>
Compartir
WhatsApp

Cómo sobrevivir a un terremoto, las 7 medidas de actuación inmediatas

Cómo sobrevivir a un terremoto, las medidas de actuación inmediatas
NOTICIA de Jessica Pascual
07.02.2023 - 11:09h    Actualizado 12.09.2023 - 11:25h


¿Qué hacer si un terremoto sacude la ciudad en la que vives? Aunque este tipo de desastres no es habitual que azoten las calles de España, es crucial conocer algunas pautas básicas de actuación y medidas de prevención para minimizar el riesgo lo máximo posible. Desde los mejores sitios para resguardarse en el interior de casa, hasta qué hacer si el terremoto te pilla en plena calle. Consulta a continuación las 7 medidas de actuación inmediatas que hay que hacer para sobrevivir a un terremoto. En esta otra información, puedes consultar si puede producirse un terremoto como el de Marruecos en España.

Además de la protección y seguridad de las personas, una vez el terremoto finalice, hay una serie de gestiones y trámites adicionales que hay que hacer, como averiguar si el seguro de casa cubre los daños provocados por un terremoto y otros desastres naturales.

Cómo protegerse durante un terremoto

Si se produce un terremoto de una cierta intensidad, intente concentrar la atención en evitar riesgos y tenga en cuenta las siguientes recomendaciones. En el caso de encontrarse en el interior de un edificio, es importante:

  1. Buscar refugio debajo de los dinteles de las puertas o de algún mueble sólido, como mesas o escritorios, o bien, junto a un pilar o pared maestra.
  2. Mantenerse alejado de ventanas, cristaleras, vitrinas, tabiques y objetos que pueden caerse y llegar a golpearle.
  3. No utilizar el ascensor, puesto que los efectos del terremoto podrían provocar su desplome o quedar atrapado en su interior.
  4. Utilizar linternas para el alumbrado y evitar el uso de velas, cerillas, o cualquier tipo de llama durante o inmediatamente después del temblor, que puedan provocar una explosión o incendio.

Si la sacudida le sorprende en el exterior, es conveniente

  1. Ir hacia un área abierta, alejándose de los edificios dañados. Después de un gran terremoto, siguen otros más pequeños denominados réplicas que pueden ser lo suficientemente fuertes como para causar destrozos adicionales.
  2. No acercarse ni penetrar en edificios dañados. El peligro mayor por caída de escombros, revestimientos, cristales, etc., está en la vertical de las fachadas.
  3. Si se está circulando en coche, es aconsejable permanecer dentro del vehículo, así como tener la precaución de alejarse de puentes, postes eléctricos, edificios degradados o zonas de desprendimientos.

Medidas de prevención ante el riesgo de terremotos

Un terremoto es una catástrofe natural de gran magnitud que arrasa edificios enteros, coches y cualquier mobiliario que se encuentra a su paso. Por ello, es fundamental tener en cuenta algunas pautas básicas a seguir antes, durante y después de un terremoto. De manera adicional, es importante que, en situación de normalidad, se anticipen todas estas medidas para interiorizar las pautas y tener previsto cómo actuar ante un terremoto.

Con carácter general, es importante mantenerse informado por los medios de comunicación y seguir las instrucciones que dicten las autoridades. Además, en lugares de zonas de mayor riesgo de sufrir un terremoto, conviene adoptar una serie de medidas preventivas, tales como:

En relación con la estructura del edificio

  • Revisar, controlar y reforzar el estado de aquellas partes de las edificaciones que primero se pueden desprender, como chimeneas, aleros o balcones.
  • Revisar, asimismo, aquellas instalaciones que pueden romperse: tendido eléctrico, conducciones de agua, gas y saneamientos.

En relación con el interior de la vivienda

  • Extremar las precauciones en cuanto a la colocación y sujeción de algunos objetos que pueden caerse, en especial los pesados y los que pueden romperse como lámparas, espejos, botellas, etc.
  • Tener un especial cuidado con la ubicación de los productos tóxicos o inflamables, a fin de evitar que se produzcan fugas o derrames.

Actuaciones básicas después de un terremoto

  • Comprobar si alguien está herido y prestarle los auxilios necesarios.
  • Los heridos graves no deben moverse, salvo que tenga conocimiento de cómo hacerlo. En caso de empeoramiento de la situación (fuego, derrumbamiento, etc.), muévalo con precaución.
  • Verificar el estado de las conducciones de agua, gas y electricidad. Hay que hacerlo de forma visual y por el olor. Por el contrario, nunca hay que poner en funcionamiento ningún aparato. Ante cualquier anomalía o duda, lo mejor es cerrar las llaves de paso generales y comunicarlo a los técnicos o autoridades.
  • No usar el teléfono y hacerlo solamente en caso de extrema urgencia.
  • Enciende la radio para recibir información o instrucciones de las autoridades.
  • Después de una sacudida muy violenta, hay que salir ordenada y paulatinamente del edificio, sobre todo si tiene daños.
  • Alejarse en la medida de lo posible de las construcciones dañadas.
  • Tener especial cuidado al utilizar agua de la red, puesto que puede estar contaminada. Consuma agua embotellada o hervida.
  • Intente responder a las llamadas de ayuda y colaborar con los Servicios especializados, pero no acuda a las zonas afectadas sin que lo soliciten las autoridades. La coordinación es fundamental.
  • Es importante evitar curiosear por las zonas siniestradas: resulta peligroso y, además, dificulta las labores de rehabilitación.

¿Qué es un terremoto?

Un terremoto consiste en la liberación repentina de la energía acumulada en la corteza terrestre en forma de ondas que se propagan en todas direcciones. El punto donde un terremoto se inicia se denomina foco o hipocentro y puede estar a muchos kilómetros hacia el interior de la tierra (máximo unos 675 kilómetros, limite elástico de ruptura del material). El punto de la superficie encima del foco se denomina epicentro. En español, los terremotos se pueden denominar, indistintamente, temblores, sismos, movimientos sísmicos, etc.

¿Dónde ocurren los terremotos?

Los terremotos pueden suceder en cualquier lugar del mundo, pero la mayoría de ellos, y los más grandes, ocurren en los bordes de las grandes placas tectónicas. Estos bordes de placa pueden ser de tres tipos:

  • Terremotos destructivos, cuando las placas chocan entre sí.
  • Terremotos constructivos, cuando las placas se separan.
  • Terremotos conservativos, cuando las placas se deslizan unas con las otras.

Los terremotos también pueden originarse, aunque con menos frecuencia, en el interior de las placas y alejados de sus límites, como por ejemplo en el norte de España.

¿Qué es la magnitud de un terremoto?

Es una medida de la energía liberada por un terremoto y se determina a partir de la señal registrada en un sismograma. Dependiendo del tipo de onda del sismograma se obtiene una escala de magnitud diferente (ML, Ms, mb, Mw). La más conocida es la magnitud local de Richter ML definida para ser usada en terremotos locales (no más de 600 km). Como las escalas de magnitud son logarítmicas, un terremoto de magnitud 6, por ejemplo, es 30 veces mayor, en términos de energía liberada, que uno de magnitud 5. También podemos comparar los terremotos con las explosiones, resultando que una magnitud de 6 ML es equivalente a una explosión de 30.000 toneladas de TNT o a una explosión nuclear de 30 kilotones.

¿Cuál es la diferencia entre magnitud e intensidad?

La magnitud indica la medida del tamaño de un terremoto y no cambia con la distancia al epicentro. La intensidad señala la forma en que ha sido sentido un terremoto y el grado de daño que ha causado en un determinado lugar y va disminuyendo con la distancia epicentral. La escala europea que mide la intensidad es la EMS cuyos valores van desde el grado I hasta el XII.

¿Pueden predecirse los terremotos?

No existe actualmente ningún método capaz de predecir el tiempo, lugar y magnitud de un terremoto. Esta dificultad radica en el comportamiento no lineal y bastante caótico que tienen los movimientos sísmicos.

¿Cuál es el terremoto más grande que ha sucedido en el mundo?

Hasta el momento se considera que el mayor terremoto ocurrido ha sido el del 22 de mayo de 1960 en Chile, cuya magnitud fue de 9,5 y que produjo una ruptura de falla de alrededor de 1.000 kilómetros. Aunque la escala de magnitud no tiene límite superior, se puede considerar la magnitud del terremoto de Chile próxima a ese límite, puesto que las características del material de la corteza terrestre no permitirían magnitudes superiores. El terremoto de Japón de 2011.

Terremotos en España

La península Ibérica, y, por tanto, España, se hallan situadas en el borde sudoeste de la placa Euroasiática en su colisión con la placa Africana. El desplazamiento tectónico entre ambos continentes es responsable de la actividad sísmica de los países mediterráneos y del norte de África y, como resultado, de los grandes terremotos que ocurren en zonas como Grecia o Turquía.

La parte más occidental de la conjunción entre dichas placas es la fractura denominada de Azores-Gibraltar-Túnez, que es la que afecta a España. Ejemplo de ello fue el terremoto de Lorca.

Afortunadamente, nuestro país no representa un área de ocurrencia de grandes terremotos, sin embargo, sí tiene una actividad sísmica relevante con sismos de magnitudes inferiores a 7,0, si exceptuamos los ocurridos en la falla de Azores-Gibraltar (terremotos de 1755 o 1969), pero capaces de generar daños muy graves.

Entre 1.200 y 1.400 terremotos se registran anualmente en la Península Ibérica. Su frecuencia, en función de la magnitud, se presenta en la siguiente tabla:

Magnitud Promedio
5,0 o superior cada 3,5 años
4,0 – 4,9 5 por año
3,0 – 3,9 110 por año
2,0 – 2,9 760 por año

Si quieres leer más noticias como Cómo sobrevivir a un terremoto, las 7 medidas de actuación inmediatas, te recomendamos que entres en la categoría de Sociedad.