¿Tienes bruxismo? Ocho personas de cada diez sí


¿Tienes bruxismo? Ocho personas de cada diez sí

El 85% de los pacientes que acuden a las consultas dentales presenta síntomas de bruxismo, una parafunción mandibular persistente que consiste en el frotamiento y rechinamiento dentario sin propósito funcional que produce el desgaste de las piezas dentales. En general, se presenta de forma ocasional sin que tenga mayor repercusión, pero un bruxismo continuado termina siendo perjudicial para todo el sistema masticatorio: dientes, encías, músculos y articulación temporo mandibular.

Bruxismo, rechinar los dientes

Su aparición no se limita a una edad específica. «De hecho, todos los niños rechinan los dientes por la noche ya que la dentadura mixta [con piezas de leche y otras definitivas] provoca ciertos desequilibrios en la mordida que incitan a ejercer una mayor presión», comenta la doctora Carolina Benalal, cirujano dentista y directora general de la Clínica Benalal.

A estas edades, considere patológico sino una forma natural de desarrollo de la dentición y un estimulo del desarrollo muscular y óseo de los huesos de la cara tendiendo a la desaparición al alcanzar la segunda década de la vida, sin embargo en la edad adulta el hábito bruxistael bruxismo no se puede considerar un factor patológico, sino una forma natural en el desarrollo de la dentición y un estímulo del desarrollo muscular y óseo que tiende a desaparecer en la segunda etapa de la vida.

No obstante, el hábito bruxista en estas edades no se considera patológico, sino una forma natural de desarrollo de la dentición y un estimulo del desarrollo muscular y óseo de los huesos de la cara tendiendo a la desaparición al alcanzar la segunda década de la vida. Sin embargo, en la edad adulta el hábito bruxista puede ocasionar múltiples problemas dependiendo de la frecuencia y la intensidad. edades se considere patológico sino una forma natural de desarrollo de la dentición y un estimulo del desarrollo muscular y óseo de los huesos de la cara tendiendo a la desaparición al alcanzar la segunda década de la vida.

El exceso de estrés

Es el principal causante de esta patología, ya que la presión diaria deriva en una necesidad de liberar tensiones durante el sueño nocturno, siendo nuestros dientes los principales afectados. También los desequilibrios oclusales favorecen un mal engranaje de los dientes, lo que obliga al organismo a intentar desgastar esas interferencias para conseguir una mejora en la oclusión.

El segundo factor son las interferencias oclusales, es decir alteraciones en los dientes que provocan un mal engranaje de los mismos lo que obliga al organismo a intentar desgastar todas esas interferencias para conseguir una mejoría en la oclusión (la forma de encajar los dientes).

Generalmente el desgaste no solo no soluciona el problema sino que lo agrava ya que al irse desgastando los dientes cada vez van encajando peor. El segundo factor son las interferencias oclusales es decir alteraciones en los dientes que provocan un mal engranaje de los mismos lo que obliga al organismo a intentar desgastar todas esas interferencias para conseguir una mejoría en la oclusión (la forma de encajar los dientes). Generalmente el desgaste no solo no soluciona el problema sino que lo agrava ya que al irse desgastando los dientes cada vez van encajando peor.

Las consecuencias del bruxismo

Son múltiples. «A nivel dental, se producen desgastes importantes de los tejidos superficiales que sirven de protección al diente. En pacientes con piezas sometidas a una endodoncia (eliminación del nervio), pueden aparecer fracturas múltiples por el exceso de presión, que en caso de que el paciente tenga coronas, puentes o carillas, implica casi siempre la extracción de las piezas dentales. En los casos en los que haya un debilitamiento óseo en los maxilares, el bruxismo acelerará el proceso hasta la pérdida definitiva del hueso», asegura la doctora Benalal, que no olvida, además, los problemas musculares que provoca en la mandíbula, y que pueden dar lugar a la aparición de patologías de las articulación temporo mandibular.

Soluciones preventivas

Teniendo en cuenta que los principales causantes del bruxismo son los factores emocionales, los tratamientos se centran en frenar los efectos perjudiciales mediante la restauración de una o más piezas dentales, en el caso de que el paciente sufra desequilibrios oclusales, o mediante la utilización de férulas de descarga, unas prótesis de plástico o resina que se ajustan perfectamente a las arcadas dentarias con el fin de evitar que los dientes choquen entre sí y desgasten de las piezas dentales.

De hecho, la férula representa la mejor protección preventiva y no supone un esfuerzo económico y personal importante. La doctora Benalal destaca dos funciones importantes de la colocación nocturna de la férula: «La primera es evidente, protege las piezas dentales del desgaste y amortigua el impacto. La segunda, lograda gracias a los últimos avances, es que trata de anular el apoyo en el área posterior de la mandíbula, de tal manera que el paciente no pueda desarrollar toda su potencia muscular». Así, «impidiendo a los molares entrar en contacto, el paciente desarrollará menos fuerza, dormirá más relajado y evitará todas las tensiones musculares que se manifiestan en el cuello, hombros y trapecios».

La crisis económica y el estrés provocan bruxismo

El acto involuntario de apretar o rechinar los dientes, llamado bruxismo, suele producirse por sobrecarga psíquica, tensión emocional o genética. Además, la inestabilidad laboral y económica aumenta los niveles de ansiedad y las posibilidades de sufrir bruxismo. Entre un 5% y un 20% de la población sufre el bruxismo aunque sólo está diagnosticado alrededor de un 20% o un 30% de los casos. Esta patología puede causar dolencias como cefaleas, rigidez muscular, dolor en mandíbula, sensibilidad dental, etc.

La vuelta al trabajo y la rutina diaria conllevan sobrecarga psíquica, ansiedad y tensión emocional. Estos factores hacen que haya más probabilidades de padecer bruxismo o lo que es lo mismo realizar el acto involuntario de apretar o rechinar los dientes.

Si a esto se une la actual inestabilidad laboral y económica, las posibilidades de sufrir bruxismo aumentan de forma significativa dado que dichas circunstancias crean inseguridad y estrés en la persona.

Algunos estudios concretan que, aunque es una patología que no está claramente definida, sí se ha constatado que en muchos casos no está diagnosticada. Por ello, se puede incidir en que entre un 5% y un 20% de la población sufre bruxismo y, de ellos, sólo están diagnosticados alrededor de un 20% o un 30%.

Para Antonio Giménez, médico odontólogo de los Centros Dental Milenium de Sanitas, “el bruxismo, al ser un acto involuntario, es difícil de prevenir, por ello, es importante acudir a las revisiones periódicas para lograr un diagnóstico precoz y evitar posibles efectos secundarios”.

Los síntomas y dolencias más comunes del bruxismo

Las personas que padecen bruxismo no tienen todas los mismos síntomas. A continuación se detalla una relación de los mismos:

  • Dolor en mandíbula
  • Dolor de oído
  • Sensibilidad dental
  • Cefaleas
  • Rigidez muscular
  • Pérdida de dientes
  • Problemas en la articulación temporomandibular
  • Problemas en el periodonto

No obstante, las consecuencias del bruxismo pueden estar determinadas por el tratamiento más o menos temprano que se haga. Lo más importante, tal y como incide el doctor Giménez, es hacer un buen estudio para descubrir que el problema viene del hábito bruxista.

Cómo paliar los efectos del bruxismo

Con el fin de combatir esta patología, lo más habitual es utilizar una férula de descarga para proteger los dientes de la presión que se ejerce al apretar. Para aquellos casos en los que el factor clave sea algún trastorno psicológico como la ansiedad, Giménez recomienda aprender técnicas de relajación que ayuden a la persona a sobrellevar el estrés.

Como complemento, también aconseja establecer hábitos con los que se consiga dormir mejor como ducharse antes de dormir, no hacer ejercicio antes de ir a la cama, evitar el café y el alcohol antes de acostarse, etc.

Bruxismo, tener sueño a todas horas o dolores de cabeza por la mañana son síntomas de apnea del sueño

Los expertos alertan de que cada vez son más los casos de personas roncadoras que, sin saberlo, sufren apnea del sueño, una relajación en los músculos encargados de mantener permeable la vía respiratoria, que dificulta el paso del aire y provoca una vibración en los tejidos blandos que favorecen el ronquido. El insomnio, la hipersomnolencia diurna, la dificultad para concentrarse, los dolores de cabeza matutinos o el bruxismo (rechinar nocturno de dientes) son varios de los síntomas que nos alertan de un posible caso de Apnea Obstructiva del Sueño (AOS).

Los odontólogos pueden ayudar a diagnosticar a tiempo este trastorno en su consulta, según asegura la doctora Carolina Benalal, cirujano dentista y directora general de la Clínica Benalal, en Madrid. Los expertos alertan de que cada vez son más los casos de personas roncadoras que, sin saberlo, sufren apnea del sueño, una relajación en los músculos encargados de mantener permeable la vía respiratoria, que dificulta el paso del aire y provoca una vibración en los tejidos blandos que favorecen el ronquido.

Esta deficiencia interfiere con el descanso y genera una serie de síntomas como la hipersomnolencia, el cansancio generalizado e, incluso, el algunos casos, la depresión. No obstante, a juicio de la doctora Benalal, «lo más importante es comprender que dicho trastorno puede tener consecuencias a nivel orgánico, al afectar la actividad respiratoria y el flujo de oxígeno, y aumenta notablemente el riesgo de padecer determinadas enfermedades vasculares y metabólicas como la hipertensión, el infarto, el tromboembolismo y la diabetes de tipo 2». Sin olvidar, además, varios estudios que vinculan la AOS con un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer y otras enfermedades neurológicas degenerativas que podrían tener su origen en la falta de oxigenación de las neuronas.

Al margen de la sintomatología, el mejor método para valorar y cuantificar los casos de apnea es el CPAP, que consiste en el establecimiento de la presión positiva de la vía aérea a través de una unidad de control de presión que el paciente ha de llevar de forma nocturna pero que aún tiene una aceptación muy reducida entre la población. «También el cambio de conducta y de hábitos, como reducir el consumo de alcohol, evitar cenas abundantes o dormir en posición supina son otras fórmulas que pueden ayudar a controlar los síntomas», comenta la doctora.

Ayudas técnicas para dormir mejor

Benalal destaca los beneficios para este tipo de pacientes del uso de dispositivos bucales por la noche que, al estar hechos a la medida de cada paciente, ayudan a adelantar la posición de la mandíbula durante el sueño: «producen una liberación de las vías aéreas superiores y un mayor paso de aire».

En este sentido, incide, «los odontólogos adquirimos no sólo la importante función de fabricar estos dispositivos y adaptarlos a la cavidad bucal del paciente, sino que, teniendo en cuenta que en una consulta media se atiende a un centenar de pacientes por semana y que el acceso visual a las vías aéreas es fácil y sistemático, nuestra capacidad de diagnosticar precozmente a los potencialmente candidatos a sufrir AOS es elevadísima».

En países como Alemania, por ejemplo, hay odontólogos especializados en diagnóstico y tratamiento de estos trastornos, una referencia con la que cuenta la doctora Benalal para convertir a Clínica Benalal en un centro dental pionero en la ayuda al diagnóstico precoz de la apnea.

El primer paso hacia la especialización en esta clase de tratamientos ha sido la incorporación de herramientas de cribado a través de aparatos portátiles como el Apnealink. Según la doctora Benalal, «este método utiliza una sencilla cánula nasal para registrar la respiración del paciente, y calcular y analizar de manera automática el índice de apnea-hipopnea (IAH) y las limitaciones en el pasaje de aire y los ronquidos para después generar un informe automático con un indicador de riesgo codificado con diferentes colores para facilitar el análisis del médico.

Estos aparatos permiten al odontólogo manejar el tratamiento de la apnea obstructiva, hacer un diagnóstico y derivar al paciente a un centro adecuado». De esta manera, añade la doctora, «podremos orientar al afectado hacia una solución que le evitará desarrollar cualquiera de las enfermedades causadas por los trastornos del sueño».

Si quieres leer más noticias como ¿Tienes bruxismo? Ocho personas de cada diez sí, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp