7 trabajos que no existirán en el futuro (y otros que se crearán)


7 trabajos que no existiran en el futuro (y otros que se crearán)

¿Cuáles serán los trabajos del futuro? En el año 2030 se perderán unos 800 millones de puestos de empleo por los avances en la tecnología y la automatización tal y como afirma un estudio de McKinsey Global Institute (MGI), la Universidad de Oxford y el Banco Mundial. Además, según el Foro Económico Mundial, en la actualidad, uno de cada tres tareas en el trabajo ya las realiza una máquina. ¿Qué pasará cuando lo hagan todo las máquinas? ¿Cuáles serán los trabajos que no existirán en el futuro?

Robótica, Big Data, Inteligencia Artificial… Los actuales avances tecnológicos tendrán muchas implicaciones en el ámbito laboral durante los próximos años hasta el punto de que las máquinas sustituyan a las personas como trabajadores.


¿Y cuáles serán las profesiones que desaparecerán en favor de las máquinas? Ante la perspectiva de que el trabajo para toda la vida ya no existe, revisamos los 7 puestos de trabajo que tienen mayor probabilidad de desaparecer durante la década del 2020:

Camareros y camareras

Aunque parece una escena sacada de la última película de Star Wars, nos encaminamos a un futuro en el que serán los robots los que nos sirvan la comida en los restaurantes. El potencial de automatización en los próximos años para el empleo de camarero es del 77%, según afirma un estudio del Center for an Urban Future.

Algo parecido ocurre con los dependientes en tiendas, que serán sustituidos por hologramas.

Operario de industria

El segundo sector es uno de los que se han visto más transformados por el auge de la tecnología, principalmente por la incorporación de máquinas y robots que hacen el trabajo de humanos en cadenas de montaje. En este sentido, aproximadamente 400.000 puestos industriales han sido ocupados por robots en toda Europa desde el año 2000, según el estudio How Robots Change the World de Oxford Economics, una tendencia que se multiplicará de aquí a 2030 con 2 millones de puestos ocupados por máquinas.

Chófer

Durante este año hemos visto las primeras pruebas de coches autónomos, por lo que no es nada descabellado pensar que en la década del 2020 veremos su implantación real. Un avance tecnológico que también tendrá impacto en el sector profesional de la automoción y el transporte, ya que un estudio de la Universidad de Oxford calcula que hay un 89% de probabilidades de que la profesión de chófer esté completamente automatizada en el futuro.

Maquinista de tren

La automatización aplicada a los vehículos ha llegado bastante antes a los trenes y líneas de metro de todo el mundo. De hecho, solo en Europa ya existen 17 líneas de metro totalmente automatizadas en pleno funcionamiento, y tres de ellas las podemos encontrar en el Metro de Barcelona.

Carteros

El e-mail ha hecho que los carteros hayan disminuido el volumen de reparto de cartas y postales. A cambio, ha aumentado considerablemente el reparto de paquetería y artículos pedidos por plataformas de e-commerce. Pero incluso esta última función podría estar en peligro desde que Amazon anunció Prime Air, un servicio de entrega por drones que lleva funcionando en Estados Unidos desde 2016.

Agricultores

El que es probablemente uno de los sectores más antiguos del mundo también está experimentando cambios por la tecnología. Todo empezó con la introducción de grandes máquinas cosechadoras que ahorraban mucho tiempo y esfuerzo humano, una tendencia que ha seguido con la incorporación de inteligencia artificial para predecir las condiciones meteorológica, drones para controlar grandes áreas de cultivo, sensores y Big Data para recoger información útil del suelo…

Abogados

Resulta difícil pensar que una profesión en la que hay que conocer las leyes y saber interpretarlas pueda desaparecer o verse muy modificada por las nuevas tecnologías. No obstante, ya existen softwares de Inteligencia Artificial y Big Data capaces de revisar una gran cantidad de documentos jurídicos en muy poco tiempo, algo que podría llevar a la destrucción del 39% de empleos en el sector legal del Reino Unido, según Deloitte Legal.

Para Carlos Martínez, presidente de IMF Business School, “la tecnología avanza a grandes pasos, pero hay ocasiones en los que el mundo laboral no sigue este camino con la misma rapidez, lo que lleva a la destrucción de puestos y sectores profesionales enteros. La solución en ese sentido pasa por adaptar nuestros oficios a las necesidades de un mercado cada vez más tecnológico y formarse en estos nuevos avances”.

Más trabajos que se perderán

No serán las únicas profesiones con solera que quedarán desbancadas. Muchos oficios ya se han visto arrinconados en los últimos años y algunos han terminado desapareciendo, principalmente debido al uso masivo de las tecnologías de la información.

¿Ejemplos? Entre ellos se pueden contar los telegrafistas, los lecheros, los repartidores de hielo o los mecanógrafos. Otros trabajos que peligran son el de agente de viajes, ya que en la actualidad, un viaje puede organizarse rápida y cómodamente a través de Internet, los encargados de inventario, sustituidos por la cada vez más común informatización de los controles de mercancías de las empresas o instituciones, o los telefonistas, que no serán necesarios gracias a las tecnologías de reconocimiento de voz y al correo electrónico.

Los trabajos del futuro

Si buscas un trabajo con futuro, revisa estos perfiles:

– Policía de modificación del clima

– Controlador de datos basura

– Supervisor de cumplimiento de cuarentenas

– Cirujano para el aumento de la memoria

No son los personajes de una película de Ciencia Ficción: son empleos que se contarán entre los más importantes en un futuro próximo. Dentro de muy poco, los niños ya no querrán ser médicos o policías: su sueño será convertirse en nano-médicos o arquitectos espaciales.

Y es que la utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación propiciarán la aparición de nuevas profesiones que hasta ahora parecían surgidas de la fantasía más disparatada. El Ministerio de Industria e Innovación británico, preocupado por saber a qué sectores deberá dirigir sus esfuerzos, encargó un informe a la consultora Fast Future para determinar los nuevos trabajos que irían apareciendo en las próximas décadas.

El resultado es ‘Shape of Jobs to come’, un texto en el que se recogen las 20 profesiones que tendrán más demanda dentro de dos décadas. La aparición de estas nuevas tareas está propiciada por tres factores: el cambio climático, el desarrollo científico y la universalización del uso de las TIC.

Debido a los efectos de la acción de la humanidad sobre el medio ambiente, será necesaria la creación de nuevos perfiles profesionales, como la ya citada Policía de modificación del clima, que se ocupará de evitar que las nubes sean ‘robadas’, una práctica que ya se produce en nuestros días.

En este área también serán muy valorados los desarrolladores de vehículos alternativos o los especialistas en revertir el cambio climático, una utopía que se convertirá en un hecho gracias al progreso de la ciencia.

Por su parte, los agricultores verticales desarrollarán campos de cultivo en las fachadas de los rascacielos de las megalópolis, o los granjeros de especies transgénicas.

El imparable desarrollo en el campo de la medicina dejará obsoletas las técnicas de intervención quirúrgica que hoy nos parecen muy avanzadas. A los ya mencionados hay que añadir supervisores de cumplimiento de cuarentenas, nano-médicos, que desarrollarán dispositivos de escala molecular para tratar las dolencias más diversas, y cirujanos para el aumento de la memoria se suman los fabricantes de órganos corporales: en 20 años, casi cualquier parte del cuerpo podrá ser sustituida por una prótesis completamente funcional.

Relacionados con la salud pública, deberemos recurrir a los consultores de bienestar en la tercera edad, puesto que el progresivo envejecimiento de la población será más acusado dentro de unas décadas.

El continuo avance de la ciencia y la tecnología llevará a la humanidad a mirar hacia las estrellas, acarreando la aparición de los arquitectos espaciales, así como los guías y pilotos que desarrollarán su actividad fuera de la atmósfera terrestre.

También serán muy frecuentes los especialistas en ética para la nueva ciencia, una figura que se encargará de resolver los conflictos éticos que planteen los avances científicos.

Especialización
Según el informe, el uso masivo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación también supondrá el advenimiento de casi una decena de nuevas profesiones, como por ejemplo:

– los abogados virtuales o los gestores de profesores virtuales, que se encargarán de desarrollar avatares destinados a la formación online;

– los controladores de datos-basura, que eliminarán nuestras huellas digitales para que no puedan ser robadas;

– los brokers de tiempo, que negociarán con el tiempo de las personas como si se tratase de una moneda de curso legal;

– los organizadores de desorden virtual, que se encargarán de mantener siempre ordenada la miríada de perfiles en redes sociales de los que dispondremos los internautas;

– los gestores de marcas personales, relaciones públicas que actuarán principalmente en Facebook, Twitter, etc;

– los trabajadores sociales de las redes sociales, que prestarán ayuda psicológica a aquellos internautas que desarrollen adicciones o traumas causados por la interacción en la web 2.0,

– y los expertos en microdifusión de contenidos, que adaptarán la información y la publicidad a micro-audiencias, susceptibles de ser localizadas gracias a las TIC.

Los empleos del futuro aún no existen

Hace unos años, el vicesecretario de Comercio del Gobierno de EEUU, Juan Verde, apostaba por la innovación constante para lograr el crecimiento económico. Aseguró que los mayores generadores de empleo y rentabilidad del futuro serán profesiones y actividades que aún no existen en su intervención durante el Foro Ayuda a Emprender, de las Cámaras de Comercio.

Según Verde, «todos los progresos se explican a través de la innovación» y ha puesto el ejemplo de EEUU como país que siempre ha apostado por la innovación y eso le ha posicionado como líderes en crecimiento económico en el siglo XX. Pero la globalización y los cambios continuos hacen necesario que ese proceso no pare sino que se intensifique para volver a ser la referencia en el próximo siglo.

En ese mismo sentido, abogó porque los estados creen el clima idóneo para que los emprendedores se sientan reconocidos y protegidos ante el fracaso y que así los gobiernos busquen el equilibrio y compartan riesgos con los emprendedores.

El vicesecretario de Comercio comentó que los factores históricos y culturales son importantes para dignificar la figura del emprendedor con el ejemplo de que «los americanos aman a los emprendedores porque nacen de emprendedores».

Esto supone mayor status para el que arriesga y que esté dispuesto a generar riqueza al conjunto del país, un clima de mayor optimismo en el que se diluye el miedo al fracaso. De la misma forma, considera que el marco legal debe encaminarse a políticas que favorezcan el espíritu emprendedor con iniciativas de flexibilidad laboral, favorecimiento de la iniciativa privada y fiscalidad que prime el riesgo.

Si quieres leer más noticias como 7 trabajos que no existirán en el futuro (y otros que se crearán), te recomendamos que entres en la categoría de Jefes y Directivos.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp