Cómo rechazar una oferta de trabajo por contraoferta

Cómo rechazar una oferta de trabajo por contraoferta
NOTICIA de Jessica Pascual
22.06.2022 - 08:17h    Actualizado 22.06.2022 - 08:17h

Las contraofertas de trabajo son una práctica habitual de las empresas para retener a sus trabajadores más valiosos. Sin embargo, estas nuevas propuestas o mejoras de las condiciones no siempre convencen a los empleados. En estos casos, si te han hecho una contraoferta, pero no quieres aceptarla, hay una serie de aspectos que debes tener en cuenta. Para empezar, no es lo mismo decir que no a una contraoferta que rechazar una oferta de empleo INEM. En este último caso, pierdes el derecho a recibir la protección por desempleo.

Teniendo claro esto, a continuación te explicamos cómo rechazar una oferta de trabajo por contraoferta de manera amable para no cerrarte ninguna puerta.

¿Está mal visto rechazar una contraoferta?

No tiene por qué. Todo depende de las formas en las que la rechaces. Para empezar, debes saber que no aceptar una contraoferta de empleo es una práctica habitual que usan las empresas para retener el talento. Y que, como empleado, tienes la última palabra a la hora de tomar esta decisión.

Eso sí, a la hora de abordar la situación, lo más recomendable es que la rechaces de manera amable y agradeciendo la propuesta. Solo así puedes asegurarte de mantener una buena relación profesional y no perder oportunidades o cerrarte puertas en un futuro.

Cómo negociar una contraoferta

Quizá no te lo hayas planteado, pero antes de decir el ‘no’ definitivo, puede que te interese intentar negociar las condiciones de la contraoferta. Si lo que no te termina de convencer es que la empresa no te mejora las condiciones o el sueldo y para ti es fundamental, puedes exponérselo a tus jefes y valorarlo.

Desde que recibes la contraoferta, si la empresa te lo permite, tómate un par de días para revisar todas las cláusulas con detalle. Valora de manera detallada todos y cada uno de los puntos y las mejoras que te propone tu compañía. Piensa en cómo cambiaría tu vida a partir de este momento si la aceptas y decide si te compensa o no.

Si consideras que la oferta no es suficiente, puedes negociar con la empresa para conseguir lo que quieres. Para que la negociación sea fructífera, tienes que mostrarte seguro, decidido y dejar constancia del valor añadido que aportas a la compañía cada día. Debes dejar caer la idea de lo que supone para una empresa que tú te vayas con respecto a la producción del trabajo. Si no consigues un entendimiento con tu entidad, es momento de rechazar la contraoferta para buscar otra oportunidad mejor.

Cómo rechazar una contraoferta de trabajo

Hablando se entiende la gente, por lo que es fundamental que te expreses con claridad a la hora de rechazar esta contraoferta. Decir que no puede suponer un mal trago, sobre todo para las personas que son algo más tímidas, pero no hay que preocuparse. Si las formas son las adecuadas, todo saldrá bien.

No hay que perder la profesionalidad

Es importante rechazar esta oportunidad de manera profesional, puesto que el objetivo es mantener una buena relación profesional tanto a nivel individual con tu jefe, como con la empresa. No sabes lo que puede pasar en el futuro y no cerrarse las puertas es clave.

Elige cómo comunicar tu decisión

Hay distintas maneras de rechazar una contraoferta. Así que lo primero que tienes que decidir es la vía por la que quieres hacerlo. Por carta, por correo electrónico o en persona.

¿No sabes cuál elegir? Un buen método es mantener la misma vía de comunicación que tu jefe empezó contigo para hacerte la contraoferta. Si te llamó al despacho para ofrecértelo en persona, sería más adecuado continuar con esta vía. Lo mismo si te mandó un email o lo hizo por carta escrita. Aunque la elección final depende de cómo te sientas más cómodo.

No titubees, exprésate con claridad

En el momento de anunciar tu decisión, no titubees. Hay que ser claro para evitar confusiones con la empresa y evitar tener que volver a pasar otra vez por lo mismo en otra ocasión. Si no dejas claras tus intenciones, tu jefe puede volver a llamarte para preguntarte qué es lo que quieres exactamente. Por ello, sin sonar borde, debes dejar claro que después de valorar la situación, has decidido no aceptar o rechazar la oferta. Puedes comunicarlo en sentido positivo o en negativo, como mejor te suene.

Explica los motivos por los que no aceptas

Por otra parte, para quedar lo mejor posible con la empresa, la decisión debe ir acompañada de una razón que justifique por qué finalmente quieres irte. Si expresas con claridad cuáles son los motivos por los que rechazas la contraoferta, puede que la empresa lo entienda perfectamente y no haya más que hablar. Siempre de manera educada, hay que dejar constancia de los motivos que te impiden continuar la relación laboral con tu empresa.

Muestra tu agradecimiento a la empresa

Hay que ser agradecido. Aunque la mejora de las condiciones no sean suficientes para ti, debes mostrar gratitud a tu jefe por haber intentado cambiar tu situación a mejor en la empresa. Es un detalle cortés que va a ayudarte a mantener una buena relación y a no acabar mal. Es un gesto que dice mucho de la personalidad de cada empleado y que supone empezar la nueva relación con la empresa con buen pie.

Propón candidatos para cubrir tu puesto

Si mantienes una relación de confianza con tu empresa, puedes proponerle algún candidato de confianza que pueda ocupar tu puesto de trabajo. Siempre desde el respeto y la humildad, proponer que hay alguien que podría encajar en ese mismo perfil si necesitan cubrirlo de inmediato. Es un pequeño gesto con el que ayudas a que la empresa no se vea afectada por tu pérdida.

Deja las puertas abiertas para mantener el contacto

Por último, antes de finalizar el encuentro o cortar la comunicación, hazle saber a tu jefe que te gustaría seguir manteniendo el contacto. Ya sea personal o profesional.

Motivos por los que rechazar una contraoferta

Hay diferentes motivos y situaciones por las que puedes plantearte no aceptar la contraoferta que te hacen en tu puesto de trabajo actual. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Has tenido algún problema interno con compañeros o jefes y no te sientes cómodo
  • Quieres cambiar a otro sector de trabajo
  • Buscas una mejora de las condiciones que la empresa no puede darte
  • Te sientes atascado en tu puesto y quieres avanzar en tu carrera profesional

Tipos de contraoferta

Una contraoferta de trabajo consiste en mejorar las condiciones actuales de un trabajador para que no se vaya de la empresa. Esta mejora de la situación puede ser en diferentes aspectos:

  • Aumento de sueldo
  • Menor volumen de trabajo
  • Ascenso del puesto de trabajo
  • Bonificaciones extra
  • Flexibilidad en la jornada laboral

Si quieres leer más noticias como Cómo rechazar una oferta de trabajo por contraoferta, te recomendamos que entres en la categoría de Trabajadores y Jefes.


WhatsApp Casacochecurro



Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >