Carillas dentales de porcelana y composite, características y precio

Carillas dentales de porcelana y composite, precio y recomendaciones
NOTICIA de Jessica Pascual
12.06.2021 - 10:27h    Actualizado 12.06.2021 - 10:27h

¿No te gusta tu sonrisa? Si tus dientes tienen manchas, roturas o cualquier otra imperfección que te impide reír sin complejos, puedes tapar todos estos defectos y darle una nueva imagen a tu boca con las carillas dentales. Este tratamiento tiene fines estéticos y su principal objetivo es ocultar los desperfectos de los dientes y devolverles su color blanco original.

Qué son las carillas dentales

Las carillas dentales son un conjunto de láminas que se colocan en la parte frontal del diente para tapar el original y, por tanto, ocultar las posibles manchas, fracturas o imperfecciones. La cantidad de carillas que necesita cada persona depende de las imperfecciones que tenga que tapar y del estado de sus dientes. Aunque lo más normal es que el profesional que te las ponga, un dentista, te recomiende que las uses en todos los dientes frontales para que no se note que las llevas puestas, para evitar cambios de tonalidad en los dientes.

Estas láminas suelen ser muy finas, de apenas un milímetro y pueden ser de diferentes materiales. Cada carilla se crea a medida para conseguir que el efecto sea el más natural posible.

El objetivo de este tratamiento es mejorar el aspecto de los dientes de una forma rápida y no invasiva.

¿Las carillas corrigen problemas dentales?

No. Las carillas son un tratamiento estético. Sirven para tapar imperfecciones, no para corregirlas. Es decir, que si pones una carilla encima de un diente torcido, la lámina te lo va a ocultar, pero el diente original va a seguir teniendo el problema de malposición. Además, este tratamiento no sirve para sustituir piezas dentales deterioradas porque se colocan encima de los dientes.

En definitiva, el uso de carillas es un remedio rápido para disimular los problemas estéticos de la boca. Aunque si lo que buscas es corregir el problema dental y no taparlo, quizá te interese consultar los precios y características de las ortodoncias invisibles.

En qué casos se recomiendan

El tratamiento de carillas dentales tiene como objetivo mejorar tanto la estética como la simetría de los dientes. Por tanto, pueden utilizarse con los siguientes fines:

  • Conseguir un color más blanco
  • Mejorar la forma de los dientes
  • Igualar el tamaño de los dientes
  • Tapar dientes torcidos
  • Disimular y esconder los dientes rotos, con manchas o desgastados
  • Tapan imperfecciones
  • Disimular fracturas en los dientes
  • Tapar huecos entre dientes

La gran ventaja de las carillas es que consigue un acabado natural y no es un tratamiento irreversible, puesto que se puede quitar o renovar cuando el paciente quiera.

Tipos

Hay diferentes tipos de carillas dentales según el material de la lámina: Composite, porcelana, cerámica y zirconio. Las principales diferencias entre los cuatro materiales tienen que ver con el precio, el color y la duración de las mismas. Las más utilizadas son las de composite y porcelana.

De porcelana

Las carillas de porcelana son más resistentes que las de composite, pero también más caras. Este tipo de carillas están recomendadas para personas que necesitan cubrir imperfecciones en muchos dientes y que tengan problemas de boca más difíciles de tapar.

Las carillas de porcelana suelen tener una duración de 20 años y apenas necesitan mantenimiento. En la mayoría de los casos es necesario tallar (limar) previamente el diente para colocarlas.

Composite

Las carillas de composite son las más económicas, pero las menos duraderas. Este tipo de láminas están elaboradas con resina sintética y están indicadas para personas que tienen que tapar zonas muy concretas de los dientes o defectos muy leves.

Duran menos que las de porcelana y son más frágiles, por ello es necesario acudir a revisiones periódicas para asegurar su buen mantenimiento. La duración media es de unos seis años.

La gran ventaja de las carillas de composite es que no suele ser necesario tallar el diente para colocarlas.

Zirconio

No es de los materiales más comunes. Son más opacas y más gruesas que el resto de carillas y suelen recomendarse para casos muy concretos.

Disilicato de litio

El disilicatio de litio es un material cerámico. Este tipo de carillas, al igual que las de porcelana, son las indicadas para problemas más graves y para tapar defectos más grandes. Las propiedades de este material son similares a las carillas de porcelana.

Cómo se colocan

La forma de instalar una carilla depende del material con el que esté hecha. Las carillas de composite se moldean directamente en el diente, mientras que las de porcelana o cerámica se fabrican a medida y después se colocan en los dientes.

Además, cada carilla tiene un proceso de colocación distinto en función del estado del diente original. De forma genérica con las carillas de composite no hace falta tallar el diente original, mientras que con las de porcelana sí.

El proceso completo suele durar una o dos sesiones. En el caso de las carillas de composite basta con una sesión y en las carillas de porcelana o cerámica hacen falta dos sesiones, una para el estudio previo y fabricación de las carillas y otra para colocarlas.

Si durante el tratamiento se rompe alguna carilla, puedes acudir al dentista para que la reconstruya o te ponga una nueva.

¿Las carillas duelen?

En muchas ocasiones el dentista tiene que limar el esmalte del diente para colocar la carilla y conseguir un efecto natural. Este paso previo puede molestar un poco, por lo que normalmente se hace con la anestesia. La colocación posterior de las carillas no duele.

¿Dañan los dientes?

Las carillas no van a deteriorar los dientes, pero en ocasiones sí que es necesario tratarlos previamente y tallarlos (desgastarlos) para colocarlas. Dependiendo del estado de los dientes y del tipo de carilla que elijas, puede que el dentista tenga que limar tu diente original para que la funda se adapte de forma natural al diente y no se note que la llevas puesta. En estos casos el diente original quedará desgastado. Y si decides quitarte las carillas, se va a notar.

Si por el contrario optas por las carillas de composite y el dentista no tiene que tallar los dientes, no notarás ningún cambio. Tus dientes seguirán igual que antes de colocártelas.

Cuánto cuestan

Las carillas de porcelana o cerámica son más caras que las de composite. Las de composite suelen estar en los 150 euros y las de cerámica y porcelana cuestan 400 euros como mínimo. Este precio es por diente o carilla, es decir, que para averiguar el precio de toda la boca tienes que tener en cuenta cuántos dientes quieres tapar y multiplicarlo por el precio de una carilla.

Mantenimiento de las carillas

Como hemos explicado, la resistencia y duración de las carillas depende del material con el que estén fabricadas. Pero para asegurar un buen mantenimiento y evitar roturas, todas las personas que lleven carillas tienen que seguir una serie de recomendaciones:

  • Tener mucho cuidado y evitar en la medida de lo posible alimentos duros.
  • No fumar.
  • Evitar las bebidas con colorantes como el café.
  • Cepillarse los dientes tres veces al día.

Si quieres leer más noticias como Carillas dentales de porcelana y composite, características y precio, te recomendamos que entres en la categoría de Salud.


WhatsApp Casacochecurro



MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Compartir
WhatsApp
SIGUIENTE >