Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad


Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

¿Alguna vez has imaginado cómo sería no tener que hacer frente a tus deudas si no puedes pagarlas? Aunque parezca difícil de creer, existe una norma que permite liberarte de todas tus deudas si tu situación financiera es crítica. Eso sí, debes cumplir estrictamente unos requisitos establecidos. Te contamos qué es y cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad. ¡No pierdas detalle!

Ley de Segunda Oportunidad: definición y requisitos

Se trata de una norma que permite pedir la exoneración de deudas para aquellas personas que tengan una situación financiera tan complicada que no puedan hacerlas frente.

La Ley se lleva a cabo mediante un procedimiento administrativo que debe pasar por el juzgado, es decir, es un juez el que permitirá acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad siempre y cuando se cumplan tres requisitos básicos:

– Acreditar que no se tiene patrimonio para hacer frente a las deudas o que este ya ha sido liquidado
– Que las deudas totales no superen los cinco millones de euros
– Que el juez dé cuenta de la buena fe del deudor

Buena fe del deudor

Se considera que un deudor ha obrado de buena fe cuando ha intentado alcanzar un acuerdo extrajudicial con los acreedores antes de iniciar el concurso, cuando no ha sido declarado culpable en dicho concurso o cuando no ha cometido delitos de tipo económico.

Ley de Segunda Oportunidad para personas físicas

La Ley de Segunda Oportunidad está dirigida a las personas físicas: es decir, empresarios autónomos o particulares. Por este motivo, la Ley de Segunda Oportunidad para familias es un buen recurso cuando la situación financiera de estas personas es desesperada.

Se trata de una Ley que permite tener una segunda oportunidad a aquellas personas que se encuentran en un bloqueo económico. Esto significa que ya no tendrán que afrontar sus deudas con su patrimonio, ya que un juez les exonerará de ellas.

El procedimiento es similar tanto si se trata de una persona autónoma como de un particular. La única diferencia es que, para los empresarios, el proceso irá por la vía mercantil mientras que, para los particulares, el proceso irá por los juzgados de Primera Instancia.

Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad-1

Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad

Para poder optar a esta Ley, lo primero es intentar alcanzar un acuerdo extrajudicial de pagos, es decir, renegociar la forma de devolución de dinero con las empresas o entidades bancarias. Si este acuerdo no se cumple por insolvencia, es cuando se puede activar el procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad.

El juez examinará minuciosamente el patrimonio del solicitante para comprobar que no tiene activos con los que afrontar sus deudas y que es un deudor de buena fe.

Si confirma que se cumplen todos los requisitos, concederá la cancelación de todas las deudas, con una excepción, las deudas públicas. Esto quiere decir que las deudas contraídas con la Agencia Tributaria o la Seguridad Social no se pueden exonerar.

Ley de Segunda Oportunidad: autónomos

En el caso de los autónomos, si el acuerdo extrajudicial no resulta exitoso y antes de proceder a solicitar la exoneración de deudas, lo habitual es acudir al concurso de acreedores voluntario.

Una vez que se ha liquidado todo el patrimonio en el concurso, excepto los activos básicos para el desarrollo de la actividad profesional, y se ha pagado lo máximo posible a los deudores, es el momento de pedir la exoneración de las deudas mediante la Ley de Segunda Oportunidad.

Ley de Segunda Oportunidad: hipotecas

La Ley de Segunda Oportunidad cubre la cantidad restante que falta por pagar de un préstamo después de la ejecución hipotecaria. Esto significa que, si el banco subasta una vivienda por un valor inferior al de la compra, la deuda restante que queda por saldar quedará cubierta por la Ley de Segunda Oportunidad.

Ley de Segunda Oportunidad: aspectos a tener en cuenta

Antes de iniciar el procedimiento para acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, hay que conocer algunos puntos clave que van a condicionar la idoneidad del proceso.

– Aunque no se tengan que pagar, las deudas no desaparecen hasta pasados cinco años desde que se confirma la posibilidad de acogerse a esta Ley
– Puede ser un proceso caro debido a la necesidad de contratar un abogado
– Durante el proceso hay que someterse a un estricto control de todos los gastos personales y familiares

Por todo ello, conviene analizar muy bien si acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad es la mejor solución para los problemas financieros.

Si quieres leer más noticias como Cómo acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad, te recomendamos que entres en la categoría de Préstamos y Créditos.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp Casacochecurro

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

OK
Aviso de cookies