Guía: 10 maneras de hacer mascarillas caseras


Guía: 10 maneras de hacer mascarillas caseras

¿Tienes mascarilla en casa? ¿La utilizas cuando sales a la calle? ¿Sabes si la mascarilla que usas te protege de forma adecuada? ¿Y las que pones a tus hijos? La mayoría de la población no habíamos necesitado tanta información sobre las mascarillas como ahora.

Las noticias que escuchamos a diario, además de las cifras relacionadas con el coronavirus, tienen que ver con la necesaria protección de la gente. Pero, ¿sabemos cuál es la forma adecuada para hacerlo? ¿Las mascarillas que hacemos de forma casera nos protegen de forma efectiva? Para resolver todas las dudas que te puedan surgir, incluso en las mascarillas para niños, a continuación detallamos una guía completa de todo lo que necesitas saber para hacerte una mascarilla ¡de 10 formas diferentes!

Además explicamos cuáles son los tipos que existen, sus usos, precios, a qué tipo de personas están destinadas, materiales, regulación, cómo desinfectarlas y todos aquellos aspectos de primera necesidad relacionados con las mascarillas.

Las mascarillas se han convertido en un bien de primera necesidad, hasta el punto de que el Gobierno ha regulado su precio para evitar abusos. Esta gran demanda por parte de la población ha provocado un desabastecimiento del producto en todo el país y que ha llevado a que muchas personas se fabriquen sus propias mascarillas caseras para protegerse ante la imposibilidad de comprar estos artículos en las farmacias. A continuación exponemos todas las claves para hacer mascarillas caseras con objetos que tenemos por casa.

Contenido

¿Cómo puedo hacer una mascarilla higiénica en casa?

Tras varias semanas de cuarentena el Gobierno ha recomendado a la población el uso generalizado de mascarillas. Pero, ¿qué hago si yo no tengo una y voy a salir a hacer la compra o a sacar a mi perro? Son muy pocas las personas que puedes encontrarte por la calle sin mascarilla. Pero no hay mascarillas para todos. Por eso a continuación os presentamos una solución: cómo hacer una mascarilla casera con objetos que todos tenemos en casa.

Lo primero que tenemos que hacer es tirar abajo un sentimiento general. Mucha gente piensa que hacer nuestras propias mascarillas implica tener que saber coser a máquina o a no. Pero, ¿y si no sé coser? Que no cunda el pánico. Se pueden hacer mascarillas sin utilizar aguja e hilo. A continuación detallamos las formas más sencillas y divertidas para hacer mascarillas en casa de las dos formas: Cosiendo y sin coser.

Hacer mascarillas sin coser

A continuación mostramos algunas de las técnicas más rápidas y sencillas de hacer mascarillas caseras sin necesidad de coser.

Cómo hacer una mascarilla en un minuto con un pañuelo

Para hacer una mascarilla de esta forma también nos sirven las servilletas de cocina de las de tipo tela, cualquier fular o un trozo de tela que tengamos suelta por casa. En este caso se hace con un pañuelo y es una mascarilla con filtro. Los pasos a seguir son:

1. En primer lugar doblamos el pañuelo haciendo una especie de libro, doblando dos veces, de la mitad inferior para arriba y de la mitad superior hacia abajo cubriendo todo.

2. En el interior previamente hemos colocado un filtro.

3. Metemos una goma por cada uno de los extremos. En este caso se utilizan gomas del pelo corrientes.

4. Una vez estén las gomas, doblamos cada extremo hacia el interior y metemos uno de los extremos dentro del otro.

5. Tiramos de las gomas para darle forma y listo. Ya podemos colocarnos la mascarilla.

Cómo hacer mascarilla con unos calzoncillos

Por YouTube encontramos infinidad de fórmulas para luchar contra el coronavirus y protegernos. En este caso, son muchos los vídeos que muestran cómo hacer una mascarilla que cubre toda la cabeza excepto los ojos con un calzoncillo tipo bóxer. Como si fuera un pasamontañas. No hay que hacer nada más que colocarlo de forma concreta en la cabeza. El siguiente vídeo muestra cómo hacerlo. Tan sólo te llevará cinco minutos.

Hacer mascarilla con filtro de café

Para hacer una mascarilla con un filtro de café necesitamos los siguientes materiales: Los filtros desechables de café, una grapadora, gomas elásticas, cinta de papel o celo y un trozo de clip. En este caso es primordial saber que no se trata de una mascarilla reutilizable. Una vez la usemos, tenemos que tirarla. Los pasos a seguir son:

1. Doblamos el filtro de café dándole un pequeño ángulo.

2. Doblamos la parte de abajo del filtro y traemos una de las puntas hacia delante. Grapamos esa doblez.

3. Ponemos las gomas en cada uno de los dos lados con la grapadora.

4. Para la forma de la nariz, cogemos la cinta de papel y enrollamos el trozo de clip para no pincharnos y la ponemos en el centro para que le dé la forma del tabique.

Hacer mascarilla con filtro de aspiradora

¿Tienes el tradicional aspirador con bolsa? Si tienes varias bolsas por casa es el momento de darles otro uso. En este caso necesitamos aguja e hilo, la bolsa del aspirador, un trozo de cierre de pan Bimbo para el ajuste de la nariz y las gomas para la sujeción.

1. En primer lugar quitamos el cartón y el trozo de plástico que actúa de adaptador entre la bolsa y el aspirador.

2. Dividimos la bolsa en dos y la cortamos.

3. Cuando ya está cortada, hacemos un dobladillo en la parte de arriba y damos unas puntadas para coserlo.

4. Hacemos los tres pliegues en los laterales para que se ajuste a la cara.

5. En la parte interior de la mascarilla hacemos otra doblez en la parte de arriba que es donde vamos a meter los cierres del pan Bimbo para que se ajuste a la nariz.

6. Por último, cosemos las gomas para sujetarnos la mascarilla en las orejas.

Hacer mascarilla con papel de cocina o papel higiénico

El papel de cocina o el higiénico son productos que, a no ser que se agote en el supermercado, todos tenemos en casa. En ese sentido, a continuación exponemos la forma de hacernos una mascarilla con este producto. Aunque tenemos que saber que en este caso no son reutilizable. Son de un sólo uso. Los pasos a seguir son:

1. Cogemos el papel de cocina y cortamos unos dos cuadrados por la línea de corte que viene marcada. Doblamos un cuadro encima del otro.

2. Hacemos pequeñas dobleces por arriba y por abajo hasta quedarnos una línea fina.

3. Colocamos las gomas en los laterales y listo.

Cómo hacer mascarillas cosiendo

Los diferentes métodos que se exponen a continuación son diferentes formas de hacer mascarillas con artículos que tenemos por casa pero en las que la mano de obra incluye coser o dar alguna puntada, bien a máquina, o bien a mano. Aunque si no sabes coser y te animas a probar con una mascarilla, no te preocupes, es muy fácil. Puede ser una gran oportunidad para adentrarte en el mundo de la costura.

Debemos tener en cuenta que una mascarilla en la que cosamos y demos puntadas va a tener una mayor sujeción que aquellas en las que la construyamos con otro tipo de adherente.

Hacer mascarilla con tela

El objeto más común para poder hacer una mascarilla y que seguro todos tenemos alguno por casa es utilizar tela. Nos vale cualquier trozo de tela que tengamos por casa y no utilicemos. Algunos de los tutoriales de YouTube que más éxito están teniendo son los siguientes.

En este primer vídeo aparecen tres tipos de mascarillas que podemos confeccionar con trozos de tela. En este caso utiliza bolsas de tela, que tal y como indica en el vídeo, están hechas con tela no tejida que es la más recomendada puesto que es impermeable, aunque también podemos usar otro tipo de telas. Además de la bolsa de tela, en este caso concreta utiliza gomas elásticas para hacer la sujeción de la mascarilla, agujas e hilo para coser.

En el vídeo muestran paso a paso cómo hacer cada una de las mascarillas y las medidas tanto para un adulto como para un niño. Los pasos son los siguientes:

1. Lo primero que tenemos que seleccionar son las medidas, que detallamos antes.

2. Una vez cogidas las medidas, recortamos la forma de la mascarilla, cosemos en el borde superior e inferior un dobladillo.

3. Después hacemos tres pliegues a cada lado para darle la forma a la mascarilla.

4. El último paso son coser las gomas elásticas y mascarilla lista.

La primera forma se diferencia de la segunda que en una hace tres dobladillos y en la otra cose los laterales haciendo muchos pliegues pequeños.

En el último tipo de mascarilla que confecciona en este vídeo, utiliza además papel y lápiz porque antes de proceder a hacer la mascarilla debe hacer la silueta en un papel y recortar la forma.

1. Para la tercera forma en primer lugar cogemos papel y lápiz y dibujamos la silueta de la mascarilla.

2. Recortamos la forma en la bolsa de tela. Hacemos dos trozos de tela iguales.

3. Cogemos hilo y aguja y cosemos un dobladillo en la parte superior, en la parte inferior y en un lateral del trozo de tela. La única parte que queda sin dobladillo es la que es curva hacia fuera. Repetimos esto en el otro trozo de tela.

4. Unimos los dos trozos de tela y los cosemos por la parte curva, en la que no hemos hecho el dobladillo.

5. La abrimos y vemos que ya tenemos la forma de la mascarilla. Cogemos tiras elásticas y las cosemos por los dos extremos. Y listo, ya tenemos nuestra mascarilla.

En esta segunda versión podemos hacer una mascarilla de tela con filtro. En el vídeo se muestra la posibilidad de hacer la mascarilla cosiéndola, dando una mayor seguridad si vamos a lavarla y reutilizarla, o bien hacerla pegando los pliegues y elementos con una pistola de silicona. Los materiales necesarios para hacer la mascarilla son o bien aguja e hilo o pistola de silicona, lápiz y tijeras y la tela que queramos.

Para el filtro podemos utilizar cualquier tipo de tela que sea impermeable y que no deje pasar el agua o un paño absorbente. El filtro se desecha en cada uso pero la mascarilla al ser de tela se puede lavar. Los pasos en este tipo de mascarilla son:

1. Lo primero que tenemos que seleccionar son las medidas, que ya detallamos en este apartado.

2. Una vez cogidas las medidas, recortamos la forma de la mascarilla, cosemos en el borde superior e inferior un dobladillo.

3. Después hacemos tres pliegues a cada lado para darle la forma a la mascarilla.

4. El último paso son coser las gomas elásticas y mascarilla lista.

5. Una vez tenemos la mascarilla con las gomas listas, tenemos que pegar por la parte trasera un trozo de tela de la misma medida por la parte superior e inferior dejando hueca toda la parte del centro para poder introducir un filtro de forma posterior.

Cómo hacer una mascarilla con una camiseta

En el siguiente vídeo aparece detallado cómo hacer una mascarilla con una camiseta. La metodología es muy similar a hacer una mascarilla con un trozo de tela. En este caso concreto en el vídeo explican cómo hacer una mascarilla con una camiseta de algodón. Es importante que el trozo de camiseta que cojamos para hacer la mascarilla sea lisa, no coger ninguna costura ni dobladillo.

Los materiales que necesitamos son la típica camiseta que ya no utilicemos, un metro para establecer las medidas y tijeras para darle forma a la mascarilla y recortar. Debemos ser precavidos en la elección de la camiseta. No es apropiado coger la típica camiseta vieja y desgastada porque la mascarilla debe protegernos. Por tanto el tejido debe estar lo menos estropeado posible. No tiene que ser una camiseta completamente nueva pero sí que debe estar en buenas condiciones. Los pasos a seguir son:

1. El primer paso es tomar las medidas y recortar un trozo de camiseta.

2. Después hacemos un dobladillo en la parte inferior y en la superior del trozo de camiseta que hemos recortado. Una vez marcados los dobladillos los cosemos, a mano o a máquina.

3. El siguiente paso es hacer tres pliegues o fruncidos en la tela y los cosemos por los dos lados para que nos quede la forma de la mascarilla.

4. Cogemos trozos de goma elástica para hacer la sujeción de la mascarilla. Las cosemos a los laterales.

Una vez puestas las gomas, ya está lista la mascarilla.

Cómo hacer mascarilla con un sujetador

Si eres mujer o convives con alguna, seguro que tiene algún sujetador viejo que ya no usa. Es el momento de sacarle partido. Con los siguientes pasos puedes diseñar una mascarilla de forma fácil y sencilla. Los pasos a seguir son:

1. El primer paso es recortar una de las copas del sujetador.

2. El tirante lo tenemos que dejar, cortándolo por el extremo de la espalda.

3. Después sacamos el aro del sujetador.

4. Cogemos el tirante y lo cosemos en la parte inferior de donde está cosido.

5. Cogemos otra cinta elástica, o el otro tirante y lo cosemos de la misma forma en el otro lado. Los tirantes son las sujeciones de la mascarilla a las orejas.

Tras estos sencillos pasos ya tendríamos la mascarilla lista. Os dejamos este video en el que lo explica en los dos primeros minutos:

Cómo hacer una mascarilla con una botella

El método de fabricar una mascarilla con botellas de plástico es más complejo de realizar. Al igual que todas las formas que acabamos de detallar para hacer mascarillas caseras, esta tampoco está homologada. Es decir, no es una mascarilla que nos asegure una completa protección, pero a falta de una mascarilla homologada, siempre será mejor opción tener algo con lo que poder protegernos.

Para poder realizar esta mascarilla necesitamos de una mayor cantidad de materiales. Los necesarios son una botella de tapa grande, una botella de refresco al uso, y dos botellas pequeñas, un cuchillo, una pinza, un cuter, un clavo y una sartén. Además necesitamos un trapo, unas tijeras, una regla, una plancha de la ropa, pegamento de contacto, silicona fría, marcador, y diferentes trozos de Goma Eva. Por último necesitamos alcohol, algodón, Gasa estéril, elástico delgado y carbón activado, éste último es opcional.

1. Cogemos la botella de refresco y recortamos la parte de la boquilla con cuello.

2. Hacemos dos pequeños cortes en los laterales del cuello y cortamos de forma ovalada simulando el corte de la cara.

3. Cortamos la rosca de las otras tres botellas. Justo debajo del tapón. Nos servirá tanto el cuello de la botella como el tapón.

4. Calentamos una sartén y dejamos lisa la base del tapón.

5. Hacemos agujeros con un clavo caliente en los tres tapones.

6. Cogemos el tapón grande y lo ponemos encima de la botella de refresco. Cortamos el cuello a esa altura.

7. Colocamos en la abertura el cuello de la botella grande y ponemos su tapón.

8. En los laterales de la botella sobre la que estamos trabajando hacemos dos agujeros del tamaño de los tapones pequeños. Recortamos el agujero y colocamos los tapones.

9. Recortamos plástico del tamaño de los tres tapones que vamos a utilizar y les hacemos agujeros como a los tapones.

10. El filtro lo hacemos con la gasa. Cortamos filtros del tamaño de los tapones y los pegamos a ellos.

11. Ponemos en los tapones encima de la gasa trozos de algodón. El carbón activo iría en el algodón. Ponemos otra capa fija de algodón encima del carbón activo y la pegamos. Ponemos otro trozo de plástico de botella del mismo tamaño con agujeros encima de todas las capas y lo sellamos.

12. En los dos tapones pequeños hacemos lo mismo pero sin carbon activado.

13. Ahora hacemos la parte de la nariz, amoldamos el plástico pellizcando la parte superior.

14. Utilizamos Goma Eva para el reborde de la mascarilla que va en contacto con la cara para que no nos haga daño. Cortamos una pieza específica para la nariz.

15. Hacemos agujeros para las sujeciones y las introducimos.

¿Cuáles son los mejores materiales para hacer mascarillas caseras?

Hemos visto el ingenio de la gente ante la necesidad de un producto tan básico e importante en estos momentos para protegernos. Todos tenemos en casa alguno de estos productos para salir del paso hasta que podamos conseguir unas mascarillas que nos otorguen una mayor seguridad. Para estas mascarillas higiénicas, desde el Ministerio de Industria, Consumo y Turismo se indica que lo más apropiado es realizarlas con materiales filtrantes adecuados y que además permitan una adecuada respiración.

En cuanto a la fabricación de mascarillas con telas, son más adecuadas las que nos permitan una buena respiración y a ser posible, que sean impermeables, puesto que de esta forma evitamos que traspase cualquier líquido o gotícula. Por tanto si tenemos algún chubasquero en casa que ya no usemos, podemos confeccionar una mascarilla con este material de la misma forma que haríamos con una de tela.

A la hora de elegir un material para confeccionar nuestra mascarilla podemos hacer la prueba del algodón, aunque en este caso hablamos de la prueba de la tela. Expertos señalan que las camisetas 100% algodón son una buena opción para fabricar mascarillas. Aunque en caso de tener dudas para elegir el material, siempre podemos recurrir a un pequeño truco. Tenemos que ver lo poroso que es ese material. Para ello cogemos los diferentes tejidos que tengamos seleccionados y los ponemos a trasluz. Cuanta menos luz deje pasar el tejido, más apropiado es para hacer la mascarilla.

¿De qué me protege una mascarilla casera?

Lo primero que tenemos que saber acerca de estas mascarillas higiénicas, que son las que nos hacemos en casa, es que no están diseñadas para protegernos de ningún riesgo. Por tanto su uso no se recomienda en lugares en los que estemos cerca o en contacto con personas contagiadas. Al ser las más básicas no se rigen por ningún reglamento y su uso está dirigido a personas que no tengan ningún síntoma y que no estén en contacto con personas contagiadas.

Entonces, ¿para qué podemos usar estas mascarillas? En ciertas situaciones en las que si por ejemplo salimos a hacer la compra, o a la farmacia y no tenemos la posibilidad de hacernos con una mascarilla regulada que nos otorgue mayor protección, siempre podemos recurrir a la alternativa de hacer una mascarilla casera. Lo más básico que tenemos que saber a la hora de hacer una mascarilla higiénica es que debe cubrir la nariz, la boca y la barbilla.

Mascarillas caseras para niños

En cuanto a los niños, todos los métodos que hemos explicado para fabricar mascarillas caseras son válidos, pero tenemos que tener en cuenta dos cosas: En primer lugar que los niños menores de tres años no deben llevar ni usar mascarilla y en segundo lugar que las medidas son distintas. A continuación detallamos las medidas específicas que debemos tomar como referencia para hacer mascarillas en el caso de los adultos y en el caso de los niños.

¿Qué medidas tiene que tener una mascarilla higiénica?

Una de las formas para la realización de las mascarillas es siguiendo un patrón. Desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se ha puesto a disposición de la población unos patrones a seguir para la confección de mascarillas higiénicas. El paso más básico a la hora de confeccionar una mascarilla es establecer las medidas que tiene que tener. Si hacemos una mascarilla más pequeña de lo necesario no nos va a proteger y si la hacemos más grande nos sobrará y el resultado será el mismo. Por tanto, lo primero que tenemos que fijar son las medidas.

Para adultos

Las indicaciones de medidas que han establecido en el Gobierno son una capa inicial de 18×18 centímetros.

Medidas mascarillas 18 centímetros

Para las piezas de los laterales tenemos que cortar dos trozos de las siguientes medidas: 9,5 cm de alto por 3 centímetros de ancho.

Medidas mascarillas laterales

Siguiendo las medidas que hemos detallado, la mascarilla final de un adulto debe tener unas dimensiones de 9,5 de alto por 18 centímetros de ancho.

Para niños

Al igual que en el caso de los adultos, lo primero que tenemos que tener en cuenta son las medidas que tenemos que fijar para hacer nuestra mascarilla. En el caso de los niños hay diferentes tallas.

Mascarillas para niños

Las tallas estipuladas de forma general son la más pequeña para los niños de 3 a 5 años, la talla mediana para niños de entre 6 y 9 años y la talla grande para niños de entre 10 y 12 años.

Para la talla pequeña debemos cortar la mascarilla con las siguientes medidas: 13 cm de alto por 13 cm de ancho.

Para la talla mediana debemos cortar la mascarilla con las siguientes medidas: 15 cm de alto por 15 cm de ancho.

Para la talla grande debemos cortar la mascarilla con las siguientes medidas: 17 cm de alto por 17 cm de ancho.

En cuanto a los laterales, para la talla pequeña las medidas son 5,5 cm de alto por 2,5 de ancho.

Para la talla mediana son 6,5 cm de alto por 2,5 de ancho.

Para la talla grande son 8,5 de alto por 2,5 de ancho.

En definitiva, las medidas que deben tener las mascarillas pequeñas una vez terminadas son: 5,5 de alto por 13 de ancho. Las medianas deben medir 6,5 de alto por 15 cm de ancho y las grandes deben medir 8,5 de alto por 17 de ancho.

Mascarilla niños bordes
Mascarilla niños según contorno de cabeza
Mascarilla niños latelares

¿Cómo tengo que limpiar y desinfectar las mascarillas?

De todas las mascarillas higiénicas que hemos visto, algunas son reutilizables por el tipo de material con el que se han confeccionado. Son por ejemplo las que están hechas con tela, con pañuelos o camisetas. Las de filtros de café, papel de cocina, o materiales menos resistentes no son reutilizables.

Un aspecto muy importante a tener en cuenta es que algunas de las mascarillas que hemos explicado llevan filtro y los filtros no se lavan. La mascarilla de tela es lavable, pero el filtro no. Tiene que desecharse.

En cuanto a la forma de lavarlas, según las indicaciones del Gobierno este tipo de mascarillas puede desinfectarse y lavarse de diferentes formas.

1. Uno de las formas de lavarlas y desinfectarlas puede ser con detergente normal y el agua a una temperatura de entre 60 y 90 grados en la lavadora.

2. También podemos sumergir las mascarillas en una dilución de lejía con agua tibia durante una media hora y después hacer un lavado con agua y jabón.

3. Un último método que detallan es utilizar productos específicos virucidas autorizados por el Gobierno. El uso de este producto deberá ser acorde a las especificaciones del fabricante. Una vez desinfectadas se deben lavar con agua y jabón para eliminar retos químicos.

Trucos para desinfectar y limpiar las mascarillas

Algunos de los siguientes trucos sirven de la misma forma para desinfectar y limpiar las mascarillas de tipo reutilizable.

Hervirla en agua

Algunos de los principales trucos caseros para poder desinfectar una mascarilla son por ejemplo hervirla. Simulando la técnica de cocina estrella de repostería, el baño maría. En el caso de las mascarillas de tela podemos hervirlas en agua caliente durante unos minutos. Ojo, tenemos que tener cuidado con la tela porque en ocasiones si la hervimos demasiadas veces podemos dañar el tejido. En ese caso será mejor hacernos otra.

Agua con lejía

Otro pequeño truco es la utilización de lejía. Podemos remojar las mascarillas en lejía con agua. No hace falta que el agua esté hirviendo porque la lejía actúa de desinfectante. Debemos tener mucho cuidado con este truco porque hay que asegurarse de que hemos eliminado la lejía de forma completa antes de volver a usarla.

Meter las mascarillas FFP2 al horno

Con este truco debemos de tener mucho cuidado. Sólo podemos utilizar el horno para desinfectar las mascarillas de tipo FFP2, las autofiltrantes, nunca las de tela o papel porque las quemamos.

La forma de desinfectarlas es metiendo la mascarilla en el horno a 70 grados. Cuidado con las temperaturas, no hace falta poner el horno a gratinar. Con una temperatura baja a 70 grados podemos desinfectar nuestra mascarilla FFP2. Eso sí, tenemos que dejarla un rato. Unos 30 minutos.

Cómo evitar que se empañen las gafas al usar mascarilla

Un aspecto que tenemos que tener siempre en cuenta es que las mascarillas deben ser cómodas. Sobre todo para ciertos colectivos. Hay situaciones que nunca habíamos vivido pero ahora estamos descubriendo a la fuerza.

Por ejemplo, las personas con gafas sienten incomodidad porque se empañan los cristales cuando llevan la mascarilla. Por eso debemos hacernos con una que se ajuste a nuestras necesidades pero también que nos resulte cómoda. Y el truco para evitar que se empañen las gafas es frotar los cristales de las gafas con una pastilla de jabón seca, tanto en la parte interior como exterior de los cristales. Y luego frotar con una gamuza de limpieza de cristales de gafas para retirar los restos de jabón que se quedan pegados al cristal. Y ya está, no se volverán a empañar.

Es importante tener en cuenta el número de capas que debe tener una mascarilla. Para que se considere que es una mascarilla protectora debe al menos tener dos capas. Tampoco tenemos que sobrepasarnos. Muchas capas impedirían que respirásemos. Necesitamos encontrar el término medio.

En definitiva, las mascarillas higiénicas deben garantizar un ajuste adecuado a la cara cubriendo nariz, boca y barbilla.

¿Cómo tengo que ponerme una mascarilla?

Se recomienda en primer lugar lavarse las manos con agua y jabón antes de manipular la mascarilla. Debemos identificar la parte superior de la mascarilla y colocarla y ajustarla a la zona de la nariz.

Cómo colocarse la mascarilla

Después sujetar la mascarilla desde la parte exterior y pasar el arnés de la cabeza y anudarla a los lados de las orejas.

Después bajamos la parte inferior de la mascarilla hasta la barbilla y verificamos que nos cubre bien toda la parte.

Colocamos la zona de la nariz.

Y por último verificamos que la mascarilla está bien ajustada.

¿Y quitarmela?

Para evitar contaminarnos, en primer lugar tenemos que quitarnos los guantes, lavarnos muy bien las manos con agua y jabón y retirar la mascarilla sin tocar la parte frontal. Debemos colocar la mascarilla que vamos a tirar en un recipiente específico sin que toque nada y volvernos a lavar las manos con agua y jabón.

¿Cuánto cuestan las mascarillas?

El Gobierno ha aprobado una orden con el objetivo de regular los precios de las mascarillas para evitar abusos económicos. A través de esta orden se establece el control y la fijación de los precios para que sean completamente asumibles por la ciudadanía. Se ha fijado un precio máximo de los productos sanitarios, es decir, de las mascarillas quirúrgicas que ha establecido en 0,96 céntimos. El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha adelantado el objetivo de querer fijar también un precio máximo para las mascarillas higiénicas. La reunión se ha producido el martes por la tarde y está integrada por la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos y por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

¿Qué tipos de mascarillas existen?

Ante el desconocimiento de la mayoría de la población sobre los tipos y utilización correcta de las mascarillas, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha subido a su propia página web una guía en la que se detalla de forma exhaustiva todo lo que necesitamos saber acerca de los distintos tipos de mascarillas, así como su normativa y usos específicos.

Mascarillas según la capacidad de protección

En el documento subido por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se distinguen cinco tipos de mascarillas. Aunque de forma más genérica, podemos dividirlos en tres: Las mascarillas higiénicas, las mascarillas quirúrgicas y las mascarillas tipo equipo de protección individual (EPI).

Si lo desglosamos nos queda el siguiente esquema:

1. Mascarillas higiénicas: Las hay reutilizables y otras que no.

2. Mascarillas quirúrgicas.

3. Mascarillas tipo EPI: Mascarillas con filtro de partículas y las mascarillas autofiltrantes.

Hay una modalidad que se considera dual, que son una mezcla entre las autofiltrantes y las quirúrgicas y son tanto un producto sanitario como un EPI, por lo que atendiendo a esta clasificación habría 5 tipos de mascarillas:


Mascarillas quirúrgicas

Las mascarillas quirúrgicas tienen como principal finalidad evitar la transmisión de agentes infecciosos que porta la persona que la lleva puesta. Es decir, sirve para no contagiar a otras personas si tú tienes el virus.

Existen tres tipos de mascarillas quirúrgicas que se clasifican según su eficacia en filtración bacteriana: Las mascarillas tipo I, que tienen una eficacia mayor o igual al 95%, las de tipo II que tienen una eficacia mayor o igual al 98% y las de tipo IIR que tienen una eficacia mayor o igual al 98%. La diferencia entre estas dos últimas es que las mascarillas de categoría IIR pueden dar protección frente a salpicaduras de fluidos potencialmente contaminados.

Las mascarillas quirúrgicas de tipo I están enfocadas a que las utilicen aquellas personas que estén contagiadas con el objetivo de reducir la propagación de infecciones. Este tipo de mascarillas de tipo I no están dirigidas a personal médico. No se recomienda que las utilicen. Son mascarillas desechables pero no pueden desinfectarse ni limpiarse.

¿Qué tengo que hacer si soy empresa de un sector ajeno y quiero ayudar y fabricar mascarillas quirúrgicas?

En el caso concreto de las empresas que ante la necesidad de mascarillas quieran empezar a fabricarlas, deben solicitar en primer lugar la licencia de fabricación y deberán entregar los informes de ensayo en el que se muestre que la empresa cumple con los requisitos establecidos. Para poder comercializar una vez fabricadas las mascarillas sin marcado CE, la empresa debe solicitar una autorización expresa de comercialización.

La autorización para la fabricación y comercialización de mascarillas será de carácter temporal durante la crisis. Si de forma posterior la empresa quiere seguir comercializando mascarillas, deberá conseguir el marcado CE de conformidad.

¿Cómo fabricar las mascarillas quirúrgicas?

Para poder fabricarlas las empresas necesitan una Licencia Previa de Funcionamiento que otorga la Agencia Española de Medicamentos Productos Sanitarios. No hay una norma concreta sobre el modo de fabricación de este tipo de mascarillas. Pero a continuación presentamos un proceso habitual.

Las instalaciones deben tener los medios necesarios para mantener una limpieza adecuada con agentes bactericidas. El proceso puede ser artesanal con máquinas de coser y tijeras o con máquinas automatizadas. Lo primero es hacer la forma y después se procede a coserlas y a incorporar las gomas. Estas gomas hacen que la mascarilla e ajuste a la forma de la cabeza. En cuanto a los materiales, pueden ser todos aquellos que tengan capacidad filtrante. Uno de ellos es el tejido no tejido, el TNT.

Mascarilla dual

Como indica su nombre, la mascarilla dual tiene una finalidad doble. Es una mascarilla que a la vez es quirúrgica y a la vez autofiltrante. Se trata de una pieza facial hermética y requiere de ensayo de ajuste. Como es una mascarilla doble, tiene muchas categorías: Como EPI se divide en FFP1, FFP2, FFP3 como EPI y por otra parte, como producto sanitario se divide en I, II y IIR. No puede desinfectarse ni lavarse.

En este tipo de mascarillas habrá que tener en cuenta si tienen válvula de exhalación o no, ya que si tienen esa válvula, no se filtrará el aire exhalado que salga al ambiente.

Mascarillas tipo EPI

Las mascarillas tipo EPI son aquellas que si se utilizan de forma correcta van a proteger a la persona que la lleva puesta de la inhalación de diferentes partículas peligrosas. Podemos establecer una distinción entre dos tipos de mascarillas tipo EPI:

Mascarilla con filtro de partículas

La principal finalidad de una mascarilla con filtro de partículas es proteger de la inhalación de partículas peligrosas a la persona que lleva puesta la mascarilla. Este tipo de mascarillas son piezas faciales herméticas y por tanto necesitan de un ensayo de ajuste de prueba.

Las mascarillas con filtro de partículas se dividen en tres categorías: Las P1, P2 y P3. Ninguna de las tres es reutilizable. En cuanto a la desinfección, la mascarilla puede desinfectarse mientras que el filtro de partículas no.

Mascarilla autofiltrante o media máscara filtrante contra partículas

La finalidad de las mascarillas autofiltrantes o media máscara es proteger de la inhalación de partículas peligrosas a la persona que la lleva puesta. De la misma forma que la otra mascarilla tipo EPI, es una pieza facial hermética y por ello requiere un ensayo de ajuste.

Este tipo de mascarillas también se divide en tres categorías que se diferencian según el nivel de rendimiento: FFP1 son las de baja eficacia, las FFP2 son de eficacia media y las FFP3 que son las de mayor eficacia.

En este tipo de mascarillas además de la clasificación por rendimiento tenemos que fijarnos en las que en la etiqueta aparece con la letra R, que indican que son reutilizables más de un turno de trabajo. Por tanto éstas son las únicas que pueden limpiarse o desinfectarse, pero tenemos que tener en cuenta que sólo se limpia y desinfecta el ajuste con la cara, nunca el material filtrante. Por otra parte las mascarillas que lleven en su etiqueta las letras NR quieren decir que son de un sólo turno, que no son reutilizables.

¿A quién están dirigidas estas mascarillas tipo EPI?

En concreto, para el personal sanitario que pueda estar en contacto a menos de dos metros con personas contagiadas o en investigación es una mascarilla autofiltrante de tipo FFP2 que contenga un filtro contra partículas P2. En caso de que en situaciones concretas puedan generarse bioaerosoles en concentraciones elevadas, en este caso el personal sanitario tiene que utilizar unas mascarillas autofiltrantes tipo FFP3 o media máscara con filtro P3.

Si soy una empresa, ¿cómo puedo poner a la venta una mascarilla tipo EPI?

Las mascarillas tipo EPI que tratamos en este artículo se consideran de Categoría III. Para que una empresa pueda ponerlas en el mercado debe ajustarse de forma milimétrica a los requisitos que se establecen en el reglamento. Además de realizar un informe técnico y procesos de evaluación, un organismo notificado debe examinar el producto elaborado para verificar que se ajuste a los requisitos del reglamento.

Una vez pasados de forma positiva las diferentes pruebas de ensayos por parte del organismo, éste elabora un informe de evaluación en el que se emite el Certificado de examen UE de tipo.

En este momento la empresa ya está autorizada para fabricar mascarillas tipo EPI, pero, para producirlas debe existir un control interno de la producción además de un control supervisado a intervalos así como la certeza de la calidad del procedimiento.

El fabricante de mascarillas debe elaborar la Declaración UE de conformidad y añadir el macado CE. Una vez hechos todos estos pasos, la empresa puede empezar a producir mascarillas tipo EPI.

Si quieres leer más noticias como Guía: 10 maneras de hacer mascarillas caseras, te recomendamos que entres en la categoría de Sabías Que....


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp