de reorientación laboral para mayores y trabajadores de baja cualificación e implementar y monitorizar la efectividad de las medidas para luchar contra el empleo juvenil fijadas en la Estrategia de Emprendimiento y Empleo de 2013-2016.

Otros de los puntos que se aconsejan son continuar con los esfuerzos para incrementar la relevancia de la formación en el mercado laboral, reducir el abandono escolar y aumentar el aprendizaje continuo, por ejemplo, expandiendo la aplicación de la formación dual a través de una fase piloto e introduciendo un sistema de monitorización exhaustivo del rendimiento del alumnado al final de 2013.

También se apunta como consejo importante el adoptar e implementar las medidas necesarias para reducir el número de personas en riesgo de pobreza y exclusión social. Se recomienda reforzar las políticas activas del mercado laboral para incrementar la empleabilidad de las personas más allá del mercado laboral, y mejorar el enfoque e incrementar la eficiencia de medidas de soporte incluyendo servicios de calidad a las familias.

La lenta desaparición del contrato indefinido

La llegada de la crisis provocó que las empresas dejaran de lado una opción que hasta hace poco tiempo era mayoritaria entre los trabajadores españoles, el contrato indefinido. Es más, según infojobs, sólo el 7% de los contratos firmados en el mes de junio son de larga duración. Quizá haya trabajo pero dura poco.

Según un análisis de la web de empleo infojobs, durante el mes de junio se han firmado un total de 1.312.519 contratos de trabajo en España, suponiendo 23.605 contratos más que en mayo. Esta cifra es la más elevada desde octubre 2010, cuando se registraron 1.346.087 contratos.

Comparando el dato mensual de 2011 con el de 2010, también se constata un incremento, con 14.618 contratos más (+1,13%).

El 7,2% de los contratos celebrados en junio fueron de carácter indefinido, de manera que se vuelve a registrar un aumento del peso de la temporalidad en el total de contrataciones. Así, por cada contrato indefinido, se firmaron 12,8 contratos temporales (en valores absolutos, 94.924 contratos indefinidos frente a 1.217.595 contratos temporales).

La modalidad específica más utilizada fue la contratación temporal eventual por circunstancias de la producción, suponiendo el 43,4% del total (569.687 contratos).

Otro 37,2% de los contratos fueron por obra o servicio (488.518 contratos). Por el contrario, las tipologías menos frecuentes fueron:

– Contratos de sustitución por jubilación 64 años: 201 contratos.

– Contratos de relevo: 1422 contratos.

– Contratos temporales a personas con discapacidad: 1.473 contratos.

Comparando las cifras de junio con las registradas en mayo, destaca el aumento de los contratos de prácticas (35,7%), celebrándose más de 5.000 contratos. Por contra, desciende el volumen de contratos de formación un 20,1%. Junto con los contratos indefinidos (-8,0%) y los de relevo (-7,8%), son las opciones que más retroceden este mes en términos relativos.

Los contratos temporales amortiguan la caída del paro

Los datos de los Servicios Públicos de Empleo correspondientes al mes de noviembre registran un incremento de 60.593 desempleados (1,6 % respecto al mes anterior). De esta forma el paro registrado se ha situado en 3.868.946 personas. Según la secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, «el incremento del desempleo ha sido inferior al registrado el mes pasado y mucho menor que el del mismo mes del año anterior». En noviembre de 2008 el desempleo aumentó en 171.243 personas. Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresas de Trabajo Temporal AGETT, Francisco Aranda, considera que «no debería interpretarse como una buena noticia el hecho de que nuestro mercado de trabajo, tras 30 meses de incremento interanual del paro, siga sumando desempleados. La contratación temporal ha amortiguado el deterioro del empleo, pero no puede ser nuestra única vía de salida». En términos interanuales, el incremento del paro es de 879.677 desempleados (29,4%).

La organización empresarial alerta de que el incremento interanual del paro es el segundo más elevado en un mes de noviembre desde los años 80. No obstante, desde AGETT se matiza que, con respecto a los peores momentos de la crisis laboral, el ritmo de deterioro de los indicadores laborales se modera apreciablemente en un mes de estacionalidad típicamente desfavorable.

En este sentido, AGETT destaca que los contratos temporales no crecían interanualmente en un mes de noviembre desde antes de la crisis (noviembre 2006) y paralelamente el núcleo duro del mercado laboral sigue su ajuste, perdiéndose 21.703 contratos indefinidos, su decimonovena caída consecutiva.

De esta forma, la organización empresarial señala que, entre enero y noviembre, se han firmado 1,2 millones de contratos indefinidos, que sólo representan el 9,5% sobre el total de la contratación, el menor peso desde diciembre de 2005.

Por tanto «los efectos de la reforma laboral de 2006 ya han desaparecido», indica Francisco Aranda. «Debemos evitar volver a los niveles de temporalidad anteriores a la crisis y para ello, se requieren medidas decididas que tengan efectos estructurales y no caducos, capaces de promover el empleo estable y la causalidad en la contratación temporal para estar a la altura de una economía más moderna y sostenible», concluye el Presidente de AGETT.

PUNTOS RELEVANTES AFILIACIÓN, PARO REGISTRADO Y CONTRATACIÓN DEL MES DE NOVIEMBRE 2009
* La temporalidad reactiva el mercado laboral. Los contratos temporales crecen interanualmente (63.116 nuevos contratos) por primera vez desde abril de 2008, lo cual permite que el conjunto de la contratación también aumente (41.413).

* Los contratos temporales no crecían interanualmente en un mes de noviembre desde antes de la crisis (noviembre 2006).

* Mientras tanto, el núcleo duro del mercado laboral sigue su ajuste, perdiéndose 21.703 contratos indefinidos, su décimo novena caída consecutiva.

* Entre enero y noviembre se han firmado 1,2 millones de contratos indefinidos, que representan el 9,5% sobre el total de la contratación, el menor peso desde diciembre de 2005. Por tanto, los efectos de la reforma laboral de 2006 ya han desaparecido. El crecimiento sostenible de la economía será necesario para que la contratación temporal se convierta en indefinida y no recuperemos los niveles de temporalidad anteriores a la crisis. Para ello se requieren medidas decididas que tengan efectos estructurales y no caducos, como fueron los de la reforma de 2006.

* El 45% de los nuevos contratos realizados en noviembre han sido a tiempo parcial.

* Los demandantes de empleo superan los 5,3 millones de personas y el número de demandantes de empleo no parados es el más alto de la historia: 1.453.353

* El número total de parados se sitúa en 3.868.946, marcando un nuevo máximo histórico. Esto supone un incremento interanual del 29,4%, es decir 879.677 parados registrados más en sólo un año. Es el segundo mes consecutivo en el que se rompe la tendencia iniciada en enero de este año, donde se producían variaciones interanuales absolutas superiores al millón de personas.

* Es la segunda mayor variación interanual en un mes de noviembre desde los años 80, sólo superada por la del año 2008.

* De manera desestacionalizada, el número total de parados registrados asciende a 3.849.700 personas. Esto supone un descenso de -0,2% (8,8 mil) personas registradas en las listas del SPE en un mes.

* El colectivo sin empleo anterior es el sector que más crece de manera interanual (46,2%) y registra ya un total de 293.903 parados.

* Las mujeres sin experiencia laboral mayores de 45 años en desempleo se acercan a los 100 mil efectivos y suponen el 43,7% del incremento registrado en noviembre en el colectivo femenino.

* El desempleo vuelve por tanto a afectar más a los varones, hecho característico de esta crisis, presentando un aumento de la brecha entre ambos sexos que se sitúa en 11.856 parados (mayor diferencia desde mayo de este año).

* Los mayores de 45 años son los que sufren un mayor incremento del desempleo (1,8%) en noviembre. No obstante, son los hombres mayores de 45 años el colectivo más castigado (2,1%).

* El colectivo de extranjeros supera los 550 mil parados registrados, sufriendo un incremento interanual del 45,2%, mientras la tendencia general es del 29,4%. En el mismo mes del año anterior el incremento era del 91,4%, por tanto la tendencia se va estabilizando y la senda de deterioro se atenúa.

* La afiliación sigue cayendo aunque a los ritmos interanuales más reducidos del año. El promedio de caída entre enero y octubre fue del 6,1%, mientras que noviembre se sitúa en un 4,7%. En volumen supone 61.276 afiliados menos y en términos desestacionalizados la caída se reduce hasta los 27.454
* No obstante, la caída interanual del 4,7% es la más negativa en un mes de noviembre de toda la serie (desde enero de 2001). Esta mayor caída se debe a un mayor ajuste de casi todos los sectores, especialmente el de la industria y los servicios que pierden 150 mil y 100 mil afiliados más de los que se perdieron en noviembre de 2008.

Tras agotarse los despidos de los temporales, la crisis amenaza a los empleados indefinidos

El «Avance del Mercado Laboral Afi/aGETT» correspondiente al mes de agosto, elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (AGETT), prevé que el ritmo de destrucción de empleo se intensificará en agosto y septiembre, pero remitirá en octubre aterrizando ya en pleno otoño en los 18,6 millones de ocupados desde los 18,9 millones que se prevén en julio. Por lo tanto, en el segundo semestre de 2009, pese a ser siempre un periodo desfavorable en términos estacionales, no se repetirá el hundimiento del mercado de trabajo que se produjo en la segunda mitad de 2008. Otra previsión es que el ajuste del empleo en los próximos meses afectará principalmente a autónomos e indefinidos.

La afiliación media en el mes de julio subió en 45,6 mil efectivos respecto al mes anterior, pero en el Régimen General aumentaron en 80,8 mil afiliados. Ello da una idea del descalabro que están sufriendo los autónomos, los menos afectados por la estacionalidad y las obras del Plan E.

En cuanto a la contratación, en julio se registra una caída del 13,7% en términos interanuales y disminuyen especialmente los contratos indefinidos, que se reducen en un 30,7% frente al descenso del 11,9% que registran los temporales. Se incrementa así el diferencial de crecimiento entre ambas categorías de contratación.

Se espera por tanto, que la contratación indefinida siga estancada mientras la actividad de las empresas no se reactive, y éstas continuarán recurriendo a los contratos temporales para ajustar sus plantillas.

La tasa de paro alcanzará el 19,5% a finales del 2009, pese al menor crecimiento de la población activa
La disminución de la población activa en el IITR09, en 19 mil personas respecto al trimestre precedente, ha contenido el repunte de la tasa de paro y ha condicionado la moderación del ritmo de deterioro del mercado laboral en España frente a los dos trimestres precedentes. Este descenso de la población activa no se observaba desde el primer trimestre de 2001.

Sin embargo, pese a que ésta continúe moderando su ritmo de avance, la tasa de paro (17,9% en el IITR09) seguirá incrementándose hasta alcanzar el 19,5% a finales de año. Por lo tanto, no se contempla para lo que resta de 2009 una recuperación sostenida del mercado laboral.

Se intensifica el «efecto desánimo» especialmente en jóvenes, varones, personas con educación secundaria y extranjeros
El deterioro del mercado laboral ha desanimado las nuevas incorporaciones de efectivos en busca de trabajo, concentrándose el grueso del ajuste de la población activa en los jóvenes (especialmente de 25 a 34 años con un descenso de 87 mil activos), los varones (-37 mil activos), la población con cualificación baja y media (especialmente con educación secundaria) y el colectivo inmigrante.

Sólo los mayores de 35 años, las mujeres y los universitarios se atreven a buscar empleo en las circunstancias actuales. Aumenta claramente la actividad de las mujeres nativas de 55 años y más, y con un nivel educativo elevado.

Más de dos millones de parados llevan más de seis meses buscando empleo

El peso de los desempleados que lleva más de un año buscando empleo asciende en el IITR09 al 26%, desde el 23% del trimestre anterior. También aumenta el peso de aquellos que llevan de 6 a 12 meses buscando empleo (pasan del 19% al 23%), mientras que los que llevan menos de seis meses disminuyen su peso en el desempleo del 52% al 44%. En términos absolutos ya son 2.051.100 los desempleados que llevan más de seis meses en paro.

El margen de despido de temporales se agota y anuncia que el ajuste en los próximos trimestres se hará vía empleo indefinido
España destruye empleo desde hace ya un año y el ajuste del empleo se está produciendo con mayor intensidad en los asalariados con contrato temporal, que acumulan siete trimestres consecutivos de destrucción de empleo, con 1 millón de temporales menos en el último año. Esto ha propiciado un récord en el descenso de la tasa de temporalidad hasta el 25,2% el nivel más bajo desde el ITR89.

Sin embargo, el escaso margen que existe para que el empleo temporal siga cayendo a los ritmos actuales y el hecho de que por primera vez en 14 años se haya destruido empleo indefinido (- 135 mil asalariados en el IITR09 respecto al trimestre anterior) hace pensar que el ajuste vía empleo indefinido se acelerará en los próximos trimestres, afectando al núcleo de la estabilidad en el empleo.

La estacionalidad del trimestre y el Plan E favorecen el empleo de extranjeros
En le segundo trimestre del año, el paro de los extranjeros se ha reducido en 18.700 personas (en nativos aumenta en 145 mil) y se han creado 4.800 empleos en este colectivo (frente a la destrucción de 151 mil empleos nativos). El impacto positivo del efecto estacional sobre el turismo, así como los efectos sobre el sector de la construcción no residencial del Plan E, han favorecido el empleo de los extranjeros que tienen un fuerte peso en ambas ramas de actividad.

El 45% de los extranjeros que vinieron a España en 2008 no tenía empleo
El 45% de las personas de entre 16 y 74 años de nacionalidad extranjera que vinieron a España en 2008 no habían encontrado empleo previamente en nuestro país y sólo el 9,2% sí tenía empleo antes de emigrar.

Este fenómeno distorsiona el mercado laboral, por ello es necesario fomentar la contratación en origen, una modalidad de contratación en la que las ETT’s están altamente especializadas. No obstante, para facilitar que estas empresas puedan ampliar el abanico de posibilidades de empleo, tanto indefinido como temporal, para todos los trabajadores, deberían poder actuar como Agencias de Empleo como ya sucede en toda Europa. Sólo en Andalucía, Navarra y los archipiélagos aumenta la población activa Todas las CCAA excepto, Andalucía, Navarra, Canarias y Baleares, registran una moderación en el crecimiento de su población activa en el IITR09 con respecto al mismo trimestre de 2008. En País Vasco, Asturias y Cataluña ya se aprecian caídas significativas en sus activos.

La población activa extranjera aumenta en todas las CCAA excepto en Asturias, La Rioja, País Vasco y Cataluña
Los extranjeros han aumentado su número de activos hasta el IITR09 en 13 de las 17 CCAA (exceptuando Asturias, La Rioja, País Vasco y Cataluña), y en algunas lo han hecho por encima del 10% en el último año, a pesar del hundimiento del empleo que ha padecido este colectivo.

Tanto el incremento de activos como su concentración geográfica, influyen directamente en la tasa de desempleo de los trabajadores extranjeros, respecto a su grupo de población activa. Esta tasa es superior al 20% en todas las CCAA exceptuando Cantabria (19,3%) y País Vasco (19,8%).

Si quieres leer más noticias como Ventajas del trabajo temporal frente al contrato indefinido, te recomendamos que entres en la categoría de Entrevistas de trabajo.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies