La bicicleta como medio de transporte es una opción diaria para casi tres millones de ciudadanos


Cerca de 3 millones de ciudadanos utilizan casi a diario la bicicleta para alguno de sus desplazamientos y más de 15,5 millones (40,3% de la población) la utilizan con alguna frecuencia. Se mantiene así, el porcentaje de usuarios en relación a consultas anteriores, aunque continua aumentando la intensidad de sus uso y cada vez son más los que manifiestan usarla diariamente o semanalmente. Éstas son dos de las principales conclusiones que se obtienen de la cuarta edición del Barómetro Anual de la Bicicleta en España.


El objetivo de dicho barómetro es conocer y seguir la evolución de la opinión, los hábitos y el uso que los españoles hacen de la bicicleta y las necesidades y demandas que tienen en relación a ésta, como medio de seguimiento para el cumplimiento de una de las medidas de la política de seguridad vial, en relación con el uso de la bicicleta, contenida en la Estrategia 2011-2020 de la Dirección General de Tráfico.

Según el barómetro, la mitad de los ciudadanos que disponen de bicicleta para uso personal estarían a favor de registrarla si su ayuntamiento les ofreciera esa posibilidad y el 62,1% de los usuarios de dicho medio de transporte considera que un registro nacional de bicicletas reduciría el robo de estos vehículos.

Respecto a la posibilidad de asegurar la bicicleta, la mitad de los entrevistados dice que estaría dispuesto a pagar entre 35 y 50 € anuales por asegurarla con cobertura de robo y asistencia en carretera.

Convivencia coche-bici y coche-peatón

Uno de los principales conflictos que surgen cuando se habla de desplazamientos en bicicleta es el de la convivencia en un mismo espacio de diferentes medios de transporte, (vehículo- bici), conflicto que se agrava cuando la acera es el espacio común que tienen que compartir ciclistas y peatones.

A la pregunta de si los conductores de vehículos a motor son respetuosos con los ciclistas, la mayoría de los entrevistados continúa opinando que no lo son, porque éstos mantienen una situación de dominio de la calzada, respecto al resto de vehículos, en especial la bicicleta.

Asimismo, una tercera parte de los entrevistados considera que los usuarios de bicicletas cuando circulan por las aceras no son respetuosos con los peatones, ya que lo hacen sin cuidado y a demasiada velocidad.

Accidentalidad

Un tercio de los ciclistas encuestados dice circular siempre o casi siempre por la calzada. El principal motivo de los que no circulan por dicho espacio es por temor a ser atropellado.

Uno de cada cinco ciclistas dice haber sufrido alguna vez un accidente, la mayoría de de ellos fueron leves y producidos por caídas. Otro 14,2% de los accidentes son debidos a atropellos.

En el lado contrario se sitúa el 1,3% de los entrevistados, que reconoce haber atropellado con su coche a un ciclista, mientras que un 8,8% dice haber sido atropellado por una bicicleta.

Infraestructuras y carril bici

A pesar de que cada vez hay más espacios adecuados para circular en bicicleta, aumenta el porcentaje de entrevistados que consideran que estos espacios son insuficientes.

La misma situación se produce respecto a los aparcamientos, la mayoría de los ciudadanos entrevistados considera que no hay aparcamientos para bicis o que los que hay son insuficientes.

Por este motivo, y según se recoge en el informe los entrevistados solicitan a las administraciones que fomenten el uso de la bicicleta y promuevan a la vez cambios en el actual modelo de movilidad, centrado exclusivamente en los vehículos a motor.

Así, pese al aumento de conciencia de los beneficios que este medio de transporte aporta, tanto a nivel de movilidad sostenible como para la salud del que la utiliza, todavía existen muchos obstáculos para que la bicicleta se imponga como medio de transporte masivo (exceso de tráfico en las ciudades, carreteras diseñadas principalmente para coches, falta de consideración hacia los ciclistas…) El barómetro, encargado por el Observatorio Nacional de Seguridad Vial, ha sido realizado por la consultora Gesop con entrevistas telefónicas a más de 1.400 ciudadanos.

Las ventajas de las bicicletas en las ciudades

Investigadores del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona ​​informan que los beneficios para la salud de la actividad física al desplazarse en bicicleta dentro de la ciudad son mucho mayores que los riesgos por la contaminación del aire y los accidentes de tráfico. De hecho, estos beneficios se han cuantificado y confirman que, gracias al uso habitual del Bicing, el número de muertes anuales disminuye en un 24% (en el caso de la ciudad de Barcelona, 12 muertes) reduciéndose además las emisiones de CO2 en más de 9.000 toneladas durante el mismo período de tiempo.

Los resultados, publicados en la British Medical Journal, se basan en un estudio de impacto en la salud del Bicing, el sistema de bicicletas públicas de Barcelona, que hoy cuenta con unas 6.000 bicicletas, 420 estaciones y 120.000 abonados. De hecho, estos servicios son cada vez más populares en España y más de 70 ciudades ya cuentan con él (Entre ellas: Barcelona, Bilbao, Córdoba, Gijón, San Sebastián, Santander, Sevilla, Valencia o Zaragoza).

El Dr. David Rojas-rueda, investigador del CREAL y principal autor de este estudio (TAPAS-transportation, Air Pollution and Physical Activities), declara que »es evidente que las políticas de transporte, que promueven la actividad física, son un buen medio para mejorar la salud de la población y reducir los gastos en sanidad pública«.

Se trata del primer estudio que cuantifica el impacto en la salud de la implantación de estos servicios, «que han tenido gran éxito y que se han extendido por todo el mundo», según el investigador Rojas-rueda. En el caso de Bicing, en el año 2009, el 11% de la población de Barcelona ya contaba con una suscripción al sistema. El 68% de los viajes eran para ir al trabajo o a la escuela, y el 37% de los usuarios combinó el Bicing con otro medio de transporte. La distancia media por día que se realiza en Bicing fue de 3,29 kilómetros, con una duración en promedio de 14,1 minutos.

Teniendo en cuenta estos datos, el investigador del CREAL añade que «todavía hay mucho margen para mejorar estas cifras y, por tanto, aumentar los beneficios para la salud y el medio ambiente». De hecho, este estudio fue motivado por la preocupación global sobre las altas tasas de sedentarismo, la epidemia de obesidad y el incremento de los niveles de contaminación del aire en las ciudades, que instituciones como la Organización Mundial de la Salud, la Comisión Europea y el Centro de EE.

UU. para el Control de Enfermedades han puesto de manifiesto.

En Francia ya promueven el uso de la bicicleta en las ciudades

Francia ha modificado su Código de la Circulacion para promover el uso de la bicicleta en las ciudades. Desde el 1 de julio, los ciclistas podrán utilizar los dos sentidos de circulación en las vías urbanas de sentido único localizadas en las «Zonas 30». Esta nueva reglamentación tiene por objeto favorecer el uso de la bicicleta en la ciudad asegurando al mismo tiempo un desplazamiento más seguro de los usuarios más vulnerables y así evitar accidentes con bicicletas.

Las denominadas «Zona 30» delimitan un conjunto de calles en las que se aplica una limitación de velocidad de 30 km/h a través de un tratamiento coherente del espacio viario. Éstas otorgan un mayor protagonismo al peatón y contribuyen a una moderación del tráfico, mejorando la seguridad vial, reduciendo las emisiones contaminantes y el ruido, y logrando una mayor eficiencia energética.

Las llamadas «Zonas de Encuentro» corresponden a vías o secciones de vías situadas en zonas de aglomeración, donde el peatón puede circular por la calzada y tiene preferencia respecto del resto de los vehículos. Con la nueva reglamentación estas zonas son, como norma general, de «doble sentido» para los ciclistas, salvo que la autoridad municipal disponga expresamente lo contrario.

¿Por qué el «doble-sentido» para bicicletas en estas zonas?
Señales carril biciSegún las autoridades de tráfico de nuestro país vecino el «doble-sentido» de circulación para bicicletas en estas vías urbanas presenta varias ventajas:

-para los ciclistas: acorta las distancias que deben recorrer y garantiza una mayor seguridad ya que mejora la visibilidad entre los usuarios.

-para las Administraciones Públicas: este sistema se puede implantar rápidamente, sin necesidad de realizar costosas obras en las calles -para el medio ambiente: contribuye a reducir la velocidad en ciudad, y en consecuencia contribuye a reducir las emisiones contaminantes.

Valoración posiitiva
Automovilistas Europeos Asociados (AEA) valora muy positivamente este tipo de medidas siempre que vengan precedidas de un estudio pormenorizado de la zona donde se pretenden implantar. En algunas ciudades europeas de Suiza y Alemania, más del 80% de calles de dirección única son de «doble-sentido» para las bicicletas, y no se ha detectado ningún problema significativo.

«Sin embargo -advierte AEA- la implantación inadecuada de «Zonas 30″ en vías que no son susceptibles de ello (por ej. grandes avenidas con varios carriles en cada sentido) pueden provocar un efecto contrario al deseado y elevar la cifra de accidentes con ciclistas.»

Por una regulación del uso de la bicicleta en ciudad ¡ya!

Un 92,83% de los encuestados desconocen las normas de circulación en bicicleta por ciudad y casi ocho de cada diez personas encuestadas reclaman la obligatoriedad del casco en vías urbanas. Además, el 97,91% de los consultados consideran necesario la realización de más campañas informativas. La Fundación CEA, que ha llevado a cabo este estudio, pide a las autoridades una regulación de la normativa vigente para el uso de la bicicleta, así como la ampliación y la mejora de la misma.

Dos ciclistas pasean en bici por Sevilla.

Según los datos recabados en la encuesta realizada por la Fundación CEA a unas 1.100 personas, el 79,93% de los participantes creen que el casco es un instrumento fundamental para minimizar los riesgos en caso de accidente. Y un 97,91% de los participantes en la encuesta creen necesaria la realización de más campañas informativas sobre las obligaciones y derechos de los ciclistas, ya que el 92,83% consideran que, en general, los usuarios no conocen las normas que regulan el uso de las bicicletas en las ciudades.

Crece el uso de la bicicleta

A pesar de que el 85,01% de los encuestados no utilizan la bicicleta para sus desplazamientos, su uso está en crecimiento en España. Sevilla, con un 6,6% de los desplazamientos diarios en este vehículo, encabeza el ranking; le sigue Valencia con un 4,5% o San Sebastián, Zaragoza y Vitoria con un 3%; a continuación se encuentra Barcelona con un 2%, mientras que Madrid, con un 0,3%, está entre las que menos desplazamientos diarios se realizan con este medio de transporte.

Sin embargo, el 70,56% de nuestros encuestados creen que, en el ámbito de la circulación urbana, la bicicleta no es considerada un vehículo de la misma manera que un automóvil o una motocicleta, y abogan por la seguridad de los ciclistas en las ciudades. Un 79,93% obligarían a los conductores de bicicletas a usar el casco en vías urbanas para evitar riesgos en caso de caída. Por su parte, un 82,03% creen que debería ser obligatorio el uso de prendas reflectantes en vías urbanas para mejorar la visibilidad.

También en materia de seguridad, un 67,14% de los participantes en la encuesta consideran inseguros los sistemas de retención infantil implementados en estos vehículos de dos ruedas sin motor.

La normativa que regula el uso urbano de la bicicleta

En el Reglamento General de Circulación se regula el uso de la bicicleta en un articulado concreto, pero disperso. Es por ello que se exige una pronta regulación sobre el uso de estos vehículos y la estandarización de las normativas municipales. En la actualidad, la normativa que afecta a los ciclistas está destinada, principalmente, al uso de la bicicleta en vías interurbanas, por lo que es necesaria su actualización.

La convivencia entre los ciclistas y el resto de usuarios de las vías debe mejorarse. Éste es el motivo por el que los ciudadanos reclaman más campañas de información sobre las normas que afectan a cada actor en las calles de las localidades españolas. Esto cobra mayor importancia analizando los datos de uso de la bici en ciudades, ya que estamos ante un medio de transporte que comienza a cobrar fuerza como consecuencia de la crisis económica y las distintas redes de transporte público instauradas por los ayuntamientos.

Mejora de la seguridad

La Fundación del Comisariado Europeo del Automóvil cree que, para mejorar la seguridad vial en las ciudades, es necesario incentivar la convivencia entre todos los actores: ciclistas, peatones y conductores. El respeto y el conocimiento de las normas son los pilares fundamentales para el buen funcionamiento del día a día en las calles de nuestros municipios. Por todo ello, la Fundación CEA solicita:

  • A la Dirección General de Tráfico (DGT), Ayuntamientos y resto de administraciones, que pongan en marcha campañas informativas sobre las normas por las que se regulan el uso de la bicicleta en vías urbanas. Así mismo, es necesaria la puesta en común de la normativa entre todos los consistorios a través de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) con el asesoramiento de la DGT.
  • A los conductores de vehículos a motor, que aumenten la precaución cuando vean un ciclista, moderen la velocidad y establezcan una distancia de seguridad suficiente para evitar un accidente.
  • A los ciclistas, que utilicen todos los recursos que hay a su disposición para mejorar la visibilidad en las calles mediante prendas reflectantes. También es importante concienciar a los usuarios en el uso del casco para que, en caso de accidente, reduzcan al máximo el riesgo de lesión. Que respeten las normas de tráfico, como el resto de conductores, así como a los peatones. Y, por último, que revisen el estado mecánico de sus bicicletas y todos los soportes que se añadan como sillas infantiles, cestas, iluminación, etc.
  • A los peatones, que conozcan los lugares por los que las bicicletas pueden circular, evitando así cruces innecesarios u ocupaciones de carriles destinados a este medio de transporte. Cuando vean una bici, deben tener cuidado y no realizar movimientos que entorpezcan a los ciclistas, reduciendo así el riesgo de atropello.

Jóvenes ciclistas de hasta 17 años y mayores de 55, los que más accidentes sufren con la bicicleta

Los ciclistas, al igual que los peatones y los motociclistas, siguen siendo un colectivo vulnerable cuando circulan por ciudades y carreteras. Durante 2010, un total de 3.496 ciclistas sufrieron un accidente en España, y 67 de ellos fallecieron, un 20% más que en 2009. Esta cifra rompe la tendencia descendente en cuanto al número de ciclistas fallecidos que se venía produciendo en nuestro país. Los jóvenes de entre 15 y 17 años y los mayores, con edades entre 55 y 64 años, son los grupos con mayor índice de accidentados.

Los ciclistas se quejan de la inseguridad a la que están expuestos y consideran que los coches, ni moderan la velocidad cuando les adelantan, ni respetan la distancia lateral de seguridad, dos infracciones muy comunes que desencadenan en accidente. En España, dos de cada diez ciclistas han sufrido un accidente y la mayoría de ellos (77,5 por ciento) ha tenido como consecuencia una caída o un atropello (14,2 por ciento).

Estos datos se desprenden de un análisis, que el Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre ha realizado con el objetivo de estudiar la evolución de la siniestralidad de los ciclistas españoles y europeos, investigar sobre el uso que se hace de la bicicleta, y proponer medidas que contribuyan a prevenir y reducir el número de accidentes.

20 millones de bicicletas
Actualmente, unos 20,5 millones de españoles, la mayoría hombres menores de 30 años, tienen bicicleta, de los que cerca de tres millones la utiliza casi a diario y 15 millones con cierta frecuencia, principalmente para el ocio. A diferencia de otros países europeos, en España, la mayor concentración de accidentes se registra fuera de las ciudades, lo que hace que nuestro país encabece el ranking europeo de ciclistas fallecidos en carretera. La mayoría de los accidentados son hombres. En Europa, la mayor parte de los accidentes se producen en zona urbana y en ellos están involucrados mayoritariamente hombres entre 25 y 64 años y la mitad de estos accidentes son resultado de una colisión con un vehículo.

Con el objetivo de reducir el número de víctimas, que suelen incrementarse en los meses de julio y agosto, Fundación Mapfre también ha presentado hoy el proyecto europeo ‘BIKE-pAL’, dirigido a implantar buenas prácticas que contribuyan a mejorar los niveles de seguridad en los ciclistas. Esta iniciativa, promovida por la Comisión Europea y en la que colabora el Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, se llevará a cabo entre 2012 y 2015 en toda la Unión Europa a través de campañas de sensibilización, conferencias y demostraciones prácticas sobre situaciones de riesgo que sufren los ciclistas. Además se creará una web para difundir el conocimiento de todas las personas interesadas en la práctica del ciclismo y un concurso donde se premiarán las mejores propuestas universitarias para reducir los accidentes viales de este colectivo.

Consejos de Miguel Indurain

Fundación Mapfre también ha desarrollado el DVD «La Seguridad Vial y la Bicicleta», protagonizado por Miguel Indurain, para que los ciclistas de cualquier edad conozcan qué precauciones deben tomar en todo momento. La guía audiovisual insiste, por ejemplo, en que:

la bicicleta debe estar equipada con luz delantera y trasera, timbre, bomba y un kit antipinchazos
los ciclistas deben usar casco, rodilleras y gafas
hay que revisar la presión de los neumáticos, adaptar la altura del sillín, bajarse de la bicicleta para cruzar el paso de peatones y utilizar el brazo para indicar un giro.

El Presidente y el Director General del Instituto de Seguridad Vial de Fundación Mapfre, Filomeno Mira y Julio Laria, respectivamente, han destacado que para impulsar la seguridad de este colectivo «sería necesario implantar, entre otras, medidas para mejorar la visibilidad en cruces y pasos de cebra, revisando por ejemplo, la colocación de contenedores de residuos y del mobiliario urbano. Además, también es necesario mejorar la señalización e implantar mecanismos de protección para los ciclistas cuando comparten calzada con los coches. Julio Laria ha subrayado en su intervención que es conveniente seguir realizando campañas de prevención dirigidas a escolares, preferentemente en los centros educativos, y continuar colaborando con los Ayuntamientos con el fin de promover un mayor número de programas de formación y concienciación».

Si quieres leer más noticias como La bicicleta como medio de transporte es una opción diaria para casi tres millones de ciudadanos, te recomendamos que entres en la categoría de Coches.


AUTOR
gravatar
Javi Navarro es periodista y el creador de CasaCocheCurro.com, un diario con información interesante que publica noticias prácticas para que les saques provecho en tu día a día. Puedes consultar cualquier duda contactando con Javi Navarro en su correo javi@casacochecurro.com. También puedes saber un poco más de su trayectoria profesional como periodista si echas un vistazo a su perfil en LinkedIn.
Logo Red Social

WhatsApp Casacochecurro


MÁS NOTICIAS INTERESANTES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp