Comprar y vender acciones, consejos básicos para entender los mercados de valores


Comprar y vender acciones, consejos básicos para entender los mercados de valores

Si estás deseando adentrarte en el apasionante mundo de los mercados de valores pero no sabes cómo hacer para comprar y vender acciones, estás de enhorabuena. Te damos los mejores consejos para que empieces a ganar dinero y tengas claro que también puede ser que no siempre ganes y que algunas veces puedas incluso tener pérdidas. Tienes que saber qué quieres conseguir y cuánto dinero te puedes permitir perder, para estar listo por si llega el caso de que las cosas no salgan como te habías imaginado…


Si decides invertir en Bolsa, debes saber cómo comprar acciones, pero también debes saber desde el principio que es un mundo difícil, para entendidos en la materia y personas con formación económica… El caso es que si no tienes ni idea, ¿por dónde empezar para no poner en peligro tu dinero?, ¿cómo compro acciones?, ¿cuánto dinero necesito?…

Elige un buen bróker

Tú no puedes comprar y vender acciones directamente. Necesitas que un bróker lo haga por ti. ¿Qué es un bróker? Pues una persona física o una empresa con autorización para comprar y vender acciones. Él seguirá tus indicaciones por una pequeña comisión. En tu banco pueden informarte acerca de esto, puesto que suelen tener servicio de bróker. En internet también puedes contratar un bróker y decidir desde tu casa, con tan sólo un clic, lo que quieres vender o comprar.

Si no tienes experiencia en el mundo de las inversiones en Bolsa, quizás lo mejor es que al principio acudas a tu entidad bancaria o a un asesor financiero que te ayude. El dinero a invertir puede salir de tu cuenta corriente y el hecho de hablar con alguien de carne y hueso, alguien a quien ves te puede dar mayor sensación de seguridad que si lo contratas por Internet, que puede dar la sensación de una posible estafa.

Tú puedes comprar y vender acciones en cualquier momento del día o de la noche, pero esto se hará efectivo cuando abran los mercados bursátiles en caso de hacerlo fuera del horario habitual. Tu orden quedará retenida y se ejecutara en cuanto se ponga en marcha a la mañana siguiente.

Un bróker es la mejor opción para iniciarte a la hora de comprar y vender acciones en Bolsa. Se trata de una persona que realizará aquellos movimientos que tú le indiques a cambio de una pequeña comisión. Puedes conseguir brókers en algunos portales especializados y en tu propia entidad bancaria. También puedes comprar acciones por Internet y por tu cuenta desde páginas especializadas, pero sin duda, la opción del bróker es la más segura.

Conoce los horarios del mercado bursátil

Los mercados de acciones tienen un horario limitado para operar. En Europa, están abiertos de lunes a viernes de 9:00 a 17:30 horas. Si realizas alguna operación fuera de ese horario, se quedará registrada y preparada para efectuarse al día siguiente.

¿Cuánto invertir al comprar acciones?

Te estarás preguntando cuánto dinero necesitas para comenzar. Al principio, y hasta que te habitúes a este mundo, con 800 euros será más que suficiente. Ten en cuenta que no siempre se gana y debes estar seguro de cuánto dinero te puedes permitir perder. Ese es un consejo de oro. Empieza con cantidades pequeñas. Ya tendrás tiempo de ir aumentando conforme te vayas familiarizando con el mundo de la inversión en bolsa.

¿Y dónde comprar las acciones?

Para comenzar, opera con acciones que conforman el IBEX35. Banco Santander, Repsol, Endesa, Ferrovial, Mapfre… Suelen ser valores más o menos seguros, lo que no significa que vayan a bajar en un momento dado y todo tu dinero pierda su valor. Por eso debes estar atento a la información bursátil, bien en internet, bien en los periódicos.

Existen cuadros gráficos en internet donde puedes consultar si las acciones están al alza o a la baja. Si la línea azul apunta hacia arriba, significa que están subiendo y puedes vender. Si está horizontal o a la baja, mejor esperar un poquito para tratar de sacar el mayor beneficio posible.

Debes tener en cuenta que la información veraz y con la que puedes ganar dinero no suele aparecer en prensa ni en televisión. Invierte en empresas que no salgan en las noticias, no te fíes de lo que dicen. Muchas veces es un gancho para que los inocentes caigan y pierdan su efectivo.

Y sobre todo, recuerda, no metas mucho dinero al principio. Con 600 u 800 euros iniciales será más que suficiente. No debes perder de vista el hecho de que nadie tiene una bola de cristal y no se puede saber si las acciones subirán o bajarán.

Elige las acciones más seguras para empezar

Como hemos dicho, para los principiantes se recomienda invertir en acciones del IBEX 35. Valores consolidados como Inditex, BBVA o Telefónica suelen ser siempre valores seguros, por lo que están indicados para aquellas personas que empiezan en el mundo bursátil.

Ten en cuenta el dinero que quieres gastar

Es importante tener muy claro el dinero disponible para comprar y vender acciones. Se recomienda comenzar con una cantidad de 600 euros, invertida en los valores y en la forma que desees. Tu bróker puede aconsejarte dónde invertirlo y cuántas acciones comprar.

Comprar y vender acciones, consejos básicos para entender los mercados de valores-1

Selecciona la orden que más te convenga

Órdenes a mercado: Consiste en ejecutar de manera inmediata una orden de comprar y vender acciones al mejor precio disponible.

Órdenes limitadas: Se trata de una orden en la que se establece el precio concreto al que quieres comprar acciones en Bolsa, el valor máximo que estás dispuesto a pagar o el mínimo que quieres recibir por una venta.

La elección dependerá del grado de riesgo que quieras tomar, tus conocimientos sobre el mercado bursátil y el dinero que estés dispuesto a invertir.

Elige el mejor momento para operar

Existe una regla básica que todo principiante debe aprender: comprar acciones cuando tienen un precio bajo y venderlas cuando alcanzan un precio alto. Esta es la primera premisa que hay que tener clara, sin embargo, es poco probable que se cumpla en el día a día, ya que es imposible saber cuándo una acción va a subir. Lo mejor es buscar acciones que registren un buen impulso, es decir, comprarlas al inicio de una subida y venderlas antes de que vuelvan a bajar.

No arriesgues demasiado, utiliza órdenes ‘stop loss’

Durante los primeros meses, conviene guardarse las espaldas para evitar pérdidas escandalosas. Existe un tipo de orden llamada ‘stop loss’ que sirve para deshacer la operación si el precio finalmente va en sentido contrario al deseado. Se trata de una orden de venta que solo se ejecuta si el precio cae lo suficiente como para que supere la máxima pérdida admisible. Lo bueno de este tipo de órdenes es que si no se ejecutan, son gratis, por lo que funcionan como un ‘seguro’ para evitar muchos disgustos económicos.

Comprar y vender acciones, consejos básicos para entender los mercados de valores-2

Analiza antes de comprar y vender acciones en tiempo real

Uno de los aspectos más llamativos de invertir en Bolsa es la posibilidad de obtener ganancias en tiempo real, como consecuencia de los movimientos de los inversores. Sin embargo, hay que tener mucho cuidado, especialmente si se opera intradía. Este término hace referencia a las operaciones que se abren y cierran a los pocos minutos. Es un juego de velocidad extrema no apto para principiantes y que puede traer consecuencias fatales.

Investiga e interésate por el mercado búrsatil

No hay nada mejor para conseguir beneficios en Bolsa que aprender a entender los mercados de valores. Para conseguirlo, se recomienda leer e interpretar las tablas de acciones y cotizaciones. Así tendrás una perspectiva de lo que está sucediendo y podrás tomar decisiones con criterio. También conviene investigar las ganancias de cada empresa, no fijarse solo en el precio de la acción. Esto te dará la posibilidad de adivinar posibles tendencias.

Ten mucha paciencia, todo llega

Por último, tú eres el dueño de tu dinero y solo tú debes decidir cuándo comprar y vender y cuánto invertir o cuánto estás dispuesto a arriesgar. La bolsa no es una ciencia exacta y aunque te dejes guiar por personas más expertas que tú, como te digo, la última palabra es la tuya. Tampoco esperes hacerte rico en pocos meses. Para eso deberías invertir una cantidad indecente de dinero y tener mucha suerte y tal vez una bola de cristal mágica.

Se estima que una persona que comienza a jugar en Bolsa no obtiene beneficios hasta después de los seis primeros meses. Conseguirás operaciones de éxito y otras serán un fracaso, por lo que ten paciencia y date tiempo. ¡Nadie dijo que fuera fácil!

Claves para no poner en peligro su dinero

¿Dónde ahorrar e invertir? Hemos consultado a la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros de España (ADICAE) sobre las claves para no poner en peligro los ahorros. ADICAE analiza los diferentes productos de ahorro inversión, con el objetivo de que el ahorrador no ponga en peligro sus ahorros y no se deje engañar por los trucos y ofertas de la banca, que ve en nuestro dinero una jugosa golosina.

Es más necesario que nunca informarse muy bien sobre qué podemos hacer y qué no debemos hacer con nuestros ahorros. A pesar de los cantos de sirena interesados, lanzados por la banca, agencias de valores, medios de comunicación y corredores de Bolsa, la economía mundial puede contraerse por un empeoramiento del empleo.

Estos datos que pueden parecer que no influyen a la hora de invertir nuestros ahorros, podrían condicionar seriamente nuestros ahorros. Por ejemplo, el rendimiento de los valores de renta variable si vamos a comprar acciones (el dividendo de las acciones podría ser muy pequeño o nulo, o la empresa puede dotar provisiones, como en el caso de los bancos, es decir, guardarse parte del dinero en perjuicio de la rentabilidad) o las subastas de deuda pública. A continuación se analizan las principales opciones que nos ofrece la banca en 2013 para depositar nuestros ahorros y sus principales riesgos.

Cuidado con la Bolsa

Existe una oleada de optimismo (sin base sólida) sobre el comportamiento de la Bolsa en 2013. Los ‘gurús’ y medios de comunicación interesados creen que las empresas del Ibex 35 mejorarán su cotización en 2013, llegando a alcanzar un crecimiento del 12%. «Tenemos que saber que las personas que hacen estas predicciones optimistas son parte interesada (agentes de Bolsa o, incluso, directivos de las propias empresas). Estos ‘personajes’ quieren que la inversión se centre en los mercados europeos y están desaconsejando invertir en países emergentes… a pesar de que la Bolsa europea se contraerá un 0,9% este año según el Banco Central Europeo», explican desde ADICAE.

Invertir en Bolsa es un arma de doble filo, hay que hilar muy fino para no perder parte de los ahorros. Algunas empresas han aumentado el beneficio que dan a sus accionistas (dividendo) que esperan repartir en 2013, aunque muchas de ellas estiman que será igual que el de 2012, o que incluso podría llegar a suspenderse.

Dentro del mercado bursátil destacan, por su enorme aparato de marketing, las ampliaciones de capital que están realizando diversos bancos. La Banca está en plena reestructuración, está intentando cubrir sus necesidades de esta manera, ya que también tiene deudas que refinanciar. El consumidor debe permanecer alerta, ya que captar ahorro popular será su objetivo prioritario. Debemos evitar participar en las ampliaciones de capital de las entidades financieras o de empresas de nuevas tecnologías, etc., ya que nuestros ahorros quedarían a merced de la cotización de sus acciones

  • Invertir en Bolsa siempre conlleva unos riesgos, puesto que el precio de las acciones cambia constantemente y puede perder sus ahorros, si no se cumpliesen las previsiones de estos ‘expertos’, o tenerlos retenidos hasta que el precio de sus acciones se equiparase o superase el precio al que usted las compró (ese período podría ser de años).
  • Hay que conocer muy bien el sector de la empresa en la que va a invertir, así como el margen de mejora de la acción (aunque puede resultar muy complicado).
  • A la hora de operar con acciones tendrá que pagar unos gastos de corretaje a la Bolsa correspondiente.
  • Las noticias económicas, sociales y políticas influirán en la evolución de los valores de renta variable… lo que es incontrolable por el consumidor.
  • Si abre una cuenta de valores tiene que saber que tendrá que pagar una comisión por su custodia. Además, a la hora de operar con ellas tendrá que pagar un canon a la bolsa correspondiente. Estos gastos afectarán negativamente a su rentabilidad.

Comisión de custodia de valores en Mercados españoles

Banco SantanderIbercajaBanco PastorBanestoLa CaixaBankinterSabadellBBVAUnicajaMedia
0,40%4%2%0,35%0,35% Mínimo0,40%0,33%4%0,15%1,33%
MínimoMínimoMínimoMínimo5 €MínimoMínimoMínimoMínimoMínimo
6 €6 €5 €1,80 €4 €3,50 €4,51 €0,60 €4,04 €

Comisión de custodia de valores en Mercados españoles de la banca ‘rescatada’

LiberbankCaja3CAMNovagalicia BancoCatalunya CaixaBankiaBanco Mare nostrumMedia
0,80%0,50%0,80%0,30%0,35%0,40%0,30%0,49%
MínimoMínimoMínimoMínimoMínimoMínimoMínimoMínimo
8 €30 €8 €3,01 €4 €4,50 €6 €9,07 €

Los arriesgados fondos de inversión

En 2013 van a suponer una inversión todavía de mayor riesgo. Algunas carteras van a aumentar su peso en renta variable, es decir, en acciones, llegando a alcanzar el 70% del total de las carteras más arriesgadas. Esto se debe a que confían en que algunos valores variables tienen un amplio margen de mejora. Durante el 2012 la renta variable representaba un porcentaje comprendido entre el 50% y el 60% de éstas. No parece una inversión recomendable para los pequeños ahorradores, a pesar de que los ‘gurús’ de la economía están vendiendo que hay margen para la recuperación…

Siempre es recomendable que en el fondo tenga un gran peso la inversión en valores de renta fija. Las gestoras animan a contratar estos productos. Según ellas estamos ante el mejor momento para hacerlo. No debemos olvidar que juegan su papel comercial, no tenemos que dejarnos engañar, es importante analizar la inversión y los riesgos derivados de la misma.

Ya analizamos en un artículo anterior que, en muchos casos, estos productos tienen elevadas comisiones (de depósito, gestión, suscripción, reembolso y sobre beneficios). Además habrá que pagar los gastos generados por los operaciones realizadas, la constitución de la inversión y los cánones.

Dependiendo de la rentabilidad cosechada por el fondo y las comisiones aplicadas, el consumidor podría obtener una rentabilidad negativa. Si se decide invertir en un fondo deberá hacerse teniendo en cuenta el perfil de inversor del usuario. Si es muy conservador tendrá que invertir en renta fija, pero por ejemplo ya vimos que los FondTesoro a 5 años ofrecen una rentabilidad bajísima y hay que tener el dinero parado durante ese largo período de tiempo.

La Banca, año tras año los vende como el producto de moda en sus distintas formas (cotizados, commodities, garantizados, fondtesoros, BRICs, etc.). Pero lo cierto es que son un producto que puede alejarse de las necesidades de los usuarios y no están cubiertos por ningún Fondo de Garantía.

Fondos garantizados, no se fíe

Los fondos garantizados, en los que el banco o la gestora que maneja las inversiones del fondo garantizan la recuperación total del dinero invertido, pero con una serie de condiciones fuera de las cuales puede haber pérdidas, están de capa caída por su baja rentabilidad. Su rentabilidad es extremadamente baja. El banco ‘garantiza’ el importe invertido inicialmente o una parte (dependiendo si la garantía es total o parcial), pero hay una rentabilidad adicional que va asociada al rendimiento de varios índices y que es muy difícil de conseguir. En caso de quiebra de la entidad gestora los ahorros colocados en estos productos no estarían garantizados por ningún Fondo de Garantía y los ahorradores pasarían a formar parte del concurso de acreedores de la entidad, en el que no ocuparían, ni mucho menos, un puesto destacado.

Por lo tanto es aconsejable optar por la contratación de otro tipo de productos de ahorro, como los depósitos bancarios que ofrecen una rentabilidad mayor y están cubiertos por el Fondo de Garantía de Depósitos. En los tiempos que corren no hay que asumir ningún riesgo innecesario, y menos a cambio de una rentabilidad baja o nula.

Lo que debe saber de los fondos garantizados

  • Si su perfil de ahorrador es conservador existen mejores productos en el mercado que se adapten a sus necesidades. En un contexto como el actual no hay que tomar riesgos, hay que apostar por la seguridad por encima de la rentabilidad.
  • En el caso de reembolso anticipado tendría que afrontar una elevada comisión que podría comerse la rentabilidad obtenida hasta la fecha.
  • No invierta en fondos emergentes o de materias, resultaría muy arriesgado, opte por la renta fija.
  • Examine la composición de la cartera de inversión del fondo, es decir, en qué invierte el fondo.
  • No olvide que la seguridad es más importante que la rentabilidad.

La seguridad de los depósitos bancarios

Son, de largo, el producto más seguro. Nuestros ahorros estarán garantizados (100.000 euros por titular y entidad). Además, al ser un producto de renta fija sabremos con exactitud la rentabilidad que obtendremos en la fecha de vencimiento (salvo que el depósito se cancele anticipadamente). Es un producto sencillo, cualquier consumidor puede entenderlo. Habrá que vigilar las comisiones aplicadas (la rentabilidad podría verse alterada negativamente), si lleva productos asociados y si existe alguna condición para obtener la rentabilidad, puesto que en las últimas fechas están proliferando los depósitos estructurados o referenciados. Ofrecen una rentabilidad mayor que la mayoría de productos financieros.

El valor de la prima de riesgo -lo que paga un país por financiarse en ‘los mercados’ en comparación con lo que está pagando Alemania- puede desembocar en un rescate a la economía española. En ese caso, la rentabilidad de las imposiciones a plazo fijo podría disminuir. Es fácil encontrar en el mercado depósitos con rentabilidades superiores al 4%, algunos de ellos exigen una cantidad mínima que no es asumible para los pequeños ahorradores (superior a 50.000 euros). La rentabilidad también dependerá del tipo de interés que marque el Banco Central Europeo (actualmente es del 0,75%) e incluso se bonificará la contratación de productos adicionales (domiciliaciones de nómina y recibos, tarjetas, seguros, plan de pensiones, fondos de inversión, etc.). Aunque durante 2013 su rentabilidad fuese menor, seguirían siendo la mejor opción de inversión.

Hay que distinguir los depósitos a plazo fijo ordinarios de los estructurados. En estos últimos es necesario invertir una elevada suma de dinero y se deben cumplir una serie de requisitos para conseguir la rentabilidad máxima. Podría no obtenerse rentabilidad alguna, o en el peor de los casos convertirse en accionista de una empresa, si la rentabilidad va ligada al rendimiento de una cesta de acciones.

Lo que tiene que saber sobre los depósitos

  • Asegúrese de que ni el plazo ni su cuenta asociada generen comisiones, así su rentabilidad quedará intacta. Es recomendable que no haya productos asociados. Vigile que el plazo no lleve asociada la contratación de otros productos que generen costes.
  • Es interesante que el plazo disponga de «ventanas de liquidez»: Son unos determinados días en los que podremos rescatar el dinero depositado sin coste alguno. En el caso de que no las haya tendremos que buscar algún depósito sin comisión por cancelación anticipada (escasean) o con una comisión/penalización muy baja.
  • Si contrata un plazo con duración distinta de 12 meses tendrá que saber que la rentabilidad expresada en la TAE es una tasa anual. Es la rentabilidad que se obtendría si el producto tuviera una vigencia de un año. Ejemplo: En un depósito a 6 meses con una TAE del 4% obtendremos, aproximadamente, una rentabilidad del 2%.

Deuda pública

Son muchas las voces que animan a invertir en deuda pública, especialmente española. El Tesoro Público está lanzando una gran campaña de publicidad para invertir en Letras del Tesoro, en la que resalta la facilidad de comprar deuda pública a través de Internet. Lo cierto es que para obtener una rentabilidad atractiva (5,20% TAE) es necesario realizar una inversión con un horizonte temporal muy amplio, de 10 años… y hay que tener en cuenta que los hechos sociales y políticos pueden afectar al rendimiento de la deuda pública.

Además en 2013 han cambiado las normas sobre las emisiones de deuda pública, a las que se podrá aplicar quitas con el voto del 66% de los tenedores de los títulos… lo que convierte a la deuda pública (bonos, letras del Tesoro…) en un producto muy inseguro.

Cédulas hipotecarias

Son productos de renta fija emitidos por entidades financieras en los cuales el usuario recibe un interés fijo. La garantía son todos los contratos hipotecarios de los que la entidad es acreedora.

Éste producto alcanzó una gran popularidad en el año 2009, su emisión se incrementó de manera importante respecto al año 2008 (al igual que las preferentes). En 2008 se contrataron 12.995 millones en cédulas hipotecarias en el mercado AIAF, en 2009 esa cantidad se disparó hasta los 263.150 millones, lo que supuso una variación del 102,9%. Los consumidores desconocían el funcionamiento de dichos productos y la banca se encargó de colocarlos a través de su red comercial. Desde entonces las emisiones se han ‘moderado’ hasta los 59.350 millones de euros de 2012.

Es un producto con riesgo, y vistos los antecedentes no hay que actuar a la ligera. Las preferentes también fueron un producto emitido masivamente y todos sabemos cual está siendo su desenlace. Son productos con un vencimiento muy amplio (de 5 a 10 años, generalmente). Es importante saber que son títulos emitidos por la entidad, no un depósito bancario. Aunque su rentabilidad sea fija la cantidad inicial no estará garantizada.

Fiscalidad

Por último es necesario saber que los rendimientos que consiga en estas inversiones, en el caso de que los consiga (hay productos que no garantizan ni la cantidad inicial ni la rentabilidad, incluso se puede perder dinero), tributarán a efectos fiscales al :

  • 21% si se trata de una cantidad inferior a los 6.000 €.
  • 25% si es una cantidad comprendida entre los 6.000 € y los 24.000 €.
  • 27% desde 24.000 €.

«Aconsejamos a todos los consumidores a que, antes de contratar un producto de ahorro-inversión, se aseguren al 100% de todas sus características, de si está cubierto o no por algún fondo de garantía, de si puede recuperar su dinero cuando quiera sin penalizaciones, de las comisiones que le vayan a cobrar… y, en caso de duda, acuda a una de nuestras sedes», concluyen desde ADICAE.

Manuel Pardos (ADICAE): ‘Lo mejor para invertir dinero son los depósitos, ni oro, ni casas, ni Bolsa’

Manuel Pardos, presidente de ADICAE.¿En qué invierto mi dinero? El presidente de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), Manuel Pardos, aconseja a los ahorradores invertir únicamente en depósitos, desechando las inversiones en oro, inmuebles, Bolsa o mercados Forex. Reconoce que los consumidores tienen miedo a perder sus ahorros, pero indica que no es preciso tenerlos retenidos en casa debajo del colchón, puesto que de esta forma se pierde poder adquisitivo debido a la inflación. A continuación, la entrevista completa:

PREGUNTA.- En un momento en el que los ahorradores temen por su dinero… ¿dónde aconsejaría invertir?

RESPUESTA.- En depósitos a plazo fijo, que están protegidos por los fondos de garantía españoles y europeos. Son la mejor fórmula porque, además, ahora parece que hay cierta competitividad ya que las empresas que los comercializan necesitan capital y quieren captar ahorro. Los plazos de estos productos suelen ser breves y así el ahorrador puede administrar bien el dinero. También tenemos los fondos de inversión, que están protegidos por la legislación actual pero su rentabilidad está en baja forma. Si se prueba este producto hay que examinar bien las características del fondo. Y mucho ojo también con los depósitos, porque a veces se venden como depósitos a plazo fijo algo que en realidad son depósitos estructurados… así que recomiendo que, antes de contratar nada, el consumidor estudie muy bien las condiciones.

P.- ¿Aconsejaría invertir en ladrillo?

R.- No actualmente, ya que tienes que dominar bien esa inversión. Durante la época de la burbuja inmobiliaria cualquiera se compraba un piso y esto ha supuesto una debacle del mercado inmobiliario. Si se invierte en ladrillo hay que vigilar la rentabilidad deseada, ser consciente de que el piso puede perder valor… en resumen, calcularlo mucho. Actualmente no se puede saber lo que vale en España una vivienda, así que como para invertir en ella…

P.- ¿Y qué nos dice del oro? Se está poniendo de moda invertir en oro…

R.- Mucho cuidado con este tópico. Es una materia especulativa 100%, y más desde que dejó de ser patrón oro de las monedas en todo el mundo, hace aproximadamente dos décadas. El valor del oro sube y baja… aunque esto último se lo callan las empresas de ‘compro oro’. Algunos ahorradores parecen tener el vicio de enterarse los últimos de las cosas, como pasó con las filatelias: no hacían más que subir… y luego llegó el fraude. Hay que aprender de los errores del pasado y estudiar bien las inversiones.

P.- ¿Es factible y fiable invertir en Bolsa?
R.- Es complicado. Hay que estar muy pendiente y planificar bien las inversiones y las ventas y no poner en peligro los ahorros de dinero. En resumen, hay que dedicarse a ello concienzudamente. A los ahorradores de a pie les decimos que los depósitos tradicionales son la salvaguarda, ya que están garantizados hasta 100.000 euros por cuenta.

P.- En los últimos meses muchos consumidores han retirado sus ahorros de los bancos. Parece que hay miedo.


R.- Sí, lo hay. Hay miedo. Pero no han pasado cosas tan graves como para tenerlo debajo del colchón. Tenerlo ahí hace que la inflación se vaya comiendo tus propios ahorros. No ha habido tanto peligro como para esconder los ahorros en casa, esto es algo que la gente tiene que quitarse de la cabeza. Una cuenta de ahorro normal permite tener siempre el dinero disponible y con algo de rentabilidad.

Los riesgos de invertir en renta fija existen

¿Existen riesgos al comprar renta fija? Una de las creencias erróneas más extendidas es pensar que invertir en renta fija es invertir sin riesgos. Cualquier producto de inversión contiene riesgo en mayor o menor medida. Estos riesgos siempre deberán venir detallados en el folleto de emisión del producto. Además, en determinadas ocasiones, el folleto puede incorporar advertencias de la CNMV cuando se considere que las condiciones incorporan riesgos significativos para los inversores minoristas. En concreto, los principales riesgos que se asumen son:

Riesgo de mercado*: es la posibilidad de que los valores coticen por debajo del precio que pagamos por ellos. Las fluctuaciones de precios de la renta fija cotizada dependen sobre todo de la evolución de los tipos de interés, de las circunstancias de mercado y de las condiciones económicas generales.

Riesgo de liquidez: es el riesgo de que no se encuentre contrapartida en el mercado y, por tanto, que no se pueda vender el producto.

Riesgo de crédito: se trata del riesgo que se asume por la posible falta de cobro de los intereses y/o principal de la inversión por parte del emisor.

* Ejemplo:

Un inversor adquiere un bono de renta fija simple de 100 euros, emitido hoy, con vencimiento al cabo de dos años y que paga intereses del 10% anual al final de cada año (en adelante Im es el interés de mercado, en ese momento, es igual al tipo de interés que se emite el bono, que se supone es del 10%).

Supongamos que el suscriptor del bono, transcurrido un año y cobrados los intereses de ese año (10 euros) decide venderlo. ¿Qué sucederá con el precio del bono y con la rentabilidad del mismo si los tipos de interés de mercado se han alterado ? (Supongamos que pasa a ser Im= 15%) y que no existen costes de transacción ni de compra ni de venta).

Gráfico que explica los riesgos de la renta fija.Si el tipo de interés de mercado Im pasa a ser el 15%, indudablemente ningún inversor querrá dar 100 euros por un título que le va a proporcionar un rendimiento del 10% si tiene la posibilidad de adquirir otro en el mercado que le proporciona el 15%.

Luego ¿Qué cantidad estarán dispuestos a pagar por ese título?

Deberá ser una cantidad X, que invertida al 15% durante un año (que queda hasta el vencimiento) proporcione al comprador 110 euros.

X * 1,15 = 110, luego X= 110 / 1,15 = 95,65 euros le darán al inversor por el bono.

(100- 95.65 =4,35 euros variación en el precio del bono)
¿Cuál es la variación en la rentabilidad total?

Si el inversor invierte 100 euros, recibe 10 euros de intereses durante el primer año y le pagan por el bono 95,65 euros. Ha recibido en un año (10 + 95,65)=105,65 euros. Luego la rentabilidad ha sido del 5,65%.

Por tanto los aumentos del tipo de Im (entre otros factores) proporcionarán disminuciones de la rentabilidad y viceversa.

Si quieres leer más noticias como Comprar y vender acciones, consejos básicos para entender los mercados de valores, te recomendamos que entres en la categoría de Vivienda.


AUTOR
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies